miércoles, 21 de junio de 2017

UN DÍA COMO HOY, pero en 2004: María Lionza en la UCV



Día en que se traslada el torso de la escultura y es colocada una gigantografía. En la gráfica, la hermana Maritza Zalazar.


Sólo será removido el torso de la estatua

Eilenier Rivas
"Ya culminó la primera etapa del proceso de restauración de la obra de María Lionza". Se abrieron cinco cuentas bancarias para recaudar los fondos. La Casona Ibarra será el sitio para resguardar la obra. La estatua de María Lionza, creada por el artista Alejandro Colina, fue trasladada el domingo 20 de junio a la UCV, con el objetivo de realizar el respectivo proceso de restauración de la obra, ya que dos semanas antes el torso de la diosa se vino abajo. 

La actividad estuvo coordinada por el Consejo de Preservación y Desarrollo (COPRED), a cargo de la Profesora Ana Loreto, quien explicó que serán en principio 60 días para elaborar el proceso de intervención de la pieza y el plan para su manejo y rescate, luego de este lapso, es que se va a conocer realmente el tiempo que va a durar la restauración , pero adelanta que se podría estar hablando de 6 a 8 meses de duración.


Para el momento del traslado el equipo humano estaba conformado por 20 personas entre ingenieros, arquitectos y personal técnico. Según la Profesora Ana Loreto Directora de la COPRED "hay que preparar el sitio para que los venezolanos y caraqueños sigan teniendo la presencia de María Lionza, en un principio se va a colocar una gigantografía justo en la parte frontal y luego se van a colocar tres más de manera que haya una en cada lado".

Como es de conocimiento público que la universidad no posee recursos suficientes para la restauración de la pieza, se ha creado una campaña pro fondos, de manera de recaudar el dinero necesario, es por esto que el rector de la UCV profesor Antonio Paris aprovechó la ocasión para hacerle un llamado al Alcalde Freddy Bernal: "Ya que él consiguió los recursos y María Lionza es de todos los venezolanos, deberían darnos los recursos para restaurarla, de todos modos nosotros no nos hemos quedado tranquilos y ya hemos abiertos varias cuentas, gracias a la ayuda de entidades financieras, para de esta manera poder conseguir el dinero necesario".

Luego de cuatro horas del proceso de levantamiento de la pieza, y gracias a la ayuda de una grúa, el torso fue trasladado a un galpón de la Casona Ibarra, en donde se hará todo el estudio y reparación de la obra para luego llevarla a su sitio original. La seguridad y la logística estuvieron a cargo del cuerpo se seguridad de la UCV, agentes de la policía metropolitana, del vivex, tránsito terrestre y los bomberos universitario y de la alcaldía de caracas.

Cuestión de creencias

Como era de esperarse en el sitio se encontraban creyentes del culto de María Lionza, quienes argumentaban que la pieza no podía ser removida sin antes realizar el rito correspondiente, pues de lo contrario podría ocurrir una tragedia. "A nuestra diosa hay que despedirla con todos los honores, con sus respectivas oraciones y tabacos, cuando se tiene que mover un santo hay que hacer un rito de despedida para que el santo sepa que no lo estamos abandonando solo lo estamos cambiando de lugar, pero a nuestra diosa no la vamos a cambiar de sitio solo la van a restaurar y luego será devuelta a su sitio original, pues fue ese el que ella escogió para estar desde hace 55 años"

Así lo explicó Antonio Villalba, cultor del rito de María Lionza. Luego un grupo de santeros liderizados por el sacerdote Mario Fernández, se realizó el ceremonial de despedida con oraciones, pétalos de rosas, niños vestidos de blanco, palomas blancas, inciensiarios y todo tipo de objetos místicos religiosos que se prestaran para la ocasión. Una vez ya ubicada en la Casona Ibarra los seguidores de la diosa le dieron el último adiós, esperando el retorno a su lugar de origen, pues según ellos y los expertos en urbanística no puede ser trasladada a otro sitio.

A continuación las cuentas en las que pueden depositar para ayudar a recaudar los fondos necesarios para recuperar la estatua, recuerden que es un monumento fundamental del paisaje caraqueño
 BANESCO CTA. CORRIENTE N° 0134-0031-850311107844
MERCANTIL CTA. CORRIENTE N° 01050632-88-1632026082
PROVINCIAL CTA. CORRIENTE N° 0108-0582-16-0100020926
FONDO COMUN CTA. CORRIENTE N° 8540003711
También te puedes comunicar por los teléfonos 6054671-4639 o por el correo electrónico copred-ucv@cantv.net

FUENTE

REVISADO EL 21 02 2009


jueves, 15 de junio de 2017

María Lionza... “Ella es nuestro Mito de Origen”




En opinión de la antropóloga Flor Alba Cabrera, ex directora de Puesta en Uso Social del Instituto de Patrimonio Cultural, es conveniente desmitificar lo que daña la imagen del mito y reivindicar a María Lionza como nuestro origen cultural, que forma parte del mito de origen que como país plantea Gilberto Antolinez en sus obras literarias.


Su experiencia, recogida en investigaciones adelantadas a partir de la solicitud realizada por la UNEY en el año 2000, de declarar el mito de María Lionza como patrimonio cultural de la nación, le permite afirmar que la historia ha sido tergiversada, “al punto que se pretende no reconocer su vinculación con nuestra identidad y mestizaje”.Si es cierto que desde el punto de vista antropológico el mestizaje es considerado un proceso natural y universal, la manera como se plantea el mestizaje en el mito, de forma particular, tiene que ver con lo que uno ha construido en un contexto histórico determinado.



Entonces se trata de desmitificar –prosiguió- lo que daña la imagen del mito como tal y reivindicar a María Lionza como justamente nuestro origen cultural y que forma parte de la historia como país.

A su juicio, María Lionza trasciende la imagen urbana y está presente en nuestra historia.

Cuenta Cabrera que en el año 2000 el IPC entra en contacto con la UNEY a partir de su solicitud de declarar el mito de Maria Lionza como Bien Cultural de la República. Este es el término legal que se utiliza y que está previsto en la ley vigente desde el año 1993.

En este sentido se piensa que el trabajo de investigación debe ser integral, que involucre también la preservación de los espacios e imágenes que representen a María Lionza como por ejemplo, el Instituto Nacional de Parques –Inparques- que tiene competencia en el cuidado de la montaña Sorte en el Estado Yaracuy.
¿Qué falta por hacer?
Incentivar la investigación y hacer un trabajo de recopilación y valoración  que sustente la propuesta de la UNEY.
Mayor divulgación que permita sumar más personas e instituciones en la tarea.
La idea del proyecto es elaborar un trabajo que sea de fácil comprensión y manejo. Que puedan leer creyentes y no creyentes, intelectuales y no intelectuales, el ciudadano común.



Artículo tomado de la Revista de la UNEY, Universidad Nacional Experimental del Yaracuy Edición Especial Nº4 Año 2006

martes, 13 de junio de 2017

Victoria, "la celadora del mito" de la Diosa María Lionza



Victoria Patricia es poeta y las letras que fluyen del alma poseen la misma hermosura de su género


LOS SIGNOS EN EL “IMAGINARIO TRANSMUTADO”

Las obras artísticas de Victoria Patricia Proaño levitan en el mundo mágico del fuego, las aguas claras, la fe, la naturaleza, la marimba y el ensueño, pero es tan sólo el comienzo de una nueva época para enlazarla al ciclo de investigaciones y crecimiento profesional.

Raúl Freytez

María de la Onza, María Lionza, Diosa del amor, Madre de los necesitados, Deidad de la naturaleza, Señora de los poetas, artistas y creativos. Musa del culto. Señora naturaleza.
De generación en generación el nombre de María Lionza se ha reflejado al vínculo del pueblo creyente por su magnificencia en la gracia de las Tres Potencias, o entre el humo espeso y maloliente de los tabacos en ceremonias que rinden culto a su nombre a orillas de los ríos Sorte y Quibayo, Allá es soberana, en la montaña encantada de Bruzual, en Yaracuy, adorada además por muchos devotos deseosos de ser tocados por el espíritu que encarna su manto real.

Bustos, imágenes, efigies y retratos reflejan una mujer de rasgos indígenas, de pelo lacio y negro como la noche más oscura, que nadie sabe con exactitud que así fuera, que nadie puede afirmar que así es, pero lo cierto es que muy dentro del alma del feligrés reposa el mito férvido acaudalado de veneración más allá de Yaracuy y Venezuela, rompiendo las barreras fronterizas de países y continentes. Es el mito que se agiganta con el paso de los años por encima de los sentidos, entre plegarias, toque de tambores y velaciones polícromas.

De ahí el modelo inmaterial transfigurado que colinda entre la realidad y lo onírico, reflejado en las obras de la artista plástica Victoria Patricia Proaño, en signos y senderos coloridos del “Imaginario Transmutado”, que expusiera en el Museo Carmelo Fernández de la ciudad de San Felipe, reflejando todo un arsenal de representaciones pictóricas que gravitan entre la materia, la luz, el color, movimiento y tiempo.




La artista registra su perfil hacia un destino artístico e imaginario


Origen al culto y veneración
La versión más antigua del mito de la Reina María Lionza se reflejó en la revista Guarura, hacia el año 1939, de la extensa obra del yaracuyano Gilberto Antolínez, en cuya transcripción cuenta en su primer párrafo que los indios Jirajara-Nívar, en una fiesta de fin de cosecha, recibieron de su gran Piache un doloroso presagio. Decía el mismo que “viniendo los tiempos nacería una doncella, hija de cacique, con los ojos de tan extraño color que, de mirarse en las aguas de la laguna, jamás podría distinguirse las pupilas. (…) Tan pronto como esta mujer de ojos de agua se viese espejada en alguna parte, por el doble hueco vacío de las niñas de la imagen, iría saliendo una serpiente monstruosa, genio de las aguas, la cual causaría la ruina perpetua y extinción de los Nívar. Grande fue la aflicción de aquella altiva tribu. Pero pasó el tiempo, y todos los caciques, cada vez que nacía una niña, pasaban temores sin cuento hasta que se les anunciaba que, como siempre, la recién nacida tenía los ojos negros”. Al parecer esta es la leyenda que da origen al culto y veneración de María Lionza en Venezuela.

Se la representa como una mujer de voluptuosas formas desnudas entre la frondosidad de la montaña, tal como revela la imagen ubicada en la autopista del Este en Caracas y en la entrada de la ciudad de Chivacoa, erguida todopoderosa en la escultura incomparable del escultor venezolano Alejandro Colina, que muestra a la Reina a lomo de su danta. María Lionza es un símbolo de la raza, la clara demostración que caracteriza el crudo mestizaje hispano, indígena y africano.



Sus obras también destacan la esencia figurativa del venado como un modo de mantener a raya el impulso asesino de los cazadores furtivos


Lo imaginario transmutado
Los amantes del arte pudieron observar que las obras de Victoria Proaño se aproximan al mundo de la fantasía y la figuración, limitantes entre el eje de la realidad y lo mítico, tal como ella misma lo confirma al trasladar la imagen principal de la Diosa fusionándola a otros lenguajes donde rápidamente esboza -con el pulso de su mano hermosa y pulcra- un camino colmado de colores, perspectivas, relatos, miedos, cultos, texturas, fotografías, telas y plásticos, lo cual logra, sin duda, al descubrir las tonalidades y líneas que revelan el lado oculto, el artístico reflejado en el mito, pues es “a partir de allí que empieza una exploración donde el rostro de la Reina María de la Onza se convierte en un collage con una variedad de materiales que reflejan la inquietud de encontrar una identidad que se transmuta con la comunicación”, y esa necesidad de comunicarse la anima a reencontrarse con su sempiterna curiosidad para seguir creando infinidad de experiencias artísticas a partir de una imagen o una idea, como una recopilación de “estímulos e intereses diversos, óptimo para la manifestación de las sutilezas que se acumulan en las hendiduras entre lo obvio de un cuerpo y otro”, avivando el perfil de la Diosa hasta convertirla en todo un astillero artístico de nunca acabar en incomparables dimensiones de matices y representaciones.

Las obras artísticas de Victoria Patricia Proaño levitan en el mundo mágico del fuego, las aguas claras, la fe, la naturaleza, la marimba y el ensueño, pero es tan sólo el comienzo de una nueva época, para enlazarla al nuevo ciclo de investigaciones y crecimiento profesional, luego de cristalizar esta primera exposición individual.

Una historia sin fin
De las manos de Victoria surgen obras de luz, sombras y texturas que se entrelazan en torno a la ilustración de la Diosa, generando contrastes atrayentes, bien en bustos policromáticos o collages que caracterizan su imagen en objetos artísticos fascinantes, inmersos en un orden estéticamente desordenado, plenos de significados únicos y personalizados de meritorio valor, donde el espectador siempre descubre algo nuevo e interesante. Pero sus obras también destacan la esencia figurativa de un animal silvestre, el venado, que libre deja sus huellas en los bosques y montañas de Yaracuy, quizás como un modo de mantener a raya el impulso asesino de los cazadores furtivos que aprecian al animal por el trofeo de sus cornamentas, piel y suculentas carnes.

Es así como la artista manifiesta su pasión por la naturaleza misma y deja aflorar su espíritu conservacionista que no sólo encauza la imagen de la Reina, si no más allá de la realidad fantástica en la liberación alucinante del mito y la fuga del ciervo montaraz.



Victoria, la celadora del mito, se acopla al claroscuro de la vida para otorgarle la magia del color


Es sabido que los indígenas sólo cazaban por estricta necesidad de subsistencia, y para el logro de sus propósitos antes ofrecían tributos a la madre naturaleza para que les deparase una buena pieza, en la creencia de que los animales tenían alma, muy en el fondo de sus ánimos irracionales.
La artista emprende la ruta hacia un punto inicial -el mito- que la enrumba a una historia que vuela de inmediato al reinvento de la historia sin fin declarando al venado como un espíritu de la montaña; la viva imagen de la libertad silvestre que sigue floreciendo en la Reina protectora de la montaña, hostigadora del cazador que acaba con la fauna silvestre y al lugareño que tala y quema los bosques. Por eso, cada vez que uno de sus protegidos es herido, la Reina madre vierte sus lágrimas que fluyen hasta su pecho para convertirse en las perlas del collar que ostenta, “y así lo revelo en mis obras”, afirma Victoria.


Elemento de identidad nacional
La formación artística de patricia tiene el sello de la poesía, el encanto de las letras y el ingenio manualista en matices y formas, al emprender su carrera -siendo adolescente- en el Centro Experimental de Talleres Artísticos CETA, bajo la tutela de sus “grandes maestros” Edgar Jiménez Peraza, Hugo Álvarez, Wilkar Ríos y Orlando Barreto, de quienes obtuvo la fuerza espiritual e ilustrativa para lanzarse al mundo del arte con la pasión que habría de llevarla al estudio e investigación de las técnicas, aunque en un mar de conflictos que a ratos la tornaron rebelde por defender el deseo de expresarse artísticamente según los dictados de su conciencia.

De ese tiempo aún recuerda el libro “Trato con duendes”, del poeta José Rafael Álvarez, cuya temática la introdujo al mundo fascinante de lo místico hacia la dimensión del mundo inmaterial. Quizás fue este su primer intento por integrarse a los mágicos espacios de la solemnidad del mito que encarna María Lionza, según afirma, “por la imperiosa necesidad de redescubrir su esencia espiritual, al tiempo de reivindicarla como elemento patrimonial y de identidad nacional haciendo respetar la realidad legendaria de su nombre. El camino es hacia la conservación de la tradición con el influjo del arte”, se dijo. Y lo cumplió.
Desde entonces sus investigaciones se han destacado por apuntalar la imagen que encarna el mito, con la influencia del color y el collage, superponiendo diversos elementos gráficos para crear una nuevo símbolo, y así infinitamente, con una alta dosis de imaginación, haciéndose acreedora del Premio Nacional CONAC y Cirilo Mendoza.


De las manos de Victoria surgen obras de luz, sombras y texturas que se entrelazan en torno a la ilustración de la Diosa


Un ser mensajero de vida
Lo cierto es que la identidad de María Lionza es insustituible en la contemplación de los fervorosos a su espiritualidad, por lo que registrar su perfil hacia un destino artístico e imaginario es altamente satisfactorio para el observador ansioso de conocer nuevas experiencias enriquecedoras.
Victoria demuestra su imaginario en cada imagen intervenida con gasa, recortes de tela, cera, acrílico, papel celofán y barajas españolas, donde el oro, las copas, espadas y bastos se arremolinan al caballo, la sota y al rey convergiendo en una armoniosa sintonía de efectos simbólicos hacia el albur como deidad de la fortuna; o la María Lionza de tonalidades camuflajeadas, sintonizada al ambiente lujuriante de la montaña hechizada, o la Diosa amarilla de la Harina P.A.N., obra primigenia de la autora, entre otras excelentes realizaciones artísticas.

Victoria Patricia es poeta, la musa fluye en sus venas como elemento natural y las letras que surgen del alma poseen la misma hermosura de su género, acoplada al claroscuro de la vida para otorgarle color.


Para ella, María Lionza es un icono gráfico que representa a la mujer en todos sus ciclos, de hecho así está simbolizada con una pelvis elevada hacia el cielo, exaltando sin duda la condición de primer orden que guarda la madre en la existencia humana, como ser mensajero de vida. Por eso sus obras de arte van más allá del contexto espiritual que encarna la Diosa del amor, la naturaleza y la fortuna, hacia la búsqueda constante que descubre al mito en el hecho real del imaginario transmutado.

sábado, 10 de junio de 2017

ANTE LA FRACTURA DE MARIA LIONZA







La Fundación Alejandro Colina emitió un comunicado el 10 de junio de 2004, a cuatro días de la fractura de la estatua de María Lionza. El cual remitimos a continuación: 




La Fundación Alejandro Colina (FACOL), en una asamblea realizada el día lunes 7 del presente mes, celebrada en Caracas en el aula de postgrado N° 16 de la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV, debatió sobre un tema que nos concierne a nosotros y a muchos venezolanos: la lamentable fractura de la obra escultórica María Lionza, creación del insigne escultor Alejandro Colina. 
Como organización no gubernamental de carácter cultural nuestra misión es velar por la conservación y preservación de toda la obra del escultor, dispersa en gran parte del territorio nacional. No sólo esta obra merece nuestra atención; existen otras esculturas en estado de deplorable deterioro pero en el caso específico de María Lionza distintos informes de expertos nacionales y extranjeros certificaban su estado comatoso y la tendencia a la aceleración de los daños y su inminente desplome. Desde la fecha misma de nuestro nacimiento, el día 20-11-02, FACOL redactó la Declaración de Emergencia de la Escultura de María Lionza, publicada a comienzos del año 2003. Es decir, ante la EMERGENCIA se requerían acciones urgentes e inmediatas, como se ameritan ahora. Lamentablemente, la profunda fractura reciente nos dio la razón.
Mantenemos los planteamientos del PROYECTO DE RESCATE INTEGRAL DE MARÍA LIONZA, una de cuyas consignas es “ conservación es igual a restauración y réplica” y que se fundamenta en criterios profesionales sólidos en el área. Según lo estipulado por los institutos internacionales de conservación, cuando una obra de arte presenta extremo grado de deterioro, debe restaurarse y ubicarse en un espacio cubierto o semi-cubierto de un museo. En el lugar tradicional de la pieza original suele colocarse una réplica con nuevos materiales que aseguran su perdurabilidad y resistencia en el tiempo. En este caso, en la autopista Francisco Fajardo existen demasiadas condiciones hostiles y “patologizantes”: smock, humedad, vientos y altas vibraciones. Nos ha interesado siempre respetar todas las dimensiones de la obra: artística, urbanística, antropológica. Según los conceptos señalados anteriormente no avalamos el lugar de la autopista para la pieza original, pero sí para una réplica que respete su carácter de ícono de la ciudad de Caracas. 

No tiene sentido ni lógica algunas dos María Lionzas al aire libre en la misma ciudad. No avalamos su ubicación en la Plaza de los Museos. La respetable práctica del culto distorsionará el concepto urbanístico de ese entorno. Distintos expertos han señalado la discordancia conceptual y proporcional entre el espacio y la obra.

En el mes de julio del año pasado, Fundapatrimonio atendió nuestro llamado de emergencia; solicitó y contrató la asesoría de la Asociación de Restauradores Sin Fronteras. Dos de sus representantes, junto a funcionarios del Consejo de Preservación y Desarrollo de la UCV, del Instituto de Patrimonio Cultural, Fundapatrimonio, miembros de la Fundación Alejandro Colina y otros expertos nacionales, conformaron una mesa técnica que trató el tema ampliamente, con un carácter multidisciplinario e interinstitucional.

A partir de un momento María Lionza se enmarcó en el plano de la polarización política y todos hemos observado la confrontación entre Fundapatrimonio y la directiva de Copred de la UCV. FACOL nunca ha formado parte de ese conflicto y ha optado siempre por soluciones negociadas. PROPONEMOS QUE SE EXCLUYA A MARIA LIONZA DE LA AGENDA DE LA POLARIZACIÓN POLÍTICA Y LLAMAMOS AL DIÁLOGO Y AL ENTENDIMIENTO ENTRE DICHAS INSTITUCIONES. 

María Lionza pertenece simbólicamente a todos los venezolanos. El rescate de una obra de carácter patrimonial, de la cual se han apropiado positivamente distintos colectivos, amerita acciones concertadas entre Copred de la UCV; Fundapatrimonio y FACOL, como representante legal de los derechos de autor.

Las acciones de restauración tienen que ser inmediatas y en un espacio que asegure su protección y custodia las 24 horas del día. 

Si bien reivindicamos en primer lugar el carácter artístico de la obra, reconocemos sus otras dimensiones, entre ellas, su transformación en un monumento de culto. Pues bien, luego de la restauración de la obra original, deben establecerse estrictas normas de uso y dispositivos para el culto que aseguren la preservación de la escultura. Desde una organización laica, académica y cultural como FACOL, pero respetuosa de la diversidad y de las minorías, llamamos a los creyentes al diálogo y los exhortamos a comprender y apoyar las urgentes acciones de restauración. Agradecemos todo el afecto manifestado hacia la obra.
FUNDACIÓN ALEJANDRO COLINA


miércoles, 31 de mayo de 2017

"A LOOK INSIDE THE MARIA LIONZA GATHERING IN THE VENZUELAN JUNGLE"



August 12, 2016 by Eva Clifford






In the jungle heart of northern Venezuela, an annual pilgrimage takes place in which gatherers converge to honour their Queen, Maria Lionza. Pilgrims come from all over to seek spiritual guidance and wisdom in the ethereal backdrop of the jungle. Drawn in by this ritual from the moment he discovered it, Oregon-based photographer Troi Anderson attended various gatherings over the years to uncover a practice that has long been regarded as a cult, but is becoming moderately more mainstream. We talk to the photographer to find out more about his series, Espiritismo: Theater and Trance.


What topics do you usually cover in your work, or what themes interest you specifically?
“Photography works for me in a similar fashion as film making does for Kenneth Anger. It is a ritualistic act, an impoverished, contemporary way of trying to draw through the camera lens, vision or epiphany. I come from a secular, techno-Utopian culture. There is no belief in anything beyond the computer screens esoteric light. The world has become number, zeros and ones. This kind of reductive imagination leads to an eventual insanity, and so my interest is whatever exists outside this frame of mind. In places like Venezuela and Haiti, there is still some ancient remnant of revolt. Direct, unfiltered incarnation of the unconscious through ceremony and rite is produced for a theater of the sacred. It is a Night language by which they say the spirits speak. The camera allows me, as an outsider, to enter and study this art.”

Where did you first discover the practice of Espiritismo? Can you give a little background as to what it is?
“I first learned of it while working in Haiti. Espiritismo is a kind of shutting down of the left hemisphere of the brain. It is the creative, primordial urge that produces hallucinations that are mythic in nature, regenerative in function. One example is the oracle. This consists of an elaborate chalk drawing that serves as a focal point of energies between the cosmos and the earth. The participant is placed within the oracle and these spiritual energies enter the body through trance possession. Prophetic vision, healing attributes, catharsis, are all possible once the spirit takes hold of the participant.”

How long did you spend photographing for this project, and what kind of rituals did you witness?
“I’ve spent a number of weeks during different years following the pilgrimage of Maria Lionza. This particular gathering is unique in that there is no hierarchy except within individual groups. The Marialionceras, as they call themselves, are therefore free to perform and create their own tradition and ceremony. It is very circuslike, very Felliniesque. The rituals are defined by the needs of the group and administered by the “Banco”, a medium between the spirit world and his caravan. The Banco is responsible for the revelation of the Mysteries, as well as directing the ceremony. His authority is absolute over all matters earthly and spiritual. Much of the rituals involve knowledge of this Mystery. Maria Lionza is very much a school where participants seek what was once called wisdom.”

Was your presence with a camera welcomed or was it difficult at times to photograph?
“Maria Lionza is a bit difficult to photograph. The ceremonies are private. You need an invitation. These are extraordinary artists to me producing extraordinary work. I hope my sincere intentions are understood.”



Who can attend the gatherings?
“Anyone and everyone. Every class and person from across the region. It was once considered a cult but has since become moderately more mainstream. You will see wealthy businessmen from Caracas and boat workers from Maracaibo. The late Hugo Chavez was said to be a practitioner of Maria Lionza.”

Lastly, do you have a particularly memorable experience from your time spent there?
“There is one group within Maria Lionza known as the Viking cult. They believe that the spirits of vikings, such as Eric the Red, inhabit them through trance ceremony. This sect is particularly violent featuring feats of physical mutilation and bloodletting. I asked them why is blood necessary for their ritual? A woman told me that the blood that I witness, is symbolic of the river of blood that flows through the universe and inhabits all things. ‘It is the life force we show you and we produce this through acts of strength and endurance.’”







All images © Troi Anderson




lunes, 29 de mayo de 2017

Docentes de la UNEY analizaron el mito de María Lionza


ABRIL 02, 2017 Prensa UNEY

“María Lionza representa un mito vivo y está presente en el inconsciente colectivo”, esta afirmación formó parte del abordaje ofrecido por docentes e investigadores de la Universidad Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY) en un foro organizado por la biblioteca “Elisio Jiménez Sierra” de esta institución.

La actividad, denominada: “El mito de María Lionza y su influencia en el estado Yaracuy”, corresponde a la programación anual que lleva a cabo la coordinación de la biblioteca de la UNEY, a cargo de Jessica Carrasco, con el fin de reflexionar y analizar lo que representa desde lo mítico esta manifestación que es conocida dentro y fuera de nuestro país.




Los docentes Orlando Barreto, José Luis Ochoa, Maribel Camacho, José Romero y Andrés Fernando Rodríguez intercambiaron puntos de vista desde lo histórico, filosófico, sociológico, psicológico, geográfico, cultural, artístico y académico durante sus intervenciones en las que participaron además estudiantes y personal de la institución.

Barreto, además de docente y cronista del municipio Independencia, ha sido uno de los pilares en la investigación que ha desarrollado la UNEY sobre este fenómeno y su esfuerzo en el reconocimiento como patrimonio inmaterial y cultural. Inició el foro con una explicación sobre la complejidad que para él significa el mito de María Lionza, haciendo énfasis en el trabajo del yaracuyano Gilberto Antolínez, precursor del estudio de las etnias americanas y de la historia de María Lionza.

“Antolínez reúne una visión transdisciplinaria del estudio de María Lionza en el que intervienen diversas disciplinas como la antropología, convirtiéndolo en un relato interpretativo y simbólico”, dijo Barreto.

Reafirmó que el mito de María Lionza es complejo y en el versan tres elementos fundamentales como son el mito, el rito y la devoción, estos dos últimos son los que se han extendido dentro y fuera de todo el estado.

Por su parte, el profesor Ochoa hizo un análisis comparativo de esta figura con deidades de otras culturas míticas, especialmente la griega y la romana, así como una síntesis sobre su influencia en la evolución histórica-política de nuestro país.


Para Camacho dentro de los elementos que rodean a María Lionza, en las últimas décadas ha prevalecido el culto, el cual ha banalizado el mito por las prácticas religiosas. Sin embargo, dice ella, que este se revaloriza en la literatura, en la escultura, el teatro, la fotografía, la música y otras artes. FUENTE

lunes, 8 de mayo de 2017

María Lionza: La Reina, La Diosa Madre



En la montaña de Sorte por Yaracuy

en Venezuela vive una Diosa

una noble reina de gran belleza

y gran bondad amada

por la naturaleza e iluminada de caridad

Rubén Blades.




Hablar de diosas y reinas en nuestros días amerita de múltiples lecturas, desde la clásica visión del mundo y la nobleza pasando por las deidades celestiales hasta considerar la más  común y popular expresión del pueblo, para referirse a una “simple mortal” con atributos especiales (o no tan especiales) esto es tan sólo cuestión de gustos.

En nuestro querido  Yaracuy, referirse a la Reina o Diosa es una cuestión completamente distinta, va mucho mas allá de la religión que se profese o practique; la reina es la reina, todos saben a quien nos referimos, sí  es ella, la conocida como María Lionza, María Lionza, María de la Onza. Ella viene  a encarnar en América al igual  que la diosa Venus, la diosa de la naturaleza, del amor, de la paz, de la fortuna y de la armonía, siempre relacionada con la magia del agua, perfumes, bosques montañas. Misterio Universal de la feminidad y el amor. Ilumina por siempre, el Yaracuy  desde Chivacoa o como dice el mismo Rubén Blades:

“cuida el destino de los Latinos para vivir unidos y en libertad”.

Esta deidad era conocida por los aborígenes antes de la llegada de los españoles como Yara  y según la interpretación del escultor Alejandro Colina, aparece cabalgando en una danta con sus brazos extendidos al cielo sosteniendo un hueso de pelvis femenina, que  representa la grandeza de la mujer, lo fecundo. Fértil como los suelos yaracuyanos cual alfombra verde se rinde a sus pies, dueña de los bosques y musa de las aguas. Por otra parte, también  señalan que ella manifiesta su presencia a través de una mariposa color azul, azul cielo infinito que tranquiliza las almas con su revolotear y hace presente su espíritu sabio e inmortal en las montañas encantadas de Yaracuy.

El escritor yaracuyano Gilberto Antolínez, a su vez nos narra una historia de María Lionza señalando matrices simbólicas como: mujer-agua-serpiente; así que estas constantes simbólicas de lo femenino permiten explicar el sentido oculto en su relato, donde lo femenino aparece como una forma de representación simbólica de la naturaleza en el pensamiento mágico-religioso venezolano. Según este autor,  el mito de María Lionza comienza de la siguiente manera:

“Nacerá del linaje de caciques una niña de ojos verdes como las aguas de la laguna sagrada y el día que ella llegue a contemplar su rostro sobrevendrá una catástrofe para el pueblo, pues será destruido por una terrible inundación… Se trataba de la enorme serpiente anaconda, Dueña del Agua que, enterada de la presencia de la muchacha en sus dominios, emergía desde las entrañas más recónditas de aquella enigmática laguna, alzando su temible cabeza frente al rostro atónito que la contemplaba subyugado por su poderosa influencia;… Luego de dar un grito que se oyó hasta en los últimos confines de la Sierra de Nivar, la joven se sumerge en el agua… La temible y fatal profecía llegaba así a su más perfecto e inexorable cumplimiento:”

En tanto que este fenómeno es mito para muchos o  leyenda en ojos de otros, alrededor de María Lionza existen muchas historias sobre su origen, sin embargo al final todo es cuestión de Fe, de Identidad,  a tal punto lo es que en época de la colonia se trató de difuminar un culto concebido por los españoles como pagano o la devoción por un pueblo (indígenas) a su Diosa , bautizándola con un nombre católico denominado:  “Santa María de la Onza de Talavera del Prado de Nivar”; no obstante nuestros antepasados Jirajaras y Cimarrones, con su espíritu indómito y su creencia férrea, no permitieron que este intento de sincretismo por parte de la iglesia tuviese éxito.

María Lionza: “hazme un milagrito y un ramo e flores te vo a llevar”, así enuncia Blades en su canto, en donde queda plasmada la fe y el agradecimiento de sus hijos por  los favores concedidos. Cuentan que desde Ex presidentes hasta famosos actores han acudido ante su presencia por un “favorcito” y a muchos se les ven en sus festividades cada 12 de Octubre en medio del hipnotizante “baile de la candela” el cual es el momento social más importante del culto, donde peregrinaciones de “Marialionceros” de todas partes de Venezuela y del Caribe acuden a la montaña de Sorte para rendirle culto entre frutas, esencias, tabaco y ron. Tal devoción conlleva a que: Tu inmensidad eleva las almas, caminos llenos de esperanza.  Cantan las nubes tu grandeza, las velas iluminan el firmamento, rezando entre rocas de algodón.

Nos refiere Gilberto Antolínez que: “su reino es subterráneo y está formado por siete cuevas o Ciudades Encantadas, donde recibe a los cazadores de su agrado y los hace reposar sobre asientos que resultan ser anacondas o tragavenados arrolladas sobre sí mismas durante su letargo.” (Antolinez, 2006). Así que María Lionza “la reina de las cuarenta legiones formada por diez mil espíritus cada una” es quién preside el altar en Quibayo, junto al Negro Felipe y el Cacique Guaicaipuro, para  repartir bendiciones a través de sus cortes a un sin numero de creyentes, que en sus oraciones les invocan, para pedir la solución de problemas amorosos, económicos o de salud.

Además deja un legado de rebeldía e impetuosidad, que se ve reflejado en sus dignas hijas, quienes, han demostrado sobradamente su aptitud guerrera contra la opresión y la fecundidad por haber parido un país entero que se ha multiplicado varias veces en número desde entonces. Sus descendientes han formado un país con la fuerza de su voluntad y la fertilidad de sus caderas.

Por ello, reafirmamos con el cantautor Rubén Blades que: mediante el hechizo del canto se recurre a la tradición matriarcal de Gran Diosa, la que se encuentra en:

“En la montaña de Sorte por Yaracuy/en Venezuela vive una Diosa/ una noble reina de gran belleza y gran bondad/ amada por la naturaleza e iluminada de caridad”



Publicado el 26 junio, 2010