jueves, 19 de febrero de 2009

SIETE ORACIONES MISTERIOSAS PARA LOS SIETE DIAS DE LA SEMANA


LAS SIETE ORACIONES MISTERIOSAS PARA LOS SIETE DIAS DE LA SEMANA QUE SE DIRAN UNA CADA DIA EMPEZANDO POR EL DOMINGO

Las oraciones siguientes sirven para preservarnos de toda clase de peligros, males, calumnias, infortunios y accidentes. He aquí el modo de hacer este septenario:

Todos los días se recita, en primer lugar y muy fervorosamente, la excelsa oración del Padrenuestro, y a continuación se recitará o se leerá, procurando elevar nuestro pensamiento al Creador, la oración correspondiente al día en que se reza.

ORACION DEL DOMINGO

Librame, Señor yo te lo ruego de todo corazón de cuantos males presentes y futuros, tanto del cuerpo; dame por tu bondad la paz y la salud, y seme propicio a mi, que soy hechura tuya, por intercesión de la bienaventurada Virgen Maria y de los Apóstoles San Pedro, San Pablo, San Andrés y todos los santos. Concede la paz a tu criatura y la salud durante mi vida, a fin de que, estando asistido por la ayuda de tu misericordia, jamás pueda ser esclavo del

pecado ni abrigar el temor de ningún desfallecimiento; por el propio Jesucristo. tu hijo, Nuestro Señor, que siendo Dios vive y reina en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. + Así sea.

Cordero de Dios, que te has dignado nacer saliendo de las entrañas de la Virgen Maria; que estando en la Cruz lavaste al mundo de pecados, ten piedad de mi alma y de mi cuerpo. Cristo, Cordero de Dios, inmolado para la salvación del mundo, ten piedad de mi alma y mi cuerpo. Cordero de Dios, por el cual todos los fieles son salvados, dame tu paz, que ha de perdurar en esta vida y en la otra. + Así sea.

ORACION DEL LUNES

¡OH, gran Dios! por quien todo se ha librado, + líbrame de todo mal. +Oh, gran Dios, que has concedido tu consuelo a todos los seres, concédemelo también! +Oh, gran Dios, que socorriste y ayudaste a quien te lo ha suplicado, ayúdame y socórreme en todas mis necesidades, mis penalidades, mis trabajos, mis peligros; líbrame de todos los obstáculos y de las emboscadas de mis enemigos tanto visibles como invisibles, en el nombre del Padre, + que ha creado el mundo; en el nombre del Hijo, + que lo ha redimido; en el nombre del Espíritu + Santo, que ha ejecutado la ley en toda su perfección! Yo me inclino a tus pies y me pongo bajo tu santa protección. + Así sea.

Que la bendición del Dios Padre, quien con una sola palabra lo creó todo, sea siempre conmigo. + Así sea. Que la bendición del Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, Dios viviente, sea siempre conmigo. + Así sea. Que la bendición del Espíritu Santo, con sus siete dones, sea siempre conmigo. + Así sea. Que la bendición de la Virgen Maria, Madre Inmaculada, sea siempre conmigo. + Así sea.

ORACION DEL MARTES

OH, gran Dios Creador, Salvador y Glorificador! +Haz, oh Padre celestial, que la bendición de los Santos Ángeles, Arcángeles, Serafines, Querubines, Tronos, Poderes y Virtudes, sean siempre conmigo. + Así sea.

Que la bendición de todos los cielos y la de Dios Omnipotente sea conmigo. + Así sea.

Que la bendición de los Patriarcas, Profetas, Mártires, Confesores, Vírgenes y de todos los Santos, sea siempre conmigo. + Así sea. Que la bondad y misericordia infinitas de Dios me den la firmeza necesaria para no caer en los lazos del demonio y me libren de ser victima de sus asechanzas. + Así sea.

Que la majestad de Dios Todopoderoso me sostenga y me proteja; que su bondad infinita me guié; que su caridad sin limites me inflame; que su divinidad suprema me conduzca; que el poder del Padre me conserve; que la sabiduría del Hijo me vivifique; que la virtud del Espíritu Santo me ilumine. + Así sea. +Oh, Jesucristo, Único Hijo de Dios vivo, yo te pido estés siempre como muralla infranqueable entre mis enemigos, visibles e invisibles, y este pobre pecador! + Así sea.

ORACION DEL MIERCOLES

¡OH, Emmanuel! defiéndeme contra el enemigo + maligno y contra todos mis enemigos, visibles e invisibles, y líbrame de todo mal!. Jesucristo ha venido con !a paz, Dios hecho hombre, que pacientemente ha sufrido por nosotros. Que Jesucristo, Rey generoso, esté siempre entre mis enemigos y yo, para defenderme. + Así sea. Jesucristo + triunfa; Jesucristo + reina; Jesucristo + manda. Que Jesucristo me aleje de todo mal! y me dé la paz que ansío.

He aquí la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo. + Enemigos: huid ante su presencia. El león de la tribu de Judá ha vencido; la raza de David ha sufrido. +Ale1uya, aleluya, ale luya!

Salvador del mundo: por tu preciosa sangre, socórreme; por tu Cruz bendita, guíame; por tu bondad infinita, protégeme; por tu poder supremo, sálvame. Yo te lo ruego, Dios mío, Agios + Theos + Ischyros + Athanatos + Eleyson + Himas + Dios santo, Dios fuerte, Dios misericordioso e inmortal, ten piedad de ml, de esta criatura tuya. Se mi sostén; no me abandones; no desoigas mis plegarias; ¡Oh, Dios de mi salvación!, ven siempre en mi ayuda. + Así sea.

ORACION DEL JUEVES

ILUMINA, +oh, Emmanuel!, mis ojos del espíritu con la verdadera luz, para que no permanezcan cerrados en un sueño que pudiera inducirme a tratar con injusticia a mis amigos o enemigos, porque Jesús dijo: Amar debéis a vuestros enemigos. +Oh, dulcísimo Jesús! consérvame, ayúdame, sálvame. En tanto que el Señor esté conmigo no temeré la maldad de mis enemigos. +Oh dulcísimo Jesús! que en solo pronunciar tu nombre toda rodilla

se doble, tanto celeste, como terrestre, como infernal, y que toda lengua publique que Nuestro Señor Jesu­cristo goza de la gloria de su Padre. + Así sea.

Se perfectamente que tan pronto como invoque a! Señor, en cualquier día y hora en que lo haga seré salvado en aquel mismo instante. Dulcísimo Señor Jesucristo, Hijo amado del Gran Dios vivo, que has hecho tantos y tan grandes milagros por el poder de tu preciosísimo nombre, puesto que por El, y por su virtud, los demonios huyeron, los ciegos recobraron la vista, los sordos oyeron, los cojos anduvieron, los mudos hablaron, los leprosos se vieron

limpios, los enfermos curaron y los muertos resucitaron; porque tan pronto como se pronunciaba el dulce nombre de Jesús, todas las tentaciones desaparecían, todas las dis­putas cesaban, todas las luchas entre el mundo, el demonio y la carne quedaban extinguidas y señalase el ser lleno de todos los bienes celestiales, porque cualquiera que invoque el Santo nombre de Dios será salvo por los siglos de los siglos. + Así sea.

ORACION DEL VIERNES

OH, dulce nombre de Jesús! Nombre de vida,+de salvación, de alegría; nombre precioso, radiante e inefable; nombre que conforta alpecador; nombre que salva, guía y gobierna todo. Que te plazca, oh Jesús, alejar de mI al demonio y los malos pen­samientos. Ilumíname, Señor, que ciego me encuentro; disipa mi sordera, pues estoy sordo; enderézame, pues soy cojo, devuélveme la palabra, que mudo soy; cura mi lepra, porque estoy contaminado; sáname, porque estoy enfermo, y resucítame, porque estoy muerto. Rodéame por todas partes, tanto por fuera como por dentro, a fin de que, estando fortificado con tu santo

nombre, viva siempre en Ti, alabándote y honrándote; porque todo a Ti se debe.

Que Jesús esté siempre en mi corazón. + Así sea. Que Jesús no me abandone y me guié. + Así sea.

Que Jesús me libre de odiar tanto a mis amigos como a mis enemigos. + Así sea. Que Jesús no permita que anide en mi corazón la envidia. + Así sea. Loor, honor y gloria te sean dados, ¡Oh Jesús mío!, por los siglos de los siglos. + Amen.

ORACION DEL SABADO

OH, Jesús, Hijo de Maria, Salvador del mundo! + Que el Señor me sea favorable y me conceda una inteligencia clara y santa y una voluntad firme para tributarle el honor y el respeto que le son debidos.

Nadie pudo poner sobre El la mano, porque su hora aUn no había llegado. Es el que ha sido, es y será siempre: Dios y Hombre, principio y fin. Que esta oración que le dirijo me preserve de los ataques de mis enemigos. + Así sea. Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos y Redentor del mundo, Hijo de la Virgen Maria, Madre Inmaculada, ten piedad de mi, pobre pecador, que ante Ti se humilla; guíame según tu dulzura, por el camino de la salvación eterna y

concédeme la dulce paz que ansió. + Así sea. Cuando Jesús cumplía su misión redentora sobre la tierra, los sacerdotes judíos lo hicieron prender, y el Hijo de Dios, sabedor de cuanto había de sucederle, se adelantó y les dijo: +,A quién buscáis? —A Jesús de Nazaret, le

respondieron—. + Jesús les contestó: Yo soy. —Judas, que debia entregarlo, entre ellos estaba, y dijo: El es. Y todos cayeron en tierra.— +,A quién buscáis?, volvió a preguntar Jesús. —A Jesús de Nazaret, respondieron otra vez—. Ya os he dicho que soy yo, repuso Jesús, y si es a ml a quien buscáis, dejad marchar a aquellos, dijo, señalando a sus discípulos.

La lanza, los clavos, la cruz, las espinas, la muerte que has sufrido, prueban, Señor!, que has borrado los crímenes de los miserables. Por las cinco llagas de tu cuerpo sagrado y por la traición del apóstol Judas, yo te pido, mi buen Jesús, me preserves de las emboscadas y traiciones de mis amigos y de mis enemigos, hasta la hora de mi muerte. + Amen.

Jesús es la vida. + Jesús es la estrella. Jesús ha sufri­do. + El es la verdad; + Por eso paso entre ellos sin que nadie osara poner su mano sobre El, porque su hora no había llegado. + Yo os ruego, divino Jesús, tengáis piedad de ml. + Así sea.

Estas siete oraciones son poderosas y de gran virtud para evitar toda clase de asechanzas y adversidades que pueden amargar nuestra vida. Son eficaces para deshacer cuantas calumnias caigan sobre nosotros; sirven para librarnos de las emboscadas de nuestros enemigos y de las perfidias de los amigos falsos; y asimismo para anular toda persecución injusta de que seamos victimas y cuanto se intente para perjudicamos o dañarnos, sal en el cuerpo como en el alma.

Para que dichas siete oraciones obren eficazmente es preciso recitarlas con fe inquebrantable cada una de ellas en su día correspondiente, antes de la salida del sol y en la hora de su ocaso. Además de lo dicho, deberá llevar sobre su pecho, dibujado en un pedazo de pergamino virgen, el nombre divino correspondiente al día en que se reza. Esto es: el domingo, el nombre Had; el lunes, Hemel; el martes, Ramiac; el miércoles, Jendsel; el jueves, Sillu; el viernes, Stilu, y el sábado, David. Estos nombres se escribirán con los caracteres del alfabeto sagrado. Tal como aparecen en la figura 5aqui al lado.

Quien desee adquirir los poderes espirituales en este libro expresados, debe practicar escrupulosamente lo que va indicado, ser caritativo, no odiar a nadie, ni a los que le quieran mal, curar gratis et amore a quien se lo pidiere y vivir cristianamente. El que así proceda se vera protegido y amparado por la divina gracia y adquirirá el don precioso de curar toda clase de dolencias, así las que interesan al cuerpo como las que afectan el espíritu.

ORACION CONTRA TODA SUERTE DE ENCANTAMIENTOS. MALEFICIOS, SORTILEGIOS.....

ORACION CONTRA TODA SUERTE DE ENCANTAMIENTOS. MALEFICIOS, SORTILEGIOS.....

.... ILUSIONES. POSESIONES, OBSESIONES LIGADURAS. FILTROS Y CUANTO PUDIERA ACONTECER A UNA PERSONA POR CAUSAS DE MAGIA, 0 BIEN POR MEDIACION DEL DEMONIO Y DE LOS MALOS ESPIRITUS, Y ASIMISMO ES PROVECHOSA CONTRA TODA DESGRACIA 0 ENFERMEDAD QUE PUEDA PERJUDICAR A LOS GANADOS. AVES Y ANIMALES

DOMESTICOS:

VERBO que fuiste hecho carne. Que estuviste clavado en la Cruz, que estás

Sentado a la diestra de Dios Padre:

Yo te pido, humildemente, por tu Santo Nombre. Ante el cual todo el mundo se inclina, que acojas las suplicas de aquellos que depositan toda su fe y confianza en Ti. Pidote que preserves a esta criatura N... N... de todo maleficio, ya sea obra de malvado brujo o asedio del demonio y de los malos espíritus, para lo cual hago aquí la Santa +

Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, que es fuente de nuestra vida y manantial de nuestra salud, que es nuestra resurrección y es la calda fatal dci Espíritu Maligno. + Amen.

Huid! ;Huid! ;Huid! Yo os mando y os conjuro, seres del Averno, larvas malditas, quienes quiera que sean, pre­sentes o ausentes, bajo cualquier pretexto que seáis llama­dos, invitados, conjurados o enviados de grado o por fuerza, por amenaza o por artificio de hombres o mujeres perversos. para habitar en esta criatura o para atormentarla, yo os conjuro a que la dejéis en paz; y os exijo, por pertinaces que seáis, que abandonéis ipso facto el cuerpo de esta criatura N... N.... en nombre del gran + Dios vivo: por el Dios + verdadero, por el Dios + Santo, por el Dios + Padre. por el Dios + l-lijo, por el Dios + Espíritu Santo. Y principalmente por Aquel que fue inmolado en Isaac. Vendido en Joseph, + y que, siendo hombre, fue crucificado e inmolado como un cordero. + Dc parte y con la autoridad de San Miguel, que os presentó batalla, Os venció y os dispersó: y en nombre de Dios. Uno y Santo. Os ordeno que bajo ningún pretexto hagáis daño al N... N..., sea en su cuerpo o en su

Alma. Ni por visiones. Espantos, tentaciones o por cualquier otra forma. Así de noche como de día, dormido o des­pierto. Tanto si come como si ayuna, sea que obre naturalmente o de manera espiritual. + Amen.

Si sois rebeldes a mi voluntad, lanzaré sobre vosotros terribles maldiciones y excomuniones, y os condenare. Con la ayuda dc la + Santísima + Trinidad, + al estanque del fuego eterno, a que seréis conducidos por el resplandeciente San Miguel Arcángel. Si alguien os ha invocado y os ha obligado por expreso mandato. Sea rindiéndoos culto de adoración y de perfumes. Sea por palabras mágicas o por la fuerza de ciertas hierbas, piedras o metales. Pergaminos o conjuros, ya sea valiéndose del agua, del fuego. Del aire o de la tierra, o

Por cualquiera cosa que fuere natural o misteriosa. Temporal o eterna. Aun cuando se haya servido de un objeto sagrado. Y empleado los nombres y utilizado los caracteres secretos. Observando los días, horas y minutos. Aun cuando haya de por medio pacto tácito 0 explicito Con vosotros con firma de sangre y voto solemne.

Oracion contra el maleficio

Oracion contra el maleficio (del ritual griego)

Kyrie eleison

Dios nuestro Señor, oh Soberano de los siglos, omnipotente y todopoderoso, tú que lo has hecho todo y que lo transformas todo con tu sola voluntad; tú que en Babilonia transformaste en rocío la llama del horno siete veces más ardiente y que protegiste y salvaste a tus tres santos jóvenes; tú que eres doctor y médico de nuestras almas; tú que eres la salvación de aquellos que se dirigen a ti, te pedimos y te invocamos, haz vana, expulsa y pon en fuga toda potencia diabólica, toda presencia y maquinación satánica, toda influencia maligna y todo maleficio o mal de ojo de personas maléficas y malvadas realizados sobre tu siervo... haz que, en cambio, de la envidia y el maleficio obtenga abundancia de bienes, fuerza, éxito y caridad; tú, Señor, que amas a los hombres, extiende tus manos poderosas y tus brazos altísimos y potentes y ven a socorrer y visita esta imagen tuya, mandando sobre ella el ángel de la paz, fuerte y protector del alma y el cuerpo, que mantendrá alejado y expulsará a cualquier fuerza malvada, todo envenenamiento y hechicería de personas corruptoras y envidiosas; de modo que debajo de ti tu suplicante protegido te cante con gratitud:

“El Señor es mi salvador y no tendré temor de lo que pueda hacerme el hombre.” “No tendré temor del mal porque tú estás conmigo, tú eres mi Dios, mi fuerza, mi poderoso Señor, Señor de la paz, padre de los siglos futuros”. Sí Señor Dios nuestro, ten compasión de tu imagen y salva a tu siervo... de todo daño o amenaza procedente de maleficio, y protégelo poniéndolo por encima de todo mal; por la intercesión de la más que bendita, gloriosa Señora, la madre de Dios y siempre Virgen María, de los resplandecientes arcángeles y de todos sus santos. ¡Amén!

PLEGARIA DE LIBERACION

Oh, Señor, tú eres grande, tú eres Dios, tú eres Padre,

nosotros te rogamos, por la intercesión de María

y con la ayuda de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel,

que nuestros hermanos y hermanas

sean liberados del maligno que los ha esclavizado.

Oh, santos, venid todos en nuestra ayuda.

De la angustia, la tristeza y las obsesiones,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

Del odio, la fornicación y la envidia,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De los pensamientos de celos, de rabia y de muerte,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De todo pensamiento de suicidio y de aborto,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De toda forma de sexualidad mala,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De la división de la familia, de toda amistad mala,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De toda forma de maleficio, de hechizo,

de brujería y cualquier mal oculto,

nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

Oh, Señor, que dijiste "la paz os dejo, mi paz os doy",

por la intercesión de la Virgen Maria

concédenos ser liberados de toda maldición

y gozar siempre de tu paz.

Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN CONTRA TODO MAL

Espíritu del Señor, Espíritu de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Santísima Trinidad, Virgen Inmaculada, ángeles, arcángeles y santos del paraíso, descended sobre mí.

Fúndeme, Señor, modélame, lléname de ti, utilízame.

Expulsa de mi todas las fuerzas del mal, aniquílalas, destrúyelas, para que yo pueda estar bien y hacer el bien.

Expulsa de mí los maleficios, las brujerías, la magia negra, las misas negras, los hechizos, las ataduras, las maldiciones y el mal de ojo; la infestación diabólica y la obsesión diabólica; todo lo que es mal, pecado, envidia, celos y perfidia; la enfermedad física, psíquica, moral, espiritual y diabólica.

Quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a mí ni a ninguna otra criatura en el mundo.

Ordeno y mando con la fuerza de Dios omnipotente, en nombre de Jesucristo Salvador, por intermedio de la virgen Inmaculada, a todos los espíritus inmundos, a todas las presencias que me molestan, que me abandonen inmediatamente, que me abandonen definitivamente y que se vayan al infierno eterno, encadenados por san Miguel arcángel, por san Gabriel, por san Rafael, por nuestros ángeles custodios, aplastados bajo el talón de la Virgen Santísima Inmaculada.

PLEGARIAS DE LIBERACIÓN CONTRA MALEFICIOS

Dios nuestro Señor, oh Soberano de los siglos, omnipotente y todopoderoso, Tú que lo has hecho todo y que lo transformas todo con Tu sola Voluntad; Tú que en Babilonia transformaste en rocío la llama del horno siete veces más ardiente y que protegiste y salvaste a tus tres niños santos.

Tú que eres Doctor y Médico de nuestras almas; Tú que eres la Salvación de aquellos que se dirigen a Ti, te pedimos y te invocamos, haz vana, expulsa y pon en fuga toda potencia diabólica, toda presencia y maquinación satánica, toda influencia maligna y todo maleficio o mal de ojo de personas maléficas y malvadas realizados sobre tu siervo .... haz que, en cambio, de la envidia y el maleficio obtenga abundancia de bienes, fuerza éxito y caridad.

Tú, Señor, que amas a todos los hombres, extiende Tus Manos poderosas y Tus Brazos altísimos y potentes y ven a socorrer y vista esta imagen tuya, mandando sobre ella al ángel de la paz, fuerte y protector del alma y del cuerpo, que mantendrá alejado y expulsará a cualquier fuerza malvada, todo envenenamiento y hechicería de personas corruptoras y envidiosas: de modo que debajo de Ti tu suplicante protegido te cante con gratitud:

"El Señor es mi Salvador y no tendré temor de lo que pueda hacerme el hombre. No tendré temor del mal porque Tú estás conmigo, Tú eres mi Dios, mi fuerza, mi poderoso Señor, Señor de la paz, Padre de los siglos futuros".

Sí, Señor Dios nuestro, ten compasión de Tu imagen y salva a tu siervo.... de todo daño o amenaza procedente del maleficio, y protégelo poniéndolo por encima de todo mal; por la intercesión de la más Bendita, gloriosa Señora, la Madre de Dios y siempre Virgen María, de los resplandecientes arcángeles y de todos los Santos. Amén.