sábado, 21 de febrero de 2009

Entrevista a María Guadalupe, "La Pitonisa"

Caminos espirituales conducen a Sorte y Quibayo
16 Octubre 2004 - 18:10
Caminos espirituales conducen a Sorte y Quibayo
Crónicas del más allá

(Gino Escarlat).-

Durante toda la semana mayor de María Lionza, Día de la Raza, en los alrededores de Sorte y Quibayo, estribaciones de la montaña sacra, ubicados en los municipios de Chivacoa y Urachiche del estado Yaracuy, no dejaron de sonar, a ninguna hora del día y de la noche, los tambores, las palmas, y los cánticos con voces lastimeras invocando las divinidades y los espíritus, y los ecos repetidos se perdían en el infinito como plegarias eternas.

El personal de Nuestro Místico Universo, junto con periodistas, investigadores y turistas venidos de los más remotos puntos del planeta, no salían de su asombro al ver las romerías de miles de creyentes que llegaban desde las más apartadas regiones del país, de toda América, de las Antillas y de otros continentes, para celebrar el 12 de Octubre, el día de María Lionza.

Piaches y chamanes

Los espiritistas, santeros, piaches y chamanes de todo el mundo, llegaban diariamente a la montaña sagrada para celebrar sus ritos, mezclados con los ceremoniales autóctonos producto del sincretismo religioso entre los ancestros indígenas, la tradición africana y la religión católica.

Las 3 Potencias

Esta práctica ritual de venir a la montaña y bañarse en las aguas del río para purificarse y sentir la presencia de la reina, nace en el hogar de millones de venezolanos, creyentes y devotos de María Lionza a los que nunca les falta en sus altares una imagen de la Diosa, el Negro Felipe o Guaicaipuro, las Tres Potencias, velas de varios colores, frutas, tabacos, inciensos y oraciones.

Caminos de tierra y barro

No deja de asombrar a propios y extraños que este santuario nacional, símbolo de la espiritualidad venezolana, y que pomposamente ostenta el título de Parque Monumento Nacional a María Lionza, no tenga vías de acceso propias y en buen estado, ya que los caminos para llegar a él son los caminos privados para el transporte de la caña, angostos y de tierra. Cuando llueve, se vuelven intransitables. No tiene baños públicos, no cuenta con ambulancias, ni centros de primeros auxilios y adolece de vigilancia.

Réplica de la estatua de María Lionza para Yaracuy

Otro clamor de los yaracuyanos radica en buscar que una réplica de la estatua, de la voluptuosa María Lionza, desnuda, cabalgando sobre una danta, sea instalada en Yaracuy, la cuna y morada de María Lionza, el desgreño y desorden nos recuerdan a un país atrasado del tercer mundo, el caos administrativo sobre el lugar consagrado al culto de María Lionza es vergonzoso, ¿qué decir del culto en sí que se percibe huérfano y sin dolientes?

Patrimonio cultural

En buena hora la Universidad Nacional Experimental de Yaracuy (UNEY), con personalidades de la cultura, de las artes, de la política y personas particulares, lidera un movimiento para conseguir que el culto a María Lionza sea declarado patrimonio cultural de la nación.

Tanto el Santuario Natural de María Lionza como el culto están huérfanos de políticas institucionales para su conservación, protección y recuperación.

Consagración de María Guadalupe como sacerdotisa de María Lionza

Uno de los hechos principales realizados en la celebración el Día de María Lionza fue la consagración de María Guadalupe, ahora en Venezuela, en el grupo de síquicos de Nuestro Místico Universo, pitonisa y curandera, practicante de medicina folklórica indígena en México, muy conocida en Estados Unidos, Centroamérica y Europa, como sacerdotisa de la diosa María Lionza.

María Guadalupe, presente en las montañas de Sorte, durante los tres días de celebración con invocaciones espirituales y bailes rituales en candela, fue consagrada como sacerdotisa en el altar mayor de María Lionza en medio del humo blanco del incienso, en una ceremonia de purificación del cuerpo y de la mente, para potenciar sus extraordinarias facultades síquicas.

María Guadalupe, La Pitonisa, es más conocida en el mundo entero, por su don de sanación practicado en España, México, Estados Unidos y ahora radicada en Barquisimeto, con su poder natural de adivinación, de clarividencia, experta en la lectura del Tarot y cazadora de fantasmas.

Cazadora de fantasmas

Dice María Guadalupe que cuando una persona muere de forma súbita, su espíritu puede quedar atrapado en el mundo de los vivos.

En muchas casas, las familias se acostumbran a la compañía de sombras, de ruidos, o de objetos voladores. Estas son manifestaciones de fantasmas.

Muy comentado en el estado Lara fue el caso de un joven recién graduado de ingeniero al que su padre, como muestra de aprecio y estímulo por su buen desempeño en la universidad le regaló un apartamento. No alcanzó a disfrutarlo. Una noche mientras el joven profesional salía a celebrar con unos amigos, el feliz término de su carrera universitaria, unos delincuentes lo mataron. Su espíritu se quedó con las ganas de disfrutar de su nuevo hogar.

Recién llegada a Barquisimeto María Guadalupe, los caminos la llevaron a establecerse en el inmueble y enseguida sintió la presencia de seres desconocidos. Le bastó con conocer la trágica historia del hijo del arrendador para convencerse de que tenía un fantasma en el hogar. Llamó a su sobrina Josefina, experta en esoterismo como ella y ambas decidieron preparar una limpieza para espantarlo de una vez por todas.

Cruz de azufre y pólvora

Un viernes en la noche, María Guadalupe dibujó una cruz de azufre y pólvora en el piso de una de las habitaciones. Lanzó allí el primer fósforo prendido y la cruz no encendió. Tiró un segundo fósforo, un tercero, un cuarto y hasta diez y el fuego no prendía la cruz. «Ya lo sabía -sentenció María Guadalupe- en esta casa hay una presencia fantasmal muy grande que apagó el fósforo antes de prender la cruz».

Su sobrina Josefina tomó la iniciativa y comenzó con el conjuro:

«Pido permiso a las fuerzas superiores, a la Corte Celestial, a la Reina María Lionza y a todas sus cortes para liberar esta casa de la presencia de cualquier espíritu», dijo, mientras sostenía entre sus manos un velón negro de siete mechas y cargado de pólvora especial por dentro. Lo dejó junto a la cruz, prendió todas las mechas y esperó el momento de la explosión. Un ruido sordo y apagado se escuchó en la casa a los pocos minutos. Las mechas del velón habían alcanzado la pólvora y se había producido la explosión que las síquicas esperaban. La cruz ardía.

«El veneno de la culebra lo cura el veneno de la misma culebra, y el fuego se cura con el fuego, -dijo María Guadalupe en tono emocionado y con la habitación llena de humo- después de esta explosión la casa ha quedado libre de fantasmas».

María Guadalupe es solicitada en muchas partes del mundo para limpiar casas, fincas, negocios, vehículos, barcos y aviones.

¿Las muertes violentas o súbitas generan la aparición de fantasmas?

-Es cierto que la presencia de fantasmas está muy ligada a este tipo de muertes, pero no son las únicas circunstancias que pueden generar su aparición. Hay fantasmas que aparecen después de una muerte natural como el caso del padre que deja su espíritu en tierra para proteger a sus hijos, por ejemplo.

¿Existen diferentes tipos de fantasmas?

-Existen los fantasmas buenos, que no asustan; los fantasmas malos, que son los que hacen ladrar a los perros porque tienen una energía pesada. Hay espíritus de ruina, de discordia, de muerte y de guerra, y espíritus burlones que son los que se dedican a cambiar los objetos de lugar.

¿Hay que tenerle miedo a los fantasmas?

-No. Hay que ayudarlos. Los que mueren trágicamente requieren de mucha oración para que encuentren el camino.

¿El esoterista nace o se hace?

-Nace.

María Guadalupe, desde muy niña comenzó a darse cuenta de sus inmensas potencialidades síquicas, cuando a muy tierna edad podía describir sitios distantes en donde estaban sus parientes o en donde estaban objetos o personas escondidas. Con el pasar de los años y con férreas disciplinas espirituales y profundos estudios fue acrecentando sus poderes para ayudar a quienes acuden a ella en busca de ayuda. EL INFORMADOR EDO. LARA