viernes, 20 de febrero de 2009

LOS VIKINGOS EN EL CULTO, UBICACIÓN Y BIOGRAFIA

Vikingo-a
Miembro de un grupo étnico, originario de Escandinavia, que realizó grandes viajes a través de los mares entre los siglos VIII y XI, recorriendo toda Europa del norte y meridional, el mar del Norte, el océano Atlántico y el mar Mediterráneo y viajando también por grandes ríos.
Al parecer fueron los primeros europeos en visitar el Nuevo Mundo (antes de Cristóbal Colón), llegando a las costas de Norteamérica por el Océano Glacial Ártico.
Obtenido de «http://enciclopedia.us.es/index.php/Vikingo»

El imperio del hielo

Groenlandia es la mayor isla del mundo y, desde 1979, una región autónoma de Dinamarca. Es un territorio salvaje y polar, apenas habitado, que tiene más del 80 % de su superficie cubierta por un inlandsis (una corteza de hielo de gran espesor que tiene una parte bajo el nivel del mar).
Es una isla cubierta por hielos perpetuos, y el hogar de numerosos esquimales que, a pesar de las duras condiciones climatológicas, se enfrentan con actitud positiva a la vida.
En la bahía de Disko, al oeste de Groenlandia, numerosos icebergs de diferentes tamaños se separan de la costa y se desplazan por las aguas. Sus formas caprichosas y sus colores cambiantes sorprenden a los turistas, aunque la gente de allí está acostumbrada y no les prestan atención.
En cuanto a la historia, en el año 982 el jefe Vikingo Erik el Rojo huyó de Islandia en busca de nuevos lugares donde asentarse, y descubrió las costas de esta gran isla, a la que denominó Tierra Verde, como reclamo para atraer colonos. Desde el siglo XII Groenlandia ha sido habitada por vikingos, inuits y daneses y, cada una de estas culturas, ha dejado huella en las pocas poblaciones de esta gran isla.
A mí me impresionó mucho la vista de Groenlandia desde el avión, ya que lo único que se apreciaba eran montañas agrestes con muchos glaciares y fiordos llenos de hielo, pero no se divisaba ningún rastro de vida humana, ni pueblos, ni carreteras, ni barcos, ... así que parecía que no vivía nadie en la isla.
Una vez allí ves que es uno de los pocos países del mundo que no tiene carreteras, porque todo el transporte se hace en barco, en helicóptero y, en invierno, en trineo tirado por perros.
La isla tiene dos aeropuertos internacionales: Narsarsuaq y Kangerlussuaq. Nosotros aterrizamos en el primero y, a unos dos kilómetros, hay un pequeño puerto en el que subimos a un barco que nos llevó hasta Nanortalik, la ciudad más septentrional de Groenlandia. Esta es una de las ciudades que tiene mayores problemas con el hielo marino que bloquea la navegación en el sur de la isla desde finales de abril hasta mediados de julio, ya que los bloques de hielo procedentes del océano Ártico descienden por la corriente de Groenlandia oriental bloqueando a su paso los distritos de Angmagssalik y Itoqortormiut, en la costa este. Esta masa de hielo que navega sin fin explica por qué esta región, la más próxima a Europa, fue la última en descubrirse y en explorarse a finales del siglo XIX, en contraste con la costa oeste, donde tanto los colonizadores vikingos en el siglo X como los daneses en 1721 se asentaron permanentemente, gracias a la presencia de aguas libres de hielo.
A medida que nos acercábamos a Nanortalik el paisaje era cada vez más alpino y pintoresco, con casas de llamativos colores en las montañas. En Nanortalik el clima es suave, y los fiordos no suelen congelarse. Allí no son necesarios los trineos con perros. Sin embargo, en otra población llamada Qaanaaq, al norte, los fiordos están congelados casi todo el año, así que el kayak tiene poco uso, y los perros con trineo son el vehículo más utilizado.
La gente es muy agradable, lo que contrasta con las adversas condiciones climatológicas. Groenlandia está habitada por el pueblo inuit desde el siglo X. Este pueblo establece sus poblaciones en la costa, y es descendiente de una cultura anterior que estaba preparada para sobrevivir en las duras condiciones climatológicas polares. Aunque el crecimiento de la población inuit es modesto, han conseguido desarrollar la educación infantil sin que se deba abandonar la isla.
Groenlandia es un país joven, con un nivel de vida alto y unos precios muy elevados. Tiene una gran cobertura social, y es la economía comunista más subvencionada del mundo, ya que Dinamarca inyecta a fondo perdido mucho dinero, lo que crea un espejismo de prosperidad.
El principal recurso del país es la pesca de altura, y actualmente se encuentra en declive. Además, la complejidad logística y el precio hacen que Groenlandia se encuentre aislada, pero los groenlandeses son unos supervivientes natos, gente muy alegre y orgullosos de su país. Es sorprendente saber que son muy pocos los groenlandeses de un extremo del país que han visitado el otro extremo, y esto se debe, sobre todo, a que la comunicación es tan difícil y tan cara en Groenlandia que hace que Europa o América estén más cerca (en avión) que el otro extremo de su propia isla.
En cuanto a la flora y la fauna, yo diría que la cubierta vegetal de Groenlandia es bastante pobre aunque, en épocas cálidas, la tundra, cubierta de musgo y líquenes, tapiza grandes extensiones de territorio costero.
El toro almizclado, sobreviviente de la edad de piedra, se adapta perfectamente al medio ártico. En invierno permanece largas horas inmóvil para conservar el calor.
Merece la pena visitar las ruinas vikingas de Hvalsey, cerca de Qaqortoq, en el sur de la isla. Son del siglo XII.
En la localidad de Ilulissat-Jacobshavn, en la costa oeste, está la casa del explorador danés Knud Rasmussen, que fue el primer europeo que pisó el norte de Groenlandia. Esta casa ha sido convertida en museo y se puede visitar.
Si viajais a la localidad de Nuuk, en Colony Harbour está el Museo Nacional de Groenlandia, de gran interés para los turistas, ya que tiene fondos dedicados a la historia y la cultura esquimal.
Al sur de la isla, en la pequeña aldea de Bratahlid, que fue el lugar en el que se estableció el vikingo Erik el Rojo, aún se pueden ver los cimientos de su casa y de una primitiva iglesia.
Obtenido de
http://www.ciao.es/General_Groenlandia__Opinion_972757

Erik el Rojo. Erik
Nacionalidad: Vikingos

Erik el Rojo tuvo que abandonar el país de los vikingos ya que fue acusado de homicidio. Se embarcó por los mares nórdicos hasta alcanzar la isla de Groenlandia, Tierra Verde, explorando sus costas durante tres años. Una vez exploradas las costas reclutó colonos en Islandia entre los que repartió las tierras descubiertas. Será su hijo Leif quien se convirtiera al cristianismo y evangelizara la isla.
Obtenido de:
http://www.artehistoria.com/historia/personajes/4792.htm
HISTORIA
Los vikingos

Entre el año 800 y 1050 d.C. aparecen definitivamente los pueblos nórdicos en la escena europea. Irrumpen brusca y violentamente, aterrando antiguas comunidades que, sin duda, estaban acostumbradas a la guerra, pero no a los ataques por sorpresa de los vikingos (o normandos). Los contactos entre los países nórdicos y el resto de Europa venían de antiguo. Los hallazgos arqueológicos muestran que el comercio y la influencia datan de varios milenios a.C. No obstante, los países escandinavos constituían un remoto rincón de poca importancia política y económica para el resto de Europa.

Por Arne Emil Christensen


El escenario cambia hacia el año 800 d.C. En 793, el monasterio de Lindisfarne, en la costa oriental de Inglaterra, es saqueado por extranjeros llegado por mar y, al mismo tiempo, se reciben las primeras noticias de ataques a otros lugares de Europa. Los anales y crónicas de los dos siglos siguientes están llenos de relatos aterradores. En grupos más o menos numerosos, los normandos atacan con sus naves las costas europeas, remontan los ríos de Francia y España, conquistan la mayor parte de Irlanda y grandes zonas de Inglaterra, se asientan en las riberas de los ríos rusos y las costas del mar Báltico. Son relatos de correrías y depredaciones por el Mediterráneo, y tan lejos hacia el este como el mar Caspio. Escandinavos con base en Kiev son tan temerarios que incluso intentan atacar a la mismísima Constantinopla, capital del Imperio romano de Oriente.

Paulatinamente, las correrías e incursiones son sustituidas por la colonización. Los topónimos atestiguan una gran población vikinga en el norte de Inglaterra, con York como centro, y más al sur, un vasto territorio recibió el nombre de Danelagen. En Francia, el rey entregó el feudo de Normandía a un caudillo vikingo a cambio de que mantuviera a otros vikingos a distancia.Las islas al norte de Escocia tenían una población mixta céltico-nórdica, y en Islandia y Groenlandia se establecieron vigorosas comunidades.

La última expedición hacia Occidente resultó en un desafortunado intento de afincamiento en Norteamérica. Hacia el año 1000, pobladores de Islandia o Groenlandia descubrieron tierras situadas más al oeste, y las sagas refieren varios viajes de gentes que trataron de establecerse en la tierra descubierta. Los colonizadores, empero, tuvieron conflictos con indios o esquimales y abandonaron el país.

La localización de la tierra en que asentaron los normandos suele variar del Labrador a Manhattan, según la interpretación del texto de las sagas. En el decenio de 1960, Anne-Stine y Helge Ingstad descubrieron plantas de casas en el norte de Terranova. Las excavaciones revelaron que se trataba de restos de viviendas similares a las de Islandia y Groenlandia. También se hallaron objetos de origen escandinavo que datan del año 1000, aproximadamente. No es posible afirmar con certeza si éstos son vestigios de expediciones referidas en las sagas o de viajes que no citan las fuentes escritas. En cualquier caso, los hallazgos son prueba segura de que los normandos estuvieron en el continente americano hacia el año 1000, como cuentan las sagas nórdicas.


Presión demográfica y escasos recursos
¿Qué causó esa violenta expansión en el curso de pocas generaciones? Al parecer, estables unidades políticas y administrativas como el reino franco y las monarquías anglosajonas de Inglaterra tenían poca resistencia que oponer a los asaltantes del norte. La imagen que nos ofrecen los testimonios escritos está probablemente influida por esa circunstancia, pues se describe a los vikingos como terribles piratas y saqueadores. Y a fe que lo eran; pero también tendrían otras cualidades. Algunos de sus caudillos deben haber sido hábiles organizadores. Una eficaz táctica militar podía asegurar la victoria en el campo de batalla, pero, además, los normandos establecieron regímenes políticos y administrativos en los territorios conquistados. Algunos de ellos no sobrevivieron la era vikinga –como los reinos de Dublín y York–; pero Islandia sigue viviendo como Estado, la monarquía de Kiev sería la base del imperio ruso, y huellas del talento organizador de los jefes vikingos son claramente visibles hoy día en la Isla de Man y en Normandía. En Dinamarca se han hallado restos de fortificaciones, de fines del período de apogeo normando, donde podía concentrarse gran número de tropas. Las fortificaciones tienen forma circular y están divididas en cuatro cuadrantes, con edificios en cuadro en cada uno de ellos. Los recintos fortificados están concebidos con una precisión que atestigua gran sentido del sistema y del orden por parte de los jefes vikingos, y también que, en el séquito del rey danés, había gente con profundos conocimientos de geometría y agrimensura.

Además de los relatos de Europa occidental, contamos con testimonios escritos, contemporáneos de los vikingos, de viajeros árabes y de Bizancio. En la patria de los antiguos escandinavos se encuentran breves inscripciones rúnicas grabadas en piedra o madera. Asimismo, el abundante material literario de las sagas nos habla de aquella época, aunque estas obras se escribieran varias generaciones posteriores (siglos XII y XIII) a los acontecimientos que pretenden explicar.

Los vikingos procedían de lo que hoy se conoce como Dinamarca, Suecia y Noruega. Vivían en comunidades agrarias autárquicas, en las que la agricultura y la ganadería se suplían con la caza, la pesca, la obtención del hierro y la extracción de determinados minerales para calderos y piedras de afilar. Aunque la sociedad campesina era casi totalmente autosuficiente, se comerciaba también con algunos productos: por ejemplo, sal, indispensable para los hombres y el ganado. Este artículo de uso cotidiano no se transportaba más lejos de lo necesario, mientras que los objetos de lujo se traían de lugares más meridionales de Europa. El hierro, la piedras de afilar y los calderos de esteatita eran artículos de exportación que contribuyeron notablemente al florecimiento mercantil de la época de los vikingos. Incluso en períodos de frecuentes correrías e incursiones de los normandos, existió actividad comercial entre Escandinavia y Europa occidental. Uno de los escasos relatos sobre la situación de Noruega en la era vikinga fue escrito por Ottar, caudillo del norte del país, que visitó al rey Alfredo de Wessex como pacífico mercader, mientras el monarca inglés se hallaba en plena guerra con otros adalides normandos.

Se ha dicho que la expansión de la era vikinga fue provocada por una presión demográfica que los recursos del país no podían sostener. Los hallazgos arqueológicos muestran que se roturaron nuevas fincas en zonas boscosas escasamente pobladas a la vez que tenía lugar la expansión por tierras foráneas. La presión demográfica, pues, constituye seguramente sólo parte de la explicación. Otra causa pudo ser la extracción del hierro; el que hubiera suficiente hierro para forjar armas para todos los guerreros que partían en las expediciones, debió proporcionar superioridad táctica.


Superioridad táctica de las naves vikingas
Es de suponer que otro factor importante de la superioridad táctica de los vikingos fuera el arte escandinavo de la construcción naval. Un conocido arqueólogo sueco afirma que las naves vikingas son las únicas embarcaciones de altura y, a la vez, de desembarque que jamás hayan estado a disposición de fuerzas invasoras. Aunque sea una exageración, esta afirmación encierra mucho del secreto de la superioridad militar de los vikingos. Abundantes referencias de ataques normandos apoyan esta tesis. El factor sorpresa era importante. La táctica consistía en rápidos asaltos por mar con naves ligeras que no necesitaban puerto y, por tanto, capaces de acercarse a los lugares menos pensados de la costa, y retiradas, igualmente rápidas, antes de que los defensores consiguieran reunir sus fuerzas.

Parecer ser que existía una especie de división de zonas de influencia entre los vikingos daneses, suecos y noruegos, si bien guerreros de las tres naciones participaron en las grandes expediciones emprendidas por caudillos famosos. Los suecos solían partir hacia el este, y ejercían el control de las vías fluviales de Rusia y, con ello, el de las rutas comerciales de Oriente. Los numerosos hallazgos, en Suecia, de monedas de plata árabes atestiguan una intensa actividad comercial. Los vikingos daneses realizaban incursiones por el sur: Frisia, el reino franco, Inglaterra meridional. Por su parte, los noruegos se dirigían al oeste y noroeste: Inglaterra septentrional, Escocia, Irlanda y los archipiélagos del mar del Norte.

Las embarcaciones no eran sólo necesarias para las expediciones de conquista y los viajes de comercio, sino también para llevar a cabo una afortunada colonización: familias enteras, con todas sus pertenencias y animales domésticos a bordo, zarpaban para tomar posesión de nuevas tierras. La travesía del Atlántico Norte hasta las islas del mar del Norte, Islandia y Groenlandia, demuestra que los constructores navales de la era vikinga no sólo sabían construir barcos veloces para incursiones en el litoral del mar del Norte, sino también embarcaciones muy aptas para la navegación. La colonización se iniciaba cuando los navegantes descubrían nuevas tierras o regresaban de viajes de comercio o expediciones de saqueo y describían los lugares visitados.

Al parecer, en algunas zonas los antiguos pobladores fueron expulsados; en otras (por ejemplo, en Inglaterra septentrional), los invasores escandinavos se dedicaron a la ganadería, aprovechando otras regiones del país distintas que las de la población invadida, que cultivaba cereales.

Los escandinavos arribados a Islandia y Groenlandia pisaron tierra virgen. Tal vez en Islandia hubiera algunos monjes irlandeses, "emigrados porque no querían vivir con gentes paganas". Las zonas de Groenlandia colonizadas estaban, al parecer, deshabitadas a la llegada de los normandos.

La historia escrita de los vikingos es obra, principalmente, de autores de Europa occidental, nada afectos a los hombres del norte, y no cabe duda apenas de que nos presentan sus peores aspectos. Las excavaciones arqueológicas efectuadas en Escandinavia y el extranjero ofrecen una imagen mucho más matizada. Se han descubierto plantas de casas de granjas y mercados donde objetos perdidos y destrozados nos hablan de una simple vida cotidiana. Se han encontrado vestigios de la extracción de hierro en las regiones montañosas, donde los minerales de zonas pantanosas y los frondosos bosques formaban la base de una industria floreciente. También se han hallado y estudiado canteras de donde se extraía la esteatita para hacer ollas y excelentes piedras de afilar. En casos afortunados, se han descubierto vestigios de antiguos terrenos de labranza en zonas que no han sido cultivadas posteriormente, de modo que podemos ver montones de piedras dejados tras laboriosa roturación de tierra cultivable. Excavaciones cuidadosas dejan ver los surcos del arado del antiguo labrador escandinavo.


Ciudades y unidades político-administrativas
Al correr de los años, la sociedad vikinga va cambiando. Familias preponderantes van acumulando más poder y territorios, sentando las bases de mayores unidades político-administrativas y apareciendo las primeras ciudades. De Staraia Ladoga y Kiev, en Rusia, a York y Dublín, en las Islas Británicas, se puede estudiar la vida cotidiana de la población urbana. Los mercados y las ciudades vivían del comercio y la artesanía, y aunque los vikingos afincados en núcleos urbanos sin duda criaban ganado y se dedicaban a faenas agrícolas y pesqueras para cubrir las necesidades caseras, las ciudades seguramente eran abastecidas por las comarcas rurales aledañas. En el sur de Noruega tenemos el mercado de Kaupang, cerca de Larvik, citado en el relato de Ottar al rey Alfredo. Kaupang nunca pasó de ser un mercado, mientras que Birka, en la ribera del lago Mälaren (Suecia), y Hedeby, en la frontera germano-danesa, pueden llamarse ciudades. Ambas fueron abandonadas hacia finales de la época vikinga, pero Ribe, en Jutlandia occidental, sigue existiendo hoy día, al igual que York y Dublín. En las ciudades hallamos zonas bien reguladas con claros límites entre las fincas, calles y fortificaciones alrededor del núcleo urbano. Es evidente que algunas de las ciudades fueron planeadas. Probablemente, muchas fueron fundadas por decreto real, y el rey o sus hombres de confianza tomaron parte en la planificación urbana y la distribución de parcelas. Es indudable que los servicios de limpieza pública y recogida de basuras no estaban tan bien organizados como el plan de urbanización: los residuos y desperdicios yacen en gruesas capas. En aquella época, el hedor y la inmundicia debieron crear unas condiciones bastante desagradables. Hoy podemos observar vestigios de la vida cotidiana de entonces -desde desechos artesanales hasta piojos y pulgas- y hacernos una idea de cómo vivían la gente. Se han encontrado objetos de lejana procedencia, tales como monedas árabes de plata y restos de géneros de seda bizantinos, junto con productos de los artesanos locales: herreros, zapateros, peineros.


La mitología escandinava
Hacia fines de la era vikinga se impone el cristianismo en los países nórdicos, sustituyendo a las numerosas deidades paganas que ejercían su poder sobre la existencia humana. El anciano y sabio Odín era el dios supremo. Tor, el dios de la guerra. Frøy velaba por la fertilidad de los campos, los prados y los animales domésticos. Loke era entendido en magia, pero tan ladino que las demás deidades confiaban poco en él. Los dioses tenían enemigos peligrosos, llamados jotner, que simbolizaban los aspectos sombríos y tenebrosos de la existencia.

Las mejores referencias de los dioses paganos datan de la época cristiana, y tal vez estén teñidas de la nueva creencia. Topónimos de granjas como Torshov, Frøyshov y Onsaker han conservado sus nombres paganos. Los que llevan el sufijo "hov" indican que debe haber habido un templo pagano en la finca.

Las deidades de la mitología escandinava muestran rasgos humanos y, como los dioses del Olimpo helénico, llevan una vida intensa, luchando, comiendo y bebiendo. Los guerreros caídos en el campo de batalla iban directamente a la mesa de los dioses. Las costumbres funerarias manifiestan evidentemente que los muertos necesitaban el mismo ajuar en la otra vida que en la terrena. En la época vikinga los muertos podían ser incinerados o enterrados, pero la costumbre de las ofrendas fúnebres siempre era la misma. La abundancia de éstas refleja diferencias de costumbres funerarias y de rango social. En Noruega, las prácticas mortuorias son particularmente ricas, constituyendo una importante fuente de conocimientos de la vida cotidiana de la época vikinga. Todos los objetos que se ofrendaban para la vida de ultratumba nos dan una visión inmediata y detallada del mundo de los vikingos, aunque, naturalmente, muchos se hayan deteriorado con el paso del tiempo y, casi siempre, no queden sino pocos restos del utillaje original en las sepulturas. Las hallazgos funerarios complementan el material arqueológico de los poblados. En lugares habitados –tanto en la ciudad como en el campo– se encuentran objetos perdidos y destrozados, restos de casas, de alimentos o desperdicios artesanales; en las tumbas, el mejor ajuar de los muertos. Se da a entender en los textos legales que lo que hoy día llamamos medios de producción, la tierra y el ganado, pertenecían a la familia. Las ofrendas fúnebres eran pertenencias personales.


Una sociedad violenta
La sociedad vikinga era una sociedad violenta: en casi todas las tumbas de varones se han encontrado armas. Un guerrero bien equipado debía tener espada, escudo de madera –con un abultamiento de hierro en medio para proteger la mano–, lanza, hacha y arco con unas 24 flechas. El yelmo y la armadura que llevan casi siempre los vikingos de grabados modernos, son sumamente raros en los hallazgos arqueológicos. Los yelmos con cuernos, tan corrientes en el "equipamiento vikingo" de las estampas, no se han encontrado jamás entre objetos genuinos de la época vikinga.

Incluso en tumbas con abundancia de armamento, podemos hacernos una idea de quehaceres más pacíficos: junto a las armas, yacen hoces, guadañas y azadones. Junto al herrero, martillo, yunque, tenazas y lima. Acompañan al campesino costero –a menudo enterrado en su embarcación– sus aparejos de pesca. En sepulturas femeninas hallamos joyas personales, utensilios de cocina y textiles. También las mujeres, frecuentemente, eran inhumadas en embarcaciones. Los objetos de madera, de cuero o textiles, rara vez se conservan, con las consiguientes lagunas en nuestro saber. En algunas pocas sepulturas, la tierra ha preservado los objetos mejor de lo habitual. A lo largo del fiordo de Oslo, bajo la turba, hay arcilla plástica tan estanca que no deja pasar el agua ni el aire. Algunas tumbas han permanecido como "en conserva" más de mil años, ofreciéndonos una gama completa de ofrendas fúnebres. Los hallazgos funerarios de las embarcaciones de Oseberg, Tune y Gokstad, que pueden verse en el Museo de Barcos Vikingos (Vikinskipshuset) de Bygdøy (Oslo), son ejemplos magníficos de material legado a la posteridad por afortunadas condiciones de conservación. No sabemos a ciencia cierta quiénes eran los muertos, pero el lujo y suntuosidad indican que pertenecían a la alta clase social; tal vez fueran miembros de la estirpe real que, algunas generaciones más tarde, uniría Noruega en un solo reino.

Las tumbas de Oseberg, Gokstad y Tune acaban de ser datadas mediante un análisis de los anillos de la madera de roble. La nave de Oseberg fue construida alrededor de los años 815-820 d.C., y el entierro puede fecharse con exactitud: tuvo lugar en 834. Los barcos de Gokstad y Tune se construyeron en los años 890 y se enterraron un poco después del año 900. En las tres tumbas, las grandes naves fueron utilizadas como cámaras mortuorias. De la nave de Tune sólo se ha conservado el fondo; la tumba ha sido despojada de casi todos los objetos, pero queda lo suficiente para ver que la embarcación, originariamente, era de la misma buena calidad que las otras dos. El barco de Tune tenía unos 20 m. de eslora; el de Oseberg, unos 22 m.; y el de Oseberg, alrededor de 24 m.

En los funerales, la embarcación era sacada a tierra y depositada en un hoyo cavado en ella. Detrás del mástil se erigía una cámara funeraria, donde se depositaba el cadáver sobre un lecho, ataviado con su mejor vestimenta. El resto de las ofrendas mortuorias se traía a bordo, se sacrificaban caballos y perros y se levantaba un alto túmulo sobre la embarcación. Un árabe que viajaba por Rusia a finales del siglo IX, se encontró un cortejo vikingo similar que estaba realizando el enterramiento de un caudillo. Ibn Fadlan escribió el relato de lo presenciado, que se conserva: La nave del difunto es sacada a tierra, y se llevan a bordo abundantes objetos preciosos. El muerto es ataviado con su mejor indumentaria y depositado en un lecho. Una esclava que ha elegido seguir a su señor en la muerte, es sacrificada junto con un caballo y un perro de caza. Se prende fuego a la embarcación, con su contenido, y, sobre los restos se erige un alto túmulo. Se han hallado barcos funerarios incinerados en los países nórdicos y otros lugares de Europa occidental, pero las grandes sepulturas de la región de Oslo no están quemadas. En el barco de Gokstad yace el cadáver de un varón, y es probable que el de Tune haya sido una tumba masculina. En la embarcación de Oseberg había dos mujeres enterradas. Los esqueletos muestran que una tendría 50-60 años de edad, y la otra, 20-30. Quién es la finada principal y quién la acompañante, nunca lo sabremos.

Las tumbas de Oseberg y Gokstad han sido profanadas, de modo que han desaparecido las joyas y armas suntuosas que hubieran originalmente. Por el contrario, los objetos de madera, cuero o textiles, carentes de interés para los profanadores, se han conservado hasta nuestros días. Se han hallado restos de sepulturas similares en otros lugares, y parece que era costumbre habitual sacrificar perros y caballos y depositar lujosas armas, utensilios como remos y planchas de desembarco, cazos y ollas para la tripulación, tiendas de campaña y, a menudo, finas vasijas de bronce importadas, que, seguramente, contenían alimentos y bebida para el difunto.

La nave de Oseberg no muestra rastro de armas, como es razonable tratándose de una tumba femenina, pero, por lo demás, contiene el utillaje corriente. Junto a la difunta de más rango yacían objetos que simbolizaban su dignidad como ama de casa y administradora de una finca importante. Hemos de suponer que las mujeres asumían la responsabilidad principal de la explotación de las granjas mientras los hombres llevaban a cabo sus expediciones. Al igual que muchas otras féminas, la señora de Oseberg era seguramente una dama autoritaria y muy respetada, ya estuviera con otras mujeres hilando o tejiendo, o vigilando las faenas agrícolas o la producción de leche, queso y mantequilla. Además de la embarcación, había un carro y tres trineos. Ya se hiciera el viaje al más allá por tierra o por mar, era importante realizarlo de acuerdo con la posición social: se habían sacrificado suficientes caballos para tirar del carro y de los trineos.

Tienda y ollas, útiles textiles, arcas y cofres, artesas, cubos de leche y cazos, cuchillos y sartenes, palas y azadones, silla de montar, cadenas de perro y otras muchas cosas, yacían depositadas en la tumba. Para manutención durante el viaje al reino de los muertos, se habían sacrificado dos bueyes. En la enorme artesa se había colocado masa de pan de centeno, y, en un cubo ricamente decorado, manzanas silvestres para postre.

Gran parte de los objetos de madera descubiertos están profusamente tallados. Al parecer, hubo muchos artistas y artesanos trabajando en la hacienda. Incluso útiles de uso corriente, como la lanza de los trineos, están cuajados de finos grabados en madera. Aparte del hallazgo arqueológico de Oseberg, conocemos el arte vikingo por joyas de metal de pequeño tamaño. Los motivos son similares a los de la talla en madera, predominando los zoológicos: animales fabulosos que se retuercen y entrelazan formando un tupido diseño desordenado. El tallado es de técnica avanzada: los artistas al servicio de la señora de Oseberg serían seguramente tan diestros con el punzón y el cuchillo de monte como en el manejo de la espada.

También el barco de Gokstad es obra de un artista de talento, aunque los hallazgos no sean tan ricos en objetos tallados como el de Oseberg. El barco de Oseberg tiene un francobordo bajo y no era, probablemente, tan navegable como las naves de Gokstad y Tune. No obstante, indudablemente podía aguantar la travesía del mar del Norte, y es posible que sea un ejemplo típico de los barcos que se usaron en los primeros ataques vikingos alrededor del año 800. Una copia moderna ha resultado ser muy rápida, aunque difícil de gobernar. Las tres naves de Oseberg, Gokstad y Tune fueron más bien embarcaciones de viaje para los ricos y poderosos, y no estaban pensadas para transportar guerreros. El barco de Gokstad tiene excelentes aptitudes marineras, mejores que las del buque de Oseberg, lo que se ha demostrado con copias modernas que han atravesado el Atlántico. La forma del casco hace que la embarcación se desplace con rapidez, bien a vela o con 32 hombres a los remos. Incluso con la tripulación completa, su calado no sobrepasa el metro: el barco, pues, era ideal para efectuar ataques rápidos. Es posible que la experiencia adquirida con los continuos viajes por mar, a principios del siglo IX, provocara cambios rápidos y mejoras en la forma del casco de las naves vikingas. De ser esto cierto, la diferencia entre el barco de Oseberg y el de Gokstad podría ser el resultado de la experiencia de dos generaciones navegando por el mar del Norte... y de muchas horas de discusión entre constructores navales ávidos de innovaciones.


Un milenio de desarrollo
La técnica empleada para las naves vikingas es llamada construcción en tingladillo. Las embarcaciones construidas para las expediciones de los normandos eran resultado de más de mil años de desarrollo en los países nórdicos. Se concedía importancia a construir naves ligeras y elásticas que se adaptasen a las olas y el viento, trabajando con los elementos, en lugar de luchar contra ellos. El casco de las naves vikingas se construía sobre una sólida quilla que, junto con la roda y el codaste, finamente curvados, componían la espina dorsal del casco. Las tablas se van adaptando a la quilla, la roda y el codaste, fijándose unas a otras con clavos de hierro. Este forro del casco es lo que le da agilidad y resistencia. Una vez que el constructor daba al forro exterior la forma deseada, se encajaban en él cuadernas encorvadas para aumentar la resistencia. Se obtenía mayor flexibilidad atando tracas y cuadernas. Vigas transversales, colocadas a la altura de la línea de flotación, reforzaban la embarcación de través, y robustos maderos apuntalaban el mástil. Los barcos llevaban una vela cuadrada en el medio. Cuando reinaba la calma, o el viento contrario no era demasiado fuerte, se podían poner muchos hombres a los remos.

En el curso de la época de los vikingos, el arte de la construcción naval fue evolucionando de tal modo que, en el período postrero, había embarcaciones de guerra construidas para navegar con rapidez y llevar muchos hombres, y barcos mercantes menos veloces, pero con casco de mayor cabida para transportar mercancías. Los barcos mercantes no llevaban tanta tripulación, y estaban concebidos más bien para la navegación a vela que a remo.


El advenimiento del cristianismo
Hacia el año 1000 van disminuyendo las expediciones de los vikingos. Los hombres del norte se convierten al cristianismo. Seguramente, la nueva religión contribuyó a frenar el ritmo de las incursiones. Dinamarca, Suecia y Noruega se habían unificado en reinos independientes. Aunque la existencia no siempre fuera pacífica en esos reinos cristianos, las hostilidades eran originadas por las distintas alianzas de los reyes. Las naciones podían declararse la guerra, pero los tiempos de discordias intestinas y colonización habían pasado a la historia. Siguieron cultivándose los contactos comerciales establecidos en la era vikinga, pero ahora los países nórdicos formaban parte de la Europa cristiana.

El autor del artículo, Arne Emil Christensen, es catedrático, doctor en filosofía y letras del Museo de Antigüedades de la Universidad de Oslo, y especialista en historia de la construcción naval y de la artesanía en la Edad del Hierro y la Época de los Vikingos.

TOMADO DE: ODIN
http://www.dep.no/odin/spansk/p10001917/p10001926/032001-990197/dok-bn.html
LAS RUNAS
Las Runas
Los vikingos, como los demás pueblos germánicos, usaban la escritura rúnica, cuya enseñanza a los hombres tradicionalmente se atribuye al mismísimo dios Odín, que a su vez las consiguió tras ofrecerse en sacrificio a sí mismo. Originariamente el alfabeto rúnico se componía de veinticuatro caracteres, que más tarde se simplificarían a dieciséis, aunque hubo en Escandinavia varios tipos de dialectos rúnicos adaptados a los modos de pronunciación de las diversas zonas. Las formas rectas y angulares de las runas eran idóneas para tallarlas en madera; al pasar al hueso y la piedra algunas tomaron formas más redondeadas.


El alfabeto rúnico recibe el nombre de Futhark por ser estas las letras iniciales, tal como nuestro abc. Cada runa representa conceptos por sí misma y, además de servir como escritura, tenían un sentido eminentemente mágico. La palabra runa tiene los significados de misterio, susurro, secreto.


En el Hávamál, que ya hemos visto que también se atribuye a Odín (entre otras cosas, dios de la brujería y la sabiduría, que en la antigüedad venían a ser el mismo concepto), hay varias referencias de este tipo: "Escribirás una runa en el costado de tu nave, si quieres que el corcel de las velas navegue seguro sobre las olas" o "la copa de oro está llena de juramentos y de runas, de sortilegios y de signos mágicos". Así mismo, al Hávamál nos describe en uno de sus versos cómo Odín consiguió el secreto de las runas después de permanecer colgado nueve días, en ayuno absoluto, en el fresno del mundo. "Sé que colgué del árbol azotado por el viento nueve noches completas, atravesado por la lanza y a Odín entregado, yo mismo a mí mismo".


Muchos objetos de uso cotidiano encontrados, como peines, bastones o joyas, llevan grabado el nombre de su propietario; a veces, algún tipo de mensaje rúnico que no ha podido ser descifrado. Así mismo, con runas se escribían mensajes en bastones o tablillas usados sobre todo por los comerciantes y los reyes; podían ser tanto un calendario como una declaración de guerra. Algunas runas fueron grabadas en lugares que no podían ser vistos, esperando que su poder intrínseco actuase secretamente.


LAS PIEDRAS RÚNICAS


Uno de los legados culturales vikingos más abundantes que han llegado a nuestros días son las piedras rúnicas. Pueden tener escritura rúnica, imágenes o una combinación de ambas. Normalmente sólo están grabadas por una cara, aunque no faltan las que los están por los dos. La mayoría fueron erigidas para conmemorar a algún familiar muerto. Estaban pintadas con colores fuertes y se les colocaba en lugares donde pudiesen ser vistas por mucha gente, como en los cruces de caminos o a la entrada de las granjas.


El texto contaba los actos valerosos del homenajeado; muchas veces dicen que murió en lejanas tierras, por lo que se cree que esta era una forma de reconocerlo oficialmente muerto y así poder los familiares disponer de la herencia. Los elementos comunes son: el nombre de quien la manda erigir, el nombre del homenajeado, parent,sco o relación entre ambos, posición social y circunstancias de la muerte. Cada maestro tallador tenía su propio estilo y en muchas piedras aparece su nombre. Algunas tenían grabada una maldición contra el posible osado que quisiera destruir el monumento; también podían tener una invocación a Thor, que con la llegada del cristianismo se transformó en una corta plegaria por el alma del difunto.


En la isla sueca de Gotland se han encontrado cientos de ellas; suelen ser del siglo VIII y posteriores. Estas no suelen tener texto, sólo imágenes que cuentan alguna historia o símbolos abstractos que hoy en día, sin las connotaciones adecuadas, resultan difíciles de interpretar. En la ciudad danesa de Jelling pueden verse dos de las mejores y más grandes piedras rúnicas que han llegado a nuestros días. Una de ellas fue erigida en el 965 por el rey Gorm en honor a su mujer. La otra fue erigida por su hijo Harald Diente Azul como autohomenaje por haber conquistado toda Dinamarca y Noruega y haber cristianizado a los daneses. La piedra de Rök en Suecia, tiene su propio récord con una inscripción de 725 runas, que no se han podido descifrar.


En los dibujos, el tema más recurrente es una serpiente enroscada en un león y dragones de cabezas y cuerpos excesivamente alargados, aunque hay muchas que muestran escenas mitológicas más reconocibles.


MAGIA


Tanto por lo que cuentan las sagas como por lo que se ha encontrado en las excavaciones, podemos asegurar que la magia, en distintas vertientes, era un elemento habitual en la vida vikinga. Prácticamente todas están relacionadas con las runas.


Se han encontrado muchas espadas con la runa que representaba a Tyr, dios de la guerra; a veces acompañada por un conjuro rúnico que aumentaría su eficacia en el combate. Las runas también eran usadas como sistema de adivinación (echar las runas), interpretando los símbolos rúnicos grabados sobre trozos de madera.


En la saga de Egil Skalagrimsson se citan frecuentemente personajes secundarios que son mujeres hechiceras y hombres brujos. El propio protagonista es un maestro de runas, capaz de usarlas para curar, detectar venenos o echar maldiciones. En una de estas dirigida contra el rey noruego Erik y sobre todo contra su esposa la reina Gunhild, reconocida como gran hechicera iniciada en Laponia, utiliza una rama de avellano y una cabeza de caballo, haciendo lo que se llamaba un poste de agravio y pide a los espíritus protectores que los expulsen de su país. En los siguientes capítulos vemos como ambos viven exiliados en Inglaterra.


En esta saga también se cita la costumbre de tapiar el lugar de la casa por donde se sacaba a un difunto para ser enterrado, para que así no pudiese volver. En otras sagas, es frecuente que un muerto regrese a molestar a la familia, en cuyo caso había que utilizar un ritual preciso que tiene mucho que ver con la parafernalia antivampírica.


La buena suerte, llamada haminja, también era un elemento fundamental en la vida de cualquier vikingo, pero que sobre todo era esencial en el líder, ya que hacía que los demás le siguiesen sin vacilación. Pero cuando este líder perdía su buena suerte, automáticamente perdía la confianza de los suyos. En los tiempos en que los reyes eran elegidos entre los mejores guerreros, más de uno acabó sus días a mano de sus ex-seguidores al perder su haminja y por lo tanto la protección de los dioses. Los guerreros apreciaban la ayuda de los conjuros antes del combate, aunque la mayoría prefiriese confiar más en su espada.


En las sagas también se relatan cantidad de sueños y la correspondiente interpretación, para la que algunas personas estaban capacitadas. A través de ciertos sueños tenían premoniciones sobre sucesos futuros o lejanos. También hay indicios de prácticas de necromancia y en algunos lugares había mujeres clarividentes llamadas volva, que predecían el futuro analizando los corazones de animales sacrificados.


Cuando se hacían viajes de colonos, antes de llegar a la nueva tierra se quitaba el mascarón de proa, habitualmente con la cabeza de un dragón, para no ofender a los espíritus tutelares de ese lugar; por el mismo motivo se llevaban las pilastras de madera de la casa que habían dejado atrás y las echaban al agua para que esos espíritus tutelares las moviesen por medio de las olas y les indicasen así cual era el lugar idóneo para establecerse.

TOMADO DE: METARELIGIÓN
http://www.meta-religion.com/Esoterismo/las_runas.htm

Definición

La palabra "runa" quiere decir misterio o secreto, y ciertamente los veinticuatro caracteres de las runas han ejercido fascinación sobre la mente de las personas desde tiempos inmemoriales. El significado que se oculta tras sus formas angulares no puede comprenderse a primera vista. Están tradicionalmente asociadas a la antigua tradición existente en la época en la que se supone que Morgana vivió.

La Tradición afirma que las runas no eran sólo un alfabeto o un medio de comunicación que ilustraba los sonidos del lenguaje. Como dice su propio nombre, eran símbolos secretos de conocimiento: contenían la clave para comprender los misterios de la vida y la muerte.
EN:
http://www.eoilangreo.net/alumnos/aida/runas.htm#Definición

LAS RUNAS DE ODIN

Las Runas, tan llenas de magia y misterio, nos invitan a preguntarnos, cómo es posible que esos sencillos símbolos grabados en piedras respondan con tanta claridad y certeza. Quizás se deba a que llevan grabadas a través de los tiempos la sabiduría que fue revelada por Odín, el mayor de los dioses Vikingos, que es en si mismo, un mito, con su sacrificio de haber permanecido nueve días colgado de un árbol. Así, la leyenda de los vikingos, pueblo que habitaba al norte de Europa, describe la creación de las Runas como un juego mágico, que durante siglos ha sido usado para leer la suerte. Las runas constituyen el Oráculo occidental más antiguo, íntimamente ligado al desarrollo profundo del ser occidental en sus orígenes remotos. Este Oráculo vaticina, orienta, ayuda a encontrar el camino, a la vez que impregnan con su esencia nuestro accionar en la vida.

EL MENSAJE DE LAS RUNAS

A diferencia de otros oráculos, las Runas se dirigen a las motivaciones de la persona, nos ofrecen vaticinios claros y pautas de comportamiento para poner en juego nuestros talentos y fuerzas interiores. Sus mensajes nos traen esperanza de crecimiento en todos los órdenes, y nos ayudan a entender el porque de lo que nos sucede y como modificarlo. Es un oráculo al que no hay que temerle ya que son nuestras aliadas.
EN:
http://noticiasargentinas.galeon.com/noticias/runas.htm
LECTURA
RUNAS, QUE SON Y COMO SE UTILIZAN, COMO SON LAS TIRADAS CON RUNAS.


En Principio hay que saber que las runas simbolizan fuerzas espirituales superiores , es decir, para los Vikingos representaban LOS DIOSES.

... Nadie incisiones runicas habra labrado, salvo cuando su correcta lectura hubiese captado, ya que muchos les esta asignado, tropezar con obstaculo impensado, vi un hueso de ballena raspado, un signo de varias lineas grabado, con los que a pretendida protegida ha postrado,
habiendose grave y larga enfermedad causado.....(Mitologia Vikinga, Historia de Egill)

Las runas son personales, se hacen en materia organica, se tallan a mano por la persona que las va a utilizar y se guardan en una bolsa de material organico. Las runas son mejor de arcilla, barro o madera o hueso. Jamas hacerlas con piedras como cuarzo o gemas porque hay runas malignas y potenciariamos su poder. Se pueden comprar de plastico para copiar los dibujos. Y con crealina, arcilla, barro o madera tallarlas y van a ser siempre del tirador de runas. No dejarlas jamas tocar por nadie. Se pueden utilizar las runas como talismanes como las usaban los Vikingos. En ese caso buscaremos la fuerza que nos hace falta y la podemos llevar en forma de collar.

En total las runas vikingas son 25 , incluyendo la runa en blanco.

Las runas al igual que el tarot y la astrologia son como una alfabeto con el cual describimos un lenguaje que nos va a hablar del pasado, del presente y del futuro. Aprendiendo a usar este alfabeto podemos entender las runas.

La primer tirada de runas es la mas sencilla :

Se tiran tres runas con una pregunta especifica.

Quedan tres runas puestas en linea o como caigan.

La de la derecha es el pasado, la del centro el presente y la de la izquierda el futuro.

Se llama Triada.


Cruz celta:

Se tiran las runas en forma de que quede una cruz.

Oueden ser colocadas por el consultante en la posicion.

Se utilizan 5 runas en total.

La primera de la derecha es el pasado, la del medio el presente, la de la izquierda el futuro, la de abajo la raiz de sus problemas y la de arriba la solucion.

La tirada de cabeza de Mimir:


Para preguntas muy importantes.

Se utilizan 7 runas

En linea quedan las siete runas.

Es sacrilegio utilizar esta tirada para cuestiones bajas.

No se puede ver esta tirada solo debe estar el consultante con el tirador de runas.

Se va leyendo de derecha hacia izquierda la interpretacion. Hay que ser muy cuidadoso con la interpretacion y no repetirla seguido.

Guardar en secreto el resultado.

La Tirada de Heimdale:

Se forma un circulo como el reloj con 16 runas en pares. Ocho pares.


El Norte son las 12 del reloj.

El este las 3 del reloj

El Sur las 6 del reloj.

El oeste las 9 del reloj.

El norte nos habla de nuestras debilidades.

El este la inteligencia y creatividad.

El oeste las emociones.

El sur las soluciones.

Los Vikingos respetaban tanto esta tirada que no la hacian sin un amuleto puesto.

Llevaban consigo una runa grabado como talisman.

La runa mas usada como talisman es X (Gyfu) simbolo del Amor, y simbolo del beso entre los ingleses.

TOMADO DE: ESOTERICO ASTROLABIO.NET
Por Rachel Holway
http://www.astrolabio.net/esoterico/articulos/1031612
21092269.html


SID DESEAS UNA LECTURA DE LAS RUNAS INGRESA EN ESTE LINK:

http://www.zorya.cl/aseth/runas/index.htm