miércoles, 8 de marzo de 2017

Juana de Dios, sacerdotisa de la Diosa María Lionza


Hoy 08 de marzo, día internacional de la Mujer, está de cumpleaños Juana de Dios, una de las sacerdotisas del culto espiritista a la Diosa María Lionza radicada en el Monumento Natural donde habita la deidad madre de los venezolanos en el estado Yaracuy. A ella se le atribuye la conformación de las Tres Potencias venezolanas, a saber, la Reina María Lionza, el Negro Felipe y el Cacique Guaicaipuro.



A continuación reproducimos una entrevista publicada en octubre de 2012 por el diario larense El Impulso:

La sacerdotisa Juana de Dios Martínez tiene en la montaña 59 años y para ella estar en este lugar significa mucho porque cree que ha dado y ha visto los frutos.

“Hace muchos años venían entre 8 y 10 carros y ahora vemos cómo ha crecido la visita de personas, porque la Reina ya no es venezolana, es internacional. Yo empecé a sentirla y a verla a la edad de 10 años”.

Juana de Dios recuerda una experiencia vivida hace 10 años, cuando recibió a una muchacha que estaba en terapia intensiva. Provenía de Colombia y la atendió. En tres días abrió los ojos.

“Es una satisfacción porque es una madre de familia, es una alegría muy grande que una persona venga enferma y se cure y luego vengan con un ramito de flores a agradecerle a la Reina. También han venido muchachos con problemas de drogas y han sido ayudados, pero con el compromiso de que cumplan”.

La sacerdotisa señaló, además, que nació con este poder. Desde pequeña le decía cosas a su mamá, lo que valió el calificativo de “loca”.

“Hay cosas que uno lo sabe, pero da miedo decirlas. Hasta me preguntaron sobre quién iba a ganar en las elecciones y yo ya lo sabía, pero no quise revelarlo”.

El vestuario de color rojo que Juana de Dios utilizó esa noche significa para ella amor y mucha fe.
Para la sacerdotisa, la Reina María Lionza es su madre, su hermana y su amiga.

“Yo la siento, yo la veo, yo la oigo y desearía que cuando muera tuviera el permiso para que me entierren aquí y que todos los espiritistas que vienen a la montaña la amaran y la quisieran como lo hago yo, porque cuando se quiere algo no se maltrata y muchos de ellos están dañando la tierra y el agua. Si eso sigue así, la Reina buscará otro dominio y se irá”.

Cuando Juana de Dios siente dolor en su cuerpo, se sienta en el altar a rezarle a María Lionza y, al poco tiempo, se levanta con otra esperanza de vivir.

Describió que tiene en su altar muchas cosas bonitas, como el amor, la salud, la fe, no solo para pedir por todos sus hijos, sino por la paz, la tranquilidad de las personas, porque vivamos unidos.

“Donde hay paz, hay amor, progreso y alegría”, enfatizó.


“Me gusta trabajarle a una gente que no crea, que venga por primera vez. Ya la cuenta la perdí de cuantas personas he atendido aquí. Creo que ya me he fumado todas la fábricas de tabaco que hay”, manifestó.

1 comentario:

Mayckool Alvarado dijo...

Excelente persona, gracias a dios y a la madre Maria Lionza he tenido el placer de conocerla y en ella se reflejan muchas cosas hermosas una energia unica y especial. que Dios la bendiga.