miércoles, 8 de marzo de 2017

Al Panteón Nacional los restos simbólicos de la cacica Apacuana y de las Negras Hipólita y Matea



Hoy los restos de las tres figuras de la historia venezolana entrarán al Panteón Nacional después de una ruta que inició el pasado 1 de marzo en San José de Tiznado, estado Guárico, donde nació Matea Bolívar, para seguir el día siguiente en San Juan de los Morros.

El 3 y 4 de marzo las paradas fueron en Villa de Cura y San Mateo, en el estado Aragua, lugar donde nació la Negra Hipólita. Después, llegaron el pasado lunes a la plaza de Zamora de Cúa, estado Miranda, tierra que vio nacer a la indígena Apacuana. Ayer 07 recibieron homenaje en la plaza 13 de Abril de Fuerte Tiuna, en Caracas.




Hipólita Bolívar nació en San Mateo, en el estado Aragua - Venezuela, el 13 de agosto de 1763. Murió en Caracas el 25 de junio de 1835. Era esclava de la familia Bolívar Palacios y nodriza del Libertador, quien la llamó madre y padre.

Matea Bolívar nació en San José de Tiznados, estado Guárico, el 21 de septiembre de 1773. Hija de esclavos, nació en la hacienda El Totumo. Para el día en que nace el Libertador, Matea tenía diez años de edad, cumplió con amor y esmero la tarea de aya del niño Simón. Murió en Caracas a la edad de 112 años y seis meses, el 29 de marzo de 1886.


Apacuana es una líder indígena Quiriquire que se enfrentó a la invasión española en 1574. Su capacidad organizativa y de estrategia le permitió liberar las tierras de Súcuta (actualmente Valles del Tuy y Tácata). El cronista de Los Teques, Manuel Almeida, destaca en su texto En Los Quiriquires la rebeldía tuvo nombre de mujer, que Apacuana fue una mujer combativa y respetada por su pueblo y por los indígenas Caribe. “La Quiriquire poseía valores y reconocimientos adicionales pues tenía la condición de Piache, una jerarquía significativa por su relación con las plantas, las deidades y los seres humanos”, expone el cronista en su texto.