miércoles, 27 de abril de 2016

María Lionza La Madre ¡También está en Twitter!



Los invitamos a seguirnos en twitter, con la cuenta que nos incluye a las redes sociales para estar más cerca de ti: @MariaLionzaLM  


Oración a María Lionza: Creo en Ti

Creo en ti mi Santa Reina Madre María Lionza, eterna y bendita por siempre por ser mensajera espiritual, mano derecha de nuestro Padre Eterno. 
Creo en ti por ser Reina coronada y dueña de tu astral de luz, creo en ti por ser Madre de la raza mestiza, de blancos, indios y negros, creo en ti por ser india caquetía, de gran belleza física y facultades mediúmnicas de divinidad, creo en ti por ser Reina de los ojos de agua, los cuales reflejan la pureza de tu alma y emanan un sentimiento de amor, bondad y de gran Corazón hacia el ser humano... 
Creo en ti por ser portadora de luz que irradia sabiduría... Creo en ti. 
Creo en el mar de tus cabellos, creo en la luz de tu mirada, creo en la divinidad de tu palabra, creo en el aura que irradia la esencia de tu ser, creo en el amor que tu derramas por tus hijos, creo en ti mi santa Reina Madre... 

Ayúdame a elevar la luz de mi alma, lléname de bondad y pureza, dame la elevación. Ilumina el sendero en mis ojos que guiaran mi camino espiritual, dame la visión. Permite que tu voz sea escuchada en el interior de mi corazón, dame la audición. Permíteme palpar tu sensible corazón, sentir el frío en mis manos que me ayudaran a sanar a todo aquel que lo requiera, entrégame ese don. Quisiera sentir y oler la sutil fragancia que tú emanas en tu santa presencia. Te estoy pidiendo desarrolles mis 5 sentidos, para que de esta manera pueda yo cumplir ante mi Dios, ante ti mi Reina y ante mis espíritus guías y protectores de luz, este camino espiritual con humildad, devoción, entrega y amor a mis prójimos y así ser siempre digno merecedor, (en el cumplimiento de las misiones en este mundo...), de la misericordia del Altísimo... Madre santa, bella, única y universal, creo yo que la luz resplandeciente del sol no se compara con tu grandeza, si bien es cierto que somos imagen y semejanza de nuestro Dios eterno y Todopoderoso... Tu eres la perfección celestial hecha en espíritu; así como fuiste la perfección terrenal hecha en cuerpo; pido tu divina y santa bendición, hoy y siempre; y que nuestro altísimo Padre, te eleve más y más porque el cielo es muy pequeño para ti; ya que tú, mi Santa Reina Madre, trasciendes ese hermoso umbral.