miércoles, 8 de diciembre de 2010

Día de la Inmaculada Concepción, Virgen Desatanudos, Mae Oxum (en Brasil) y la entrada de nuestro Cacique Guaicaipuro en el Panteón Nacional!


Por la señal...
Señor mío Jesucristo...

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Virgen purísima, concebida sin pecado y desde aquel primer instante toda hermosa y sin mancha, gloriosa María, llena de gracia y Madre de mi Dios, Reina de los Angeles y de los hombres: Sois el asilo seguro de los pecadores penitentes: con razón, pues, a Vos acudo; sois Madre de misericordia; no podréis, por lo tanto; dejar de enterneceros a la vista de mis miserias; sois, después de Jesucristo, toda mi esperanza: no dejaréis de aceptar con agrado la tierna confianza que tengo en Vos. Alcanzadme que sea digno de ser llamado hijo vuestro y que pueda deciros con entera confianza: "Monstra te esse matrem", demuestra que eres mi Madre.

Rezar la oración del día correspondiente:

DÍAS
1 | 2 | 3


DÍA PRIMERO

Vedme a vuestros santísimos pies, oh Virgen Inmaculada; me alegro grandemente con Vos, que desde la eternidad hayáis sido elegida Madre del Verbo eterno y preservada de la culpa original. Doy gracias y bendigo a la Santísima Trinidad, que os enriqueció con tales privilegios en vuestra Concepción; y os suplico humildemente que me alcancéis la gracia de vencer los tristes efectos que el pecado original causó en mí y que nunca deje de amar a mi Dios.

Rezar doce Avemarías y luego la Letanía Lauretana.

__________

DÍA SEGUNDO

¡Oh, María, Lirio inmaculado de pureza! Me congratulo con Vos, porque desde el primer instante de vuestra Concepción fuisteis colmada de gracia, y porque, además, os haya sido concedido el uso perfecto de la razón. Doy gracias y adoro a la Santísima Trinidad por haberos adornado con dones tan sublimes, y me confundo todo delante de Vos, al verme tan pobre de gracias. Haced a mi alma participe de ella y de los tesoros de vuestra Inmaculada Concepción.

Rezar doce Avemarías y luego la Letanía Lauretana.

__________

DÍA TERCERO

¡Oh, espejo de pureza, Inmaculada Virgen María! Me complazco sumamente al considerar que desde vuestra Concepción os fueron infundidas las virtudes más sublimes y perfectas, junto con todos los dones del Espíritu Santo. Doy gracias y alabo a la Santísima Trinidad por haberos favorecido con estos privilegios, y os suplico, oh Madre benigna, me alcancéis la práctica de las virtudes para hacerme así digno de recibir los dones y la gracia del Espíritu Santo.

Rezar doce Avemarías y luego la Letanía Lauretana.



A Nuestra Señora Desatanudos

Santa María desatadora de nudos
Santa María, llena de la presencia de Dios,
durante los días de tu vida aceptaste con
toda humildad la voluntad del Padre,
y el Maligno nunca fue capaz de enredarte con
sus confusiones.
Ya junto a tu Hijo
intercediste por nuestras dificultades y,
con toda sencillez y paciencia,
nos diste ejemplo de cómo desenredar
la madeja de nuestras vidas.
Y al quedarte para siempre como
Madre Nuestra, pones en orden y haces mas
claros los lazos que nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra,
Tú que con corazón materno desatas los
nudos que entorpecen nuestra vida,
te pedimos que nos recibas en tus manos
y que nos libres de las ataduras y confusiones
con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.
Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo,
líbranos de todo mal, Señora Nuestra
y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios,
para que libres de toda confusión y error,
los hallemos en todas las cosas,
tengamos en El puestos nuestros
corazones y podamos servirle
siempre en nuestros hermanos. Amén


Es tu estela de luz

Asi como el oro que te pertenece.
Que tu pureza cristalina
Orixa de las aguas dulces
No permita que neblina alguna
Enturbie mi deseo mas profundo
Que es conseguir amor verdadero
Seguro,eterno y duradero.
Estas presente en las cascadas
Que de por si ya son sagradas
Por lo tanto haz que se apague
Todo sentimiento si yo sufriere.
No vertere lagrima alguna por aquella o aquel
Que en el amor no me correspondiere
No penare por ninguna o ninguno
Que con mentiras me faltaren
Porque tu no permitiras que frialdad
Envidia o celos me traicionaren.
Eres dulce, protectora, suave y coqueta
Femenina y seductora
¡Ay madre Oxum! dadme tu ahse
Dadme tu fuerza, dadme la alquimia
Como el nectar mas sublime
Que sabre respetar y venerar
Que esta en la miel tu secreto
Que sabre de utilizar.



El gran cacique Guaicaipuro en el Panteón Nacional
En diciembre de 2001, tal día como hoy, el gran cacique Guaicaipuro ingresó al Panteón Nacional en un simbólico acto de reivindicación histórica de la heroica resistencia de los pueblos originarios a la conquista y ocupación del imperio español.
Guaicaipuro fue el jefe de todos los pueblos originarios que habitaban los territorios situados en las regiones hoy conocidas como Los Teques, Altos Mirandinos, riberas del San Pedro, Filas de Mariche (Miranda), márgenes del río Guaire y valle de Caracas, hasta las costas de Macuto, Maiquetía y Caraballeda (Vargas).
El gran jefe caracas, descendiente de grandes jefes caribes, pobladores de nuestro país, valientes guerreros y osados navegantes, presentó numerosas batallas a los conquistadores y echó a Francisco Fajardo del valle de San Francisco (Caracas).
Cuando murió, sorprendido en su choza por fuerzas españolas superiores, dice la tradición oral que gritaba a sus agresores en lengua caribe: -“Matadme, para que con mi muerte os libreis del miedo que siempre os inspiró Guaicaipuro”.-

Los restos de Guaicaipuro fueron trasladados al Panteón Nacional de manera simbólica, el 8 de diciembre de 2001, asignándole un espacio junto a los próceres de Venezuela, encabezados por Simón Bolívar, el Libertador.

El municipio Guaicaipuro del estado Miranda, Venezuela fue así nombrado en su honor.

En 2003, por iniciativa del Gobierno nacional, se crea la Misión Guaicaipuro, la cual se encarga de reivindicar social, política y económicamente a todas las etnias dentro del territorio venezolano.

Por otro lado el presidente Hugo Chávez señaló cuando abolió el Día de la Raza y decretó el Día de la resistencia indígena, que no se tendría que enaltecer nombres de conquistadores como el de Cristóbal Colón, sino el del Cacique Guaicaipuro por su determinación al resistir al imperio Español.

Aparece en en la cara frontal del billete de diez Bolívares.

AL CACIQUE GUAICAIPURO


Oh poderoso espíritu de los justos, dador de fuerza y valentía, protector de los débiles, humildes y oprimidos, valeroso Guaicapuro, en nombre del Padre del Universo, nuestro Creador, intercede ante su Luz que todo lo puede para que me libre de engaños, acechanzas, traiciones, malas influencias, de envidias y celos de enemigos visibles e invisibles, fortuitos y gratuitos, conocidos y desconocidos.
Oh, gran cacique, bríndame tu divina protección en esta hora y para siempre, por los siglos de los siglos. Amén.