viernes, 20 de febrero de 2009

Los Santos. (CORTE CELESTIAL)

SANTA RITA: La santa de lo imposible
Santa Rita de Cascia
Fiesta: 22 de mayo
1381-1457

La santa de lo imposible. Fue una hija obediente, esposa fiel, esposa maltratada, madre, viuda, religiosa, estigmatizada y santa incorrupta. Santa Rita lo experimentó todo pero llegó a la santidad porque en su corazón reinaba Jesucristo.

Nació en Mayo del año 1381, un año después de la muerte de Santa Catalina de Siena. La casa natal de Sta. Rita está cerca del pueblito de Cascia, entre las montañas, a unas 40 millas de Asís, en la Umbría, región del centro de Italia que quizás más santos ha dado a la Iglesia (S. Benito, Sta. Escolástica, S. Francisco, Sta. Clara, Sta. Angela, S. Gabriel, Sta. Clara de Montefalco, S. Valentín y muchísimos más).

Su vida comenzó en tiempo de guerras, terremotos, conquistas y rebeliones. Países invadían a países, ciudades atacaban a ciudades cercanas, vecinos se peleaban con los vecinos, hermano contra hermano. Los problemas del mundo parecían mas grandes que lo que la política y los gobiernos pudieran resolver.

Nacida de devotos padres, Antonio Mancini y Amata Ferri a los que se conocía como los "Pacificadores de Jesucristo", pues los llamaban para apaciguar peleas entre vecinos. Ellos no necesitaban discursos poderosos ni discusiones diplomáticas, solo necesitaban el Santo Nombre de Jesús, su perdón hacia los que lo crucificaron y la paz que trajo al corazón del hombre. Sabían que solo así se pueden apaciguar las almas.

La abejas

Parecía que desde el primer momento de su nacimiento Dios tenía designios especiales para Rita. Según una tradición, desde que era bebé, mientras dormía en una cesta, abejas blancas se agrupaban sobre su boca, depositando en ella la dulce miel sin hacerle daño y sin que la niña llorara para alertar a sus padres. Uno de los campesinos, viendo lo que ocurría trató de dispersar las abejas con su brazo herido. Su brazo se sano inmediatamente.

Después de 200 años de la muerte de Santa Rita, algo extraño ocurrió en el monasterio de Cascia. Las abejas blancas surgían de las paredes del monasterio durante Semana Santa de cada año y permanecían hasta la fiesta de Santa Rita, el 22 de Mayo, cuando retornaban a la inactividad hasta la Semana Santa del próximo año. El Papa Urbano VIII, sabiendo lo de las misteriosas abejas pidió que una de ellas le fuera llevada a Roma. Después de un cuidadoso examen, le ató un hilo de seda y la dejó libre. Esta se descubrió mas tarde en su nido en el monasterio de Cascia, a 138 kilómetros de distancia. Los huecos en la pared, donde las abejas tradicionalmente permanecen hasta el siguiente año, pueden ser vistos claramente por los peregrinos que llegan hoy al Monasterio.

Matrimonio

Sus padres, sin haber aprendido a leer o escribir, enseñaron a Rita desde niña todo acerca de Jesús, la Virgen María y los más conocidos santos. Rita, al igual que Santa Catalina de Siena nunca fue a la escuela a aprender a escribir o a leer. Santa Catalina le fue dada la gracia de leer milagrosamente por nuestro Señor Jesucristo, para santa Rita su único libro era el Crucifijo.

Ella quería ser religiosa toda su vida, pero sus padres, Antonio y Amata, avanzados ya en edad, escogieron para ella un esposo, Paolo Ferdinando, lo cual no fue una decisión muy sabia. Pero Rita obedeció. Quiso Dios así darnos en ella el ejemplo de una admirable esposa, llena de virtud, aun en las mas difíciles circunstancias.

Después del matrimonio, su esposo demostró ser bebedor, mujeriego y abusador. Rita le fue fiel durante toda su vida de casada. Encontró su fortaleza en Jesucristo, en una vida de oración, sufrimiento y silencio. Tuvieron dos gemelos, los cuales sacaron el temperamento del padre. Rita se preocupó y oró por ellos.

Después de veinte años de matrimonio y oración por parte de Rita, el esposo se convirtió, le pidió perdón y le prometio cambiar su forma de ser. Rita perdona y el deja su antigua vida de pecado y pasaba el tiempo con Rita en los caminos de Dios. Esto no duró mucho, porque mientras su esposo se había reformado, no fue así con sus antiguos amigos y enemigos. Una noche Paolo no fue a la casa. Antes de su conversión esto no hubiera sido extraño, pero en el Paolo reformado esto no era normal. Rita sabía que algo había ocurrido. Al día siguiente, lo encontraron asesinado.

Su pena fue aumentada cuando sus dos hijos, que ya eran mayores, juraron vengar la muerte de su padre. Las súplicas no lograban disuadirlos. Fue entonces que Santa Rita, comprendiendo que mas vale salvar el alma que vivir mucho tiempo, rogó al Señor que salvara las almas de sus dos hijos y que tomara sus vidas antes de que se perdieran para la eternidad por cometer un pecado mortal. El Señor respondió a sus oraciones. Los dos padecieron una enfermedad fatal. Durante el tiempo de enfermedad, la madre les habló dulcemente del amor y el perdón. Antes de morir lograron perdonar a los asesinos de su padre. Rita estuvo convencida de que ellos estaban con su padre en el cielo.

Entra en la Vida Religiosa

Al quedar sola no se deja vencer por la tristeza y el sufrimiento. Santa Rita quiso entrar con las hermanas Agustinas, pero no era fácil lograrlo. No querían una mujer que había estado casada. La muerte violenta de su esposo dejó una sombra de duda. Ella se volvió de nuevo a Jesús en oración. Ocurrió entonces un milagro. Una noche, mientras Rita dormía profundamente, oyó que la llamaban ¡Rita, Rita, Rita! esto ocurrió tres veces, a la tercera vez Rita abrió la puerta y allí estaban San Agustín, San Nicolás de Tolentino y San Juan el Bautista del cual ella había sido devota desde muy niña. Ellos le pidieron que los siguieran. Después de correr por las calles de Roccaporena, en el pico del Scoglio, donde Rita siempre iba a orar sintió que la subían en el aire y la empujaban suavemente hacia Cascia. Se encontró arriba del Monasterio de Santa María Magdalena en Cascia. Entonces cayo en éxtasis. Cuando salió del éxtasis se encontró dentro del Monasterio, ante aquel milagro las monjas Agustinas no pudieron ya negarle entrada. Es admitida y hace la profesión ese mismo año de 1417, y allí pasa 40 años de consagración a Dios.

Más Pruebas

Durante su primer año, Rita fue puesta a prueba no solamente por sus superioras, sino por el mismo Señor. Le fue dado el pasaje de la Escritura del joven rico para que meditara. Ella sentía en su corazón las palabras, ¡Si quieres ser perfecta!

Un día Rita fue puesta a prueba por su Madre Superiora. Como un acto de obediencia, Rita fue ordenada a regar cada día una planta muerta. Rita lo hizo obedientemente y de buena manera. Una mañana la planta se había convertido en una vid floreciente y dio uvas que se usaron para el vino sacramental. Hasta este día sigue dando uvas.

Amor a la Pasión de Cristo

Rita meditaba muchas horas en la Pasión de Cristo, meditaba en los insultos, los rechazos, las ingratitudes que sufrió en su camino al Calvario

Durante la Cuaresma del año 1443 fue a Cascia un predicador llamado Santiago de Monte Brandone, quién dio un sermón sobre la Pasión de Nuestro Señor que tocó tanto a Rita que a su retorno al monasterio le pidió fervientemente al Señor ser participe de sus sufrimientos en la Cruz. Recibió las estigmas y las marcas de la Corona de Espinas en su cabeza. A la mayoría de los santos que han recibido este don este don exuden una fragancia celestial. Las llagas de Santa Rita, sin embargo exudían olor a podrido, por lo que debía alejarse de la gente.

Por 15 años vivió sola, lejos de sus hermanas monjas. El Señor le dio una tregua cuando quiso ir a Roma para el primer Año Santo. Jesús removió la estigma de su cabeza durante el tiempo que duró la peregrinación. Tan pronto como llegó de nuevo a casa la estigma volvió a aparecer y teniéndose que aislar de nuevo.

En su vida tuvo muchas llamadas pero ante todo fue una madre tanto física como espiritualmente. Cuando estaba en el lecho de muerte, le pidió al Señor que le diera una señal para saber que sus hijos estaban en el cielo. A mediados de invierno recibió una rosa del jardín cerca de su casa en Roccaporena. Pidió una segunda señal. Esta vez recibió un higo del jardín de su casa en Roccaporena, al final del invierno.

Los últimos años de su vida fueron de expiación. Una enfermedad grave y dolorosa la tuvo inmóvil sobre su humilde cama de paja durante cuatro años. Ella observó como su cuerpo se consumía con paz y confianza en Dios.

Las Rosas de Santa Rita

Durante la enfermedad, a petición suya, le presentaron algunas rosas que habían brotado de manera prodigiosa en el frío invierno en su huertecito de Rocaporena. Ella las aceptó sonriente como don de Dios.

Muerte de la santa

Santa Rita recorrió el camino de la perfección, la vía purgativa, la iluminativa y unitiva. Conoció el sufrimiento y en todo creció en caridad y confianza en Dios. El crucifijo es su mejor maestro. Es en almas puras como la de ella que Dios puede hacer portentos sin que por ello se desenfrenen y caigan en el orgullo espiritual. Al morir la celda se ilumina y las campanas tañen solas por el gozo de un alma que entra al cielo.

Su muerte, acaecida en 1457, fue su triunfo. La herida del estigma desapareció y en lugar apareció una mancha roja como un rubí, la cual tenía una deliciosa fragancia. Debía haber sido velada en el convento, pero por la muchedumbre tan grande se necesitó la iglesia. Permaneció allí y la fragancia nunca desapareció. Por eso, nunca la enterraron. El ataúd de madera que tenía originalmente fue reemplazado por uno de cristal y ha estado expuesta para veneración de los fieles desde entonces. Multitudes todavía acuden en peregrinación a honrar a la santa y pedir su intercesión ante su cuerpo que permanece incorrupto.

León XIII la canonizó en 1900.

Testimonio personal

En una peregrinación a Cascia, rezaba ante el cuerpo incorrupto de la santa. La basílica estaba repleta, yo pensaba en el amor de Santa Rita a la Pasión de Jesús. Ese amor ha dado tanto fruto que, mas de 500 años después de su muerte, es capaz de atraer a multitudes al Señor. Le pedí que me diera la gracia de ser un buen sacerdote, comprender el carisma y la misión que Dios quería para mi y llevar a muchas almas al cielo. En ese momento, la Madre Adela, que también oraba por mí, vio que en el suelo, entre mis pies, descansaba un fresco pétalo de rosa. Miré a mi alrededor y no pude ver de donde pudiese provenir. El pétalo tenía una hermosa e intensa fragancia.

Para comprender el significado de este evento, hay que saber que Sta. Rita está asociada a las rosas por el don que Dios le concedió a su rosal de producir hermosas rosas en pleno invierno. Sin duda Santa Rita, continúa intercediendo por nosotros.
EN:
http://www.corazones.org/santos/ritade_cascia.htm
Las Rosas de Santa Rita
ORIGEN DE ESTA DEVOCIÓN
Las Rosas de Santa Rita de Casia deben su origen al hecho de que Santa Rita, estando ya gravemente enferma en su convento de Casia y próxima a la muerte fue visitada por una pariente suya quien, al despedirse. juzgando que seria ya la última vez que habría de verla le preguntó si podía servirle en algo, a lo que Rita contestó: quiero que cuando llegues a Roca Porrena vayas al huerto de mi casa, cortes una rosa y me la traigas tan luego la obtengas.

Como era el tiempo de invierno y en aquel año de 1457 se estaba distinguiendo por la intensidad de su crudeza, la mujer creyó que Rita deliraba ya por su enfermedad y juzgando un desatino el encargo de la enferma, regresó a la villa sin acordarse para nada de la rosa; pero pasando junto al huerto de la casa de Rita, bien haya sido por curiosidad o por impulso sobrenatural, entró en él y vio con asombro que de la rama de un rosal medio cubierto por la nieve, pendía una rosa fresca y lozana; loca de alegría, la corta retorna a Casia y entrega a Rita la rosa deseada, que se conservó largo tiempo fresca despidiendo un intenso perfume.

Este hecho originó el que las Religiosas Agustinas de Casia acostumbrasen cubrir con rosas la urna en que yace el cuerpo incorrupto de Santa Rita, especialmente el 22 de mayo, aniversario de su piadosa muerte. Estas rosas eran distribuidas todos los años entre los bienhechores y amigos de Convento, los cuales las conservaban como preciosas reliquias. El Señor, que se complace en honrar a sus santos y en glorificar a sus siervos, quiso que, mediante las rosas que habían adornado el sepulcro de Santa Rita se verificaran curaciones milagrosas. Con este motivo se extendió muy pronto por todas partes la noticia de las rosas de la Santa, como también los muchos y extraordinarios favores, alcanzados por el contacto de estas rosas.

BENDICIÓN DE LAS ROSAS
En la actualidad y desde hace mucho tiempo, se bendicen las rosas solemnemente el 22 de mayo, con las oraciones consignadas en el ritual de la Orden Agustiniana, distribuyéndolas entre los fieles devotos. Son innumerables las gracias y favores obtenidos por intercesión de Santa Rita mediante el uso o contacto de estas rosas benditas. Consta que en el proceso de canonización de la Santa se presentaron muchos enfermos curados, quienes declararon haber recobrado la salud con las rosas de Santa Rita.

FINALIDAD DE ESTA DEVOCIÓN
El Ritual Agustiniano dice que estas rosas se usan para recobrar la salud de las enfermedades y para recibir la ayuda de Dios en cualquier necesidad. Como todos los Sacramentales, tiene la eficacia de la oración de la Iglesia y la de la fe de los fieles que las emplean.

MODO DE USARLAS (más común)
Para conseguir de Santa Rita una gracia, en especial la curación de alguna enfermedad, prepárese un té con los pétalos de las rosas benditas y récese durante nueve días seguidos un Padre Nuestro con Ave María y Gloria, considerando los sufrimientos que padeció Santa Rita durante su vida, en especial los que soportó a través de los quince años que llevó la espina de la Cruz en su frente.

Y a continuación las siguientes preces:

Antífona: Nadie que espera en Dios queda frustrado en sus esperanzas. Nada hay imposible a la fe con la oración.
Creo, Señor, pero auxilia mi fe y enséñame a orar.

Versículo: Señalaste, Señor, a tu sierva Santa Rita.

Responso: Con el sello de tu caridad y pasión.

ORACIÓN
Dios y Señor, que a la bienaventurada Santa Rita te dignaste dar tan abundante, gracia y que, por haberte imitado en el amor a sus enemigos, le concediste llevase en su corazón y en su frente las insignias de tu pasión; te rogamos nos concedas por su intercesión y por sus merecimientos, amar a nuestros enemigos, y con la espina de la compunción y del dolor contemplar los dolores de vuestra santísima Pasión: que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
EN:

http://www.devocionario.com/santos/rita_4.html
ORACIONES. . . RITUALES
COLOCALE UNA VELA MARRON PARA PEDIR EMPLEO, O ROJA PARA EL AMOR. . .

Vela Roja: unión sexual de la pareja. Agradecimiento para algunas entidades católicas (Sagrado Corazón de Jesús, Santa Rita y San Antonio -en pedidos de pareja-).

Vela Marrón: dinero, poder, ascenso económico y político.

SANTA RITA
Oh poderosa Santa Rita, llamada Abogada de los casos desesperados, socorredora en la última esperanza, refugio y salvación en el dolor, que conduce al abismo del delito y de la desesperación: con toda la confianza en tu celestial poder, recurro a ti en el caso difícil e imprevisto que oprime dolorosamente mi corazón.

Dime, oh Santa Rita, ¿no me vas a ayudar tu?, ¿no me vas a consolar? ¿Vas a alejar tu mirada y tu piedad de mi corazón, tan sumamente atribulado? ¡Tú también sabes lo que es el martirio del corazón, tan sumamente atribulado! Por las atroces penas, por las amargas lágrimas que santamente derramaste, ven en mi ayuda. Habla, ruega, intercede por mí, que no me atrevo a hacerlo, al Corazón de Dios, Padre de misericordia y fuente de toda consolación, y consígueme la gracia que deseo (indíquese aquí la gracia deseada). Presentada es seguro que me escuchará: y yo me valdré de este favor para mejorar mi vida y mis costumbres, para cantar en la tierra y en el cielo las misericordias divinas.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Santa Rita. Abogada de los imposibles...

OFRENDAS A LA SANTA DE LO IMPOSIBLE
Antes de entrar en más detalles, es importante que tengas en cuenta dos consideraciones. En primer lugar, no son los santos quienes nos conceden una gracia, sino Dios por su intercesión. En segundo lugar, todos los símbolos y rituales que les brindemos, solo son una parte de nuestra sincera ofrenda, y ayudan a consolidad nuestra fé y nuestra piedad. Pereo no olvidemos que su verdadera eficacia reside en acompañarlos con oración intensa y actos de solidaridad. En definitiva, la vela se derrite, la flor se marchita, pero ofrecer un acto de bien es sembrar una semilla de amor, que al cabo de un tiempo nos dará gratificantes frutos. Se recomienda realizar las siguientes celebraciones el dia 22 de cada mes. Recuerda que el 22 de mayo es el día por excelencia de la santa.


PARA EL AMOR


Por medio de esta oración puedes pedirle a la santa Abogada de lo Imposible, que interceda para que un verdadero y sincero amor aparezca en tu vida. Si ya tienes pareja, puedes pedirle que os bendiga a ambos con amor y fidelidad eternos, y si te encuentras atravesando un momento difícil, solicítale ayuda para que, bajo la iluminación divina, las cosas tomen el curso necesario para que la paz retorne a los corazones. El día de la ofrenda, proponte realizar una obra de amor que realmente te cueste. Por ejemplo, terminar con algún rencor, perdonar a alguien, abrazar a una persona que te necesita. LUego consigue una roja roja o blanca. Ofrécele a la imágen de Santa Rita (una estampa, estatua o medalla) la flor. Arrodíllate frente a ella, en signo de humildad, y rézale esta oración: Santa Rita, tu que conociste el dolor, el amor, la alegría y el sufrimiento humanos, haz que `por tu grandeza y santidad, encuentre yo el amor que se entrega sin esperar nada a cambio y que es fuente de paz y coraje.


PARA LA SALUD
A través de esta celebración puedes pedirle a la santa la curación de algún enfermo en particular, o simplemente para que os mantengas sanos y vitales a tí y a tus seres queridos. Realiza durante el día algún tipo de ayuno. Ayuno no significa dieta, sino algúna privación acompañada de una donación a alguien que está necesitado. Por ejemplo, puedes dejar de comprarte algo y entregar ese dinero a una persona que lo necesita para comer o para adquirir algún medicamento. Ayuno puede significar hablar menos, guardar silencio para orar por la paz, o reservar las palabrar para alentar a quien está atravesando un mal momento. También puedes comer de manera frugal y brindarle alimentos a quien no tiene techo. Después de una purificación personal, coloca en una vasija agua con pétalos de rosas. Enciende una vela blanca a Santa Rita y deja junto a ella el líquido. Ora de la siguiente manera: Santa de los casos desesperados, alma mística que has obrado milagros aun en aquellos enfermos de espíritu, concede a (nombre) que por tu intercesión, la gracia divina le sane el cuerpo y el alma. Protege a nuestra familia de todo mal. Amén.


Deja que la vela se consuma. Al día siguiente vierte una gotas del contenido de la vasija sobre la cabeza del enfermo, repitiendo la oración.
PARA LA PROSPERIDAD
Con esta celebración puedes solicitarle a la santa un trabajo, ascenso laboral, embarazo que no llega, la resolución favorable de un juicio o aquello que más desees. Cuando se da, se recibe con creces. Deberás hacer una donación, por pequeña que sea, pero que implique un sacrificio. Hecho esto, confecciona una guirnalda con pétalos de rosa, uniéndolos con hilo y aguja. Ofrece este objeto a la santa mientras te arrodillas ante ella y le rezas con piedad. Mediadora de los imposibles, ¿ quién pudiera imaginar que aquella fragil mujer, nacida en un rincón perdido, sería conocida por su nombre en los cuatro puntos cardinales? Tu que venciste hasta el más difícil de los obstáculos, transformando las piedras del camino en cimientos de santidad, concédeme la fuerza y la bendición para resolver mi problema. Amén.
Dicho esto, lleva contigo un crucifijo a donde vayas, y cuando te encuentres frente a una dificultad, apriétalo contra tu pecho mientras rezas esta oración a Santa Rita.


Ritual contra el mal de ojo

Vístase con ropas de color blanco y coloque una cucharadita de aceite de oliva en un plato hondo, que contenga agua corriente. Arrodíllese en su cama, y ubique el plato frente a usted.

Y repita la siguiente oración:

"Santa Rita cúrame y protégeme. Retire este malestar que me aflige , devuélvame la paz y la armonía que sueles entregar.

Tú puedes ayudarme y sanarme porque eres mi consejo y mi protección.

Te ruego que vengas en mi auxilio y me otorgues nuevamente el don divino de la salud."

Reitere estas palabras mágicas cada media hora, si lo considera necesario.

Y recuerde marcar por tres veces la señal de la cruz en su frente , con los dedos humedecidos en el aceite , al terminar cada oración.


ORACIÓN PARA PEDIR UN FAVOR

Santa de lo Imposible. Oh Santa Patrona de los necesitados, Santa Rita, cuyas plegarias ante el Divino Señor son casi irresistibles, quien por la generosidad en otorgar favores has sido llamada Mediadora de los sin esperanza e incluso de lo Imposible; Santa Rita, tan humilde, tan pura, tan mortificada, tan paciente y de tan compadecido amor por Jesús Crucificado que podrías obtener de El cualquier cosa que le pidas. A cuenta de esto recurrimos confiados a ti, esperando, si no siempre alivio, al menos consuelo. Se favorable a nuestra petición, mostrando el poder de Dios a nombre de este/a suplicante, se generosa con nosotros, como lo has sido en tantos casos maravillosos, para la mas grande gloria de Dios, por la divulgación de tu propia devoción, y por el consuelo de aquellos que confían en ti. Prometemos, si nuestra petición es concedida, glorificar tu nombre, informando del favor concedido, para bendecir y cantar tus alabanzas por siempre. Confiando entonces en los méritos y poder ante el Sagrado Corazón de Jesús, te rogamos:

(Mencione ahora su petición)

Obten para nosotros nuestra petición:
Por los singulares méritos de tu infancia,
Por la perfecta unión con la Divina Voluntad,
Por los heroicos sufrimientos durante tu vida de casada,
Por el consuelo que experimentaste con la conversión de tu esposo,
Por el sacrificio de tus niños antes de verlos ofender gravemente a Dios,
Por tu milagrosa entrada al Convento,
Por las austeras penitencias y las sangrientas ofrendas tres veces al día.
Por el sufrimiento causado por la herida que recibiste con la espina del Salvador Crucificado;
Por el amor divino que consumió tu Corazón,
Por la notable devoción al Sagrado Sacramento, con el cual exististe por cuatro años,
Por la felicidad con la cual partiste de tus pruebas para reunirte con el Divino Esposo,
Por el ejemplo perfecto que diste a la gente de cada estado de vida.

Santa de lo Imposible

Oremos

Oh Dios, Quien en tu infinita ternura has sido bondadoso para escuchar la plegaria de Tu sierva, Santa Rita, y otorgas a su suplica lo que es imposible a la vista, conocimiento y esfuerzos, en recompensa de su compadecido amor y firme confianza en Tu promesa, ten piedad en nuestra adversidad y socorrenos en nuestras calamidades, que el no creyente pueda saber que Tu eres la recompensa del humilde, la defensa de los sin esperanza, y la fuerza de aquellos que confían en Ti, a través de Jesucristo, nuestro Señor. Amen

Oración a Santa Rita

Señor, diste a santa Rita de Casia una gran fe y le permitiste compartir tus sufrimientos en la cruz, te pedimos una gran devoción a tu cruz redentora y una fe capaz de creer que, para aquellos que te seguimos, nada es imposible.
Por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.
Amén.

ORACIÓN A SANTA RITA DE CACCIA

Dios te salve, gloriosa Santa Rita, cuyo nacimiento fue presagio de futura santidad, como se vio luego en tu infancia, viniendo las abejas a formar un panal en tus labios, y cuyo nombre, revelado por el cielo, significa rectitud, por que ésta fue siempre la norma de tu vida; alcánzame del señor lo que te pido en esta oración y que guste la dulzura de tus palabras y que a tu imaginación corra con pie seguro por la senda de tus divinos preceptos, que es la única que conduce a la suprema felicidad. amén.

ORACIÓN PARA PEDIR UN FAVOR

Santa de lo Imposible. Oh Santa Patrona de los necesitados, Santa Rita, cuyas plegarias ante el Divino Señor son casi irresistibles, quien por la generosidad en otorgar favores has sido llamada Mediadora de los sin esperanza e incluso de lo Imposible; Santa Rita, tan humilde, tan pura, tan mortificada, tan paciente y de tan compadecido amor por Jesús Crucificado que podrías obtener de El cualquier cosa que le pidas. A cuenta de esto recurrimos confiados a ti, esperando, si no siempre alivio, al menos consuelo. Se favorable a nuestra petición, mostrando el poder de Dios a nombre de este/a suplicante, se generosa con nosotros, como lo has sido en tantos casos maravillosos, para la mas grande gloria de Dios, por la divulgación de tu propia devoción, y por el consuelo de aquellos que confían en ti. Prometemos, si nuestra petición es concedida, glorificar tu nombre, informando del favor concedido, para bendecir y cantar tus alabanzas por siempre. Confiando entonces en los méritos y poder ante el Sagrado Corazón de Jesús, te rogamos:

(Mencione ahora su petición)


TRIDUO Y NOVENA

ORACIÓN
PARA TODOS LOS DÍAS

Por la señal..

Acto de contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, en quién creo y a quien amo sobre todas las cosas, pésame de todo corazón de haberos ofendido con tantas y tan repetidas culpas, porque sois infinitamente bueno y dignísimo de ser amado. Suene ya en mi alma el eco de vuestra voz dulcísima y todopoderosa, para que despierte del sueño de muerte en que la entretienen las nonadas y bagatelas de este mundo. Mucho os he ofendido, amorosísimo Padre mío; haced, pues, que me arrepienta y llore mis pasados yerros a fin de que merezca amaros y alabaros en el Cielo. Amén.

Rezar a continuación la oración del día que corresponda:



ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

V. Ruega por nosotros, Santa Rita.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.



ORACIÓN

Dios, que te dignaste dar tanta gracia a Santa Rita que amase a los enemigos y llevase en la frente y en el corazón las señales de tu caridad y pasión, te rogamos nos concedas que del mismo modo perdonemos a nuestros enemigos y contemplemos los dolores de tu pasión, para que consigamos los premios prometidos a los mansos y a los que lloran. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


DÍA PRIMERO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN


Delante de vos, ¡oh gloriosa abogada Santa Rita!, mi alma siente hoy la necesidad de invocaros, y con grande esperanza recurre a vuestro refugio como patrocinadora de los casos más desesperados. Vos, que, además, tan bien habéis entendido la expresión evangélica en que «serán bienaventurados los pobres porque de ellos es el reino de los cielos», y que os despojasteis de todas las cosas de este mundo, desprended mi corazón del afecto a los bienes de esta tierra que le aprisionan, y haced que incesantemente y con firmeza de propósito reflexione las palabras del Divino Maestro, que dicen: «¿Qué servirá al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?»

MÁXIMA


El desprendimiento de los bienes de la tierra, o sea la pobreza evangélica, es una gran riqueza para el cielo y un tesoro preciosísimo que nadie nos podrá quitar. (San Juan Crisóstomo.)

PROPÓSITO

Haré, mediante la protección de Santa Rita, por romper los lazos que tienen ligado mi afecto a las vanidades de este mundo.

Terminar con 3 Padrenuestros, Avemaría, Gloria y la oración final de todos los días.

DÍA SEGUNDO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN

No basta, gloriosísima Santa Rita, protectora mía, que yo camine por la senda del bien si en él no soy perseverante. Vos, pues, que fuisteis modelo de cristiana constancia en practicar la virtud, alcanzadme fuerza para que adelante más y más en la senda de las santas costumbres en que, con la gracia de Dios, intento ocuparme, procurando copiar en mi vida la del justo, que semejante a la aurora crece hasta el perfecto día a fin de que quede bien impresa en mi alma la sentencia del Divino Maestro, que dice: «El que perseverare hasta el fin, será salvo.»

MÁXIMA


En el camino de la salvación todos debemos correr sin volver atrás hasta que lleguemos al término y mantener siempre vivo el deseo de correr más. (San Agustín.)

PROPÓSITO

Suplicaré siempre al Señor, muy especialmente en la Sagrada Comunión, el don de la perseverancia final.

Terminar con 3 Padrenuestros, Avemaría, Gloria y la oración final de todos los días.


DÍA TERCERO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN


Aunque conozco bien, ¡oh gloriosísima Protectora mía Santa Rita!, que me es necesario despreciar los insultos y burlas de los impíos, que con toda astucia procuran llevarme por los caminos de su malicia, no obstante, es tan grande mi fragilidad, que al instante me asusta ese temor vano. Venid, pues, en mi ayuda, Santa bendita, con vuestro patrocinio, para que sepa imitaros en vuestro desprecio a los que se burlan de la doctrina de Jesucristo, y pueda libremente decir con San Pablo: «Yo no me avergüenzo del Evangelio.» De este modo nada será capaz de separarme del servicio de Dios.

MÁXIMA


De nada sirve la amistad de los hombres, y nunca debemos complacerles con ofensa de Dios. (San Agustín.)

PROPÓSITO


Cuando me hallare en medio de los que se burlan de las enseñanzas de la Iglesia hablaré con entero valor por sostener la 'verdad.


Terminar con 3 Padrenuestros, Avemaría, Gloria y la oración final de todos los días.



NOVENA BREVE




Devotamente postrados ante la presencia de Dios, y, a ser posible, ante una imagen de la Santa, se rezarán las siguientes oraciones durante nueve días consecutivos.

Por la señal...

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador y Redentor mío, por ser vos quien sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa, Señor, de haberos ofendido, y propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Por vuestro amor, y porque así lo queréis y me lo mandáis, perdono de todo corazón a quien me hubiera agraviado. Confío en vuestra bondad y misericordia infinita me perdonaréis y recibiréis en vuestra amistad, por los méritos de vuestra pasión y muerte, y me daréis gracia para perseverar en vuestro santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén.



ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Oh Dios de infinita misericordia, que, disponiéndolo todo con admirable providencia, has puesto en tu Iglesia a los Santos para que fuesen modelo constante de todas las virtudes cristianas; y que, llevándolos a la gloria, los habéis constituido en abogados y protectores nuestros: escuchad propicio los ruegos de tu sierva Rita, colocada en el mundo como ejemplar digno de ser imitado en los diferentes estados de la vida cristiana, y concédenos por sus méritos e intercesi6n que, mediante el auxilio de tu divina gracia, podamos cada uno cumplir fielmente con las obligaciones de nuestro estado, para que nos hagamos dignos de obtener por su mediación lo que confiados pedimos en esta Novena, si ha de ser para gloria vuestra y bien de nuestras almas. Amén.

Rezar cuatro Padrenuestros, Avemarías y Glorias, en obsequio de los cuatro estados de vida, santificados por Santa Rita:

1) Santa Rita, niña santa y doncella inmaculada; ruega por nosotros.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

2) Santa Rita, esposa ejemplar y madre abnegada; ruega por nosotros.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

3) Santa Rita, viuda irreprensible y modelo de virtudes; ruega por nosotros.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

4) Santa Rita, esposa de Cristo y observante religiosa; ruega por nosotros.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Pídase ahora a Dios, con toda fe y confianza, por intercesión de Santa Rita, la gracia que se desea alcanzar con esta Novena.

V. Señalaste, Señor, a tu sierva Santa Rita.
R. Con el sello de tu caridad y Pasión.

ORACIÓN FINAL

Oh Dios omnipotente, que te dignaste conceder a Santa Rita tanta gracia, a fin de que amase a sus enemigos y llevase impresa en su corazón y en su frente la señal de tu Pasión; te suplicamos, Señor, nos concedas, por su intercesión y méritos, que de tal manera perdonemos a nuestros enemigos y consideremos los dolores de tu Pasión, que seamos dignos de la recompensa eterna, que has prometido a los humildes y piadosos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Por la señal...

ACTO DE CONTRICIÓN


Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío: porque sois la Infinita Bondad, os amo, Señor, más que a todas las cosas y más que a mí mismo. Me pesa entrañablemente de haberos ofendido; y por vuestro amor, y porque así lo queréis y me lo mandáis, perdono de todo corazón a todos mis enemigos, para que Vos, Señor, uséis conmigo de perdón y misericordia y olvidéis mis pasadas ofensas. Os ofrezco mi vida, mis obras y mis trabajos en satisfacción de todos mis pecados. Concédeme la gracia de perseverar en vuestro amor y servicio hasta la muerte. Amén.

ORACIÓN INICIAL


Dios y Señor nuestro, que, disponiéndolo todo con admirable providencia, has puesto en tu Iglesia a los Santos para que fuesen un modelo constante de todas las virtudes, y que, llamándolos a tu seno, los has constituido nuestros protectores y abogados: escucha propicio los ruegos de tu sierva Santa Rita, que diste al mundo como ejemplar en los diferentes estados de la vida, y concédenos que todo cuanto nuestra debilidad no puede por sí obtener lo consigamos mediante su poderosa intercesión. Amen.

Rezar la oración del día que corresponda:



ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Dulcísimo y dolorosísimo Jesús, para que todo tu Sacratísimo Cuerpo fuese herido y atormentado por mis culpas, quisiste que
tu santísima Cabeza fuese coronada de espinas, y te dignaste regalar con una de ellas a tu escogida Santa Rita, marcándola con esta señal y señalándola en la frente por Esposa tuya: concédeme, Señor, su intercesión; y por la sangre que, sirviendo de instrumentos las espinas, manó de tu delicadísima Cabeza y corrió por tu bellísimo Rostro, haz que, regándose con ella mi alma, se limpie y purifique de las espinas de tantos pecados como mortalmente la han herido, y así regada y purificada lleve copiosos frutos de buenas obras, señalándolos con la final perseverancia, a la que tienes prometida la vida eterna, en donde te goce y alabe con tu coronada Esposa, mi protectora y abogada, y con todos los coros de Santos y Ángeles que te alaban y bendicen en la gloria por toda la eternidad. Amén.

ANTÍFONA

Te saludo, Rita, Esposa que entre espinas de dolor naciste, vaso y aun Rosa de Cristo, divino amor.
V. Señalaste, Señor, a tu sierva Rita.
R. Con el sello de tu caridad y Pasión.

Señor, Dios nuestro, que concedisteis a Santa Rita la gracia de llevar en su frente la señal de vuestra Pasión y en su corazón la caridad ardentísima del vuestro: otórganos por su intercesión y méritos que amemos a nuestros prójimos, aunque sean enemigos, con perfecta caridad, y contemplemos perpetuamente en la espina de la compunción los dolores intensísimos de vuestra Pasión. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.




DÍA PRIMERO

Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN


Astro refulgente de la Iglesia, perla engarzada en la corona del cielo agustiniano, gloriosa Santa Rita, cuyo nacimiento fue ya presagio de la futura santidad, celebrada por los ángeles al anunciar a tus cristianos padres la buena nueva de que te darían a luz, y admirada por los hombres al contemplar atónitos el estupendo prodigio de aquel panal de riquísima miel labrado en vuestra boca al entreabrirse a la primera sonrisa de la inocencia: compadécete de tus devotos, y concédenos, en retorno del acendrado amor que te profesamos, la gracia de responder con fidelidad a los divinos llamamientos, para que lleguemos a alcanzar la gloria eterna. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.

DÍA SEGUNDO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN


Salve, modelo de perfecta obediencia, heroína de abnegación y sufrimiento; salve, espejo de jóvenes pudorosas, de esposas atribuladas y de madres que saben amar a los hijos de sus entrañas; salve, mujer fuerte, que, comprendiendo ser mejor la obediencia que el sacrificio, renunciaste al voto de virginidad, que tanto te halagaba, para aceptar la Cruz pesadísima del matrimonio, con todas las consecuencias de un esposo cruel, iracundo y dominado por los vicios, a quien, como otra Mónica, lograste amansar y convertir con la elocuencia de tus lágrimas y la eficacia de tu silencio. Apiádate, ¡oh incomparable Santa Rita!, de nuestra loca y desatendida juventud; alivia el peso abrumador de tanta tribulación, de tanta hiel y de tanta amargura como gravita sobre el corazón de las inocentes esposas que, como vos, no tienen otro consuelo que sus lágrimas y su silencio, y conseguidnos a todos resignación en los trabajos y fortaleza en la adversidad para luchar valerosamente hasta alcanzar la eterna bienaventuranza. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.

DÍA TERCERO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN


¡Oh insigne Santa Rita, ejemplar acabado de virtudes cristianas, que, habiéndoseos arrebatado violentamente a vuestro marido cuando comenzabais a gustar los frutos de la conversión operada en su alma, merced a la labor constante de dieciocho años de indecibles sufrimientos, no sólo os resignasteis con tan terrible pérdida, sino que interpusisteis vuestro valimiento en favor de los asesinos, y lo que es más, recabasteis del cielo la muerte de vuestros hijos, temerosa de que con el tiempo vengasen la de su querido padre! Haced que con la misma generosidad perdonemos a nuestros enemigos, a fin de que el Señor nos perdone nuestras ofensas. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.

DÍA CUARTO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN

¡Oh prodigio de santidad, ilustre Santa Rita, doncella inmaculada, esposa sin igual, madre excelente y viuda intachable! Para enaltecer y santificar con vuestra influencia la perfección de todos los estados de la vida os faltaba realizar el sueño dorado de vuestra infancia: vestir el hábito religioso. ¿ Qué importan los obstáculos y dificultades que puedan presentarse? Vuestras súplicas y vuestras lágrimas lo allanarán todo, y cuando eso no bastase, Dios, que vela por ti como por su hija predilecta, enviará del cielo a tus tres santos abogados, San Juan Bautista, San Agustín y San Nicolás de Tolentino, quienes te conducirán de la mano, como tres ángeles, a la morada del Señor, por la que tanto suspiras, donde con los brazos abiertos, y dando gracias al Altísimo, serás recibida por las observantes hijas del gran Agustín. Concédenos el don de perseverar en nuestros buenos propósitos, por graves que sean las tentaciones y dificultades que se nos presenten, hasta que lleguemos al fin a contemplarle en la Gloria. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.


DÍA QUINTO

Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN

Esclarecida hija de San Agustín, que, habiendo logrado tus deseos de vestir su santo hábito y ceñir su misteriosa correa, consagrándote totalmente a Dios por los votos religiosos, te dedicaste a acrisolar tus virtudes en el nuevo estado, mereciendo, en premio de tu ciega obediencia, inauditas mortificaciones y continua contemplación de los dolores y afrentas del Redentor; recibir mercedes estupendas, como la de hacer brotar y reverdecer en lo más crudo del invierno fragantes rosas y sabrosos frutos, y, sobre todo, la de sentir clavada en tu frente una de las espinas desprendidas de la corona del Salvador: alcánzanos una perfecta obediencia a los divinos Mandamientos, y la gracia de saber orar y tener siempre presente la Cruz y los padecimientos de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.

DÍA SEXTO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN


Por los dolores acerbísimos y el riguroso aislamiento que os proporcionó la irrestañable herida abierta en vuestra frente por el glorioso estigma de la Cruz, consíguenos, ¡oh serafín de Casia!, que sepamos soportar con cristiana resignación el peso de las cruces propias de nuestro estado, y que, como vos, nos gocemos de morir por medio del sufrimiento, crucificados con Cristo Jesús. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.

DÍA SÉPTIMO

Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN

¡Oh prodigiosa Santa Rita, que en el prolongado martirio de tu vida recibiste, junto con las hieles de todas las amarguras y de todos los dolores, el bálsamo de esos consuelos que embriagan y arrebatan el alma, encendiéndola en mayores deseos de padecer por Cristo, para gozar y reinar después con Él! Haz que en nuestras desolaciones y sequedades de espíritu descienda sobre nuestras almas el rocío de los divinos consuelos perseverando sin desmayos en nuestra oración, para que no cejemos un punto en el ejercicio de las prácticas piadosas y en el santo servicio de Dios. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.



DÍA OCTAVO

Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN

¡Oh gloriosísima Santa Rita, cuya muerte, semejante en todo a vuestra vida, fue el espectáculo más tierno y conmovedor que puede presenciarse dentro de los claustros! ¡Qué consejos y qué despedida la vuestra de aquellas hermanas del alma, que, a la vez que envidiaban tu muerte y se felicitaban por tu glorioso tránsito, se deshacían en ríos de lágrimas! ¡ Qué fragancia la que comenzó a despedir la llaga de tu frente! ¡ Qué mirar tan dulce el de tus ojos! ¡Qué suspiros tan tiernos y qué abrazo tan celestial coronaron tu preciosa existencia! Por todas estas maravillas te suplicamos nos concedas la gracia de la perseverancia final y una muerte preciosa ante los ojos del Señor. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.

DÍA NOVENO


Por la señal..., acto de contrición y la oración inicial para todos los días.

ORACIÓN


¡Oh incomparable Santa Rita, que, después de haber enaltecido y santificado con tus heroicas virtudes todos los estados de vida que la mujer puede abrazar en este mundo; de doncella, madre, viuda y religiosa, dejando en todos ellos ejemplos admirables que imitar, inauguraste con tu preciosa muerte el período de estupendos milagros, que te merecieron el título de Abogada de imposibles, por no haber negocio, ni conflicto, ni situación, por ardua y desesperada que parezca, que no tenga fácil y suave resolución acudiendo a ti, de quien con verdad puede decirse que todo lo puedes, porque todo cuanto pides lo consigues de Aquel para quien nada hay imposible! Consíguenos, Santa bendita, en retorno del amor que te profesamos, de las simpatías que por ti sentimos y de la fe y el entusiasmo con que te tributamos el pobre obsequio de esta Novena, la gracia de cumplir honrada y noblemente los deberes de nuestro estado, santificándonos en él y salvándonos por él, mediante los méritos de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Terminar con un Padrenuestro, cuatro Avemarías y la oración final de todos los días.

ROSAS


ORIGEN DE ESTA DEVOCIÓN [1]


Las Rosas de Santa Rita de Casia deben su origen al hecho de que Santa Rita, estando ya gravemente enferma en su convento de Casia y próxima a la muerte fue visitada por una pariente suya quien, al despedirse. juzgando que seria ya la última vez que habría de verla le preguntó si podía servirle en algo, a lo que Rita contestó: quiero que cuando llegues a Roca Porrena vayas al huerto de mi casa, cortes una rosa y me la traigas tan luego la obtengas.

Como era el tiempo de invierno y en aquel año de 1457 se estaba distinguiendo por la intensidad de su crudeza, la mujer creyó que Rita deliraba ya por su enfermedad y juzgando un desatino el encargo de la enferma, regresó a la villa sin acordarse para nada de la rosa; pero pasando junto al huerto de la casa de Rita, bien haya sido por curiosidad o por impulso sobrenatural, entró en él y vio con asombro que de la rama de un rosal medio cubierto por la nieve, pendía una rosa fresca y lozana; loca de alegría, la corta retorna a Casia y entrega a Rita la rosa deseada, que se conservó largo tiempo fresca despidiendo un intenso perfume.

Este hecho originó el que las Religiosas Agustinas de Casia acostumbrasen cubrir con rosas la urna en que yace el cuerpo incorrupto de Santa Rita, especialmente el 22 de mayo, aniversario de su piadosa muerte. Estas rosas eran distribuidas todos los años entre los bienhechores y amigos de Convento, los cuales las conservaban como preciosas reliquias. El Señor, que se complace en honrar a sus santos y en glorificar a sus siervos, quiso que, mediante las rosas que habían adornado el sepulcro de Santa Rita se verificaran curaciones milagrosas. Con este motivo se extendió muy pronto por todas partes la noticia de las rosas de la Santa, como también los muchos y extraordinarios favores, alcanzados por el contacto de estas rosas.

BENDICIÓN DE LAS ROSAS


En la actualidad y desde hace mucho tiempo, se bendicen las rosas solemnemente el 22 de mayo, con las oraciones consignadas en el ritual de la Orden Agustiniana, distribuyéndolas entre los fieles devotos. Son innumerables las gracias y favores obtenidos por intercesión de Santa Rita mediante el uso o contacto de estas rosas benditas. Consta que en el proceso de canonización de la Santa se presentaron muchos enfermos curados, quienes declararon haber recobrado la salud con las rosas de Santa Rita.

FINALIDAD DE ESTA DEVOCIÓN


El Ritual Agustiniano dice que estas rosas se usan para recobrar la salud de las enfermedades y para recibir la ayuda de Dios en cualquier necesidad. Como todos los Sacramentales, tiene la eficacia de la oración de la Iglesia y la de la fe de los fieles que las emplean.

MODO DE USARLAS (más común)


Para conseguir de Santa Rita una gracia, en especial la curación de alguna enfermedad, prepárese un té con los pétalos de las rosas benditas y récese durante nueve días seguidos un Padre Nuestro con Ave María y Gloria, considerando los sufrimientos que padeció Santa Rita durante su vida, en especial los que soportó a través de los quince años que llevó la espina de la Cruz en su frente.

Y a continuación las siguientes preces:

Antífona: Nadie que espera en Dios queda frustrado en sus esperanzas. Nada hay imposible a la fe con la oración.
Creo, Señor, pero auxilia mi fe y enséñame a orar.

Versículo: Señalaste, Señor, a tu sierva Santa Rita.

Responso: Con el sello de tu caridad y pasión.

ORACIÓN


Dios y Señor, que a la bienaventurada Santa Rita te dignaste dar tan abundante, gracia y que, por haberte imitado en el amor a sus enemigos, le concediste llevase en su corazón y en su frente las insignias de tu pasión; te rogamos nos concedas por su intercesión y por sus merecimientos, amar a nuestros enemigos, y con la espina de la compunción y del dolor contemplar los dolores de vuestra santísima Pasión: que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
SAN JUAN BAUTISTA EL PRECURSOR
Precursor del Mesías. El sobrenombre de Bautista le proviene de su ministerio. Nacido, según algunos, en Judea, pueblecito de Judea; según otros, en Hebrón. Sus padres fueron Zacarías y Elizabeth, prima de la Santísima Virgen. - Fiesta: 24 de junio. Misa propia.

Es ciertamente una fiesta alegre y popular la del Bautista. En ella parece cumplirse aún la palabra con la que el ángel anunció a Zacarías su venida al mundo: "Muchos Se regocijarán en su nacimiento"; y se regocijaron, en efecto, cuando éste tuvo lugar en las montañas de Judea, y se regocijan todavía en todo el mundo, veinte siglos después.

Fue Juan el Precursor de Cristo, el que vino para preparar y alumbrar los caminos del Señor; por esto la Iglesia celebra su nacimiento, como celebra el de Jesús, distinguiéndolo en esto de los demás Santos. Y con este fin, en el día de su festividad, ha puesto en la Misa esta preciosa perícopa evangélica, que magníficamente nos muestra su predestinación divina

"A Isabel, se le cumplió el tiempo de su parto y dio a luz un hijo.

"Y se enteraron sus amigos y parientes de que el Señor había usado con ella de gran misericordia, y le daban el parabién.

"Y aconteció que al octavo día vinieron a circuncidar al niño, y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías; intervino su madre, diciendo: No, sino que se llamará Juan. Dijéronle: Nadie hay de tu familia que se llame con ese nombre. Hacían señas a su padre sobre cómo quería que se llamase. Él, pidiendo una tablilla, escribió en estos términos: Juan es su nombre. Y se maravillaron todos. Abrióse su boca de improviso, y su lengua quedó expedita, y hablaba bendiciendo a Dios. Y se espantaron todos los que vivían en su vecindad, y en toda la montaña de Judea se divulgaban todas estas cosas, y todos los que las oían las guardaron en su corazón, diciendo: "¿Qué será, pues, este niño?". Porque, a la verdad, la mano del Señor visitó y rescató a su pueblo..".

"Y Zacarías, su padre, fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo: "Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque visitó y rescató a su pueblo..."".

¡Precursor de Jesús! Precursor es el que precede, el que va delante de otro para anunciar su inmediata aparición. Los profetas entretuvieron a la huérfana humanidad, delineando a grandes rasgos la hermosa figura del Redentor; crecía cada día el ansia por la llegada del Mesías y avivábase la confianza.

Juan el Bautista anuncia a Cristo no sólo con palabras, como los otros profetas, sino especialmente con una vida análoga a la del Salvador. Nace seis meses antes que Él; su nacimiento es vaticinado y notificado por el ángel Gabriel, como el suyo, y causa en las montañas de Judea una conmoción y regocijo semejantes a los que debían tener lugar poco después en las cercanías de Belén.

El nacimiento de San Juan Bautista es un prodigio, porque no fue obstáculo para él la ancianidad y esterilidad de Isabel, como no lo fue a María su purísima virginidad. En vida oculta y escondida consume los treinta primeros años de su existencia; nadie sabe de él, ni de él nos hablan los evangelistas, como tampoco nos hablan de Jesús en aquel mismo período, en que quedan ambos como eclipsados.

A los treinta años salen ambos: uno de su retiro de Nazaret, otro de sus soledades del Jordán; pero Juan, conforme a su oficio de Precursor, sale antes que Jesús.

Truena su voz en las márgenes de aquel río, síguenle las turbas, incrépanle los fariseos... Él habla con libertad a los pobres y a los poderosos. Hay quien le cree el Mesías. Hay quien escucha su voz como la Buena Nueva prometida, cuando en realidad no es más que su prólogo. Bien claro Juan lo afirma: "Está para venir otro más poderoso que yo, al cual yo no soy digno de desatar la correa de su calzado".

Pronto se extiende el renombre de su virtud, y aumenta la veneración del pueblo hacia él; los judíos acuden para ser bautizados, enfervorizados por sus palabras. Mientras predica y bautiza anuncia un bautismo perfecto: "Yo bautizo en el agua y por la penitencia, y el que vendrá, en el Espíritu Santo y el fuego".

Y cuando Jesús se acerca al Jordán para ser por él bautizado, Juan no se atreve a hacerlo. "¿Tú vienes a mí, cuando yo debería ser bautizado por Ti?" Mas Jesús insiste, y le bautiza entonces.

Encarcelado por Herodes Antipas por haberse atrevido a reprimir y censurar su conducta y vida escandalosa, le llega la noticia de que Jesús ha empezado su ministerio público. Jesús, por su parte, en su predicación asegura a los judíos que entre todos los hombres de la tierra no hay un profeta más grande que Juan.

Se ignora cuánto tiempo pasó en la cárcel. Aconteció que con motivo de una fiesta en celebración del nacimiento de Herodes, cuando el vino y los manjares y las danzas exaltaban a todos, Salomé, hija de Herodías, esposa ilegítima del rey, bailó ante Herodes. Entusiasmado éste, prometió darle cuanto pidiera, aunque fuese la mitad de su reino. Instigada por su madre, pidió Salomé la cabeza del Bautista. Herodes, no osando faltar a su palabra empeñada ante todos, ordenó fuese traída la cabeza de Juan, la cual en una bandeja fue presentada, efectivamente, a Herodías por su hija. Sus discípulos recogieron el cuerpo del Bautista y le dieron sepultura...

Las alegres fogatas que en la noche de la vigilia de San Juan coronan las montañas y alumbran nuestras calles y plazas, no parecen sino un reflejo, que pasa a través de los siglos, del popular alborozo con que fue saludado por los vecinos de Judea el nacimiento de uno de los santos más populares de la Iglesia.
BIBLIOTECA ELECTRONICA CRISTIANA BIBLIOTECA CRISTIANA ELECTRONICA
NOCHE DE SAN JUAN
NOCHE DE SAN JUAN:
Esta es una fecha en la que numerosas leyendas fantásticas son unánimes al decir que es un período en el que se abren de par en par las invisibles puertas del “otro lado del espejo”: se permite el acceso a grutas, castillos y palacios encantados; se liberan de sus prisiones y ataduras las reinas moras, las princesas y las infantas cautivas merced a un embrujo, ensalmo o maldición; braman los cuélebres (dragones) y vuelan los “caballucos del diablo”; salen a dar un vespertino paseo a la luz de la Luna seres femeninos misteriosos en torno a sus infranqueables moradas; afloran enjambres de raros espíritus duendiles amparados en la oscuridad de la noche y en los matorrales; las gallinas y los polluelos de oro, haciendo ostentación de su áureo plumaje, tientan a algún que otro incauto codicioso a que les echen el guante; las mozas enamoradas sueñan y adivinan quién será el galán que las despose; las plantas venenosas pierden su dañina propiedad y, en cambio, las salutíferas centuplican sus virtudes (buen día para recolectar plantas medicinales en el campo); los tesoros se remueven en las entrañas de la Tierra y las losas que los ocultan dejan al descubierto parte del mismo para que algún pobre mortal deje de ser, al menos, pobre; el rocío cura ciento y una enfermedades y además hace más hermoso y joven a quien se embadurne todo el cuerpo; los helechos florecen al dar las doce campanadas...

En definitiva, la atmósfera se carga de un aliento sobrenatural que impregna cada lugar mágico del planeta y es el momento propicio para estremecernos, ilusionarnos y narrar a nuestros hijos, nietos o amigos toda clase de cuentos, anécdotas y chascarrillos sanjuaneros que nos sepamos.

Esta noche se abre la puerta que nos introduce al conocimiento del futuro y a las dimensiones mágicas de la realidad. Es la noche en que los entierros arden, el Diablo anda suelto y los campos son bendecidos por el Bautista. En la mañana, muy temprano la gente se lava el pelo y la cara con las aguas bendecidas y comienza a llamar, tres veces consecutivas:

-¡San Juan!, ¡San Juan!, dame milcao (guiso de papas con manteca) yo te daré pan.

La noche anterior dos han sido los eventos más importantes: el baile del fuego y las pruebas. Algunas de estas pruebas son:

l. La joven que sale al amanecer y se encuentra con un perro su marido será un goloso perro durante su vida.

2. Al salir, después de las 12, se encuentra con un gato negro es mala suerte para el futuro, felicidad si el gato es de otro color.

3. Si a medianoche se hace una cruz en los árboles, producirán el doble.

4. Si a las 12, mira la luna y después la higuera, la verá florecer.

5. La higuera y el “pesebre” (helecho) florecen esta noche. Quien posea una de estas flores será muy afortunado.

6. Quien vea florecer la hierbabuena esta noche será muy afortunado siempre que lo mantenga en secreto.

7. En la víspera se planta la flor de la hortensia, en un tarro con tierra y agua. Luego se le hace un pedido poniendo fe en el bautismo de San Juan.

8. Hay que lavarse las manos con agua de manantial para mantenerse joven y el cabello para conservarlo hermoso. Esa noche las aguas están benditas por el Bautista.

9. Cuando llueve esa noche o al día siguiente, va a haber abundancia de manzanas.

10. Antes de la salida del sol hay que regar los árboles con agua de manantial, para que den bastante fruta durante el año.

11. Para tener buena siembra hay que tirar un pedazo de vela la noche de San Juan.

12. Para aprender a tocar guitarra hay que colocarse durante esta noche bajo una higuera.


La noche y el amanecer, están dedicado a San Juan en un esfuerzo por cristianizar las numerosas fuerzas que se manifiestan en esta mágica jornada, en la que todas las sociedades tradicionales de Europa ponen en marcha numerosos rituales de antiguo origen y profunda funcionalidad cultural. La fiesta no es específica de localidades concretas, sino que se extiende por toda Europa con diversas variantes.

Un personaje–símbolo de la cristiandad y un astro presiden la celebración. Por una parte el Sol que, según la tradición popular, sale bailando al amanecer del día 24. Por otra parte el santo de la fecha, San Juan, encargado de dotar de sacralidad a la fiesta, pero que no ocupa lugar central en los rituales.

Contando con el Sol y San Juan como componentes básicos de la celebración, en la noche y el amanecer sanjuaneros los hombres manipulan diversos instrumentos simbólicos con la finalidad de luchar contra los distintos males que perjudican a los humanos, a sus actividades y a sus bienes a lo largo del año.

Fecha de transición astral que anuncia diversos cambios en la naturaleza equivale a una ruptura de orden cósmica propiciadora de emergencias del inframundo. Por eso la noche de San Juan es noche de brujas, entes que pueden provocar numerosos males a los humanos.

La Noche de San Juan, la de las tradiciones mágicas, se caracteriza por la multitud de hogueras que iluminan la noche. Los ciudadanos arrojan a la hoguera antes de su encendido pequeños objetos, conjuros, deseos e incluso apuntes del curso con el objetivo de hacer desaparecer los malos espíritus.

La tradición de enramar las fuentes está relacionada con la prosperidad, la abundancia y la fecundidad. La tradición dice que al amanecer del primer día de verano, las mujeres recogían de las fuentes la flor del agua con la esperanza de encontrar pareja, concebir hijos o hacerse con poderes curativos. Al amanecer, cuando las mujeres iban a la fuente, se cantaba a la flor del agua.



¿POR QUÉ SAN JUAN BAUTISTA?: San Lucas narra en su Evangelio que María, en los días siguientes a la Anunciación, fue a visitar a su prima Isabel cuando ésta se hallaba en el sexto mes de embarazo. Por lo tanto, fue fácil fijar la solemnidad del Bautista en el octavo mes de las candelas de junio, seis meses antes del nacimiento de Cristo. (de hoy en seis meses - el 24 de diciembre - estaremos celebrando el nacimiento de nuestro Redentor, Jesús).



Desde entonces se señaló esta noche como la de San Juan, muy próxima al solsticio de verano que ha heredado una serie de prácticas, ritos, tradiciones y costumbres cuyos orígenes son inmemoriales en toda Europa y se han extendido por muchos pueblos de América. Lo paradójico del asunto es que el 24 de junio se celebra la fecha del nacimiento del Bautista, que en realidad no debería festejarse porque de los Santos siempre se recuerda el día de su muerte. San Agustín hace la observación de que la Iglesia celebra la fiesta de los santos en el día de su muerte, pero que en el caso de San Juan Bautista, hace una excepción y le conmemora el día de su nacimiento, porque fue santificado en el vientre de su madre y vino al mundo sin culpa. Es digno celebrarse su nacimiento, ya que fue motivo de inmensa alegría para la humanidad tener entre sus miembros al que iba a anunciar la proximidad de la Redención.

En el Evangelio de San Lucas se cuenta que su padre, el sacerdote Zacarías, había perdido la voz por dudar de su mujer, Isabel, estuviera en cinta. Sin embargo en el momento de nacer San Juan la recuperó milagrosamente, como se lo había predicho el ángel Gabriel. Rebosante de alegría, la tradición religiosa dice que encendió hogueras para anunciar a parientes y amigos la noticia. Cuando siglos después se cristianizó esta fiesta, la noche del 23 al 24 de junio se convirtió en una noche santa y sagrada, sin abandonar por eso su aura mágica. Cuando el portavoz de la Redención nació, y Zacarías escribió en una tablilla: “Su nombre es Juan”, el sacerdote recuperó inmediatamente el habla y entonó el hermoso himno de amor y agradecimiento conocido como “Benedictus”, que la Iglesia repite a diario en su oficio.

El capítulo primero del evangelio de San Lucas nos cuenta de la siguiente manera el nacimiento de Juan: Zacarías era un sacerdote judío que estaba casado con Santa Isabel, y no tenían hijos porque ella era estéril. Siendo ya viejos, un día cuando estaba él en el Templo, se le apareció un ángel de pie a la derecha del altar.

Al verlo se asustó, mas el ángel le dijo: “No tengas miedo, Zacarías; pues vengo a decirte que tú verás al Mesías, y que tu mujer va a tener un hijo, que será su precursor, a quien pondrás por nombre Juan. No beberá vino ni cosa que pueda embriagar y ya desde el vientre de su madre será lleno del Espíritu Santo, y convertirá a muchos para Dios”.

Pero Zacarías respondió al ángel: “¿Cómo podré asegurarme que eso es verdad, pues mi mujer ya es vieja y yo también?”.

El ángel le dijo: “Yo soy Gabriel, que asisto al trono de Dios, de quien he sido enviado a traerte esta nueva. Mas por cuanto tú no has dado crédito a mis palabras, quedarás mudo y no volverás a hablar hasta que todo esto se cumpla”.

Seis meses después, el mismo ángel se apareció a la Santísima Virgen comunicándole que iba a ser Madre del Hijo de Dios, y también le dio la noticia del embarazo de su prima Isabel.

Llena de gozo corrió a ponerse a disposición de su prima para ayudarle en aquellos momentos. Y habiendo entrado en su casa la saludó. En aquel momento, el niño Juan saltó de alegría en el vientre de su madre, porque acababa de recibir la gracia del Espíritu Santo al contacto del Hijo de Dios que estaba en el vientre de la Virgen.

También Santa Isabel se sintió llena del Espíritu Santo y, con espíritu profético, exclamó: “Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. ¿De dónde me viene a mí tanta dicha de que la Madre de mi Señor venga a verme? Pues en ese instante que la voz de tu salutación llegó a mis oídos, la criatura que hay en mi vientre se puso a dar saltos de júbilo. ¡Oh, bienaventurada eres Tú que has creído! Porque sin falta se cumplirán todas las cosas que se te han dicho de parte del Señor”. Y permaneció la Virgen en casa de su prima aproximadamente tres meses; hasta que nació San Juan.

De la infancia de San Juan nada sabemos. Tal vez, siendo aún un muchacho y huérfano de padres, huyó al desierto lleno del Espíritu de Dios porque el contacto con la naturaleza le acercaba más a Dios. Vivió toda su juventud dedicado nada más a la penitencia y a la oración.

Como vestido sólo llevaba una piel de camello, y como alimento, aquello que la Providencia pusiera a su alcance: frutas silvestres, raíces, y principalmente langostas y miel silvestre. Solamente le preocupaba el Reino de Dios.

Cuando Juan tenía más o menos treinta años, se fue a la ribera del Jordán, conducido por el Espíritu Santo, para predicar un bautismo de penitencia.

Juan no conocía a Jesús; pero el Espíritu Santo le dijo que le vería en el Jordán, y le dio esta señal para que lo reconociera: “Aquel sobre quien vieres que me poso en forma de paloma, Ese es”.

Habiendo llegado al Jordán, se puso a predicar a las gentes diciéndoles: Haced frutos dignos de penitencia y no estéis confiados diciendo: Tenemos por padre a Abraham, porque yo os aseguro que Dios es capaz de hacer nacer de estas piedras hijos de Abraham. Mirad que ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé buen fruto, será cortado y arrojado al fuego”.

Y las gentes le preguntaron: “¿Qué es lo que debemos hacer?”. Y contestaba: “El que tenga dos túnicas que reparta con quien no tenga ninguna; y el que tenga alimentos que haga lo mismo”…

“Yo a la verdad os bautizo con agua para moveros a la penitencia; pero el que ha de venir después de mí es más poderoso que yo, y yo no soy digno ni siquiera de soltar la correa de sus sandalias. El es el que ha de bautizaros en el Espíritu Santo…”

Los judíos empezaron a sospechar si el era el Cristo que tenía que venir y enviaron a unos sacerdotes a preguntarle “¿Tu quién eres?” El confesó claramente: “Yo no soy el Cristo” Insistieron: “¿Pues cómo bautizas?” Respondió Juan, diciendo: “Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está Uno a quien vosotros no conocéis. El es el que ha de venir después de mí…”

Por este tiempo vino Jesús de Galilea al Jordán en busca de Juan para ser bautizado. Juan se resistía a ello diciendo: “¡Yo debo ser bautizado por Ti y Tú vienes a mí! A lo cual respondió Jesús, diciendo: “Déjame hacer esto ahora, así es como conviene que nosotros cumplamos toda justicia”. Entonces Juan condescendió con El.

Habiendo sido bautizado Jesús, al momento de salir del agua, y mientras hacía oración, se abrieron los cielos y se vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y permaneció sobre El. Y en aquel momento se oyó una voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo muy amado, en quien tengo todas mis complacencias”.



Al día siguiente vio Juan a Jesús que venía a su encuentro, y al verlo dijo a los que estaban con él: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquél de quien yo os dije: Detrás de mí vendrá un varón, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo”.

Entonces Juan atestiguó, diciendo: “He visto al Espíritu en forma de paloma descender del cielo y posarse sobre El. Yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: Aquél sobre quien vieres que baja el Espíritu Santo y posa sobre El, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo. Yo lo he visto, y por eso doy testimonio de que El es el Hijo de Dios”.

Herodías era la mujer de Filipo, hermano de Herodes. Herodías se divorció de su esposo y se casó con Herodes, y entonces Juan fue con él y le recriminó diciendo: “No te es lícito tener por mujer a la que es de tu hermano”; y le echaba en cara las cosas malas que había hecho.

Entonces Herodes, instigado por la adúltera, mandó gente hasta el Jordán para traerlo preso, queriendo matarle, mas no se atrevió sabiendo que era hombre justo y santo, y le protegía, pues estaba muy perplejo y preocupado por lo que le decía.

Herodías le odiaba a muerte y sólo deseaba encontrar la ocasión de quitarlo de en medio, pues tal vez temía que a Herodes le remordiera la conciencia y la despidiera siguiendo el consejo de Juan.

Sin comprenderlo, ella iba a ser la ocasión del primer mártir que murió en defensa de la indisolubilidad del matrimonio y en contra del divorcio.

Estando Juan en la cárcel y viendo que algunos de sus discípulos tenían dudas respecto a Jesús, los mandó a El para que El mismo los fortaleciera en la fe.

Llegando donde El estaba, le preguntaron diciendo: “Juan el Bautista nos ha enviado a Ti a preguntarte si eres Tú el que tenía que venir, o esperamos a otro”.

En aquel momento curó Jesús a muchos enfermos. Y, respondiendo, les dijo: “Id y contad a Juan las cosas que habéis visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio…”

Así que fueron los discípulos de Juan, empezó Jesús a decir: “¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Alguna caña sacudida por el viento? o ¿Qué salisteis a ver? ¿Algún profeta? Si, ciertamente, Yo os lo aseguro; y más que un profeta. Pues de El es de quien está escrito: Mira que yo te envío mi mensajero delante de Ti para que te prepare el camino. Por tanto os digo: Entre los nacidos de mujer, nadie ha sido mayor que Juan el Bautista…”

Llegó el cumpleaños de Herodes y celebró un gran banquete, invitando a muchos personajes importantes. Y al final del banquete entró la hija de Herodías y bailó en presencia de todos, de forma que agradó mucho a los invitados y principalmente al propio Herodes.

Entonces el rey juró a la muchacha: “Pídeme lo que quieras y te lo daré, aunque sea la mitad de mi reino”.

Ella salió fuera y preguntó a su madre: “¿Qué le pediré?” La adúltera, que vio la ocasión de conseguir al rey lo que tanto ansiaba, le contestó: “Pídele la cabeza de Juan el Bautista”. La muchacha entró de nuevo y en seguida dijo al rey: “Quiero que me des ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista”.

Entonces se dio cuenta el rey de su error, y se pudo muy triste porque temía matar al Bautista; pero a causa del juramento, no quiso desairarla, y, llamando a su guardia personal, ordenó que fuesen a la cárcel, lo decapitasen y le entregaran a la muchacha la cabeza de Juan en la forma que ella lo había solicitado.

El sepulcro del Bautista, junto con los de Elíseo y Abdía, fue venerado en la ciudad de Samaría hasta el siglo IV, cuando Julián el Apóstata hizo que sus restos mortales fuesen diseminados. La Iglesia católica celebra el 24 de junio el nacimiento de San Juan Bautista y el 29 de agosto conmemora su decapitación.

Oración: “Gloriosísimo San Juan Bautista, precursor de mi Señor Jesucristo, lucero hermoso del mejor sol, trompeta del Cielo, voz del verbo eterno, sois el mayor de los santos y abanderado del Rey de la Gloria; más hijo de la gracia que de la naturaleza y por todas las razones, príncipe poderosísimo en el Cielo; Otorgadme el favor que os pido _____, si fuere conveniente para mi salvación; y si no para mi perfecta resignación, con abundante gracia; que haciéndome amigo de Dios, me aseguré las felicidades eternas de la Gloría. Amén.”



El nombre JUAN: Procede del hebreo Yo-hasnam, con el significado de “Dios es misericordioso”. Otra etimología muy cercana es la de Jo-hanan o Jo-hannes, que significa “Dios está a mi favor”. Empezando por san Juan Bautista, la personalidad de los santos y otros hombres insignes que han llevado este nombre, es inconmensurable.

San Juan Bautista es el príncipe del santoral cristiano: es el único santo del que se celebra el nacimiento y no la muerte, y su fiesta, el 24 de junio, es una fiesta solar, de luz y de fuego, decantación de los más antiguos ritos de la humanidad en la más grande de todas las fiestas. Mientras Jesús ocupa el solsticio de invierno (la Iglesia optó por cambiar su titular, al ver que era imposible suprimir estas fiestas), san Juan toma posesión del solsticio de verano porque fue imposible erradicar las ancestrales celebraciones solares. Y fue precisamente el hecho de la vinculación de su nombre a las fiestas más esplendorosas y más vitalistas, lo que elevó su prestigio hasta límites que sólo milenios de historia pueden explicar. Pero no es gratuita la coincidencia entre el ancestral culto solar y san Juan Bautista. El personaje es de una gran talla: es un Sol menor que abre camino al gran Sol que es Cristo, con una firmeza que hace temblar al mismo rey Herodes. Tenía el Bautista una misión, y nada le acobardó. Preparaba los caminos del Señor. Era La Voz que clamaba en el desierto. No se callaba cuando no se debe callar: cuando veía los abusos del poder, no giraba la cabeza, aunque no le afectasen directamente; por eso acabó su cabeza servida en la bandeja de Salomé. Una cabeza que el mismo Herodes valoró en la mitad de su reino. San Juan Bautista abrió de par en par las puertas del cielo a los Juanes, que tras él entraron en legión: san Juan Evangelista, el discípulo predilecto de Jesús; san Juan Crisóstomo, uno de los más grandes oradores de todos los tiempos; san Juan Bautista de la Salle, fundador de las Escuelas Cristianas; san Juan de la Cruz, el poeta que divinizó el amor humano y humanizó el amor divino; san Juan I Papa, iniciador de la serie de grandes papas que llegó hasta el humanísimo Juan XXIII; san Juan de Dios, fundador de los Hermanos Hospitalarios, y así hasta ciento veinte santos. El nombre de Juan tiene un encanto y una virtud invencibles. Se impone con la fuerza positiva del mismo Sol, con la viveza del fuego, con la fecundidad de la verbena. “Entre los nacidos de mujer, nadie más grande que Juan el Bautista”.


Grupo M.A.I.S. TOLTEKAHIOTL. A.C.

"Mancomunidad de la Amerrikua Iniciática Solar"

Xalapa, Ver, México.

Edgar Jerezano Azamar "Torasyah"

lo envió Balo Ortega

Angeles Solares
SOLSTICIO DE VERANO y NOCHE DE SAN JUAN
RITUALES A SAN JUAN
LIMPIEZA ESPIRTUAL DIA DE SAN JUAN BAUTISTA


Cortesía de Aura Marina Cisneros Acevedo


Dia 23 en la tarde

1) Debo comenzar con un baño de limpieza

Colocar en un recipiente o ponchera agua clara, hojas de ruda, hojas de laurel, agregar un poco de sal (1/2 tasita), velar por lo menos una hora con tres velas amarillas. Luego untar esa agua con jabón azul sobre todo el cuerpo, sacarlo luego con agua clara perfumada con colonia 70.-

2) En la noche antes de media noche.-
Colocarme en un sitio donde me pegue el sereno y si me pega la luna, mejor (Balcón o patio), debo vestir ropa blanca o muy clara. Colocar un círculo de velas de colores, y entre ellas colocar también velas doradas y plateadas (21 velas en total) colocar una silla o lugar para sentarme, puedo sentarme en el suelo, pero yo debo quedar dentro del circulo. Tener 2 copas de vino una para ud y otra para San Juan y brindar con el santo por la noche tan maravillosa que esta pasando. La suya se la puede tomar, la del santo se la deja en un altar o mesa de noche hasta que se seque. Instalada allí espero la media noche haciendo las peticiones y cosas que deseo, al universo y a San Juan Bautista, hasta que se terminen las velas (comprar de las pequeñas).
En la mañana al levantarme mojar mis cabellos y mi cara con agua bendita dando gracias a San Juan por las cosas solicitadas y pidiendo limpieza para mi y mi familia.-

3) Limpieza para la casa
- Con mucho agua, y sándalo, si es posible lavar la casa el dia de San Juan, pidiéndole armonía, paz, evolución, riquezas y bienestar. Colocar una vela blanca y una varita de incienso de lavanda, al terminar de lavar, en honor al santo. Si no es posible lavar la casa; preparar un tobo para coleto con: Agua suficiente, una tasita de agua de coco, una cucharada de miel, esencias de evolución, prosperidad, abre caminos, narciso negro y mandarina. Igualmente hacer las peticiones respectivas .Al terminar colocar vela blanca y el incienso en honor del santo.

¡Suerte!
SANTA ELENA
Santa Elena (18 de agosto)
Reina
Año 330

Elena significa: "antorcha resplandeciente".

Esta santa se ha hecho famosa por haber sido la madre del emperador que les concedió la libertad a los cristianos, después de tres siglos de Persecución, y por haber logrado encontrar la Santa Cruz de Cristo en Jerusalén.

Nació ella en el año 270 en Bitinia (hacia el sur de Rusia, junto al Mar Negro). Era hija de un hotelero, y especialmente hermosa.

Y sucedió que llegó por esas tierras un general muy famoso del ejército romano, llamado Constancio Cloro y se enamoró de Elena y se casó con ella. De su matrimonio nació un niño llamado Constantino que se iba a hacer célebre en la historia por ser el que concedió la libertad a los cristianos.

Cuando ya llevaban un buen tiempo de matrimonio sucedió que el emperador de Roma, Maximiliano, ofreció a Constancio Cloro nombrarlo su más cercano colaborador, pero con la condición de que repudiara a su esposa Elena y se casara con la hija de Maximiliano. Constancio, con tal de obtener tan alto puesto repudió a Elena. Y así ella tuvo que estar durante 14 años abandonada y echada a un lado. Pero esto mismo la llevó a practicar una vida de santidad.

Pero al morir Constancio Cloro, fue proclamado emperador por el ejército el hijo de Elena, Constantino, y después de una fulgurante victoria obtenida contra los enemigos en el puente Milvio en Roma (antes de la cual se cuenta que Constantino vio en sueños que Cristo le mostraba una cruz y le decía: "Con este signo vencerás"), el nuevo emperador decretó que la religión católica tendría en adelante plena libertad (año 313) y con este decreto terminaron tres siglos de crueles y sangrientas persecuciones que los emperadores romanos habían hecho contra la Iglesia de Cristo.


Constantino amaba inmensamente a su madre Elena y la nombró Augusta o emperatriz, y mandó hacer monedas con la figura de ella, y le dio plenos poderes para que empleara el dinero del gobierno en las obras buenas que ella quisiera.

Elena, que se había convertido al cristianismo, se fue a Jerusalén, y allá, con los obreros, que su hijo, el emperador, le proporcionó, se dedicó a excavar en el sitio donde había estado el monte Calvario y allá encontró la cruz en la cual habían crucificado a Jesucristo (por eso la pintan con una cruz en la mano).

Dice San Ambrosio que Santa Elena aunque era la madre del emperador, vestía siempre con mucha sencillez y se mezclaba con la gente pobre y aprovechaba de todo el dinero que su hijo le daba para hacer limosnas entre los necesitados. Que era supremamente piadosa y pasaba muchas horas en el templo rezando.

En Tierra Santa hizo construir tres templos: uno en el Calvario, otro en el monte de los Olivos y el tercero en Belén.

Gastó su vida en hacer obras buenas por la religión y los pobres, y ahora reina en el cielo y ruega por nosotros que todavía sufrimos en la tierra.
RITUALES
Santa Elena procura maridos e impide que estos se marchen de sus hogares; cuando andan tras las faldas de otras, logra que se tranquilicen. La Oración de Santa Elena se recita a las 12 de la noche.

Se reza a Santa Elena para atraer el amor, la siguiente oración:

Santa Elena, Reina fuiste
y al calvario llegaste,
tres clavos trajiste,
uno lo tiraste al mar,
el otro se lo clavaste a tu hijo,
el que te queda no te lo pido dado
sino prestado para clavárselo
a.(decir nombre de la persona amada).......................................................
para que venga a mí, amante y cariñoso,
fiel como un perro,
manso como un cordero,
caliente como un chivato,
que venga, que venga,
que nadie lo detenga.
Ven... Ven... Ven...
yo soy la única persona que te llama
Ven... Ven... Ven...

Para el mismo fín de año se dice esta oración a San Silvestre para pedir que nos conceda el amor de una persona determinada

San Silvestre último santo del año cásame con..................... me lo traes a mi sin daño pero dándome su corazón
para que llegue hasta mí lleno de fuego y amor;
que sus brazos se cansen de estrechar mi cuerpo,
que sus labios se quemen con sus besos de pasión
que su mente sea para que me recuerde con amor
tengo que dominarte.............., te ordeno que ninguna persona te guste
porque solamente te gustaré yo
San Silvestre último santo del año dame su corazón, su mente, sus sueños que ............ no conozca otro dueño que mi amor
soñará cada noche conmigo y en mis brazos encuentres el abrigo de un amor protector , por San Silvestre último santo del año que vengas a mi sin daño pero dándome el corazón que me lo conceda San Silvestre Amén.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ritual para proteger a nuestras mascotas contra el mal de ojo.
MATERIAL NECESARIO
- Clavos de Santa Elena
- San Antonio Abad
- Mirra

Poner el santo cerca de nuestra mascota. Durante 12 días quemaremos mirra una vez al día.
Tiramos uno de los clavos en un prado, otro al río o en el mar y el tercero lo guardamos con los objetos de nuestra mascota.
Ritual e Invocacion a Santa Elena
Ritual e vInvocacion a Santa Elena

Realizacion del ritual :

Un Martes

Fase de la Luna:

Creciente

Para que es este ritual: Para ligar o atar a una persona

Como realizarlo:
Se utilizan los siguientes ingredientes:

Un pedazo de seda verde
3 clavos doradas
Algo perteneciente al chico /a
Una foto del chico/a

Preparacion del ritual:

Sobre la seda verde colocar la foto y objeto de la persona que queremos ligar y en el clavar una clavo chico dorado y se hace la siguiente oración:


¡Oh, gloriosa Santa Elena, madre amantísima del gran Constantino Emperador Romano, Vos que siendo hija del Rey y Reina al Monte de los Olivos fuiste por vuestro entrañable amor hacia el Divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intersección para conseguir lo que deseo. Estos 3 clavos de nuestro señor Jesucristo, imitación de los que vos poseiste, dispongo de ellos en la forma que vos lo hiciste, uno lo doy a vuestro hijo, el gran Constantino, por lo cual, queda en vuestra bendita imagen, otro lo tiro al agua como vos tiraste al mar para salvación de los navegantes y el otro clavo en este objeto dedicado a (se nombra la persona) para que clave en su corazón fin de que no pueda comer, ni en cama dormir, ni con hombre o mujer hablar, ni tenga momento de reposo hasta que por vuestra intersección se rinda a mis plantas.
Si esto que deseo me fuese concedido por vuestra mediación, yo seré toda mi vida vuestra más amante y sincera devota, por los siglos de los siglos. Amén.

La seda verde con la foto y objeto de la persona y el clavo se le dará a la consultante para que lleve con ella, se le puede dar también la oración para que le rece todos los días, la imagen con el clavo quedará con nosotros a la que también le rezaremos y el clavo que queda lo tiraremos en un lugar donde corra agua.

Si este ritual lo haces tu misma te quedaras con todo y el clavo lo tirraras en un lugar donde corra el agua ya sea rio , lago o el mar.


PARA CONSEGUIR Q SE RESTABLEZCA DE NUEVO EL AMOR


Realizar esteritual un Martes en Luna Creciente.

Este ritual se puede hacer de forma personal, es decir para uno mismo o en nombre de otra pareja que esta pasando un bache sentimental.

El ritual debe hacerse durante siete días consecutivos y en todos los casos desde la puesta del Sol o hasta el momento del amanecer nada mas .

Cada uno de los siete días utilizaremos una vela nueva de COLOR ROJO.

Encenderemos la vela de COLOR ROJO.

Seguidamente haremos dos círculos de unos 10 centímetros más o menos con semillas (de calabaza, arroz, trigo, maíz, girasol, etc.; las que tengamos en casa) uno de los círculos estará a la derecha de la vela y el otro a la izquierda.

Encenderemos también dos varillas de incienso de cedro o de sándalo que para sujetarlas las podemos pinchar en un pedacito de fruta y las colocaremos una en el centro de cada circuló de semillas.

Con las manos juntas en actitud de oración y haciendo una ligera inclinación con la cabeza diremos:

"A ti Santa Elena, tu que eres todo amor, paciencia e inocencia, vengo a pedirte humildemente que restablezca el amor entre...(aca se dice el nombre de los 2 miembros de la pareja)

Concluido el ritual dejamos que la vela acabe de consumirse.

Al día siguiente, hasta completar los siete, lo repetiremos todo igual renovando la vela, el incienso y las semillas.

Se advierte que siempre que termines un ritual se desprendan de los restos de un amuleto, en cuanto tengas ocasión debes arrojarlos preferentemente al agua, por ejemplo: un lago, un río, el mar, etc., o bien si no tenéis ocasión de echarlos al agua, enterradlos en la tierra.
SN CIPRIANO Y STA JUSTINA
Quizá no haya habido nunca un libro más codiciado y buscado, ni que despertase más pasiones y deseos de poseerlo, hasta el punto de que mucha gente cayera en la locura, enfermase gravemente o se arruinara económicamente, sólo por intentar conseguir un ejemplar del mismo o por poner en práctica los rituales que en él se contenían. Estamos hablando del LIBRO DE SAN CIPRIANO, popularmente conocido como Ciprianillo.

El Libro de San Cipriano es un grimorio, es decir, un libro que recoge fórmulas mágicas, atribuido a San Cipriano de Antioquia, el santo mago por excelencia, y en el que una parte fundamental se ocupa del desencanto de tesoros, incluyendo también, en muchas de sus ediciones, una lista de tesoros del Reino de Galicia y de partes de Portugal, con localizaciones detalladas de dónde encontrarlos.

La figura de San Cipriano

El santo al que se le atribuye la redacción del libro es, San Cipriano de Antioquia, que vivió en el S. III D.C. (no tiene nada que ver con San Cipriano, Obispo de Cartago, con el que a menudo es confundido). El relato de la vida de San Cipriano más conocida (aunque ya hay citas en el s. IX) es la recogida en las diversas obras publicadas con el título de Flos Sanctorum (entre ellas la del padre jesuita Pedro de Ribadeneyra editada en Madrid 1599-1601). Según estos relatos, San Ci-priano nació en Antio-quía, entre Siria e Arabia; sus padres, idólatras y poseedores de grandes riquezas, lo destinaron, por sus cualidades, al culto de los falsos dioses. Fue hombre de gran cultura, viajó mucho (por Grecia, Egipto, la India y Caldea) y llegó a ser un profundo conocedor de las artes mágicas. A los treinta años se convierte al cristianismo, gracias a la predicación de Antipo, Obispo de Antioquía y por culpa de un episodio que le ocurrió: un joven llamado Aglaide se enamora de Justina y la pide en casamiento, que ella rechaza por estar consagrada a Jesucristo. Aglaide recurre a Cipriano para que Justina se rinda a sus deseos, lo que intenta con todas las artimañas posibles, sin resultado. Entonces Cipriano invoca a Lucifer para que le diga por qué son inútiles todos los sortilegios que hace a Justina, y Lucifer le responde que el Dios de los cristianos es el señor de todo lo creado, estando él también sujeto a su poder, de forma que no podía hacer nada contra quien hiciese el signo de la Cruz.

Entonces San Cipriano renegó de él y se convirtió al cristianismo, abandonando la práctica de la magia, no sin antes, según la tradición popular, recoger en un libro todos sus conocimientos mágicos. Posteriormente Cipriano y Justina llevaron una vida de oración y predicación del cristianismo, hasta que el juez Eutolmo los mandó al suplicio metiéndolos en tinas de pez ardiendo, de las que salieron ilesos. Ante semejante milagro, Atanasio, gran sacerdote pagano y discípulo anterior de Cipriano, creyendo que era un truco, se arrojó al tonel, y murió quemado en el acto. Cipriano y Justina fallecieron decapitados el 26 de Septiembre en los márgenes del río Gallo en la ciudad de Antioquia y sus reliquias fueron repartidas entre Roma (iglesia de San Juan de Letrán), Toulouse, y la catedral de León. La fama de San Cipriano como mágico se extendió por toda la cristiandad y pasó posteriormente a la memoria popular, poniéndolo al mismo nivel que otros famosos magos de la Antigüedad, como Simón el Mago o Salomón, a los que también se les atribuye la autoría de numerosos libros mágicos. Para darnos cuenta de la popularidad del santo y la vigencia de su leyenda, que fue transmitida de forma popular durante siglos hasta hace muy pocos años, basta con mencionar que circularon pliegos de cordel con su vida en verso.

A San Cipriano, además, se le hizo patrón de las artes mágicas, de los hechiceros y de las brujas, y su nombre estuvo vinculado a numerosas prácticas mágicas, tanto conjuros como oraciones, como atestigua la famosa Oración de San Cipriano, y que vale para protegerse de maleficios de cualquier tipo. Los estudiosos consideran asimismo la historia de San Cipriano como uno de los más directos antecedentes del desarrollo de la historia de otros magos famosos, como por ejemplo, Fausto, cuyos primeros relatos datan del s. XVI.

(...) Respecto de la autoría, es evidente que San Cipriano difícilmente pudo ser autor del libro que se le atribuye, ya que numerosas partes del mismo son evidentemente de siglos muy posteriores (ej. el apartado de cartomancia), además coincide, en partes, con grimorios aparecidos principalmente en el s. XVIII y XIX, siendo su adscripción más bien una forma de darle autoridad al libro en cuestión, igual que otros libros se atribuyen a Simón el Mago o a Salomón, por lo que sus autores fueron personas anónimas que fueron añadiendo pasajes al libro durante un largo tiempo. Como ya decía Enediel Shaiah, reco-pilador de una de las mejores versiones del Ciprianillo, en un comentario en el capítulo VI del Libro Pri-mero:“Como verá el lector, las partes que componen El Libro Magno de San Cipriano, no tienen la pretensión de estar escritas por el famoso mártir de la Iglesia, y constituyen un repertorio de procedimientos mágicos, atribuidos en su mayor parte al arrepentido hechicero que completan los diversos datos sacados en distintos autores y de muy variada procedencia. El Libro de San Cipriano auténtico que reproducimos, no pasa de ser (ni pretende tampoco otra cosa), una recopilación de fórmulas, procedimientos y tradiciones, que constituyen un conjunto no siempre armónico, acogido a una prestigiosa denominación, que le sirve de título y consagrada divisa, entre los grimorios catalogados por la bibliografía general del ocultismo.”
(...)

TOMADO DE:
http://www.hibris.com/articulos/027hibris/sancipriano1/sancipriano1.asp
NOVENA A SAN CIPRIANO
ORACION A SAN CIPRIANO PARA LIBRARNOS DE TODO MAL

Como siervo de Dios y criatura suya, desligo el espíritumaligno y cuanta ligadura mala tenga en el nombre del Creador a quien amo desde que lo conozco con todo mi corazón, alma y sentidos a quien prometo toda la vidsa adorar siempre y agradecer los beneficios que cual padre amoroso me concede sin tasa no medida, espíritus del mal, que te separes en el acto de mí, y no me atormentes más y me dejes libre de tu presencia y pueda recibir dignamente la comunión de Cristo por las virtudes que poseen los espíritus superiores Adonay y Mitarton a quienes invoco en este momento sagrado. Amén.

(rezarse por 3 veces seguidas para alcanzar la portección de San Cipriano) E:P:R:

MEDITACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

POR LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ.
ACTO DE CONTRICCIÓN.

Guarda tus firmes propósitos con recta intención hacia Dios, persuádete que el enemigo antiguo de todos modos se esfuerza para impedir tu deseo y aprovechamiento en lo beno y privarte de todo ejercicio devoto. No le creas ni hagas caso de él, dile: "Vete de aquí espíritu inmundo".
pelea como buen soldado, y si alguna vez cayeres por falaqueza de corazón, procura cobrar mayores fuerzas que las primeras confiando en la abundante gracia Divina y guárdate mucho todo el vano contentamiento y el de la soberbia, porque por eso muchos están engañados y caen algunas veces en ceguedad casi incurable.
Procura imitar a san Cipriano en la conversión y a Santa Justina en la fe, sin irte a impacientrar.

Aquí se hace la petición deseada a San Cipriano y Santa Justina.

DÍA PRIMERO

MEDITACIÓN SOBRE LA CONVERSIÓN

No difieras tu conversión de día en día; al prometer perdonar al que se arrepiente. Dios no ha prometido perdonar al que no se arrepiente sino al que entra en verdadera penitencia por el pecado cometido a Dios. La vida material es inseguraque una pronta conversión es absolutamente necesaria; porque de esta conversióndepende una eternidad de dicha o de desgracia.

La salvación del espíritu es tan necesaria e importante que si no se lucha por ella, los sufrimientos serán el castigo hasta que se reconozcan los errores cometidos y se proponga no volverlos a cometer.
Jesús nos dice: "Yo me voy y me buscaréis, y moriréis en vuestro pecado"
Imitemos a San Cipriano y Santa Justina en la fe, en la caridad, en la humildad y en el valor para alcanzar así, un ´día la patria Celestial. Por el mismo N.S.J.C. Amén.

GOZOS

Cipriano entró en trato con el demonio,
pero su arte a los cristianos ningún daño causaba
y la causa empezó a buscar.

Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.

A la doncella Justina quiso seducir con su arte, pero ella con la señal de la Cruz conseguía defenderse de la mala sugestión.

Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.

Visto el poder de la Cruz por Cipriano
librarse de la opresión diabólica se porpuso
valiéndose de la señal del ávaro Divino
al demonio ahuyentó y el poder de Dios conoció para siempre.

Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.

Convirtiéndose al cristianismo con la señal de la Santa Cruzy la ayuda de la doncella Santa Justina, es consagrado diácono y luego obispo llegó a ser.



Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.


Preso en unión de Santa Justina por orden de Dioclesiano fueron ambos sometidos a horribles tormentos y a blasfemar de Dios, pero la señal de la Cruz y la fe en Cristo del dolor los libró.



Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.

Siendo Cipriano desollado Y SURCADO SU CUERPO CON GARFIOS DE HIERRO, ARROJADOS A UNA CLADERA DE PEZ HIRVIENDO, ILESOS SALIERON DE TODOS ESTOS TORMENTOS.



Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.


Enviados a Nicodemia decapitados fueron, para Gloria de Dios y salvación de muchos cristianos que en que en Cristo creyeron y creen.



Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.


Señor de pecador a Mártir de la verdad llevaste a San Cipriano y de fe, amor y caridad lo cubriste, llévanos de la misma manera.

Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.

Oh bienabenturados santos dennos valor y fuerza Divina para vencer nuestras malas inclinaciones y líbrennos de las malas tentaciones del diablo y sus cómplices.

Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.

Por defender la verdad de Cristo con la Corona del martirio los ha premiado, así logre yo llevar la verdad que con amor el señor nos ha encomendado.

Santos de Dios ayúdennos a convertir almas para el trono celestial.

(Tres Padre Nuestro, Ave María y Gloria por los que sufren las tentaciones del diablo)



DÍA SEGUNDO

MEDITACIÓN SOBRE EL VERDADERO ARREPENTIMIENTO.

Cristiano que esperas para convertirte el día de tu muerte; pero !Quién te dice que no morirás de una muerterepentina e imprevista! ¿Quien te ha asegurasdo que conservarás tu razón hasta el último momento?
Suponte que gozas en este momento supremo del pleno uso de tus facultades, ¿Qué es una penitencia que consiste en dejar el pecado, cuando ya no se puede cometerlo?
Devoto imita a ese cortesano que después de haber laído la vida de San Antonio, dijo a uno de sus amigos: Quiero servir a Dios. Quiero empezar ahora mismo, en este mismo sitio; si no quieres imitarme, por lo menos no os opongáis a mi designio.
Cristiano servid con buena voluntad a Dios para que El os bendiga para siempre en la eternidad.

DÍA TERCERO

MEDITACIÓN SOBRE LOS MÁRTIRES

Consideremos en este día cuánto sufrieron los primeros mártires y héroes del cristianismo, principalmente San Cipriano y Santa Justina; se les encarceló, se les atormentó, se les lanzó al fuego y se les dió muerte cruel, decapitados. Ellos lo sacrificaron todo por conservar la fe en unión con Cristo. Hermano que escuchas y lees, compara sus sufrimientos con lo que tú haces. ¿No eres hijo de Dios? Por que no te levantas y sigues el camino de esos dos santos, mirad que cuando el verdadero cristiano se ve cargado de oprobios se gloría de ellos, acusado no se defiende: preguntado confiesa la verdad; condenado por el mundo gracias da al altísimo.
No temáis a los que matan el cuerpo y no pueden matar el alma; temed a aquel que puede condenar el cuerpo y el alma al infierno.

DÍA CUARTO

MEDITACIÓN SOBRE EL DESTIERRO

Consideremos que el mundo es un destierro y el cielo es nuestra verdadera patria.
Tenemos que tener gran deseo de ir al cielo. Los desterrados emplean sus riquezas, sus influencias y el crédito de sus amigos en volver a la patria; imítales emplea todos los bienes que tienes, tu esíritu, tu salud, para llegar a la casa de tu eternidad bienaventirada. Allí está Dios Padre; Jesús tu hermano mayor; el Espíritu Santo, tu consolador; María Santísima tu buena madre, con tantos santos al lado, dirijamos todos nuestros esfuerzos hacia ese lado.
Miremos al cielo y exclamemos: cuando iré y apareceré ante el rostro de mi Señor. Imitemos cada día a los gloriosos mártires San Cipriano y Santa Justina, que con amor, humildad y caridad lo soportaron todo con tal de ganar el cielo.

DÍA QUINTO

MEDITACIÓN SOBRE EL DESTIERRO (2)

Consideremos que el mundo es un lugar de expiación de culpas, donde el pecador puede purificar sus faltas o también puede sumergirse en el infierno por su propia voluntad.
El mundo es un destierro donde
ORACION CONTRA HECHIZOS // SAN CIPRIANO
ORACION SAN CIPRIANO


Oración eficaz y potente contra todo tipo de hechizos,el mismo San Cipriano la compuso antes de su martirio

Señor,apiadaos de mi.Jesucristo,apiadaos de mi. Señor oidme. Dios Padre que estais en los cielos.Dios Hijo,Redentor del mundo;Dios Espiritu Santo apiadaos de mi.Santa Trinidad,apiadaos de mi.Todos los santos Angeles y Arcangeles rogad por mi.San Sebastián,San Cosme y San Damián.San Roque,Santa Lucia y San Lorenzo,rogad por mi. Todos los Santos sacerdotes,Levitas,Anacoretas,Virgenes,Viudas,Santos y Santas,interceded por mi. De todo mal,libradme Señor. De todo pecado,libradme Señor. De vuestra ira,libradme Señor. De muerte repentina,libradme Señor. De los lazos del mal,libradme Señor. De la ira,odio y mala voluntad;libradme Señor.
Angeles de Dios,oidme,sin vosotros mi corazón pierde toda su fuerza. Sean llenos de confusión los que atentan contra mi. Ea,ea¡ van gritando- ya caeras en nuestros lazos,te seguiremos los pasos, y en ellos tropezarás. Pero los que Vos amais,Señor,os honran noche y dia y por eso con alegria,invocan a su Libertador. Huid amigos de mi desgracia, en mi Dios he encontrado gracia,huid. Que estos enemigos sean confundidos y alejados,Señor. Que vengan truenos y tempestades de mala influencia,para que se alejen de mi presencia. Sean inutiles Señor, de mis enemigos sus pasos. Librame de sus asechanzas y sus males,Señor. Concedeme este gracia,oid mi súplica y que el grito de mi corazón llegue hasta Vos
DESTRUCCION DE ENEMIGOS
ORACION A SAN CIPRIANO PARA DESTRUCCION DE ENEMIGOS

Divino san Cipriano, vencedor de batallas, príncipe de la huestes principales de la protección divina; hoy invoco tu divino nombre para que me ayudes ante nuestro dios celestial para voltear y derrotar cuanto trabajo espiritual, cuanta invocación en mi contra sea invocada, ayúdame a voltear cada una de las trapas de mi enemigo y que con tu espada poderosa sea cortada y revertida en contra de todo aquel que intente persuadirme con su engaño y vanidad.

Que si me encuentro entre sueños no pueda su invocación de maldad llegar hasta a mi; que si me encuentro cansado que su maldad no pueda llegar hasta mi cansancio; que si estoy confundido que su mal pensamiento no me confunda con sus pensamientos ilusos; que si estoy triste; que sus alegrías no puedan empañar mi tristeza y si estoy desvalido que con tu armadura pueda yo confundir sus malos pensamientos.

Con tu espada poderosa vaya yo cortando cada uno de sus malas intenciones y su mala fama de destruir por el simple hecho de orgullo y vanidad; líbrame oh, santo querido de no ser derrotado solo por orgullo y vanidad.

Cúbreme con tu armadura a ser protegido y guiado bajo tu protección divina.
Amen.

Se rezara un credo a San Cipriano bajo su protección divina .utilice una vela verde dedicada a su nombre.
Oración de liberación
Oración de liberación

Oh Señor , por intercesión de San Cipriano, suplico que aquellos que estén ligados con hechizos, embrujos y poseídos del maligno con tu infinito poder los desates, los desembrujes, para que el lobo rabioso no tenga dominio sobre..... para que todo aquelloque fue atado sea por Ti desatado.
San Cipriano, ruego por tu intercesión, preservarme de todos los maleficios y perfidias de Lucifer. Cuida la palabra, vista y pensamiento mío. Que sean llenos de confusión los que atenten contra mi vida . Que todos mis enemigos sean confundidos y alejados. Manteneme triunfante sobre ellos eternamente. Así Sea.

Oración de San Cipriano de Protección de Ataduras

San Cipriano, te suplico que aquellos que estén ligados con Hechizos, Embrujos y Poseídos con el Maligno, les desates, les desembrujes, para que toda Maldad, toda Brujería, Artes Diabólicas, Credos Al revés, Velas Volteadas a mi nombre sean volteadas en su contra.
San Cipriano, que con el simple hecho de nombrar tu divino y santo nombre se rompe cada cadena en mi contra, que yo sea protegida bajo tu escudo milagroso y protector.
Te ruego protegerme de todos los maleficios, Arterias y perfidias del señor Lucifer y de toda oscuridad.
Este delante de mí cuando aclame tu divino nombre.
Amen.
PROTECCIÓN
Un ritual sencillo para los viernes (a las 9 am o 3 pm):



San Cipriano:

Colocar en un vaso de vidrio liso 3 dedos de amoníaco, un limón sin semillas cortado en cruz y el resto de agua clara.

Ofreces esta lámpara fría a San Cipriano rezando su Oración y un Credo. Lo colocas en una esquina de tu casa donde no lo toquen, en el piso.

LO CAMBIAS CADA SEMANA.

(Esta lámpara sirve para proteger tu casa o tu altar, depende como lo ofrezcas)
SAN PATRICIO
Esta oración tiene muchas versiones
y según la tradición
fue la empleada por el obispo
Patricio de Irlanda para convertirse,
junto con 8 de sus hermanos, en ciervos mientras
caminaban por el bosque y estaban siendo acosados
por el druida Tara.
Desde entonces es conocida como una poderosa
oración de protección y de invocación al Señor.


CORAZA DE PROTECCION DE SAN PATRICIO :

"Me envuelvo hoy día y ato a mi una fuerza poderosa, la invocación de la Santísima Trinidad y la fe en las tres Divinas Personas. Me envuelvo hoy día y ato a mi la fuerza de Jesucristo, Hijo de María siempre Virgen, con su bautismo, la fuerza de su crucifixión y ntierro, la fuerza de su resurrección y ascensión, la fuerza de su vuelta para el juicio de eternidad.
Me envuelvo hoy día ato a mi la fuerza del amor de los querubines, la obediencia de los Angeles, el servicio de los Arcángeles, la esperanza de la resurrección para el premio, las oraciones de los patriarcas las predicciones de los profetas, las predicciones de los Apóstoles, la fe de los mártires, la inocencia de las Santas Vírgenes, las buenas obras de los confesores.
Me envuelvo hoy día y ato a mí el amor maternal y la pureza virginal de María Santísima. Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y esposa de Dios Espíritu Santo.
Me envuelvo hoy día y ato a mi la fuerza de Dios para orientarme, el poder de Dios para sostenerme, la sabiduría de Dios para guiarme, el ojo de Dios para prevenirme, el oído de Dios para escucharme, la palabra de Dios para apoyarme, la mano de Dios para defenderme, el camino de Dios para recibir mis pasos, el escudo de Dios para protegerme, los ejércitos de Dios para darme seguridad contra la trampa de los demonios, contra las tentaciones de los vicios, contra las inclinaciones de la naturaleza, contra todos 1os que desean el mal de lejos o de cerca estado yo solo o en la multitud.
Convoco hoy día todas esas fuerzas poderosas que están entre mi y esos males, contra las encantaciones de los falsos profetas, contra las leyes negras del paganismo, contra las leyes falsas de los herejes, contra la astucia de la idolatría, contra los conjuros de brujas, brujos y magos, contra la curiosidad que daña el cuerpo y el alma del hombre.
Invoco a Jesucristo que me proteja hoy día contra el veneno, el incendio, el ahogo, las heridas para que pueda yo alcanzar abundancia en premio.
Jesucristo conmigo, Jesucristo delante de mi, Jesucristo detrás de mi, Jesucristo a mi derecha, Jesucristo a mi izquierda, Jesucristo en la anchura, Jesucristo en la longitud, Jesucristo en la altura, Jesucristo en el corazón de todo hombre que piensan en mi, Jesucristo en la boca de todos los que hablan de mi, Jesucristo en todo ojo que me ve, Jesucristo en todo oído que e escucha.

Del Señor es la salvación.
De Jesucristo es la salvación.
Tu salvación Señor, esté siempre con nosotros”.
Amén
San Pancracio
San Pancracio

Festividad: 12 de mayo
Nacionalidad: Siria
Fecha de muerte: mártir, hacia el año 305
Patrón: contra falsos testigos y falsos testimonios, contra perjurio, niños, calambres, espasmos, dolores de cabeza. Ciudades: Albano, Bergen, Giesen, Leyden.

Este es uno de los santos más populares y queridos de nuestro santoral, incluso los que no son practicantes tienen imágenes de él en la casa, en el trabajo o en la cartera. La fama de San Pancracio fue debida a la corta edad en que sufrió el martirio, a los 14 años.

Pancracio nació en la entonces ciudad turca de Frigia probablemente en el año 286, de padres nobles y que no tenían como religión el cristianismo. Pronto quedó huérfano y junto a su tío Dionisio se trasladó a Roma. Aunque era muy joven, nuestro santo quedó entusiasmado de la fe de muchos cristianos que estaban dispuestos a dar su propia vida por Jesucristo. Rápidamente se interesó por conocer el Evangelio y se bautizó. Algunas fuentes señalan que el mismo Papa Marcelino fue quien lo catequizó y bautizó.

Por aquellos tiempos, el emperador Diocleciano mandó un edicto que perseguía a todos aquellos que abrazaba la fe cristiana. Pancracio fue descubierto y condenado a morir decapitado en la Vía Aurelia, un 12 de mayo del 305. Los cristianos se hicieron cargo del cuerpo del joven mártir y le dieron sepultura en un cementerio cercano a la mencionada calle.

El culto a San Pancracio fue ya importante desde el mismo día de su martirio, muchos devotos fueron a venerar su tumba que se convirtió en un auténtico santuario de peregrinación de personas venidas no sólo de la ciudad sinó también de todo el país. Esto motivó que el Papa Simaco mandara alzar una basílica a principios del siglo VI. Más tarde, otro pontífice, Honorio I construyó entre los años 625 al 638 una nueva iglesia en su honor ya que la anterior amenazaba ruina. Sobre su sepulcro mandó grabar esta inscripción:

"Por los méritos insignes y las singulares gracias del Bienaventurado Pancracio, el obispo Honorio, siervo del Señor, para bien del pueblo de Dios, ordenó derribar el viejo edificio que amenazaba ruina y no contenía los restos del santo, debido al descuido de los antiguos; mandó construir de nueva planta otra iglesia y, dentro del altar adornado con mármoles preciosos, colocó las reliquias que antes estaban en la pared exterior del edificio".

Devoción

La devoción a San Pancracio se fue propagando a lo largo de los años por Occidente e incluso en Oriente, en buena parte gracias a la narración de su pasión que fue redactada antes del siglo IX. Dos atractivos hay en el santo que ayudaron a su veneración: la pronta edad de su martirio y los milagros que por su intercesión le fueron atribuidos. Cabe no olvidarnos del gran aprecio que suscita el santo en Inglaterra, allí, San Agustín de Cantérbury le dedicó una iglesia a finales del siglo VI.

Aunque el patrón de los trabajadores sea San José, San Pancracio es también otro de los santos a quien mucha gente recurre para encontrar trabajo. También se le invoca para obtener buena salud. Como que la pasión del martirio nos cuenta que fue decapitado, hay también quien le reza para combatir la migraña. Otra de sus virtudes es la de proteger contra el perjurio y el falso testimonio. Cabe destacar que los tejedores y todo el arte del ramo textil de Barcelona adoptaron a mediados del siglo XIX a San Pancracio como patrón. En el día de su onomástica celebraban una gran fiesta. Este patronazgo cayó en desuso a finales del mismo siglo y hoy por hoy, los tejedores ya no le veneran. Recuerda que el patrón de este ramo está compartido entre San Francisco de Asís y San Martín de Tours.

San Pancracio como amigo

Es bueno tener a los santos como amigos en nuestro andar diario. Desgraciadamente muchos se creen que los santos son solamente imágenes colgadas en las paredes de una iglesia, estáticas y sin vida. Pues no, los santos también se mueven y lo hacen a través de nosotros, ellos están a nuestro lado, igual que Jesús. Escribo esto porque muchas veces tratamos a los santos como si fueran brujos o médiums y nada más lejos que la realidad.

Oración a San Pancracio

"Glorioso San Pancracio, alcanzadme de Dios trabajo honrado y suficiente para todas las necesidades de esta vida temporal. Os pido salud y fuerza para cumplir con mi trabajo. A través de él confío en alcanzar la gloria eterna. Amen".

ORACIÓN A SAN PANCRACIO I
Glorioso mártir de Jesucristo, amable protector mío, San Pancracio, ya que el Señor escucha tan favorablemente tus ruegos, ayudando espiritual y temporalmente a los que piden sus gracias por tu intercesión, atiende la petición que, con humilde confianza en la bondad de Dios y apoyado en tu poderoso valimiento, elevo al cielo en mi presente necesidad.

(Aquí hágase la petición que se desea conseguir del Santo.)

Ya que tu grande amor a Dios te animó a ofrecer la vida en testimonio de la fe, obten para mí este mismo amor y esta fortaleza en la práctica y en la confesión de la fe.

Para alcanzar tu continua protección sobre mí y sobre mi familia, te ofrezco ser fiel en el cumplimiento de la ley de Dios y en los deberes de mi estado, y procuraré agradarte con la frecuente recepción de los santos Sacramentos. Sirviendo a Dios y ayudado por ti, espero gozar de tu compañía en el cielo. Amén.

__________

ORACIÓN A SAN PANCRACIO II
Oh glorioso San Pancracio que en la hermosa juventud, que tan rica y halagadora se presenta para vos con las promesas del mundo, sin embargo renunciasteis magnánimamente a todo para abrazar la Fe y servir a nuestro Señor Jesucristo con gran ardor de caridad y con profunda humildad, y por El ofrecisteis alegremente vuestra vida con un sublime martirio, escuchad, os suplico, mi plegaria ahora que sois tan poderoso delante de Dios.

Obtenednos una viva fe que nos sirva de luz mientras peregrinamos en este mundo; un ardiente amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Alcanzadnos también espíritu de desprendimiento de los bienes de la tierra y desprecio de las vanidades del mundo; y humildad para practicar ejemplarmente la vida cristiana.

Os rogamos igualmente de un modo especial por los jóvenes. Acordaos que sois patrono de la juventud; llevad, por lo tanto, al Señor a todos los jóvenes, convertidos en puros y fervorosamente piadosos por vuestra intercesión. Obtenednos a todos la felicidad del Santo Paraíso. Así sea.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

NOVENA

Comenzar con el acto de contrición y luego la oración del día que corresponda:

DÍA PRIMERO

Nuestro corazón ha sido creado para amar: lo que más tienes que amar es a Dios; más que a todas las personas, más que a todas las riquezas del mundo, y de esta manera te evitarás también muchos desengaños. De esta manera lo hizo San Pancracio, y por eso alcanzó tantos favores de Dios. Pídele de corazón esta gracia; vivirás más tranquilo y alcanzarás su protección en todo lo que necesites. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA SEGUNDO

Dios permite que amemos a nuestra familia y a otras personas, mientras no sea obstáculo para amar a Dios. Así lo hacía el glorioso San Pancracio, y de esta manera encaminó muchas almas al cielo. Pídele de todo corazón que ames como buenos hermanos a las otras personas, a fin de que amemos más a Dios y obtendremos muchas gracias del glorioso San Pancracio. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA TERCERO



San Pancracio tenía un corazón tan bueno, que siempre se compadecía de los pobres y desgraciados: por eso logró tantas gracias del cielo; procura tú también imitarlo en estas virtudes, y así lograrás por su intercesión obtener muchas gracias de Dios. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA CUARTO

El glorioso San Pancracio, no sólo procuró ser bueno, sino que trabajaba para poder guiar otras almas al cielo, y por eso Dios le concedió tanto poder en favor de sus devotos. Procura tú también hacer lo que puedas para propagar esa devoción y procurar que otros vayan por el camino del cielo. Así lograrás muchas gracias, especialmente las que has de menester ahora que haces esta Novena. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA QUINTO

En el mundo hay muchas personas que por respetos humanos no son buenas, para que no las tengan como fanáticas. Procura que no seas tú de esos: sino que, a imitación de San Pancracio, siempre defiendas la verdad y las cosas buenas. De esta manera lograrás todo lo que necesites por intercesión de San Pancracio, que atenderá siempre a tus ruegos. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA SEXTO

Una de las cosas que cuesta más a nuestro corazón, es perdonar a los que nos han agraviado. Pídele al glorioso San Pancracio que te alcance esta gracia cuando alguien te haya agraviado, ya que él perdonó hasta a los mismos que le martirizaron, y no dudes que estarás después más tranquilo y conseguirás para ti y para tu familia más de lo que puedas confiar. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA SÉPTIMO

En este mundo se ha de tener mucha paciencia en todo, pues vienen más contrariedades de los que uno espera. Toma por modelo al glorioso San Pancracio, que en todo se conformaba con la voluntad de Dios, y así logró vivir tranquilo y ser un gran Santo, en medio de muchas penas. Pídele de buen corazón que te ayude y te concederá esta gracia y muchas más. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA OCTAVO

Así como quieres el retrato de tus padres y otras personas amigas, también conviene que quieras la imagen del glorioso San Pancracio, no dudando que desde el cielo ve cómo te arrodillas ante el altar en que está colocado. Cuanto con mayor fervor lo hagas, más rogará a Dios para que te conceda lo que le pides en esta Novena, tanto para ti, como para las personas de tu familia. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

DÍA NOVENO

Ahora que terminas la Novena, estás animado y tienes más deseos de amar a San Pancracio, y por lo tanto, de hacerte digno de que puedas ir al cielo para hacerle compañía. No dudes que allí te espera, e irás si cumples bien tus obligaciones viviendo como un buen cristiano; logrando ya, desde ahora, su protección en todo, tanto para ti, como para tu familia. Concluir con la oración a la Santísima Trinidad.

ORACIONES A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Oración al Padre Eterno. Creo, Padre Celestial, todo lo que es de Fe, y con ella quiero vivir y morir; por intercesión de San Pancracio concededme a mi y a mi familia buena salud para cumplir mis obligaciones. Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Oración al Hijo de Dios. ¡Oh! buen Jesús, concededme la virtud de la Esperanza en Vuestras promesas, como lo hizo San Pancracio, que siempre confió en Vuestra Providencia, y así pueda obtener por su intercesión trabajo y don de acierto en las cosas que haya de emprender para atender a mis necesidades y las de mi familia. Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Oración al Espírtu Santo. Concededme la virtud de la Caridad, para amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo por amor a Dios, como lo hacia el glorioso San Pancracio. Por su intercesión confío alcanzar esta gracia y la de verme libre de desgracias y personas mal intencionadas. Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Oración final. ¡Oh! glorioso San Pancracio, os pido me alcancéis las gracias que necesito y especialmente SALUD Y TRABAJO, a fin de que pueda presentarme ante vuestra imagen para daros gracias por los favores recibidos. Así sea.

-------------------------------------------------------------------------------

1. El autor de esta novena es Salvador Mujal, Pbro. Este santo es muy popular en España, al cual se venera sobre todo como auxiliador para obtener trabajo.

Según se cuenta para que traiga suerte ha de ser REGALADO y hay que ponerle PEREJIL, simplemente colocar unas ramitas de perejil sobre su imagen.
- ".... se debe de poner perejil sobre la figura o la estampa ". -Devota de San Pancracio
Los hay también que aseguran que depende de lo que le pidamos así debemos de colocar el perejil y la imagen del santo debe mirar hacia un lado u otro, pero en eso no hay acuerdo y hay tantas opiniones como devotos de San Pancracio. En lo que sí que hay acuerdo es que:
¡hay que ponerle perejil !!

San Pancracio bendito santo de los afligidos en la pobreza y en la falta de trabajo, confiando en tu eficaz intercesión a ti acudo para que presentes al Señor mis súplicas. Mi alma afligida te solicita tu protección, porque sabe que Dios se complace en atender solícito las peticiones de vuestros devotos si han de ser de bien para nuestras almas. Socórreme con tu gran caridad y haz que con la acción de buenas obras tus grande virtudes alcance del Señor la gracia especial que en esta novena te pido y sobre todo la perseverancia en el (decir lo solicitado
Así sea por siempre
RITUAL de San Pancracio
RITUAL PARA PROTEGER NUESTRO TRABAJO

Materiales:

Una imagen de San Pancracio.

Doce varillas de Sándalo.

Un puñado de hierbabuena.

Un velón de gran tamaño, mejor si es el velón del trabajo.

Instrucciones:

Ponga la imagen de San Pancracio sobre una peana bien limpia, y encienda ante el santo, uno de los palitos de incienso (sándalo).

El comienzo de este ritual debe coincidir SIEMPRE con la Luna llena. Póngase entonces sobre el pequeño altar o peana, un pequeño puñado de hierbabuena, la misma que utilizaban los antiguos romanos para conseguir fortuna en sus labores.

Enciéndase entonces el velón, mientras se recita la siguiente oración:

"Yo te imploro y te invoco San Pancracio,

para que me conserves el trabajo,

para que ni la enfermedad, ni el cansancio, hagan mella en mí,

y que por siempre, mi trabajo sea estable y seguro. ¡Amén! "

Seguidamente apagaremos el velón, que deberá servimos durante todo el ritual, el cual durará DOCE DÍAS, en los cuales y diariamente, se quemará una varilla de sándalo.

Algunos especialistas hacen este mismo ritual pero utilizan en vez de la imagen de San Pancracio, la de San Cipriano, el célebre mago cartaginés, que compartió la tradición cristiana, con los más secretos arcanos de la magIa.

Si se diera el caso que el oficiante tuviera problemas para encontrar la hierbabuena, pese a ser una planta muy conocida, puede utilizarse en su lugar flor de canela.
SANTA BARBARA
SANTA BARBARA, VIRGEN Y MARTIR

Según la leyenda recibida de Metaphrastes (siglo X), Sta. Bárbara es una joven conversa de los primeros siglos de la era cristiana. Nace en Nicomedia, a orillas del Mar de Mármara.

Llega a conocer la doctrina cristiana a través de un sacerdote enviado por Orígenes, que llegaba hasta ella haciéndose pasar por médico. La bautiza en secreto quien para expresar su fe en la Santísima Trinidad abre en esa torre que tenía dos columnas una tercera.

El martirio de santa Bárbara data del año 235, en la ciudad de Nicomedia (hoy día Izmit, en el noroeste de Turquía). Para protegerla de las influencias malas del mundo exterior, su padre la forzó a pasar su juventud encerrada en una torre.

El padre se entera y enfurecida la persigue con una espada.
Presa al fin se niega a abjurar de la fe, por lo que es azotada, desgarrada, herida con elementos cortantes, quemada, mutilada y paseada desnuda para humillarla. Finalmente, Santa Bárbara fue decapitada por su propio padre, que no podía tolerar su conversión. Pero inmediatamente después del crimen, el padre de santa Bárbara murió a su vez, golpeado por el rayo.

Desde entonces, santa Bárbara está asociada con el rayo y es invocada durante las tempestades. Es la patrona de todos los que utilizan explosivos : artilleros, artificieros, zaperos, y mineros. Cuando el cuerpo militar de los zaperos evolucionó hacia el de los bomberos, estos conservaron a santa Bárbara como patrona.


MILAGROS:
Estando ya torturada en su celda, se le aparece un ángel que la conforta con la Eucaristía.
También la cubre con un velo ya que había sido desnudada para su humillación

PATRONA:
De Normandía y Bretaña en Francia y de Ferrara, Mantua y Guastalla en Italia.

PROTECTORA:
Es invocada contra los rayos, por los artilleros, los arquitectos, bomberos.

Identificativo principal :
Aparece coronada con una torre (en alusión a la prisión), tiene ropajes de su época y tocado de doncella.

Identificativo secundario:
Lleva en su mano una espada (por su muerte) y una palma, símbolo de su martirio o un cáliz que recuerda que fue confortada con la Eucaristía.

ORACION
Señor, que diste a santa Bárbara una increíble fortaleza para soportar los mayores ultrajes y tormentos por ser fiel a Ti, te pedimos que, como ella, nosotros seamos fuertes en la adversidad y humildes en la prosperidad para alcanzar como ella la eterna bienaventuranza.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.


El hecho de que no aparezca en el calendario litúrgico pos-Vaticano no significa que la Iglesia la haya descartado. Pero se ha querido dar lugar en la liturgia a otros santos cuyas vidas están mejor documentadas. Según el Misal Romano previo a 1970, su martirio ocurrió en Nicomedia bajo el emperador Maximinus Thrax.

No hay referencias a Santa Bárbara contenidas en las primeras autoridades históricas de la antigua cristiandad, ni tampoco aparece su nombre en la revisión del martirologio de San Jerónimo. La veneración a esta santa era común, aun así, desde el siglo VII. Alrededor de esta fecha existieron las legendarias Actas de su martirio, los cuales fueron incluidos en la colección de Simeón Metafrastes, y fueron usados asimismo por los autores (Ado, Usuardo, etc.) de los martirologios ampliados redactados durante el siglo IX en la Europa occidental. De acuerdo a estas narrativas, las cuales eran esencialmente las mismas, Bárbara era la hija de un rico pagano llamado Dióscoro. Fue cuidadosamente protegida por su padre, quien la mantuvo encerrada en una torre, a fin de protegerla del mundo exterior. Una propuesta de matrimonio recibida a través de él fue rechazada por ella. Antes de partir en un viaje, su padre ordenó que se erigiera un baño para el uso de ella cerca de su casa, y durante su ausencia, Bárbara hizo poner en él tres ventanas, como un símbolo de la Santísima Trinidad, en vez de las dos planeadas originalmente. Cuando su padre regresó, ella se dio a conocer como cristiana; a partir de esto él la maltrató y la arrastró hasta el prefecto de la provincia, Martiniano, quien la hizo torturar cruelmente, y finalmente la condenó a muerte por decapitación. Su mismo padre ejecutó la sentencia, pero en castigo por esto, fue fulminado por un rayo en el camino a su casa, y su cuerpo fue consumido. Otra cristiana llamada Juliana sufrió la muerte de martirio junto con Bárbara. Un hombre piadoso llamado Valentín enterró los cuerpos de las santas; en esta tumba los enfermos eran sanados, y los peregrinos que iban a rezar recibían auxilio y consolación. El emperador en cuyo reino se ubica el martirio es a veces llamado Maximino y a veces Maximiano; debido al carácter puramente legendario de los relatos del martirio, no hay una buena base para las investigaciones hechas en una fecha anterior a fin de confirmar si era Maximino I (235-238) o Maximino Daza (de las persecuciones dioclecianas).
Las tradiciones varían en cuanto al lugar del martirio, existiendo dos opiniones: Simeón Metafrastes y la leyenda latina dada por Mombrito hacen de Heliópolis, en Egipto, el sitio del martirio, mientras que otros relatos, a los cuales Baronio da más peso, afirman que es Nicomedia. En la Martyrologium Romanum parvum (alrededor de 700), el martirologio más antiguo de la Iglesia latina en el cual su nombre aparece, dice: "In Tuscia Barbarae virginis et martyris", una afirmación repetida por Ado y otros, mientras que en aumentos posteriores de los martirologios de San Jerónimo y Bede, dice "Romae Barbarae virginis" o "apud Antiochiam passio S. Barbarae virg". Estas diversas afirmaciones, de cualquier manera, prueban sólo las adaptaciones locales de la veneración de la mártir santa, de quien no hay una tradición histórica genuina. Es seguro que antes del siglo IX ella era públicamente venerada tanto en oriente como en occidente, y que era muy popular en el pueblo cristiano. La leyenda de que su padre fue fulminado por un rayo causó, probablemente, que fuera considerada por la gente común como la santa patrona en tiempos de peligro por las tormentas eléctricas y el fuego, y luego, por analogía, como la protectora de los artilleros y los mineros. También se le invoca como intercesora para asegurar el recibimiento de la Penitencia y la Sagrada Comunión en la hora de la muerte. Un suceso del año 1448 dio pie a la difusión de la veneración a esta santa. Un hombre llamado Enrique Kock estaba a punto de ser quemado en la hoguera en Gorkum; invocó a Santa Bárbara, a quien siempre le había tenido gran devoción. Ella le ayudó a escapar de la hoguera y lo mantuvo vivo hasta que pudo recibir los últimos sacramentos. Una circunstancia similar es relatada en una adición a la Legenda aurea. En los calendarios griegos y en los romanos de hoy en día, la fiesta de Santa Bárbara cae el 4 de diciembre, mientras que en los martirologios del siglo IX, a excepción de Rabano Mauro, la ubican el 16 de diciembre. Santa Bárbara ha sido frecuentemente representada en el arte, parada en una torre con tres ventanas, sosteniendo la palma de un mártir en su mano; a menudo también sostiene un cáliz y la hostia sacramental; a veces aparecen cañones cerca de ella.


La siguiente historia fue extraída de un antiguo manuscrito propiedad del escritor griego Simeón de Metafrasto, especialista en la investigación de la vida de los santos católicos. Dicho manuscrito fue expuesto a la luz pública a mediados del siglo VII y a continuación citaremos fragmentos del mismo:

"Durante el reinado de Maximiano en la ciudad de Nicomedia (actualmente Izmit, Turquía) había un hombre muy rico llamado Dióscoro, quien era pagano, supersticioso y estaba abocado a seguir la errónea costumbre local de adorar dioses irreales. Dicho personaje tenía una hija muy hermosa llamada Bárbara, a la cual celaba sin motivo alguno. Para evitar que Bárbara tuviera contacto con la gente, Dióscoro hizo construir una torre muy alta y allí encerró a su hija hasta que decidió entregarla en matrimonio a uno de los príncipes que la pretendían atraídos por el misterio que rodeaba su encierro. Ante la situación el padre de Bárbara un día se dirigió a ella y le dijo: "Hija mía, los príncipes de comarcar lejanas y cercanas han llegado hasta aquí para pedir tu mano, por ello te ruego que me digas que quieres hacer ante esta situación". Al escuchar a su padre Bárbara sintiéndose ofendida le contestó: "Padre mío, mi decisión es no casarme, pues nunca he pensado en ello, así que te ruego que no me obligues a hacerlo".
Realmente hablaba en serio, ella vivía pensando en llevar una vida perfecta sumida en la búsqueda del verdadero y único Dios, por lo tanto pensaba que si accedía a las proposiciones de los príncipes se alejaría de su meta: el acercamiento al ser supremo. Esto decepcionó tanto a Dióscoro que fue a vivir a un país lejano por un tiempo. Bárbara ante la ausencia de su padre aprovechó para colocar una cruz en el baño y añadió una ventana más a las dos que ya tenía la torre para así simbolizar a la Santísima Trinidad. Luego de esto Bárbara fue bautizada y siguiendo una de las costumbres místicas de San Juan Bautista sólo comía miel y langostas. Luego del bautizo de Bárbara dicho baño, que estaba formado por una serie de piscinas, quedó consagrado y se sabe que allí los ciegos de nacimiento recobraban la vista. En ese momento ya Bárbara estaba fortalecida por su fe lo cual la ayudó a vencer al demonio y esto lo demostró cuando reaccionó ante los ídolos paganos de su padre escupiéndolos y diciéndoles: "Todos aquellos a los que vosotros habéis inducido en error y creen en vosotros serán como vosotros". Luego de ocurrir esto se retiro a orar y a venerar a Dios en la torre y en ese momento fue consagrada por el espíritu santo y adquirió la gloria espiritual que poseen todos los santos. En el año 235 D.C su padre regresó del viaje y ya había culminado la reestructuración de la torre y éste le preguntó a los obreros: "¿Por qué habéis hecho tres ventanas?, y ellos sorprendidos contestaron: "Porque su hija nos lo ordenó". Ante esto Dióscoro mandó a llamar a Bárbara para definitivamente conseguir una respuesta al dilema que se le había presentado con las tres ventanas. Cuando su hija se presentó le hizo la misma pregunta y la respuesta fue la siguiente: "Mandé a hacer una ventana más para que fueran tres, porque tres ventanas dan luz a todo el mundo y a todas las criaturas, en tanto que dos ensombrecen el Universo". Entonces se dirigió con ella a los baños y le preguntó, con gran ánimo de que le aclarara la situación, por qué una tercera ventana si con las dos que habían llegaba suficiente luz al lugar, y Bárbara respondió: "Esas tres ventanas representan claramente al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, los cuales son tres personas en un solo Dios, en el que debemos creer y al único que debemos adorar". La reacción de Dióscoro fue violenta, tanto así que saco su espada para matar a su hija allí mismo, pero la ya consagrada virgen comenzó a orar y milagrosamente levitó por los aires gracias a la protección divina y llegó volando a una lejana roca inmersa en las montañas. Testigos de esto fueron dos pastores que la vieron volar y a su padre persiguiéndola preso de la ira. Al llegar a las montañas Dióscoro la tomo por los cabellos y decidió llevarla para ser juzgada y limpiar su propio nombre ante la gente de la ciudad. Bárbara fue apresada y enjuiciada, en ese momento dándole una nueva oportunidad de que recapacitara ante su creencia de la existencia de un solo Dios, el juez le dijo: "Así pues, elige entre sacrificar a los dioses y salvar tu vida, o morir cruelmente torturada", y Santa Bárbara respondió: "Me ofrezco en sacrificio a mi Dios, Jesucristo, creador del cielo, de la tierra y de todas las cosas".
Esa fue su sentencia, después de ser apaleada y torturada durante días, la santa tuvo la visión del señor Jesucristo en la prisión. Pasaron los días y como Bárbara mantenía su posición ante el castigo, el juez decidió que fuese decapitada por la espada. En ese momento Dióscoro segado por la obsesión de limpiar su nombre arrebató a Bárbara de las manos del juez y la llevó a la cumbre de una montaña junto a otra mártir llamada Juliana. En el camino Santa Bárbara se alegró porque sentía que se aproximaba el premio a su devoción por Dios y mientras su padre la arrastraba hacia la montaña hizo la siguiente oración: "Señor Jesucristo, Creador del Cielo y de la Tierra, te ruego que me concedas tu gracia y escuches mi oración por todos aquellos que recuerdan tu nombre y mi martirio. Te suplico que olvides sus pecados, pues tu conoces nuestra fragilidad", en ese momento escuchó que desde el cielo provenía una voz que le decía: "Ven Bárbara, esposa mía, ven a descansar en la morada de mi padre, que está en los cielos, yo te concedo lo que acabas de pedirme". Después de esto fue decapitada por la mano de Dióscoro, su propio padre, junto a Juliana, recibiendo las dos en ese momento la corona del martirio. Luego de haber finalizado el horrendo crimen Dióscoro comenzó a bajar de la montaña y en el camino fue fulminado por un rayo que descendió de los cielos, cual fuego celestial.
Santa Bárbara fue sepultada junto a Santa Juliana por un noble de nombre Valentino en un pequeño pueblo donde posteriormente ocurrieron muchos milagros".
Protectora divina
Santa Bárbara pertenece al grupo de los 14 Santos Protectores y fue una de las santas más populares en la edad media, virtud que conserva en la actualidad. Además de tener tantos devotos en la población es la patrona de los militares, específicamente de los artilleros. También lo es de los mineros, arquitectos, albañiles y constructores, esto debido a lo que relata su historia cuando remodelaron la torre donde vivía. Para los versados en el conocimiento esotérico Santa Bárbara protege principalmente a quienes se hallan en peligro de muerte y no tienen sacramento, debido quizás a la oración que hizo la santa en el momento de su muerte.

Santa Bárbara se celebra el 4 de diciembre, sólo dos días antes del día de san Nicolás (que viene de Turquía también).
SINCRETISMO Y SANTA BARBARA EN CUBA
SINCRETISMO Y SANTA BARBARA EN CUBA

La colonización española trajo a América el catolicismo y también a los negros esclavos de África. Con esta inmigración propició un calidoscopio religioso, una complejidad de cultos, que hasta el presente se profesan.

El sincretismo es consecuencia directa de la imposición de los santos católicos por parte de la sociedad europea a los negros esclavos, valiéndose de la supremacía blanca en aquella época. Este fenómeno se produjo cuando los esclavos, inteligentemente, fingieron aceptar las imágenes católicas para proteger sus creencias y hasta sus propias vidas, ya que el blanco no admitía la religión de los negros debido a que pensaba que eran cosas del demonio.

Los Yorubas buscaron entonces semejanzas entre sus deidades milenarias y los santos católicos y de ahí que se diga que Shangó es Santa Bárbara, Obatalá es la Virgen de las Mercedes, Eleguá es el Santo Niño de Atocha, Oshún es la Virgen de la Caridad del Cobre, Yemayá es La Virgen de Regla, y así, otras analogías.

Muchos estudiosos del tema afirman que existen semejanzas entre la religión yoruba y el catolicismo: ambas doctrinas profesan un solo Dios con una serie de santos que lo acompañan en su misión de actuar en beneficio del mundo y de los humanos. Ese es el motivo por el cual en América se le llama Santería a la Regla de Osha o Religión Yoruba. Los estudiosos opinan que seguir practicando el sincretismo en la actualidad es totalmente inútil. Desde el punto de vista histórico, cultural y físico es ya innecesario comparar a los orishas con los santos católicos. La esclavitud se abolió hace muchos años. Continuar dicha comparación constituye seguir una tradición sin sentido.

Entre los ejemplos de analogía entre santos y orishas citemos a Shangó, sincretizado en Santa Bárbara. Si analizamos la historia de ambos nos percatamos de que hay ciertos detalles casuales: ambos tienen que ver con el rayo. Por el lado de Shangó, es su esencia, mientras que en la historia de Santa Bárbara sabemos que un rayo fulminó a su padre luego de que éste la decapitara. Estos detalles fueron los que tomaron en cuenta los yorubas a la hora de disfrazar sus deidades con las imágenes católicas, pero no quiere decir que sean las mismas.

Se habla de un sincretismo que en realidad no existió. El llamado sincretismo se utilizó por el africano para proteger su propia creencia. El negro nunca aceptó el cristianismo, de haberlo aceptado éstas prácticas no hubieran sobrevivido al cautiverio y prohibiciones a que fueron sometidos sus practicantes autóctonos. No se hubiera practicado más nunca una religión animista en América y en la actualidad se desconocería la Regla de Osha.

Los africanos que iban a misa el domingo, le daban un pollo a Eleguá el lunes. Engañaban al cura. Era la gran falsa. Engañaban a la Iglesia, pero no engañaban a Shangó, a Yemayá ni a Oshún. Ellos siguieron practicando en la forma original de sus ancestros, pero practicaban un cristianismo falso

EN:
http://oraculos.ve.tripod.com/sincretismo.htm



LA SANTA EN CUBA:

Cabildo Santa Bárbara(Shangó).

En nuestro país Shangó representa a Santa Bárbara según nuestro sincretismo, aunque en realidad para el mundo Santa Bárbara es una santa de la iglesia católica y Shangó es un orisha africano.

La presencia del culto lucumí en Palmira y el predominio de la Regla de Ocha fue un elemento de suma importancia para que se crearan las condiciones al culto de Shangó, que junto al de la Virgen de la Caridad del Cobre y la Virgen de Regla fueron las más extendidas en Cuba a finales del siglo XIX.

La mayoría de los investigadores coinciden que para estudiar el culto a Shangó en Palmira la presencia de Lutgarda Fernández, negra criolla esclava, nacida en Camagüey, donde residió hasta los 21 años.

En entrevista efectuada a Agustín Hernández, Obbá de la Sociedad de Santa Bárbara, el refiere: "Lutgarda es la primera figura de la Sociedad de Santa Bárbara, se consagró en Matanzas y su asentamiento fue cruzado con los Orishas Ochún y Shangó, aunque practicaba más el último, según se cuenta Shangó bajaba a su bohío y ella bailaba entre el fuego y no se quemaba".

Su religiosidad, que como se verá a continuación no dejó de practicar, la cual conocía con anterioridad, tal es el caso del milagro ocurrido durante su embarazo que la conduce inexorablemente a su consagración y devoción a Shangó.

Al respecto plantea Mario Fernández su nieto:

Viviendo en esta casa de la Calle Horruitiner, Lutgarda tuvo un mal parto y viéndose en el estado de gravedad ocurrió el milagro de Santa Bárbara(Shangó), ésta le dijo que quemara la imagen de Santa Bárbara que estaba en el cuarto y luego ligara las cenizas con el aceite que estaba en la lámpara y se lo pusiera como compresas tibias en el abdomen, con esto la enferma expulsó un líquido amarillo y curó. Entonces volvió a presentarse Santa Bárbara(Shangó) y le dijo que tenía el compromiso de que en el pueblo que viviera fijamente luchara por un templo y una imagen.

En un bohío habitado por el esclavo Antonio Cabrera de la dotación del ingenio Portugalete, en unión de Lutgarda y otros creyentes empieza ha desarrollarse la religión.

Se traslada hacia Palmira a fines del siglo XIX y se establece en la Calle Tránsito, hoy conocida por Céspedes, donde formaron un pequeño altar para ritos, consolidando su posición en la localidad, reciben la ayuda financiera de un comerciante para la construcción de un local de madera y teja.

De esta manera, a partir de una familia biológica dirigida por Lutgarda Fernández convertida hacia 1910 en una familia religiosa se logra establecer una sociedad, inaugurada el 4 de diciembre de 1914.
"La Santa Bárbara actual existente en la sociedad fue traída por Escarza de Barcelona para colocarla y adorarla en el cabildo, quien ayudó a la construcción y búsqueda de casas para el mismo".

La procesión de Santa Bárbara empieza a crecer en el año 1904 organizada por Lutgarda Fernández, esta no tenía la envergadura popular de hoy en día, compuesta principalmente por grupos de practicantes ya afianzados y dirigidos por la familia religiosa que ella encabezada durante esta etapa, 1917 fue el año de mayor fuerza de la festividad a Santa Bárbara(Shangó), teniéndola a ella como su principal figura.


Desde los tiempos de la colonia se celebraban en la localidad las Fiestas Patronales, la misma se realiza el 7 de octubre "Día de la Virgen del Rosario", quien se dice ser la Patrona del pueblo y prácticamente no es conocida porque fue idea de las clases pudientes con su respectiva veneración. Shangó es el Patrón Popular más venerado y conocido y ha influido en los gustos, vocabulario e idiosincrasia de los palmireños.

La popularidad de este orisha ha llegado hasta nuestros días con sus mitos, leyendas, refranes que han pasado de generación en generación manteniendo viva esta tradición.

EN:
http://216.239.51.104/search?q=cache:iTrUBWQLO-QJ:www.azurina.cult.cu/out_sites/topart/palmira/sb.htm+santa+barbara+historia&hl=es&gl=ve&ct=clnk&cd=4

ORISHA Y SANTA

La Espada y el Rayo
por Natalia Bolívar

De la Revista Cuba Encuentro en la Red
Cubaencuentro

Santa Bárbara nació en Nicomedia, capital de Bitinia, en la Turquía asiática. Dióscoro, su padre, de origen judío, militar de carrera, rico, orgulloso y brutal, la encerró en una torre que sólo tenía una poceta y dos ventanas por donde entraba el sol, su único privilegio.

Al partir a la guerra, su padre la dejó rodeada de lujos y maestros famosos para que así obtuviera una educación como correspondía a su rango social.

Con el tiempo, Bárbara se fue percatando de la falsedad de la doctrina pagana y de sus deidades. Aunque Roma dominaba al mundo, pudo hacer llegar un mensaje al sabio católico Orígenes, quien le envió a un discípulo suyo, Valencio, quien la instruyó en los libros sagrados, la fe cristiana y la bautizó.

Al regresar de la guerra, su padre la encontró cambiada y le instó a que le dijera la causa de su cambio, a lo que Bárbara se confesó cristiana. Dióscoro trató de disuadirla, pero ella continuaba confesándose cristiana. Fue entregada a la justicia del pretor Marciano quien mandó a que la azotaran durante tres días. La acostaron sobre pedazos de vidrios y puntas de lanza, abrieron sus heridas con sal y vinagre y la arrojaron a un calabozo oscuro. Allí se le apareció Jesús, quien curó sus heridas y alimentó su fe cristiana. Al verla el pretor con fuerza e intuir el milagro, mandó a que la torturaran nuevamente, mientras ella seguía sonriendo, orando, firme en su fe cristiana. Fue entonces que la expusieron desnuda por toda la ciudad dándole latigazos. Una vez humillada y sin lograr que negara a Jesús, fue sentenciada a muerte. Su padre fue el verdugo, sacó su espada y la degolló.

De regreso a su casa Dióscoro, en compañía del pretor Marciano, una centella de rayo los mató, ante un cielo sereno y sin nubes. Esto sucedió alrededor del año 238.

La fiesta patronal de esta virgen-mártir se celebra el 4 de diciembre, aunque en 1969 desapareció del calendario romano.

Por su parte, Changó llega a Cuba en los barcos negreros que transportaban grandes cargamentos de esclavos para trabajar en las plantaciones del nuevo continente. Con los esclavos vino este orisha, su culto, sus relatos, su vitalidad y colorido; a partir de entonces, se fue transmitiendo de padres a hijos a través de la memoria oral. Fue así como se asentó en nuestra tierra.

Changó es un orisha o deidad mayor. Es dios del fuego, del rayo, del trueno, de la guerra, de los ilú-batá, del baile, la música y la belleza viril. Es patrón de los guerreros y los artilleros. Este orisha es hijo de Ibaíbo y de Yemmú.

A Changó se le atribuyen muchas virtudes y defectos de los hombres. Es buen trabajador, muy valiente, amigo digno de apreciar, adivino; también es algo mentiroso, mujeriego, en algunas ocasiones, pendenciero, jactancioso y jugador. Como padre se ocupa del hijo mientras éste le obedece, mas no lo admite cobarde. Los Ibeyis son sus hijos. Changó posee también innumerables amantes; ello no le impide tener sus propias mujeres: Oyá, Obba Yurú y Ochún.

Este orisha es muy respetuoso de los egguns. A veces se le representa a caballo como un soldado. En la tierra yoruba, Nigeria, esta deidad era rey de la ciudad de Oyó; se dice que cometió suicidio y, a partir de entonces, se convirtió en orisha.

Existen diversas leyendas o pattakíes en Cuba que refieren la historia de Changó, muchas de ellas se encuentran plasmadas en antiguas libretas, ordenadas según los oddunes del sistema adivinatorio de Ifá en que habla esta deidad, y otras de ellas recogidas por la tradición oral de nuestro pueblo, una de ellas cuenta:

Changó desafiaba a Oggún al convertir a Oyá en su mujer. Estando el amante en casa de Oyá, dueña de las centellas y los temporales, de pronto, enterado, se apareció Oggún; rodeó la casa con un ejército formado por todo tipo de armas hechas en su fragua; interpelaba bruscamente a Changó a que saliera y le enfrentase batalla.

Oyá, muy respetada y querida en su pueblo, y bajo la influencia de su amor por Changó, se cortó sus largas trenzas; se quitó también su saya de nueve colores y su pañuelo. Vistió a Changó con todo esto. Luego abrió la puerta de su casa y Changó, vestido con la indumentaria de su amante, se abrió paso entre la multitud, imitando el majestuoso paso de Oyá. Vestido así, logró escapar de la ira de Oggún, su eterno rival en el amor.

Sería demasiado extenso narrar las múltiples facetas de la vida de Changó.

Este orisha es capaz de resumir en sí todas las virtudes y defectos y, como se puede observar, ni la historia ni el relato sobre el origen de Santa Bárbara y de Changó guardan algo en común, más bien se trata de dos historias que muestran un cierto paralelismo hasta que la misma vida los pone en suelo cubano y se unifican las dos tradiciones de las culturas africana y europea.

EN:
http://ilarioba.tripod.com/scholars/nbolivarchango.htm
CHANGO
General omnipotente y dueño del fuego el rayo y el trueno

Shango. Cuando vemos a Shango en la Naturaleza vemos la luz del rayo atravesando el cielo y oímos el trueno arrollador. El es el fuego en el bosque y sobre lo alto de una casa. Si. él es el de la fuerza destructiva. Sin embargo su fuerza también da vida. En medio de su poder y energía destructiva él aniquila todo lo negativo. De este modo hace las cosas fértiles y puras. Hay quienes conocen que Shangó tiene solo oídos, que es un consumado mujeriego y amante de las fiestas.
De las cosas que no son conocidas una es que Shangó es el general del cielo. Es un excelente estratega y ejecutor de planes. El ama a sus hijos, sin embargo, no vacila para disciplinarlos cuando han cometido errores o roto los tabúes. El es irreflexivo y en tiempos violentos necesita ser calmado. Su fogosa energía es calmada usualmente por la frialdad de Öbàtálá

Chango

Hijo predilecto de Obatalá y su confidente desde la niñez, conoció del incesto de su hermano Oggun, al que le robó su mujer, Oya.

Addima Addima, también es Chango. El más popular de los Orishas.

Alafí Alafí, Rey de Oyó y Rey de Reyes.

Chango Olúfina, mora en las Ceibas, pero su verdadera casa, su vivienda predilecta, su trono y su mirador es la Palma, donde suele manifestarse en su aspecto más terrible, Chango Obayé. El Rey del mundo que se viste de punzó, el negro prieto y bonito que come candela, el Dios del Fuego, desde la vara afilada y trémula de la palmera que se eleva al cielo, dispara sus flechas a la tierra.

Chango Eyeo, pelea echando humo y candela por la boca y disparando rayos. Pelea también con maza, hacha, machete y un cuchillo en forma de media luna. Chango fue Rey de Kosso, de Mobba, de Owó, de Ebiní, Osó, Ima, Tulempe, Ado y por eso es que tiene tantos nombres y títulos, es el que más caminos -avatares- tiene, porque recorrió todo el mundo.

Chango Lubbeo, heredero legítimo y universal de Obatalá. En su nacimiento fue entregado a su hermana mayor DADA, OBAÑEÑE o BAYAMI para que lo cuidase.

Chango de Ima o el de Izú, es el de los estampidos y los rayos.Chango en uno de sus caminos fue Obbara.

Su número es el 4 , habla en el Diloggún por Obbara (6), por el 4, el 12 el 11. el 8-6 y el 8-9 y el 6-6. En los Obí habla en Alafia, Otawa, Eyeife y Oyekún,

Sus días son el viernes y todos los 4. Sus colores el rojo y blanco. Representa el mayor número de virtudes e imperfecciones humanas. Es trabajador, valiente, buen amigo y curandero, pero también es mentiroso, mujeriego, pendenciero, jactancioso y jugador. Es buen padre mientras el hijo obedece, pero no lo admite cobarde, ni invertido. Es el padre de los Ibeyis.Sus amantes son innumerables aunque sus mujeres propias son Oyá, Obba Yurú y Ochún. Respeta mucho a los "Eggun".

ATRIBUTOS Hacha petaloide, Copa, Espada, Acheré de jicotea, Caballo Moro, Pandereta Hacha de doble filo o bipene, bandera rojo brillante, seis otanes, y un Oché, o sea, un Cetro de madera de Palma y Cedro, que termina en puntas agudas o en forma de doble hacha, que lo lleva sobre su cabeza, como símbolo de su divinidad. También tres hachas, una maza y un alfanje.

COLLARES: Rojo y blanco alternados. El rojo es símbolo del amor y de la sangre

ROPA: Se le viste con camisa holgada, pantalón con ashó rojo bermellón. En ocasiones usa pantalón corto terminado en punta. El pecho descubierto con una banda de Obba cruzada, aunque a veces lleva chaquetilla de color rojo con listas blancas. En la cabeza una corona que puede ser en forma de castillo.

ANIMALES: Carnero, gallo rojo, codorniz, jicotea, guinea, toro, pavo y también gallos jabaos. Le pertenecen el caballo blanco, las ovejas y el cordero.

COMIDAS: Plátano Indio, harina y quimbombó; el amalá, que es hecho con harina de maíz y carnero.

YERBAS ESENCIALES DEL ASIENTO-

Bledo punzó - Atipola (Moco de pavo) - Baria - Platanillo de Cuba - Zarzaparrilla - Paraíso - Alamo - Jobo

EN:
www.islasi.com/religion/yoruba_chango.html

CHANGO ES EL ORISHA MAS FUERTE E IMPORTANTE DE TODOS ELLOS.SINCRETIZADO CON SANTA BARBARA.ESTA ASOCIADO CON LA FERTILIDAD Y LAS GANANCIAS DE DINERO Y LA BELLEZA.ES UN ORISHA QUE EN NIGERIA HA OCUPADO UN LUGAR PREPONDERANTE ENTRE LOS FUNDADORES DEL REINO DE YORUBA AL SER UNO DE LOS MAS BRAVOS REYES DE LA TIERRA, NO EN VANO SE LE VOINCULA CON EL FUEGO, LOS RAYOS Y LA GUERRA.

ORACION A CHANGO


LA PRESENTE ORACION A CHANGO NOS DARA EL CORAJE Y LA FUERZA NECESARIA PARA ARREMETER CON LAS VICISITUDES DE LA VIDA Y, SOLVENTARA LOS PROBLEMAS DE TIMIDEZ Y PARQUEDAD.TAMBIEN NOS PROTEJERA DE LAS TORMENTAS.

>> PADRE MIO , DIOS DEL TRUENO, PROTEJE MI CASA,
DAME LA SALVACION RADIENTE.
QUE NO ME TOQUE FURIA ALGUNA,
QUE YO SEPA RESPONDER.
ANTE TI, CON RESPETO ACATO TU PALABRA.
DE RODILLAS A TUS PIES DIGO:

DIOS DEL TRUENO,
MISERICORDIOSO REY, ANTE TI,
QUE SE REGOCIJE LA TIERRA,
FAVORECE A TUS HIJOS CON LA FUERZA Y LA ENERGIA,
SALVAGUARDAME , AUXILIA A ESTE, TU HIJO
Y A TODOS LOS MIOS.

GRACIAS CHANGO, GRACIAS. >>


REZO A CHANGO:




Babá Mi Changó Ikawo ilé mi funi alaya titanchani nitosi ki kogmanu mi oro nigbati wa ibinú ki kigbe ni na orun atí gbogbo.Omó nijin gbogbo wi kuele kuokuo nitosi dilowo ikawo ilé mi, iwo bagbe,Babá mi ki awa nakue ni okán nitosi kunle ni re elese atí wi Changó alanú obá layo ni na ilé ogbeo mi.

Padre Mío, Dios del trueno, controle mi casa, déme la salvación radiante para que no me coja su palabra, cuando esté bravo,que grita en el cielo y todos mis hijos aquí abajo decimos con mucho respeto, para acatar control, controle mi casa.

Usted recuérdese Padre Mío que nosotros lo llamamos de corazón para arrodillarnos delante de sus pies y decirle Dios del Trueno, Misericordioso Rey, alégrese en la Tierra,Ampárame a mi.
RITUALES
RITUAL DE LA MANZANA Y LA MIEL

El propósito de este ritual es encontrar a una persona especialmente sensitiva, emotiva y tierna con la que formar pareja. Se puede hacer en cualquier momento, siempre que sea de noche, aunque se recomienda que sea antes de acudir a lugares en los que se pueda conocer a alguien especial.

OBJETOS NECESARIOS
Una manzana roja - Un cuchillo con punta filosa -Una tira de papel - Un lápiz o bolígrafo - Una vela roja y dos velas blancas - Una avellana - Dos cucharadas de miel - Un cono o varita de incienso de rosa - Siete clavos de olor

RITUAL
Con la punta del cuchillo hacer un hueco en su parte superior, tal y como se observa en el dibujo, quitando primero un trozo que se utilizará posterior­mente como tapa (no es necesario conservar el cabito) y luego agrandando convenientemente el hueco.

Poner en el fondo del agujero que se ha hecho una avellana con su cáscara. Escribir en la tira de papel la frase: «Por el poder de santa Bárbara, llegue hasta ti mi aroma y te embriague».

Enrollar el papel, ponerlo dentro de la manzana y rellenar el hueco con miel. Disponer los siete clavos de olor en la parte superior del fruto, tal y como se muestra en el dibujo, mientras se visualiza la persona que se quiere conocer (bastará con imaginar escenas tiernas y emotivas).

Tapar la manzana.

Dejar la manzana debajo de un árbol, junto a dos velas, una roja, a su derecha, y otra blanca, a su izquierda.

Decir la oración.


ORACION
Gloriosa santa Bárbara tú que conoces el encierro
la angustia del aislamiento apiádate de mí.
A ti te pido que intercedas ante Dios nuestro Señor para que conceda mi deseo de compañía.

SAN SEBASTIAN
SAN SEBASTIAN
SU DIA: 20 DE ENERO

Sebastián es uno de los muchos soldados romanos cristianos que por su fe a Jesucristo fueron martirizados. Como él, sufrieron la muerte Maximiliano de Tebesa (patrón de los objetores de conciencia), Marcelo en Tánger, Julio en Mesia ... Desgraciadamente, sólo podemos conocer la historia de San Sebastián a través de las actas de su martirio que fueron escritas un par de siglos más tarde. En casi todas las actas de los martirios de santos y santas, a menudo el escritor pone mucho más pan que cundimiento; es decir, aunque en lo esencial el mensaje es correcto, se añaden en los textos, toda una serie de detalles que intentan embellecer la vida de un santo y que a menudo no son probablemente comprobables. Pero ... son la única fuente que podemos utilizar para conocer la vida de estos personajes que lo dieron todo por Jesucristo.

Un soldado de dos ejércitos

Nuestro santo nació en Narbona (Francia) a mediados-finales del siglo III, pero ya desde muy pequeño sus padres se trasladaron a Milán, por lo que que creció y se educó en esta ciudad romana, hoy célebre por los desfiles de moda! Su padre era militar y noble y él quiso seguir sus pasos en la carrera militar, llegando a ser capitán de la primera corte de la guardia pretoriana, un cargo que sólo se daba a personas ilustres. Su dedicación a esta carrera le valió los elogios de todos sus compañeros y principalmente del emperador Maximiano. Cabe recordar que el imperio romano era gobernado en Oriente por Diocleciano y en Occidente por Maximiano. Lo que ignoraba Maximiano era que Sebastián era un cristiano de todo corazón. Aunque cumplía con toda disciplina las tareas que le encomendaban, no tomaba parte en los sacrificios a los dioses ni en otros actos que fueran de idolatría. Siempre que podía, visitaba a los cristianos encarcelados, ayudaba a los más débiles, a los más necesitados... podríamos decir que era soldado de dos ejércitos: el de Roma y el de Cristo.

Sebastián y los arqueros

Maximiano emprendió desde su mandato una depuración de elementos cristianos en sus tropas expulsando a todos los soldados cristianos de su ejército. Cabe decir que el ejército romano era voluntario, sólo era obligatorio para los hijos de militares como es el caso de nuestro amigo Sebastián. Su forma de compaginar los dos ejércitos (el romano y el de Cristo) le duró unos cuantos años hasta que un soldado, celoso por la alta posición que desempeñaba Sebastián en la tropa, lo denunció. Maximiano se sintió traicionado por Sebastián después de la confianza que le había depositado. Rápidamente le llamó y le obligó a elegir en seguir siendo cristiano o a continuar en el ejército. Ante tal situación, Sebastián le comunicó que no quería renunciar a sus creencias cristianas y el emperador adoptó la decisión de matarlo. Pero ... amigo/a cibernauta, la forma con que quiso matar Maximiano a Sebastián fue realmente muy bestia, ya que eligió a un grupo de sus mejores arqueros, ¡¡¡ para que nuestro santo fuera muerto a base de flechazos!!! Dichos arqueros lo desnudaron, lo llevaron al estadio de Palatino, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de flechas. Cuando habían finalizado este sangriento acto se marcharon como si nada hubiera pasado.

Irene, una mujer providencial

La tradición de la vida de San Sebastián no finaliza aquí. Una cristiana de nombre Irene, que apreciaba los consejos cristianos de Sebastián, junto a otro grupo de amigos suyos que estaban "al loro" de la situación en la que se encontraba el santo, se trasladaron a aquél lugar y con asombro pudieron comprobar que el cuerpo yacía aún vivo. Lo desataron y lo llevaron a casa de Irene que lo escondió en su propia casa y le curó las heridas. Pasado un tiempo, nuestro santo quedó restablecido y aunque sus amigos y amigas le recomendaron que se fuera de Roma, él quiso continuar su proceso de evangelización. En vez de esconderse tuvo la valentía de presentarse de nuevo a Maximiano quien quedó asombrado ya que lo creía muerto. Le rogó que dejara de perseguir a los cristianos, pero el emperador, como te puedes imaginar, no le hizo ni caso y llamó a unos soldados para que lo azotaran hasta que falleciera. Los soldados romanos, cogieron el cuerpo y lo echaron en unas de las cloacas más grandes de Roma. El cuerpo fue recuperado de noche nuevamente por los cristianos, con Irene al mando, que lo enterraron en un cementerio subterráneo de la Vía Apia. Más tarde, la Iglesia Romana construyó en la parte posterior de la catacumba, un templo en honor al santo, la Basílica de San Sebastián, que todavía hoy existe y que recibe gran veneración entre todos los romanos y todos los "fans" de nuestro amigo. También existe otra capilla en el Palatino.

Protector contra la peste

San Sebastián fue por excelencia el santo más invocado para que protegiera a los pueblos de epidemias, especialmente de la peste. El culto a San Sebastián como protector contra la peste data de muy antiguo. En el año 680, la ciudad de Roma estaba infectada de esta epidemia y los ciudadanos construyeron un altar con la imagen del santo en la basílica de San Pedro. La gente fue a invocarle y, según se dice, la peste cesó de inmediato. Este hecho se divulgó rápidamente por todo el mundo y desde entonces fue invocado en todas partes. También recibieron la ayuda del santo ciudades tan importantes como Milán (1575) y Lisboa (1599). En España son innumerables las ermitas y capillas dedicadas en su honor y muchos templos parroquiales tienen una imagen o un altar de San Sebastián. En la diócesis de Girona hay 17 ermitas o capillas dedicados a él en las siguientes poblaciones: Bescanó, Cadaqués, Caldes de Malavella, Camallera, Capmany, Cistella, Corçà, Figueres, Maçanet de Cabrenys, Peralada, les Preses, Sant Feliu de Pallerols, Santa Coloma de Farners, la Selva de Mar, Terrades, Sant Sebastià de la Guarda (Palafrugell), y Sant Sebastià de la Guarda (Sant Miquel de Fluvià). Fue habitual en el siglos del XV al XVII, que muchas poblaciones afectadas por la peste en España se ampararan a San Sebastián y realizaran un Voto (promesa) si el santo los liberaba de dicha epidemia. Es por este motivo que el día de San Sebastián (20 enero) se celebran en muchas localidades oficios religiosos para agradecer al santo su intercesión ante Dios.

EN: EL ANGEL DE LA WEB
http://www.terra.es/personal/angerod/sebastia.htm
INVOCACIONES Y PROTECCIONES
El culto a San Sebastián es muy antiguo. Es invocado contra la peste y contra los enemigos de la religión. Es uno de los santos más populares y de los que tiene más imágenes y más iglesias dedicadas. Es llamado el Apolo cristiano, uno de los santos más reproducidos por el arte, pues como el martirio lo presenta con el torso desnudo y cubierto de flechas, tenían los artistas más campo de acción. Pero la belleza estaba sobre todo en su alma, en su inquebrantable fidelidad a Cristo, que él prefirió a todas las ventajas y prestigios humanos, que le ofrecía el emperador.

Invocaciones y otras protecciones

A parte de pedirle auxilio para combatir las epidemias, San Sebastián es también el patrón de los arqueros, ballesteros, y de los fabricantes de flechas y de agujas de coser. O sea que si quieres participar en las olimpiadas como arquero ¡pídele auxilio!.

El aprecio hacia San Sebastián está extendido en todo el mundo, y en Roma y en Alemania sienten una auténtica atracción por él. En España también es muy apreciado, tiene muchos pueblos dedicados a su nombre, uno de ellos, es la ciudad de San Sebastián, en el País Vasco. También es el patrón de la ciudad de Palma de Mallorca. En Catalunya, muchos pregonaban este dicho: "Sant Sebastià guarda de fam, de pesta i de guerra i de tots els mals que hi ha".
También se le puede pedir auxilio ¡¡¡ para que no te piquen las ortigas !!!, incluso hay una fórmula escrita en catalán para amenazar a dichas plantas para que no te piquen: "Ortiga maleïda, si em piques et llevaré la vida; si sant Sebastià ho sap, et llevarà el cap". En castellano la traducción sería esta: "Ortiga maldecida, si me picas te quitaré la vida, si san Sebastián lo sabe, te quitará la cabeza". Como ves, en castellano, el dicho no tiene rima!. Al final de esta página encontrarás más dichos en catalán que hacen referencia al santo.

ORACIÓN EN LATIN

De sancto Sebastiano.

Ant: O quam mira refulsit gratia Sebastianus martyr inclutus: qui militis portans insignia: sed de fratrum palma sollicitus confortavit corda trementia: verbo sibi collato caelitus.


V: Ora pro nobis beate martyr Sebastiane.


R: Ut mereamur pestem epidimiae illaesi transire: et promissionem Christi obtinere.


Oratio:
Deus qui beatum Sebastianum martyrem tuum in tua fide et dilectione tam ardenter solidasti: ut nullis carnalibus blandimentis: nullis tyrannorum minis nullis que carnificum gladiis sive sagittis a tua cultura potuit revocari: Da nobis miseris peccatoribus: dignis eius meritis et intercessionibus: in tribulatione auxilium: in persecutione solatium: et in omni tempore contra pestem epidimiae remedium: quatenus possimus contra omnes diabolicas insidias viriliter dimicare: mundum et ea quae in mundo sunt despicere: et nulla eius adversa formidare: ut ea quae te inspirante desideramus valeamus feliciter obtinere. Per dominum nostrum Iesum Christum filium tuum. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus per omnia secula seculorum. Amen.
ORACIONES A SAN SEBASTIAN
GLORIOSO SAN SEBASTIAN, YO ADMITO TU FE Y TU VALENTIA EN CONFESAR TU CRISTIANISMO Y TU FORTALEZA ANTE EL MARTIRIO.

CO Q VALOR SUPISTE ENFRENTAR AQUEL MUNDO PAGANO!!

HOY ESTAMOS NECESITANDO TESTIGOS DE FE.
Q CON TU EJEMPLO APRENDAMOS A SOMETERNOS ANTE DIOS Q A LOS HOMBRES

TE PEDIMOS POR JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR,AMEN

ORACION A SAN SEBASTIAN

QUERIDO GRAN SOLDADO DE LA CORTE DEL EMPERADOR ROMANO, Q ELEHISTE SER TAMBIEN SOLDADO DE CRISTO, Q TE ATREVISTE A PREDICAR LA FE JUNTO CON LOS PRIMEROS CRISTIANOS EN EL IMPERIO DE LOS REYES, POR LO CUAL EL EMPERADOR TE CONDENO A MORIR .
NO OBSTANTE, TU CUERPO ATLETICO PROBO SER MAS FUERTES Q LAS FLECHAS Q TE PERFORARON.
POR LO Q TUS ENEMIGOS TUVIERON Q UTILIZAR OTRO MEDIOS PARA Q HACI TU DIERAS TU VIDA POR NUESTRO SEÑOR.

AMEN

Oración de San Sebastián


San Sebastián
que alcanzaste de Dios tanta fe y caridad
que llegaste a sacrificar tu vida por obedecer a Dios
y socorrer a tus hermanos cristianos.

Ahora que vives junto a Dios
escucha las plegarias y súplicas de los que te invocan
en este Santuario de Yumbel
con gratitud, fe y devoción,
y acuden a tí desde los campos, pueblos y ciudades.

Mártir de Cristo,
alcánzanos de Dios que, confesando nuestra fe,
acojamos el Reino anunciado por Jesucristo
con verdadero espíritu de penitencia
y vivamos como hijos de Dios.

Que nuestros hogares sean verdaderas "iglesias domésticas"
en donde florezca la santidad, reinen el bienestar, la alegría y la paz.

Que en nuestro trabajo reinen la justicia y la concordia.

Líbranos de todo egoísmo y maldad
para que fraternalmente unidos vivamos en esta hermosa tierra
que Dios nos ha dado de acuerdo con los valores del Reino:
especialmente la verdad, la justicia y el amor.

Intercede por nuestra Iglesia
para que bajo la protección de María, nuestra Madre,
nos lleve siempre a Cristo, fuente de eterna felicidad.

San Sebastián, escucha nuestros ruegos,
danos fuerza y confianza para que siguiendo tu ejemplo de fe, esperanza y caridad
podamos alcanzar la vida eterna
que Jesús promete a los que perseveran hasta el fin.

Gozos de San Sebastián

Ruega a Dios Omnipotente Para que amparo nos dé.
En Roma, noble adalid, llevaste el pendón cristiano
sin arredrarte el tirano con su diabólico ardid.
Sucumbiendo en noble lid, joven el mundo te ve.
Ruega...

No desmayes un momento, generoso Sebastián,
duro martirio te dan; más tú lo sufres de contento,
porque en medio del tormento ves el cielo de tu fe
Ruega...

Te ofreció el mundo sus dones, falsos honores te dio,
más tu virtud despreció sus mentidas ilusiones
y locas tentaciones pisaste con noble pie.
Ruega...

Hiciste guerra al abismo; mil víctimas le arrancaste
que con tus triunfos llevaste al seno del cristianismo;
se enfurece el paganismo que ya en su impotencia cree.
Ruega...

Al fin, tu sangre inocente, viertes en suplicio cruel:
tú, noble Mártir, en él sucumbes como un valiente
y ese día refulgente tu última victoria fue.
Ruega...

Allá en la región serena donde ciñes áurea palma
y gozas la eterna calma lejos de la amargura y pena
mira a la nación chilena que en ti su esperanza ve.
Ruega...


ORACIÓN EN LATIN

De sancto Sebastiano.

Ant: O quam mira refulsit gratia Sebastianus martyr inclutus: qui militis portans insignia: sed de fratrum palma sollicitus confortavit corda trementia: verbo sibi collato caelitus.


V: Ora pro nobis beate martyr Sebastiane.


R: Ut mereamur pestem epidimiae illaesi transire: et promissionem Christi obtinere.


Oratio:
Deus qui beatum Sebastianum martyrem tuum in tua fide et dilectione tam ardenter solidasti: ut nullis carnalibus blandimentis: nullis tyrannorum minis nullis que carnificum gladiis sive sagittis a tua cultura potuit revocari: Da nobis miseris peccatoribus: dignis eius meritis et intercessionibus: in tribulatione auxilium: in persecutione solatium: et in omni tempore contra pestem epidimiae remedium: quatenus possimus contra omnes diabolicas insidias viriliter dimicare: mundum et ea quae in mundo sunt despicere: et nulla eius adversa formidare: ut ea quae te inspirante desideramus valeamus feliciter obtinere. Per dominum nostrum Iesum Christum filium tuum. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus per omnia secula seculorum. Amen.
SAN ANTONIO
Antonio de Padua
Fiesta: 13 de junio
Fraile franciscano, Doctor de la Iglesia
(1195-1231)

-Adaptado de la Vida de los Santos de Butler

Etim: Antonio: "Defensor de la Verdad"

Oraciones >>
Ver también: San Antonio


--------------------------------------------------------------------------------

BIOGRAFÍA

San Antonio nació en Portugal, pero adquirió el apellido por el que lo conoce el mundo, de la ciudad italiana de Padua, donde murió y donde todavía se veneran sus reliquias.

León XIII lo llamó "el santo de todo el mundo", porque su imagen y devoción se encuentran por todas partes.

Llamado "Doctor Evangélico". Escribió sermones para todas las fiestas del año

"El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree" -San Antonio

"Era poderoso en obras y en palabras. Su cuerpo habitaba esta tierra pero su alma vivía en el cielo" -un biógrafo de ese tiempo.

Patrón de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros. Se le invoca por los objetos perdidos y para pedir un buen esposo/a. Es verdaderamente extraordinaria su intercesión.


--------------------------------------------------------------------------------

Vino al mundo en el año 1195 y se llamó Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo, nombre que cambió por el de Antonio al ingresar en la orden de Frailes Menores, por la devoción al gran patriarca de los monjes y patrones titulares de la capilla en que recibió el hábito franciscano. Sus padres, jóvenes miembros de la nobleza de Portugal, dejaron que los clérigos de la Catedral de Lisboa se encargaran de impartir los primeros conocimientos al niño, pero cuando éste llegó a la edad de quince años, fue puesto al cuidado de los canónigos regulares de San Agustín, que tenían su casa cerca de la ciudad. Dos años después, obtuvo permiso para ser trasladado al priorato de Coimbra, por entonces capital de Portugal, a fin de evitar las distracciones que le causaban las constantes visitas de sus amistades.

No le faltaron las pruebas. En la juventud fue atacado duramente por las pasiones sensuales. Pero no se dejó vencer y con la ayuda de Dios las dominó. El se fortalecía visitando al Stmo. Sacramento. Además desde niño se había consagrado a la Stma. Virgen y a Ella encomendaba su pureza.

Una vez en Coimbra, se dedicó por entero a la plegaria y el estudio; gracias a su extraordinaria memoria retentiva, llegó a adquirir, en poco tiempo, los más amplios conocimientos sobre la Biblia. En el año de 1220, el rey Don Pedro de Portugal regresó de una expedición a Marruecos y trajo consigo las reliquias de los santos frailes-franciscanos que, poco tiempo antes habían obtenido allá un glorioso martirio. Fernando que por entonces había pasado ocho años en Coimbra, se sintió profundamente conmovido a la vista de aquellas reliquias y nació en lo íntimo de su corazón el anhelo de dar la vida por Cristo.

Poco después, algunos frailes franciscanos llegaron a hospedarse en el convento de la Santa Cruz, donde estaba Fernando; éste les abrió su corazón y fue tan empeñosa su insistencia, que a principio de 1221, se le admitió en la orden. Casi inmediatamente después, se le autorizó para embarcar hacia Marruecos a fin de predicar el Evangelio a los moros. Pero no bien llegó a aquellas tierras donde pensaba conquistar la gloria, cuando fue atacado por una grave enfermedad (hidropesía),que le dejó postrado e incapacitado durante varios meses y, a fin de cuentas, fue necesario devolverlo a Europa. La nave en que se embarcó, empujada por fuertes vientos, se desvió y fue a parar en Messina, la capital de Sicilia. Con grandes penalidades, viajó desde la isla a la ciudad de Asís donde, según le habían informado sus hermanos en Sicilia, iba a llevarse a cabo un capítulo general. Aquella fue la gran asamblea de 1221, el último de los capítulos que admitió la participación de todos los miembros de la orden; estuvo presidido por el hermano Elías como vicario general y San Francisco, sentado a sus pies, estaba presente. Indudablemente que aquella reunión impresionó hondamente al joven fraile portugués. Tras la clausura, los hermanos regresaron a los puestos que se les habían señalado, y Antonio fue a hacerse cargo de la solitaria ermita de San Paolo, cerca de Forli. Hasta ahora se discute el punto de si, por aquel entonces, Antonio era o no sacerdote; pero lo cierto es que nadie ha puesto en tela de juicio los extraordinarios dones intelectuales y espirituales del joven y enfermizo fraile que nunca hablaba de sí mismo. Cuando no se le veía entregado a la oración en la capilla o en la cueva donde vivía, estaba al servicio de los otros frailes, ocupado sobre todo en la limpieza de los platos y cacharros, después del almuerzo comunal.

Mas no estaban destinadas a permanecer ocultas las claras luces de su intelecto. Sucedió que al celebrarse una ordenación en Forli, los candidatos franciscanos y dominicos se reunieron en el convento de los Frailes Menores de aquella ciudad. Seguramente a causa de algún malentendido, ninguno de los dominicos había acudido ya preparado a pronunciar la acostumbrada alocución durante la ceremonia y, como ninguno de los franciscanos se sentía capaz de llenar la brecha, se ordenó a San Antonio, ahí presente, que fuese a hablar y que dijese lo que el Espíritu Santo le inspirara. El joven obedeció sin chistar y, desde que abrió la boca hasta que terminó su improvisado discurso, todos los presentes le escucharon como arrobados, embargados por la emoción y por el asombro, a causa de la elocuencia, el fervor y la sabiduría de que hizo gala el orador. En cuanto el ministro provincial tuvo noticias sobre los talentos desplegados por el joven fraile portugués, lo mandó llamar a su solitaria ermita y lo envió a predicar a varias partes de la Romagna, una región que, por entonces, abarcaba toda la Lombardía. En un momento, Antonio pasó de la oscuridad a la luz de la fama y obtuvo, sobre todo, resonantes éxitos en la conversión de los herejes, que abundaban en el norte de Italia, y que, en muchos casos, eran hombres de cierta posición y educación, a los que se podía llegar con argumentos razonables y ejemplos tomados de las Sagradas Escrituras.

En una ocasión, cuando los herejes de Rímini le impedían al pueblo acudir a sus sermones, San Antonio se fue a la orilla del mar y empezó a gritar: "Oigan la palabra de Dios, Uds. los pececillos del mar, ya que los pecadores de la tierra no la quieren escuchar". A su llamado acudieron miles y miles de peces que sacudían la cabeza en señal de aprobación. Aquel milagro se conoció y conmovió a la ciudad, por lo que los herejes tuvieron que ceder.

A pesar de estar muy enfermo de hidropesía, San Antonio predicaba los 40 días de cuaresma. La gente presionaba para tocarlo y le arrancaban pedazos del hábito, hasta el punto que hacía falta designar un grupo de hombres para protegerlo después de los sermones.

Además de la misión de predicador, se le dio el cargo de lector en teología entre sus hermanos. Aquella fue la primera vez que un miembro de la Orden Franciscana cumplía con aquella función. En una carta que, por lo general, se considera como perteneciente a San Francisco, se confirma este nombramiento con las siguientes palabras: "Al muy amado hermano Antonio, el hermano Francisco le saluda en Jesucristo. Me complace en extremo que seas tú el que lea la sagrada teología a los frailes, siempre que esos estudios no afecten al santo espíritu de plegaria y devoción que está de acuerdo con nuestra regla". Sin embargo, se advirtió cada vez con mayor claridad que, la verdadera misión del hermano Antonio estaba en el púlpito. Por cierto que poseía todas las cualidades del predicador: ciencia, elocuencia, un gran poder de persuasión, un ardiente celo por el bien de las almas y una voz sonora y bien timbrada que llegaba muy lejos. Por otra parte, se afirmaba que estaba dotado con el poder de obrar milagros y, a pesar de que era de corta estatura y con cierta inclinación a la corpulencia, poseía una personalidad extraordinariamente atractiva, casi magnética. A veces, bastaba su presencia para que los pecadores cayesen de rodillas a sus pies; parecía que de su persona irradiaba la santidad. A donde quiera que iba, las gentes le seguían en tropel para escucharle, y con eso había para que los criminales empedernidos, los indiferentes y los herejes, pidiesen confesión. Las gentes cerraban sus tiendas, oficinas y talleres para asistir a sus sermones; muchas veces sucedió que algunas mujeres salieron antes del alba o permanecieron toda la noche en la iglesia, para conseguir un lugar cerca del púlpito. Con frecuencia, las iglesias eran insuficiente para contener a los enormes auditorios y, para que nadie dejara de oírle, a menudo predicaba en las plazas públicas y en los mercados. Poco después de la muerte de San Francisco, el hermano Antonio fue llamado, probablemente con la intención de nombrarle ministro provincial de la Emilia o la Romagna. En relación con la actitud que asumió el santo en las disensiones que surgieron en el seno de la orden, los historiadores modernos no dan crédito a la leyenda de que fue Antonio quien encabezó el movimiento de oposición al hermano Elías y a cualquier desviación de la regla original; esos historiadores señalan que el propio puesto de lector en teología, creado para él, era ya una innovación. Más bien parece que, en aquella ocasión, el santo actuó como un enviado del capítulo general de 1226 ante el Papa, Gregorio IX, para exponerle las cuestiones que hubiesen surgido, a fin de que el Pontífice manifestara su decisión. En aquella oportunidad, Antonio obtuvo del Papa la autorización para dejar su puesto de lector y dedicarse exclusivamente a la predicación. El Pontífice tenía una elevada opinión sobre el hermano Antonio, a quien cierta vez llamó "el Arca de los Testamentos", por los extraordinarios conocimientos que tenía de las Sagradas Escrituras.

Desde aquel momento, el lugar de residencia de San Antonio fue Padua, una ciudad donde anteriormente había trabajado, donde todos le amaban y veneraban y donde, en mayor grado que en cualquier otra parte, tuvo el privilegio de ver los abundantísimos frutos de su ministerio. Porque no solamente escuchaban sus sermones multitudes enormes, sino que éstos obtuvieron una muy amplia y general reforma de conducta. Las ancestrales disputas familiares se arreglaron definitivamente, los prisioneros quedaron en libertad y muchos de los que habían obtenido ganancias ilícitas las restituyeron, a veces en público, dejando títulos y dineros a los pies de San Antonio, para que éste los devolviera a sus legítimos dueños. Para beneficio de los pobres, denunció y combatió el muy ampliamente practicado vicio de la usura y luchó para que las autoridades aprobasen la ley que eximía de la pena de prisión a los deudores que se manifestasen dispuestos a desprenderse de sus posesiones para pagar a sus acreedores. Se dice que también se enfrentó abiertamente con el violento duque Eccelino para exigirle que dejase en libertad a ciertos ciudadanos de Verona que el duque había encarcelado. A pesar de que no consiguió realizar sus propósitos en favor de los presos, su actitud nos demuestra el respeto y la veneración de que gozaba, ya que se afirma que el duque le escuchó con paciencia y se le permitió partir, sin que nadie le molestara.

Después de predicar una serie de sermones durante la primavera de 1231, la salud de San Antonio comenzó a ceder y se retiró a descansar, con otros dos frailes, a los bosques de Camposampiero. Bien pronto se dio cuenta de que sus días estaban contados y entonces pidió que le llevasen a Padua. No llegó vivo más que a los aledaños de la ciudad. El 13 de junio de 1231, en la habitación particular del capellán de las Clarisas Pobres de Arcella recibió los últimos sacramentos. Entonó un canto a la Stma. Virgen y sonriendo dijo: "Veo venir a Nuestro Señor" y murió. Era el 13 de junio de 1231. La gente recorría las calles diciendo: "¡Ha muerto un santo! ¡Ha muerto un santo!.Al morir tenía tan sólo treinta y cinco años de edad. Durante sus funerales se produjeron extraordinarias demostraciones de la honda veneración que se le tenía. Los paduanos han considerado siempre sus reliquias como el tesoro más preciado.

San Antonio fue canonizado antes de que hubiese transcurrido un año de su muerte; en esa ocasión, el Papa Gregorio IX pronunció la antífona "O doctor optime" en su honor y, de esta manera, se anticipó en siete siglos a la fecha del año 1946, cuando el Papa Pío XII declaró a San Antonio "Doctor de la Iglesia".

Se le llama el "Milagroso San Antonio" por ser interminable lista de favores y beneficios que ha obtenido del cielo para sus devotos, desde el momento de su muerte. Uno de los milagros mas famosos de su vida es el de la mula: Quiso uno retarle a San Antonio a que probase con un milagro que Jesús está en la Santa Hostia. El hombre dejó a su mula tres días sin comer, y luego cuando la trajo a la puerta del templo le presentó un bulto de pasto fresco y al otro lado a San Antonio con una Santa Hostia. La mula dejó el pasto y se fue ante la Santa Hostia y se arrodilló.

Iconografía: Por regla general, a partir del siglo XVII, se ha representado a San Antonio con el Niño Jesús en los brazos; ello se debe a un suceso que tuvo mucha difusión y que ocurrió cuando San Antonio estaba de visita en la casa de un amigo. En un momento dado, éste se asomó por la ventana y vio al santo que contemplaba, arrobado, a un niño hermosísimo y resplandeciente que sostenía en sus brazos. En las representaciones anteriores al siglo XVII aparece San Antonio sin otro distintivo que un libro, símbolo de su sabiduría respecto a las Sagradas Escrituras. En ocasiones se le representó con un lirio en las manos y también junto a una mula que, según la leyenda, se arrodilló ante el Santísimo Sacramento que mostraba el santo; la actitud de la mula fue el motivo para que su dueño, un campesino escéptico, creyese en la presencia real.

San Antonio es el patrón de los pobres y, ciertas limosnas especiales que se dan para obtener su intercesión, se llama "pan de San Antonio"; esta tradición comenzó a practicarse en 1890. No hay ninguna explicación satisfactoria sobre el motivo por el que se le invoca para encontrar los objetos perdidos, pero es muy posible que esa devoción esté relacionada con un suceso que se relata entre los milagros, en la "Chronica XXIV Generalium" (No. 21): un novicio huyó del convento y se llevó un valioso salterio que utilizaba San Antonio; el santo oró para que fuese recuperado su libro y, al instante, el novicio fugitivo se vio ante una aparición terrible y amenazante que lo obligó a regresar al convento y devolver el libro.

En Padua hay una magnífica basílica donde se veneran sus restos mortales.

BIBLIOGRAFÍA

Butler, Vida de los Santos.
Salesman, P. Eliécer, Vidas de los Santos.
Sgarbossa, Mario y Luigi Giovannini - Un Santo Para Cada Día
ORACIONES
Oraciones

Novena a San Antonio
Es famoso por sus milagros

San Antonio obtenme de la Misericordia de Dios esta gracia que deseo (mencione el favor que pide).
Como tú eres tan bondadoso con los pobres pecadores, no mires mi falta de virtud antes bien considera la Gloria de Dios que será una vez más ensalzada por ti al concederme la petición que yo ahora encarecidamente hago.

Glorioso San Antonio de los milagros, padre de los pobres y consuelo de los afligidos, te pido ayuda.
Has venido a mi auxilio con tan amable solicitud y me has aliviado tan generosamente que me siento agradecido de corazón.

Acepta esta ofrenda de mi devoción y amor.
Renuevo la seria promesa de vivir siempre amando a Dios y al prójimo.
Continúa defendiéndome benignamente con tu protección y obtenme la gracia de poder un día entrar el Reino de los Cielos, donde cantaré enteramente las misericordias del Señor. Amen.


--------------------------------------------------------------------------------

Oración de liberación de San Antonio de Padua

Haciendo la señal de la cruz dirás con mucho fervor:

He aquí la Cruz del Señor,+
Huid, potestades enemigas:+
El león Judà, descendiente de David,+
Ha vencido. Aleluya.

Este exorcismo usado frecuentemente por San Antonio es muy eficaz contra las tentaciones del demonio, como lo prueban muchísimos ejemplos. Constituyen esas palabras el breve o carta de San Antonio que él mismo escribió y entregó a una devota suya para librarla de una fuerte y tenaz tentación.

Oración

A ti, Antonio, dechado de amor a Dios y a los hombres que tuviste la dicha de estrechar entre tus brazos al Niño-Dios, a ti lleno de confianza, recurro en la presente tribulación que me acongoja………….

Te pido también por mis hermanos más necesitados, por los que sufren, por los oprimidos, por los marginados, por los que hoy más necesiten de tu protección.

Haz que nos amemos todos como hermanos, que en el mundo haya amor y no odios. Ayúdanos a vivir el mensaje cristiano.

Tú, en presencia ya del Señor, no ceses de interceder por El, con El, y en El, a favor nuestro ante El Padre. Amén.


--------------------------------------------------------------------------------

TRECE MARTES EN HONOR DEL GLORIOSO
SAN ANTONIO DE PADUA.

Os ruego bendito San Antonio, que me hagáis partícipe de las incontables misericordias que concedéis a cuantos os invocan con devoción y confianza.

Martes 1.- Amoroso San Antonio, que despreciasteis las vanidades del mundo, haced que ame a Dios y me dedique a las cosas de su servicio. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 2.-Angélico San Antonio, lirio de incontable pureza, logradme del Señor que venza todas las tentaciones. (Padre Nuestro y Avemaría).


Martes 3.- Bendito San Antonio, amigo de la penitencia, alcanzadme que con voluntarios sacrificios, satisfaga por mis faltas. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 4.- Admirable San Antonio, espejo de obediencia, obtenedme que sepa conformarme a la voluntad de Dios. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 5.- Serenísimo San Antonio, joya de pobreza, atended por amor de Jesús y de Maria a mí y a los necesitados.(Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 6.- Compasivo San Antonio, ejemplo de humildad, alcanzadme la firme sujeción a la iglesia y a todo superior. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 7.- Amable San Antonio, consolador de los afligidos, rogad por cuantos sufren para que se vean libres de sus males o se resignen en su desgracia. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 8.- Celoso San Antonio, defensor de la inocencia y castigador del vicio, alcanzadme que os sea agradable. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 9.- Amantísimo San Antonio, horno de ardiente caridad, alcanzadme vivas ansias de trabajar por la gloria del Señor. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 10.- Incomparable San Antonio, lumbrera que ilumina a los pecadores, obtenedme que jamás ofenda a Dios. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 11.- Inocente San Antonio, celador de la justicia, libradme de las asechanzas del demonio, y de todo mal. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 12.- Perfectísimo San Antonio, que hacèi hallar las cosas perdidas, obtenedme que lleve mi cruz y gane el cielo. (Padre Nuestro y Avemaría).

Martes 13.- Santísimo y muy generosísimo San Antonio. Sembrador de milagros, pretejedme con vuestra intercesión en todo el curso de mi vida. (Padre Nuestro y Avemaría).


Oración final para todos los martes.

Caritativo protector de los que a vos acuden, ya que habéis recibido el don de hacer milagros, trabajad en el de mi conversión, alejad de mí y de todos los que me son queridos, las enfermedades, las adversidades, y las desgracias, y por la virtud de vuestras oraciones, atraed sobre mí y todos los míos las bendiciones del cielo. Amén.


--------------------------------------------------------------------------------

Letanía de San Antonio
(como devoción privada)

Señor ten piedad.
Cristo ten piedad.
Señor ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Santa María, ruega por nosotros.
San Francisco, San Antonio de Padua gloria de la orden de frailes menores, mártir en el deseo de morir por Cristo, Columna de la Iglesia, Digno sacerdote de Dios, Predicador apostólico, Maestro de la verdad, Vencedor de herejes, Terror de los demonios,
Consuelo de los afligidos,
Auxilio de los necesitados,
Guía de los extraviados,
Restaurador de las cosas perdidas,
Intercesor escogido,
Constante obrador de milagros,
Sé propicio, perdónanos, Señor,
Sé propicio, escúchanos, Señor,
De todo mal, líbranos, Señor,
De todo pecado,
De todo peligro de alma y cuerpo,
De los lazos del demonio,
De la peste, hambre y guerra,
De la muerte eterna,
Por los méritos de San Antonio,
Por su celo en la conversión de los pecadores,
Por su deseo de la corona del martirio,
Por sus fatigas y trabajos,
Por su predicación y doctrina,
Por sus lagrimas de penitencia,
Por su paciencia y humildad,
Por su gloriosa muerte,
Por sus numerosos prodigios,
En el día del juicio, Nosotros pecadores, te rogamos, óyenos,
Que nos guíes por caminos de verdadera penitencia,
Que nos concedas paciencia en los sufrimientos,
Que nos asistas en las necesidades,
Que oigas nuestras oraciones y peticiones,
Que enciendas en nosotros el fuego de tu amor,
Que nos concedas la protección y la intercesión de San Antonio, Hijo de Dios,
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos.
V. Ruega por nosotros oh bienaventurado San Antonio, R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo. Oremos: Dios
Todopoderoso y eterno, Glorificaste a tu fiel confesor Antonio con el don constante de hacer milagros. Concédenos que cuanto pedimos confiadamente por sus méritos estemos ciertos de recibirlo por su intercesión. Te lo pedimos en nombre de Jesús, el Señor.R. Amen.
RITUALES
San Antonio amor y dinero

Regalar una figura de San Antonio, trae posición a quien la recibe y dinero a quién la regala.

Conviene que esté bendecida y con el nombre de la persona a quién se la regalareis, que escribais en la base del santo. SEGUN DICEN, Procura regalar un Santo de 'calidad', de lo contrario vuestras ganancias también serán pobres.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un sencillo trabajo de magia para el dinero es el siguiente:

Compre un candado nuevo,que tenga tres llaves,tenga la precaución de llevar el candado cerrado a su casa.Una vez allí prepare en un bols o recipiente adecuado una mezcla de agua con sal marina,introduzca el candado y las lleves junto a sus manos y entonces al momento que lo abre diga:"Que el agua y la sal purifiquen este elemento que desde ahora permanecerá abierto,como abierto estarán mis caminos".

Deje el candado en el agua y encienda una vela oro frente al recipiente haciendo varias veces una oración a San Antonio explicando claramente su pedido específico.

Una vez que la vela se haya consumido,saque el candado del agua salada y déjelo siempre abierto y con las llaves separadas y bien seco- sobre un mantel blanco,rodee el candado con un lazo dorado e intercale cada dia una vela oro al menos tres dias seguidos en el plenilunio,encienda todos los elementos y haga varias veces su pedido
de apertura de caminos en el trabajo.

Una vez consumidas estas velas,coloque el candado abierto y las llaves por separado en un frasco de vidrio lleno con agua bendita Guarde el frasco junto a una estampita de San Antonio y una vez a la semana encienda frente al mismo una vela blanca .


--------------------------------------------------------------------------------



Dicen los gitanos que hay fechas muy negativas para realizar rituales de magia o para comenzar un negocio y hasta que las mismas fechas son contraproducentes para casarse,las fechas son las siguientes y le recomiendo tenerlas en cuenta:

ENERO: 1*2*6*14*27---FEBRERO: 1*17*19-23---MARZO: 11*26 31---ABRIL: 10*27*28

MAYO: 8-11*12---JUNIO: 19-25---JULIO: 18*21---AGOSTO: 2*26*27---

SEPTIEMBRE: 10*18-24 OCTUBRE: 6---NOVIEMBRE: 6*17 ---DICIEMBRE: 5* 13-14*23
_____________________________________________________
SANTA CLARA
SANTA CLARA
DE ASÍS
Fiesta 11 de Agosto

Por SCTJM

Clara significa: "vida transparent,"

"El amor que no puede sufrir no es digno de ese nombre" -Santa Clara.

Nació en Asís, Italia, en 1193. Su padre Favarone Offeduccio era un caballero de los más ricos y poderosos de esa época. Su madre Ortolana, descendiente de familia noble y feudal, era una mujer muy cristiana, de ardiente piedad y de gran celo por el Señor.

Desde sus primeros años Clara se vio dotada de innumerables virtudes y aunque su ambiente familiar pedía otra cosa de ella, siempre desde pequeña fue asidua a la oración y mortificación. Siempre mostró gran desagrado por las cosas del mundo y gran amor y deseo por crecer cada día en su vida espiritual.

Su conversión hacia la vida de plena santidad se efectuó al oír un sermón de San Francisco de Asís. Cuando ella tenía 18 años San Francisco predicó en Asís los sermones de cuaresma y allí insistió en que para tener plena libertad para seguir a Jesucristo hay que librarse de las riquezas y bienes materiales.

Su llamada y su encuentro con San Francisco. Cofundadora de la orden.

Cuando su corazón comprendió la amargura, el odio, la enemistad y la codicia que movía a los hombres a la guerra comprendió que esta forma de vida eran como la espada afilada que un día traspasó el corazón de Jesús. No quiso tener nada que ver con eso, no quiso otro señor mas que el que dio la vida por todos, aquel que se entrega pobremente en la Eucaristía para alimentarnos diariamente. El que en la oscuridad es la Luz y que todo lo cambia y todo lo puede, aquel que es puro Amor.

Renace en ella un ardiente amor y un deseo de entregarse a Dios de una manera total y radical. Ya en ese entonces se oía de los Hermanos Menores, como se les llamaba a los seguidores de San Francisco. Clara sentía gran compasión y gran amor por ellos, aunque tenía prohibido verles y hablarles. Ella cuidaba de ellos y les proveía enviando a una de las criadas. Le llamaba mucho la atención como los frailes gastaban su tiempo y sus energías cuidando a los leprosos. Todo lo que ellos eran y hacían le llamaba mucho la atención y se sentía unida de corazón a ellos y a su visión.

En 1210 cuando Francisco predicaba en la Catedral, al oír las palabras que él decía "este es el tiempo favorable... es el momento... ha llegado el tiempo de dirigirme hacia El que me habla al corazón desde hace tiempo... es el tiempo de optar, de escoger... sintió una gran confirmación de todo lo que venía experimentando en su interior.

Durante todo el día y la noche, meditó en aquellas palabras que habían calado lo más profundo de su corazón. Tomó esa misma noche la decisión de comunicárselo a Francisco y de no dejar que ningún obstáculo la detuviera en responder al llamado del Señor, depositando en El toda su fuerza y entereza.

Clara sabía que el hecho de tomar esta determinación de seguir a Cristo y sobre todo de entregar su vida a la visión revelada a Francisco, iba a ser causa de gran oposición familiar, pues el solo hecho de la presencia de los Hermanos Menores en Asís estaba ya cuestionando la tradicional forma de vida y las costumbres que mantenían intocables los estratos sociales y sus privilegios. A los pobres les daba una esperanza de encontrar su dignidad, mientras que los ricos comprendían que el Evangelio bien vivido exponía por contraste sus egoísmos a la luz del día. Para Clara el reto era muy grande. Siendo la primera mujer en seguirle, su vinculación con Francisco podía ser mal entendida.

Santa Clara se fuga de su casa el 18 de Marzo de 1212, un Domingo de Ramos, empezando así la gran aventura de su vocación. Se sobrepuso a los obstáculos y al miedo para darle una respuesta concreta al llamado que el Señor había puesto en su corazón. Llega a la humilde Capilla de la Porciúncula donde la esperaban Francisco y los demás Hermanos Menores y se consagra al Señor por manos de Francisco.

Días más tardes fue trasladada temporalmente, por seguridad, a las monjas Benedictinas, ya que su padre, al darse cuenta de su fuga, sale furioso en su búsqueda con la determinación de llevársela de vuelta al palacio. Pero la firme convicción de Clara, a pesar de sus cortos años de edad, obligan finalmente al Caballero Offeduccio a dejarla. Días más tardes, San Francisco, preocupado por su seguridad dispone trasladarla a otro monasterio de Benedictinas situado en San Angelo. Allí la sigue su hermana Inés, quien fue una de las mayores colaboradoras en la expansión de la Orden y la hija (si se puede decir así) predilecta de Santa Clara. Le sigue también su prima Pacífica.

San Francisco les reconstruye la capilla de San Damián, lugar donde el Señor había hablado a su corazón diciéndole, "Reconstruye mi Iglesia". Esas palabras del Señor habían llegado a lo más profundo de su ser y lo llevó al más grande anonadamiento y abandono en el Señor. Gracias a esa respuesta de amor, de su gran "Si" al Señor, había dado vida a una gran obra, que hoy vemos y conocemos como la Comunidad Franciscana, de la cual Santa Clara se inspiraría y formaría parte crucial, siendo cofundadora con San Francisco en la Orden de las Clarisas.

Cuando se trasladan las primeras Clarisas a San Damián, San Francisco pone al frente de la comunidad, como guía de Las Damas Pobres a Santa Clara. Al principio le costó aceptarlo pues por su gran humildad deseaba ser la última y ser la servidora, esclava de las esclavas del Señor. Pero acepta y con verdadero temor asume la carga que se le impone, entiende que es el medio de renunciar a su libertad y ser verdaderamente esclava. Así se convierte en la madre amorosa de sus hijas espirituales, siendo fiel custodia y prodigiosa sanadora de las enfermas.

Desde que fue nombrada Madre de la Orden, ella quiso ser ejemplo vivo de la visión que trasmitía, pidiendo siempre a sus hijas que todo lo que el Señor había revelado para la Orden se viviera en plenitud.

Sta. Clara acostumbraba tomar los trabajos mas difíciles, y servir hasta en lo mínimo a cada una. Pendiente de los detalles más pequeños y siendo testimonio de ese corazón de madre y de esa verdadera respuesta al llamado y responsabilidad que el Señor había puesto en sus manos.

Cuando hacía falta pan para sus hijas, ayunaba sonriente y si el sayal de alguna de las hermanas lucía más viejo ella lo cambiaba dándole el de ella. Su vida entera fue una completa dádiva de amor al servicio y a la mortificación. Su gran amor al Señor es un ejemplo que debe calar nuestros corazones, su gran firmeza y decisión por cumplir verdaderamente la voluntad de Dios para ella.

Tenía gran entusiasmo al ejercer toda clase de sacrificios y penitencias. Su gozo al sufrir por Cristo era algo muy evidente y es, precisamente esto, lo que la llevó a ser Santa Clara. Este fue el mayor ejemplo que dio a sus hijas.


Empiezan las renuncias.

De rodillas ante San Francisco, hizo Clara la promesa de renunciar a las riquezas y comodidades del mundo y de dedicarse a una vida de oración, pobreza y penitencia. El santo, como primer paso, tomó unas tijeras y le cortó su larga y hermosa cabellera, y le colocó en la cabeza un sencillo manto, y la envió a donde unas religiosas que vivían por allí cerca, a que se fuera preparando para ser una santa religiosa.

Para Santa Clara la humildad es pobreza de espíritu y esta pobreza se convierte en obediencia, en servicio y en deseos de darse sin límites a los demás.

La humildad brilló grandemente en Santa Clara y una de las mas grandes pruebas de su humildad fue su forma de vida en el convento, siempre sirviendo con sus enseñanzas, sus cuidados, su protección y su corrección. La responsabilidad que el Señor había puesto en sus manos no la utilizó para imponer o para simplemente mandar en el nombre del Señor. Lo que ella mandaba a sus hijas lo cumplía primero ella misma con toda perfección. Se exigía mas de lo que pedía a sus hermanas.

Hacía los trabajos mas costosos y daba amor y protección a cada una de sus hijas. Buscaba como lavarle los pies a las que llegaban cansadas de mendigar el sustento diario. Lavaba a las enfermas y no había trabajo que ella despreciara pues todo lo hacía con sumo amor y con suprema humildad.


Con su gran pobreza manifestaba su anhelo de no poseer nada mas que al Señor. Y esto lo exigía a todas sus hijas. Para ella la Santa Pobreza era la reina de la casa. Rechazó toda posesión y renta, y su mayor anhelo era alcanzar de los Papas el privilegio de la pobreza, que por fin fue otorgado por el Papa Inocencio III.

Para Santa Clara la pobreza era el camino en donde uno podía alcanzar mas perfectamente esa unión con Cristo. Este amor por la pobreza nacía de la visión de Cristo pobre, de Cristo Redentor y Rey del mundo, nacido en el pesebre. Aquel que es el Rey y, sin embargo, no tuvo nada ni exigió nada terrenal para si y cuya única posesión era vivir la voluntad del Padre. La pobreza alcanzada en el pesebre y llevada a su cúlmen en la Cruz. Cristo pobre cuyo único deseo fue obedecer y amar.

Por eso la vida de Sta. Clara fue una constante lucha por despegarse de todo aquello que la apartaba del Amor y todo lo que le limitara su corazón de tener como único y gran amor al Señor y el deseo por la salvación de las almas.

La pobreza la conducía a un verdadero abandono en la Providencia de Dios. Ella, al igual que San Francisco, veía en la pobreza ese deseo de imitación total a Jesucristo. No como una gran exigencia opresiva sino como la manera y forma de vida que el Señor les pedía y la manera de mejor proyectar al mundo la verdadera imagen de Cristo y Su Evangelio.

Siguiendo las enseñanzas y ejemplos de su maestro San Francisco, quiso Santa Clara que sus conventos no tuvieran riquezas ni rentas de ninguna clase. Y, aunque muchas veces le ofrecieran regalos de bienes para asegurar el futuro de sus religiosas, no los quiso aceptar. Al Sumo Pontífice que le ofrecía unas rentas para su convento le escribió: "Santo padre: le suplico que me absuelva y me libere de todos mis pecados, pero no me absuelva ni me libre de la obligación que tengo de ser pobre como lo fue Jesucristo". A quienes le decían que había que pensar en el futuro, les respondía con aquellas palabras de Jesús: "Mi Padre celestial que alimenta a las avecillas del campo, nos sabrá alimentar también a nosotros".

Mortificación de su cuerpo.

Si hay algo que sobresale en la vida de Santa Clara es su gran mortificación. Utilizaba debajo de su túnica, como prenda íntima, un áspero trozo de cuero de cerdo o de caballo. Su lecho era una cama compuesta de sarmientos cubiertos con paja, la que se vio obligada a cambiar por obediencia a Francisco, debido a su enfermedad.

Los ayunos. Siempre vivió una vida austera y comía tan poco que sorprendía hasta a sus propias hermanas. No se explicaban como podía sostener su cuerpo. Durante el tiempo de cuaresma, pasaba días sin probar bocado y los demás días los pasaba a pan y agua. Era exigente con ella misma y todo lo hacía llena de amor, regocijo y de una entrega total al amor que la consumía interiormente y su gran anhelo de vivir, servir y desear solamente a su amado Jesús.

Por su gran severidad en los ayunos, sus hermanas, preocupadas por su salud, informaron a San Francisco quien intervino con el Obispo ordenándole a comer, cuando menos diariamente, un pedazo de pan que no fuese menos de una onza y media.

Oración

Para Santa Clara la oración era la alegría, la vida; la fuente y manantial de todas las gracias, tanto para ella como para el mundo entero. La oración es el fin en la vida Religiosa y su profesión.


Milagros de Santa Clara

La Eucaristía ante los sarracenos

En 1241 los sarracenos atacaron la ciudad de Asís. Cuando se acercaban a atacar el convento que está en la falda de la loma, en el exterior de las murallas de Asís, las monjas se fueron a rezar muy asustadas y Santa Clara que era extraordinariamente devota al Santísimo Sacramento, tomó en sus manos la custodia con la hostia consagrada y se les enfrentó a los atacantes. Ellos experimentaron en ese momento tan terrible oleada de terror que huyeron despavoridos.

DE ESTE MOMENTO SE TOMA LA IMAGEN QUE REPRESENTA A LA SANTA!

En otra ocasión los enemigos atacaban a la ciudad de Asís y querían destruirla. Santa Clara y sus monjas oraron con fe ante el Santísimo Sacramento y los atacantes se retiraron sin saber por qué.

El milagro de la multiplicación de los panes.

Cuando solo tenían un pan para que comieran cincuenta hermanas, Santa Clara lo bendijo y, rezando todas un Padre Nuestro, partió el pan y envió la mitad a los hermanos menores y la otra mitad se la repartió a las hermanas. Aquel pan se multiplicó, dando a basto para que todas comieran. Santa Clara dijo: "Aquel que multiplica el pan en la Eucaristía, el gran misterio de fe, ¿acaso le faltará poder para abastecer de pan a sus esposas pobres?"

En una de las visitas del Papa al Convento, dándose las doce del día, Santa Clara invita a comer al Santo Padre pero el Papa no accedió. Entonces ella le pide que por favor bendiga los panes para que queden de recuerdo, pero el Papa respondió: "quiero que seas tu la que bendigas estos panes". Santa Clara le dice que sería como un irrespeto muy grande de su parte hacer eso delante del Vicario de Cristo. El Papa, entonces, le ordena bajo el voto de obediencia que haga la señal de la Cruz. Ella bendijo los panes haciéndole la señal de la Cruz y al instante quedó la Cruz impresa sobre todos los panes.

Larga agonía.

Santa Clara estuvo enferma 27 años en el convento de San Damiano, soportando todos los sufrimientos de su enfermedad con paciencia heroica. En su lecho bordaba, hacía costuras y oraba sin cesar. El Sumo Pontífice la visitó dos veces y exclamó "Ojalá yo tuviera tan poquita necesidad de ser perdonado como la que tiene esta santa monjita".

Cardenales y obispos iban a visitarla y a pedirle sus consejos.

San Francisco ya había muerto pero tres de los discípulos preferidos del santo, Fray Junípero, Fray Angel y Fray León, le leyeron a Clara la Pasión de Jesús mientras ella agonizaba. La santa repetía: "Desde que me dediqué a pensar y meditar en la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, ya los dolores y sufrimientos no me desaniman sino que me consuelan".

El 10 de agosto del año 1253 a los 60 años de edad y 41 años de ser religiosa, y dos días después de que su regla sea aprobada por el Papa, se fue al cielo a recibir su premio. En sus manos, estaba la regla bendita, por la que ella dio su vida.

En la Basílica de Sta. Clara encontramos su cuerpo incorrupto y muchas de sus reliquias.
RITUALES
En viernes de luna llena sobre la mesita de noche se pone una estampa o figura con oración a Santa Clara, un vaso de agua, debajo del vaso pondremos escrito en el papel con lápiz el nombre de la persona para que nos llame o encontrárnoslo en algún lugar...

--------------------------------------------------------------------------------

“ Santa Clara quita la irritación y la hinchazón de los párpados “

Oración
Digna Madre Santa Clara
espejo de pureza
base firme y viva fe
caridad y erario de las virtudes.
Que limpies de nuestras almas las manchas y las culpas,
te suplico por la paz y el orden de mi alma,
pues yo confío en la bondad infinita que por vuestros méritos
alcanzaré para su mayor gloria. Amén.

Oración para la noche
( Usar detente o medalla de Santa Clara durante el rezo )
Lumbre de lumbre y claridad de entendimientos, suplico, Señor,
por medio de nuestra Santa, a quien disteis el soberano nombre de CLARA,
que mediante nuestro auxilio y su intercesión, se aclare mi entendimiento,
para que con claridad conozca las culpas con que os he ofendido,
y declare ante mi confesor mis tinieblas, para que las detestes y borres,
convertidas en luces claras de nuestra gracia
con el Sacramento de la Penitencia. Amén

Oración
Gloriosa Santa Clara, por aquella fe inquebrantable que te hizo
despreciar las cosas terrenales y buscar sólo las del cielo,
por aquella esperanza firme con que venciste todas las dificultades
que se oponían a tu santificación,
por aquella caridad pura y ardiente
que me concedas lo que te pido ( hacer petición )
y esperanza firme y caridad ardiente para con Dios y el prójimo.
Así te lo pido y así lo espero. Amén.
( Rezar un Padre Nuestro , Ave Maria y Gloria )

Obra en Espiritismo Cruzao
Para tener mejor vista y más claridad se pone una copa o vaso de agua del grifo y se le añade una clara de huevo, a continuación se procede a rezarle a Santa Clara para que nos de mayor claridad y mejor entendimiento en las cosas que veamos. Para los que poseen y trabajan bóveda espiritual es conveniente poner esa copa o vaso en la bóveda ; para aquellos que no trabajen Bóveda Espiritual pueden poner esa copa o vaso lleno de agua con la clara de huevo en la mesita de noche para que sus sueños sean más claros y al despertarse puedan tener mejor conocimiento y entendimiento para poderlos “ descifrar “.

Obra con Santa Clara para tener éxito en un proyecto
Cuando quieras solicitar la mediación de la santa para que tengas éxito o una feliz realización en un proyecto, deberás hacer durante nueve días el siguiente ritual.
En un recipiente de barro pondrás aceite de oliva, rosas rojas deshojadas, una onza de sándalo en polvo, una cucharadita de canela en polvo, una cucharadita de albahaca, un poco de romero y un poco de tomillo. Se prende una vela rosa y se dejan caer cada día nueve gotas de cera de la vela. Por cada gota que cae en el recipiente se reza un avemaría. El último día, el noveno, pides el deseo relativo al éxito del proyecto. Con el contenido del recipiente te frotarás las manos, las cejas, la nuca y la frente antes de comenzar el proyecto.
Cuando obtengas el favor solicitado deberás hacer una bolsita con tela rosa en la que introducirás una estampa de la santa, o un papel blanco con su nombre, y añadirás una rosa seca, un poco de incienso, una hoja de laurel, sal gorda, un poco de verbena y raíz de magnolia. Durante un tiempo llevarás contigo o guardarás entre tus objetos personales este pequeño amuleto de suerte para asegurar la continuidad del éxito conseguido.

Obra amorosa
Ingredientes:
Una estampa de Santa Clara o imagen.
Un vaso.
Una vela blanca.
Un huevo.
Una barra de incienso
Papel
Preparación:
En viernes de luna llena sobre la mesita de noche se pone una estampa o figura con oración a Santa Clara, un vaso de agua, debajo del vaso pondremos escrito en el papel con lápiz el nombre de la persona para que nos llame o encontrárnoslo en algún lugar,
Dentro del vaso de agua pondremos una clara cada noche. Así durante 9 noches, rezando la oración y quemando un incienso cada vez.
El agua usada y la clara la tiraremos en la calle (nunca al inodoro o fregadero). Enseguida tendremos noticias.
Como ofrenda del favor concedido ponerle una vela blanca y hacer donativos.

Por Mansa Cholan
SAN JUDAS TADEO
¿Quien es San Judas Tadeo?
San Judas Tadeo, Apóstol
Fiesta: 28 de Octubre, junto al apóstol San Simón
Judas Tadeo aparece último en la lista de los doce Apóstoles de Jesucristo (Mateo 10:3, Marco 3:18). No sabemos cuando ni como entró a formar parte de los discípulos. Lucas le llama "Judas de Santiago" (Hechos 1:13). Juan aclara: "Judas, no el Iscariote" (Juan 14:22). Esta distinción es necesaria dado a que el Judas Iscariote fue quien traicionó a Jesús.
"Judas" es una palabra hebrea que significa: "alabanzas sean dadas a Dios". Tadeo quiere decir: "valiente para proclamar su fe"
El Apóstol Judas Tadeo, "el hermano de Santiago", era probablemente el hermano de Santiago el Menor, se lo menciona así por la notoriedad de Santiago en la Iglesia primitiva "¿No es éste -se preguntan maravillados los habitantes de Nazaret, ante la fama que acompaña a Jesús- el carpintero . . . el hermano de Santiago y de Judas?".
Después de la Ultima Cena, cuando Cristo prometió que se manifestaría a quienes le escuchasen, Judas le preguntó porqué no se manifestaba a todos. Cristo le contestó que El y su Padre visitarían a todos los que le amasen: "Vendremos a él y haremos en él nuestra morada" (Juan, 14, 22-23). No sabemos nada de la vida de San Judas Tadeo después de la Ascensión del Señor y la venida del Espíritu Santo.
Se atribuye a San Judas una de las epístolas canónicas, que tiene muchos rasgos comunes con la segunda epístola de San Pedro. No está dirigida a ninguna persona ni iglesia particular y exhorta a los cristianos a "luchar valientemente por la fe que ha sido dada a los santos. Porque algunos en el secreto de su corazón son . . . hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Señor Dios en ocasión de riña y niegan al único soberano regulador, nuestro Señor Jesucristo". Es una severa amonestación contra los falsos maestros y una invitación a conservar la pureza de la fe. Termina su carta con esta bella oración: "Sea gloria eterna a Nuestro Señor Jesucristo, que es capaz de conservarnos libres de pecados, y sin mancha en el alma y con gran alegría".

San Judas Tadeo es uno de los santos más populares, a causa de los numerosos favores celestiales que consigue a sus devotos que le rezan con fe. En Alemania, Italia, América y muchos sitios más, tiene numerosos devotos que consiguen por su intercesión admirables ayudas de Dios, especialmente en cuanto a conseguir empleo, casa u otros beneficios más.
Santa Brígida cuenta en sus Revelaciones que Nuestro Señor le recomendó que cuando deseara conseguir ciertos favores los pidiera por medio de San Judas Tadeo.
Judas es una palabra hebrea que significa: "alabanzas sean dadas a Dios".
Tadeo quiere decir: "valiente para proclamar su fe".
Simón significa: "Dios ha oído mi súplica". A San Simón y San Judas Tadeo se les celebra la fiesta en un mismo día, el 28 de octubre, porque según una antigua tradición los dos iban siempre juntos predicando la Palabra de Dios por todas partes.
San Judas Tadeo estaba íntimamente relacionado con nuestro Señor por su parent,sco con San Joaquín y Santa Ana, padres de la Santísima Virgen. Sobrino nieto de estos dos santos, es a la vez sobrino de María y José, de donde resulta ser primo de nuestro Señor Jesucristo.
San Judas es hermano del Apóstol Santiago el Menor. Tenía otros dos hermanos a quienes llama el Evangelio "hermanos" de Jesús. Cuando nuestro Señor regresó de Judea a Nazaret, comenzó a enseñar en la sinagoga. Las gentes que le oían estaban asombradas y decían: "¿ De dónde le ha llegado tanta sabiduría y ese poder de hacer milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?" (Mt 13,54).
La palabra "hermanos" en hebreo comúnmente significa un pariente próximo. El padre de San Judas era Cleofás. El nombre de su madre era María, que era pariente próxima de la Virgen Santísima. Ella también permaneció junto a la Cruz cuando murió nuestro Señor Jesucristo. "Cerca de la cruz de Jesús estaban su madre, y la hermana de su madre , María, esposa de Cleofás, y María Magdalena" (Jn 19,25).
Durante su adolescencia y juventud, Judas fué compañero de Jesús. Cuando Jesús comenzó su vida pública, Judas dejó todo por seguirle. A San Judas se le llama Tadeo para diferenciarlo de Judas Iscariote que fue el que vendió a Jesús. En la noche de la Última Cena le preguntó a Jesús: "¿Por qué revelas tus secretos a nosotros y no al mundo?". Jesús le respondió que esto se debía a que ellos lo amaban a Él y cumplían sus mandatos y que a quien lo ama y obedece, vienen el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y forman habitación en su alma (Jn. 14, 22).
Como Apóstol, trabajó con gran celo por la conversión de los paganos. Fue misionero por toda la Mesopotamia durante diez años. Regresó a Jerusalén para el Concilio de los Apóstoles. Después se unió a Simón en Libia, donde los dos Apóstoles predicaron el Evangelio a los habitantes de aquel país.
Refiere la tradición que San Judas y San Simón sufrieron martirio en Suanis, ciudad de Persia, donde habían trabajado como misioneros. A San Judas le dieron muerte con una cachiporra. Por eso se le representa con una porra sobre la cabeza. Luego, le cortaron la cabeza con un hacha. Trasladaron su cuerpo a Roma y sus restos se veneran ahora en la Basílica de San Pedro.
San Judas es conocido principalmente como autor de la Carta de su nombre en el Nuevo Testamento. Carta probablemente escrita antes de la caída de Jerusalén, por los años 62 al 65. En ella, San Judas denuncia las herejías de aquellos primeros tiempos y pone en guardia a los cristianos contra la seducción de las falsas doctrinas. Habla del juicio que amenaza a los herejes por su mala vida y condena los criterios mundanos, la lujuria y "a quienes por interés adulan a la gente". Anima a los cristianos a permanecer firmes en la fe y les anuncia que surgirán falsos maestros, que se burlarán de la Religión, a quienes Dios, en cambio, les tiene reservada la condenación .
A la soberbia de los malos contrapone la humilde lealtad del Arcángel San Miguel. Anima a los cristianos a levantar un edificio espiritual llevando una vida fundada en la fe, el amor a Dios, la esperanza y la oración. Alienta la práctica del amor al prójimo; exhorta a los cristianos a que sean pacientes y con sus vidas virtuosas conviertan a los herejes.
San Judas concluye su carta con una oración de alabanza a Dios por la Encarnación, pues por ella Jesucristo, Palabra eterna de Dios, tomó sobre sí nuestra naturaleza humana para redimirnos.

Oración
Concédenos Señor, por medio de tu santo apóstol San Judas Tadeo, la gracia de dedicar nuestra vida, nuestras cualidades y nuestros esfuerzos a hacerte conocer y amar y, al final de nuestras vidas, lograr, como él, un puesto junto a Ti en el cielo.
RITUALES
Oración para el trabajo
Pidan por un nuevo trabajo para alguien que lo necesite o para que los ayude a conservar el que ya tienen.
SAN JUDAS TADEO es el santo del trabajo pidámosle con mucha fe que nos conserve el nuestro..Es también el santo de los casos difíciles y desesperados.

ÉSTA ES LA ORACIÓN PARA EL TRABAJO:
San Judas Tadeo, intercesor en todo problema difícil, consígueme un trabajo en que me realice como humano y que a mi familia no le falte; lo suficiente en ningún aspecto de la vida. Que lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas. Que en él progrese mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerzas. Y que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean. Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia, de la cual eres pariente y prometo difundir tu Devoción como expresión de mi gratitud a tus favores. Amén.
Por Elena

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Para mejorar en los estudios...
Receta de San Judas Tadeo

Es muy importante realizar esta receta con fe, pero de poco sirve si antes no hemos estudiado nada.


En qué casos la utilizo:

• Acabo de empezar el curso y necesito mucha energía positiva.
• Me voy a presentar a unas oposiciones y me gustaría contar con un refuerzo para mi estudio.
• Estoy estudiando mucho, pero hay alguna asignatura que me cuesta más.

Qué necesito:

• Dos velas: una azul y otra amarilla, o una con los dos colores.
• Un papel fino en el que escribiremos nuestro deseo.
• Un bolígrafo azul.
• Celo.

Debes realizar este ritual como mínimo dos veces al día, es preferible por la mañana, pero también se puede hacer una vez por la mañana y otra por la tarde.

En un papel escribes aquellos deseos que tienes respecto al estudio, e incluso las metas que quieres alcanzar. Si se acerca la fecha de un examen, debes centrarte en ese día y pedir la ayuda para él. Si se trata del curso que comienza, procura analizar a lo largo de nueve meses todo lo que tienes que estudiar y cómo lo vas a organizar. Para todo esto, hay que rogarle a San Judas Tadeo.

Comenzamos. Pega a cada vela un papel, en el cual has escrito tu deseo. El papel ha de ir sujeto con celo, con el fin de que se vaya consumiendo según la vela se va quemando. Debes realizar un plan de estudios con sus días y sus horas, y cumplirlo, si quieres recibir la ayuda necesaria.

Las velas tienen que arder diariamente durante treinta minutos más o menos, a ser posible cuando comiences a estudiar. Cuando se consuman, enciende otras nuevas y vuelve a realizar el ritual.

A continuación, repite la siguiente oración:

"Haz, Señor, que mis estudios sigan una línea constructiva, que me lleven a amar a los demás, y me ayuden en lo necesario a través de mi esfuerzo y de mi sabiduría. Quiero ser libre, haz que crea más en la disciplina interior que en la exterior, que mis palabras surjan del convencimiento y de la sinceridad. Deseo ser alegre, y que esta alegría cultive en mí el sentido del humor y que quite las amarguras de mi alma. Señor, yo creo en el estudio, haz de mí un instrumento de sabiduría y comprensión. Forja en mí grandes ideales y positivas experiencias que pueda adquirir y compartir con los demás, que me sea sencillo leer y comprender y que me esfuerce. Aunque a veces tenga dudas, debo seguir adelante y tú estarás ahí para convencerme de que debo continuar con mis estudios".

IMPORTANTE:

Después de repetir esta oración a San Judas Tadeo, puedes ofrecerle al Santo una pequeña limosna en agradecimiento al favor que te va a dar. Si lo haces así, verás cómo funciona.

Glorioso apóstol, mártir y allegado de Jesús, San Judas Tadeo, que habéis difundido la fe en tierras lejanas entre las gentes más bárbaras y engendrado a Jesucristo pueblos innumerables por la virtud de las palabras divinas, haced, os suplico, que desde hoy renuncie yo al hábito del pecado, sea preservado de tentaciones graves, que obtenga siempre vuestro auxilio en los casos desesperados y lleguen por fin a la patria celestial, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
San Judas Tadeo, se os invoca como el patrono especial de las causas desesperadas; rogad por mí que soy tan miserable, a fin de que reciba de los alto, el consuelo y el auxilio en mis tribulaciones y angustias presentes y bendiga fielmente a nuestro Dios con vos y todos los elegidos por los siglos de los siglos Amén.
Tres (3) Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
LIMPIEZA DE UN NEGOCIO

Si se comienza un negocio o se quiere limpiar el local de vibraciones o energías negativas que puedan existir debido a anteriores actividades, puede realizarse el siguiente ritual tradicional.

Materiales a utilizar:
Alcohol puro
1 recipiente de barro
2 cucharadas soperas de Romero triturado
3 cucharadas soperas de Mirra
2 cucharadas soperas de Ruda triturada
7 rosas secas
2 cucharadas soperas de flores secas violeta
1 vela roja

Colocar todas las hierbas en el recipiente de barro y mezclar bien. Sobre esta mezcla vegetal, verter una moderada cantidad de alcohol puro. Colocar a la derecha del recipiente la vela roja.

La persona que realice esta ceremonia, deberá situarse mirando hacia el Norte. La vela deberá quedar a la derecha de la persona y el recipiente a su izquierda.

Con una cerilla de madera encender con la mano derecha el sahumerio preparado con las hierbas y el alcohol y luego la vela.

Mientras la mezcla y la vela están ardiendo, recitar con gran concentración mental la siguiente oración:
Que el Señor bendiga este local,
Que el Señor guarde este local (o bien decir el nombre del negocio),
Que el Señor se compadezca de los que habitan y trabajan en este local,
Que el Señor traiga prosperidad a este local,
Que con la ayuda de San Judas Tadeo, protector misericordioso,
Dentro de estas paredes nunca jamás entre ni habite el mal.
Amén.

A continuación, hacer la Señal de la Cruz cuatro veces, cada una de ellas mirando hacia un punto cardinal diferente.

Una vez finalizado el ritual, dejar el local cerrado por un período mínimo de 12 horas para que las fuerzas positivas del rito destruyan las negatividades que pudieran existir.

Una vez transcurrido dicho lapso, abrir todas las puertas y ventanas para que entre aire puro y acabe con cualquier resto negativo que pudiere haber quedado.
PARA OBTENER CASA
Materiales:


1 Estampa De San Judas Tadeo
1 Ladrillo De Los Que Se Usan Para Maquetas De Arquitectura
La Novena A San Judas Tadeo


Procedimiento;


Se Coloca El Ladrillito delante Del Santo Y Empezamos A Rezarle La Novena, visualizando La Casa Que Queremos Y Diciéndole Que Cuando Nos De La Casa Le Llevamos El Ladrillito Ala Iglesia Donde Este El y Listo Ya Tenemos Nuestra Casa Como La Soñamos En Menos De 3 Meses, fe Y Seguridad Por Que Así Será.

Novena a SAN JUDAS TADEO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Confiamos en que el padre oirá todas las oraciones ofrecidas en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y nos unimos ahora en oración al Apóstol San Judas, quien goza en los cielos del triunfo de la muerte y resurrección de Cristo. Unidos a las oraciones de alabanza y petición de San Judas a Dios rezamos estas devociones.

OFRECIMIENTO

A Ti, Señor Jesucristo, Nuestro Mediador y Hermano, ofrecemos hoy nuestras oraciones. Reconocemos la especial amistad que tu apóstol Judas tiene contigo. A su amor y amistad unimos nuestras oraciones íntimamente con tu generosa muerte en la Cruz. A este acto constante de alabanza a Dios a través del cual nos hacemos gratos al Padre, pedimos sean unidas nuestras oraciones. Quédate con nosotros hoy y todos los días de nuestra vida. Intensifica nuestro amor a Dios y a nuestro prójimo. Haz que estas gracias y favores por los cuales oramos, nos sean concedidos a través de Ti, que vives y reinas con el Padre, en unidad del Espíritu Santo, Dios por los siglos de los siglos. Amén.

ORACIÓN PROPIA DE LA NOVENA

¡Oh glorioso Apóstol San Judas Tadeo, discípulo fiel y amigo del Señor Jesús! Te invocamos como Patrono en los casos difíciles y humanamente desesperados. Ruega por mí, pobre pecador, a Dios Todopoderoso, pues me hallo desesperado por (hacer aquí mención de la aflicción que nos agobia) y socórreme, si es para mi provecho, gloria de Dios y honor tuyo.

Te prometo, glorioso San Judas, acordarme siempre de tu protección y hacer lo que pueda para extender tu devoción. Amén


ORACIÓN FINAL

Oh Dios, que nos concediste la gracia de llegar a conocer tu Santo Nombre por la predicación de los Apóstoles como San Judas Tadeo, concédenos por su intercesión llegar a practicar sus virtudes y a reflejarías con una vida santa. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

DIA PRIMERO: La vocación de San Judas Tadeo.

Todos somos llamados al seguimiento de Cristo. También tú tienes una vocación aquí en la tierra, aunque no seas Sacerdote o Religioso. Desde tu Bautismo tienes una vocación: has sido llamado a dar testimonio de Jesús, a dar buen ejemplo practicando todas las virtudes cristianas: paciencia, caridad, pureza, honestidad, etc...

Leemos en los Evangelios la manera en cómo Jesús llamó a su seguimiento a varios de los Apóstoles. A San Pedro y su hermano San Andrés les dijo:

"Venid conmigo y os haré pescadores de hombres, y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron" (Mt.4,19). San Mateo, que era publicano (recaudador de impuestos) oyó la voz del Señor que le dijo "Sígueme" y dejando su despacho, se levantó y le siguió (Mt.9,9).

No conocemos el momento en que San Judas Tadeo fue llamado al seguimiento de Cristo, pero sabemos que permaneció fiel hasta el final, dando su vida por el Evangelio.
(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.

DIA SEGUNDO: El Amor de San Judas Tadeo.
En el discurso en la Ultima Cena, Jesús dijo: "El que tiene mis mandamientos y los guarda, ese es el que me ama y el que me ame será amado de mi Padre y yo le amaré y me manifestaré a él". Le dice Judas - no el iscariote-

"Señor, ¿qué pasa para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?"
Jesús le respondió: "Si alguno me ama, guardará mi palabra y mi Padre le amará y vendremos a él y haremos en él nuestra morada".
(Jn. 14,21-23).

San Judas Tadeo bien entendió esto y vivió el amor a Dios y a los hermanos. Por eso en su carta, en el versículo 21 nos exhorta: "y consérvense en el amor de Dios esperando que la misericordia de nuestro Señor Jesucristo los lleve a la vida eterna".

Pidámosle a San Judas Tadeo que nuestro corazón esté siempre inflamado del amor de Jesús.

(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.



DIA TERCERO. El celo de San Judas Tadeo
El verdadero celo apostólico es resultado natura del amor a Jesucristo que no desea nada más que la gloria de su Padre Eterno y la salvación de las almas. San Judas Tadeo manifestó su celo apostólico no sólo con la predicación del Evangelio hasta las más remotas regiones, sino que según la tradición, dio su vida por Jesús en Persia (hoy Irán). En los versículos 17 al 19 de su carta, nos dice: "Pero ustedes, hermanos queridos, acuérdense de lo que les predijeron los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, cuando les advertían: "En los últimos tiempos habrá impostores que vivirán impíamente y a capricho de sus pasiones". Son los que introducen discordias, viven sensualmente y no poseen el Espíritu".

¿Imitamos a San Judas Tadeo en el celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas? ¿Hacemos algo o militamos en algún Grupo Apostólico? ¿Nos preparamos estudiando nuestra Santa Religión para defenderla de los ataques de los impíos?


(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.



DIA CUARTO: La Fe de San Judas Tadeo.
"Fe se te pide y vida recta" dice la Imitación de Cristo de Tomás de Kempis en el Libro IV, Cap. XVIII. Y continúa: "no elevado entendimiento ni profundizar los misterios de Dios. Si no entiendes ni alcanzas las cosas que están debajo de ti, ¿cómo comprenderás las que están sobre ti? Sujétate a Dios y humilla tu razón a la Fe".

San Judas Tadeo siguió con fidelidad y fe ardiente al llamado de Jesucristo a la penosa vida del apostolado y aunque era su pariente cercano, le reconoció como su Maestro, Señor e Hijo de Dios hecho Hombre. Predicar a Jesús y su Doctrina fue su ocupación constante desde que fue llamado y por esa misma fe dio su vida. En su carta nos dice en los versículos 20 y 21: "Ustedes, en cambio, amados, edifiquen su vida sobre la santidad de su fe. Oren movidos por el Espíritu Santo y consérvense en el amor de Dios esperando que la misericordia de nuestro Señor Jesucristo los lleve a la vida eterna."

Nos exhorta San Judas Tadeo a no olvidar los avisos y enseñanzas de los Apóstoles y mantenernos firmes en la Fe. Si queremos, por tanto merecer la protección de este Santo, deberemos guardar la Fe Católica aún a costa de nuestra sangre si fuere necesario.
(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.



DIA QUINTO: La Fortaleza de San Judas Tadeo.
La Fortaleza es una de las cuatro Virtudes Cardinales del cristiano que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien. Reafirma la resolución de resistir las tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral. Nos hace capaces de vencer el temor, incluso a la muerte y de hacer frente a las pruebas y las persecuciones. Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa. "Mi fuerza y mi cántico es el Señor (Sal. l18,14). "En el mundo tendréis tribulación, pero ánimo, Yo he vencido al mundo" (Jn.16,33). (Catecismo de la Iglesia Católica, 1808).

La Cada de San Judas Tadeo manifiesta su fortaleza al denunciar valientemente a los herejes, exhortando a los fieles a permanecer firmes en la Fe y la Doctrina Apostólica. Con extraordinaria fortaleza responde a los ataques de los cristianos degenerados a los que llama "nubes sin agua arrastradas por el viento, árboles sin hojas ni fruto, completamente muertos, arrancados de raíz".

Tiene San Judas Tadeo aquella fortaleza de San Pedro o de San Pablo, la de Santiago o San Juan, como vemos en sus respectivos escritos. Y como ellos, supo llevar su fidelidad al Señor Jesús hasta el martirio. Pidamos a este valeroso Santo aquella fortaleza tan necesaria en estos tiempos de impiedad y cobardía, para confesar claramente y sin ambages nuestra adhesión a la Doctrina del Evangelio y a las enseñanzas de la Iglesia Católica.

(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.



DIA SEXTO: La Humildad de San Judas Tadeo.
"Dios derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes" exclamó la Virgen María cuando visitó a su prima Santa Isabel (Lc.1,52) y se declara humildemente "esclava del Señor".

Dios protege y ama al humilde. El orgulloso no tiene en su corazón lugar para Dios y cree no necesitarlo, como le pasó a los fariseos que quedaron al margen de la Redención al matar a Jesús.

La profunda humildad de San Judas Tadeo queda de manifiesto desde el primer versículo de su carta, en el cual en vez de presentarse como pariente de Jesucristo, se titula su siervo y hermano de Santiago.

Por eso, cumpliéndose la sentencia de que quien se humille será exaltado, San Judas brilla en el cielo como estrella de primera magnitud junto a los demás Apóstoles y que en la tierra Dios le haya concedido el poder socorrer pronto y eficazmente a los devotos que con humildad le invocan.

A ejemplo de San Judas Tadeo, seamos humildes de corazón y no solamente obtendremos su protección, sino la mirada benévola de Dios.

(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.



DIA SEPTIMO: La Mansedumbre de San Judas Tadeo.
El Señor Jesús nos dijo: "Aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón". Y en otra ocasión, en el Sermón de la Montaña, expresó: "Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra en herencia" (Mt.5,4). Humildad y Mansedumbre van de la mano. No podemos ser mansos como Jesucristo sin antes ser humildes verdaderamente.

Dice la tradición que San Judas Tadeo dio muestras de esa mansedumbre toda su vida, atrayendo a muchos al Evangelio por su buen talante y bondad. Cuando el rey persa Agábaro lo mandó encarcelar, aceptó gustoso el padecer por Jesús y cuando magos enemigos lo arrojaron a las fieras, les comunicó su mansedumbre con la señal de la Cruz.

No es fácil ser manso y humilde en el mundo actual porque las agresiones llegan por todos lados, Por eso debemos pedir a San Judas Tadeo interceda por nosotros para poder adquirir tan importantes virtudes. Como él debemos imitar a Jesús y ser dulces, misericordiosos, benignos, amables y mansos de corazón. Así daremos gloria a Dios y atraeremos a muchas almas hacia Jesucristo

(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.




DIA OCTAVO: La Sabiduría de San Judas Tadeo.
Tomás de Kempis en su libro "Imitación de Cristo", dice: "Bienaventurado aquél a quien la verdad por sí misma enseña, no por medio de figuras y palabras pasajeras". Consideremos pues la sabiduría de San Judas Tadeo que fue ilustrado nada menos que por Aquél que es el Camino, la Verdad y la Vida, Cristo el Señor, Como los demás Apóstoles, fue preparado por Jesús durante tres años para difundir después la Verdad del Evangelio por tierras lejanas.

La carta de San Judas Tadeo nos revela su sabiduría al llamar a los herejes "estrellas errantes a las que está reservada para siempre la más completa oscuridad" (Jud.13). En la historia de la Iglesia muchos herejes han sido en realidad como esas estrellas fugaces, meteoros que por un instante iluminan y se pierden después en las tinieblas de la noche para siempre.

San Judas nos enseña la grande obligación que tenemos de ir siempre creciendo en el amor de Dios y de conducir a nuestros hermanos por el verdadero camino de la sabiduría evangélica.

Pensemos que en nuestro mundo, en derredor nuestro, hay muchísimos hermanos que viven, corno dice la Biblia, "sentados en tinieblas y sombras de muerte", debido a la ignorancia religiosa. Católicos de nombre, hermanos separados o pertenecientes a alguna secta no cristiana, ignoran las verdades salvadores del Verdadero Catolicismo, predicado por la Iglesia que fundó Cristo mismo y basada en las enseñanzas de los Santos Apóstoles como San Judas Tadeo y guiada por el Pontífice Romano, sucesor de San Pedro.

Pidamos a San Judas Tadeo no tan sólo la absoluta fidelidad a las enseñanzas del Papa y del Magisterio de la Iglesia Católica, sino también la sabiduría y el valor para difundir el Evangelio entre los que nos rodean

(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.



DIA NOVENO: El Poder de San Judas Tadeo.
Leemos en el Evangelio de San Marcos que "Los Apóstoles salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban" (Mc. 16,20).

Según una tradición, San Judas Tadeo al predicar el Evangelio en Persia, convirtió a innumerables paganos, entre ellos al mismo Rey de Edesa, Agábaro, curándolo en su cuerpo y en su alma. Sus enemigos, los magos e impostores, nada pudieron contra San Judas pues quitó el veneno mortal a las serpientes que le arrojaron.

(Pedir a continuación la gracia especial que desea obtener por la intercesión de San Judas a Tadeo y con mucha fe, recitar las siguientes invocaciones):

San Judas Tadeo, Apóstol y testigo de Jesucristo: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que fuiste lleno del Espíritu Santo en Pentecostés Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que te compadeces de los afligidos: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, que obtienes de Dios grandes milagros: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, Abogado fiel en los casos difíciles: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, afortunado pariente del Señor: Ruega por nosotros.

San Judas Tadeo, poderoso intercesor de cuantos acuden a tí: Ruega por nosotros.



CONSAGRACIÓN A SAN JUDAS

San Judas, Apóstol de Cristo y Mártir glorioso, deseo honrarte con especial devoción.
Te acojo como mi patrón y protector.
Te encomiendo mi alma y mi cuerpo, todos mis intereses espirituales y temporales y asimismo los de mi familia.
Te consagro mi mente para que en todo proceda a la luz de la fe; mi corazón para que lo guardes puro y lleno de amor a Jesús y María; mi voluntad para que, como la tuya, esté siempre unida a la voluntad de Dios.
Te suplico me ayudes a dominar mis malas inclinaciones y tentaciones evitando todas las ocasiones de pecado.
Obtenme la gracia de no ofender a Dios jamás, de cumplir fielmente con todas las obligaciones de mi estado de vida y practicar las virtudes necesarias para salvarme.
Ruega por mi Santo Patrón y auxilio mío, para que, inspirado con tu ejemplo y asistido por tu intercesión, pueda llevar una vida santa, tener una muerte dichosa y alcanzar la gloria del Cielo donde se ama y da gracias a Dios eternamente.

Amén.
Santa Eduvigis
16 de Octubre

Santa Eduvigis
Viuda - Religiosa
Año 1243

Santa Eduvigis: pídele al Señor que nosotros seamos más
generosos en compartir nuestros bienes con los necesitados.
Quien da al pobre presta a Dios y Dios le recompensará (S. Biblia).


Santa EduvigisUna viuda con tres hijos y tres hijas, que se dedica a restaurar conventos y repartir ayudas con gran generosidad a los pobres, esa es Eduvigis, santa muy antigua pero muy popular todavía en muchas regiones de la tierra.

Nació en Baviera, Alemania en 1174. Era hermana de Santa Gertrudis y tía de Santa Isabel de Hungría.

Desde sus tiernos años colocó Dios en Santa Eduwigis todos sus afectos; no obstante que le lisonjeaban los aplausos y delicias de la corte de Bertoldo, su padre, Marqués de Moravia (en la actual República Checa).

Puesta en estado de matrimonio con Enrique, Duque de Polonia, igual suyo así en la soberanía como en la piedad, movió a éste con sus ejemplos a cultivar las virtudes propias de un príncipe cristiano. Por consejo de ella, su marido fundó varios conventos de religiosas, y para construirlos llevaba a los bandidos que estaban en las cárceles, y así les hacía ser útiles a la patria.

Educó a sus hijos en el temor divino y logró que todos vivieran arreglados a la Ley del Señor.

Alcanzó de su esposo licencia para vivir en castidad y el buen Enrique, a imitación de su esposa, se obligó también a guardarla. Casi treinta años vivieron estos consortes como ángeles. Luego de la muerte de su esposo, se hizo religiosa.

Los largos años de su vejez los empleó en fundar conventos y en ayudar pobres. En los conventos pasaba muchas temporadas viviendo como la más observante de las monjas. Oraba sin intermisión y derramando su corazón cierta vez ante un crucifijo, vio que, desclavando de la cruz la mano diestra, Jesús le daba su bendición y oyó que le decía : "He escuchado tu oración, alcanzarás lo que pidas".

Todo lo daba para los necesitados. Mortificaba su cuerpo con sangrientas penitencias. Andaba descalza sobre la nieve y los pies le sangraban. Llevaba un par de zapatos en la cintura por si venía alguna persona, calzárselos y que así no se dieran cuneta de la penitencia que hacía. Un día un sacerdote le dio un par de zapatos nuevos y le dijo: "le pongo como penitencia el llevarlos siempre puestos". Días más tarde la encontró descalza. "¿No le dije que debía llevar los zapatos puestos?" Ella le respondió: "Sí, los llevo puestos en un maletín que llevo a las espaldas". Y los sacó de allí.

Aseguró doncellas, dotó monjas, amparó religiosas y en el mundo, por su caritativa compasión, se constituyó deudora de los desvalidos; pero especialmente se esmeró con trece pobres, que en la honra de su Divino Jesús y sus doce apóstoles, agregó a su familia y a los cuales llevaba siempre consigo, para servirles y regalarles. Le llevó a la Santa gran
parte de su misericordia la tribulación de aquellos miserables que, hallándose cargados de deudas, no podían por su pobreza satisfacerlas; ella las pagaba, los liberaba de ellas.

A una religiosa ciega la curó al imponerle las manos y rezar por ella. A varias personas les anunció lo que les iba a suceder en lo futuro. Ella misma supo con anticipación la fecha de su muerte. Pidió la Unción de los enfermos, cuando no parecía sufrir de enfermedad grave. Y en verdad que sí ya se iba a morir y nadie lo imaginaba.

Amó tiernísimamente a María Santísima, de quien traía siempre consigo una pequeña imagen que le cabía en el puño, y fue caso prodigioso que habiendo muerto con ella en la mano, no fue posible quitársela. Lo más admirable fue que, trasladándose el cadáver después de muchos años, se le halló con la imagen empuñada, y los dedos con los
que la tenía, incorruptos. Murió el 15 de octubre de 1243 a los 65 años de edad.

Las grandes riquezas que le dejó su esposo las repartió entre los pobres. En Polonia ha sido siempre muy estimada por los católicos.

NOVENA A SANTA EDUVIGIS

Inicio
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Plegaria introductoria:
Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración. Celebramos con gozo a santa Eduviges. Ella te amó y fue fiel al Evangelio. Vivió intensamente el seguimiento de Jesús, y le dedicó toda su vida. Ella es modelo para todos los cristianos.

LECTURAS Y MEDITACIONES DIARIAS
Primer día
Eduviges nació en Baviera hacia el año 1174. Hija del conde Bertoldo de Andechs. Fue tía de otra gran santa, Isabel de Hungría. A los doce años de edad, contrajo matrimonio con el duque Enrique de Silesia, quien sólo tenía dieciocho años. Tuvo siete hijos. Su esposo heredó el ducado en 1202. Inmediatamente, a instancia de su esposa, fundó el gran monasterio de religiosas cistercienses de Trebnitz, a cinco kilómetros de Breslau. Se cuenta que todos los malhechores de Silesia fueron ordenados a trabajar en la construcción del monasterio, que fue el primer convento de religiosas en Silesia. El duque y su mujer propagaron en sus territorios no sólo la vida religiosa, sino también la cultura germánica. Entre los monasterios fundados por los duques, los había de cistercienses, de canónigos de San Agustín, de dominicos y de franciscanos. Enrique fundó el Hospital de la Santa Cruz en Breslau, y Santa Eduviges, un hospital para leprosas en Neumarkt donde solía asistir personalmente a las enfermas.
Existe un cuento que explica que cuando Dios creó el mundo vio que todo era bueno. Pero cuando disfrutaba contemplando su creación, vio que una criatura estaba triste y silenciosa: era el cordero. El buen Dios le preguntó:"¿Que es lo que te hace falta?". "Soy una criatura débil e indefensa -respondió el cordero-. ¿Por qué no me has dado armas defensivas? Otros animales tienen cuernos, garras, colmillos, veneno, agilidad... y pueden defenderse". El buen Dios se conmovió, y le propuso:"Escoge lo que quieras, garras, veneno... para defenderte de tus enemigos". El cordero le contestó: "Yo soy pacifista, Señor, y no quiero armas tan agresivas y peligrosas. Te pido armas para olvidar las agresiones y soportar los sufrimientos". "Entonces -dijo Dios- te daré las tres armas más poderosas de la esperanza: la no violencia, el amor y la paciencia".
Pidamos al Señor por intercesión de santa Eduviges que nos haga partícipes de las armas de la esperanza. Solamente por el camino de la no violencia y del amor, podremos creer en el sueño de un mundo unido basado en la convivencia pacífica entre los pueblos y las etnias diferentes.
FRASE PARA MEDITAR: "Piensa en lo que tienes y no en lo que te hace falta. De las cosas que tienes escoge las mejores y después medita cuán afanosamente las hubieras buscado si no las tuvieras (Marco Aurelio).
Segundo día
Después de tener el sexto hijo, Eduviges supo convencer a su marido a que pasasen el resto de su vida en perfecta pobreza; y los dos esposos hicieron secretamente este voto en manos de su obispo. Desde aquel día los duques hicieron portentosos progresos en el camino de la perfección. Casi todos los días, la santa acogía en su palacio a gran número de pobres. Se cuenta que incluso, comían en el mismo comedor de los duques. Muchas tardes, Eduviges visitaba a los enfermos de los diferentes hospitales de la zona y les traía comida, de entre ellos el que ella misma fundó, el hospital de leprosos de Neumarkt. Gertrudis, hija de la santa, entro en el monasterio cisterciense de Trebnitz. En breve aquel famoso monasterio fue escuela de perfección. Además, santa Eduwigis hizo que se educaran en el muchas señoritas pobres y huérfanas.
Más de una vez, mucho más de las que quisiéramos, tenemos que ir a un centro médico, a un ambulatorio, a un centro de consulta... Fíjate con las personas de la tercera edad que están allí esperando. Recuerdo una vez, que un pobre anciano salió de la consulta bastante apenado y con dolor. "¿Tiene alguien que le acompañe a su casa?" - le preguntó la enfermera -. "No. Mis hijos no han podido venir" -respondió tristemente el abuelo mientras le temblaban el par de recetas que le había indicado el doctor. Se marchó lentamente hasta la puerta aguantándose con una mano en la pared y con la otra en el bastón. Dedica ahora mismo a pensar en tus padres, en tus abuelos, ellos que te han dado tanta sabiduría y cariño. ¿Les correspondes tal y como se merecen? Desgraciadamente, algunos, para evitarse molestias, lo que hacen es aparcarlos en una residencia como si fueran coches de segunda mano, o lo más triste, ignorarlos. "Ama y sacarás amor", decía Santa Teresa de Jesús. O también... tal y como decía un filósofo italiano: "Compórtate con tus padres de la misma forma que tú desearías que se comportaran tus hijos contigo". Pidamos hoy al Señor que, por intercesión de santa Eduviges, nos ayude en esta tarea de amor gratificante.
FRASE PARA MEDITAR: "La naturaleza nos ha concedido dos orejas y una sola boca para enseñarnos que merece más la pena escuchar que hablar" (Zenón).
Tercer día
En 1238, murió el esposo de Santa Eduviges y fue sucedido por su hijo Enrique, apodado el "Bueno". La santa entró definitivamente en el monasterio de Trebnitz y decidió dedicar el resto de su vida a los más pobres. Muchas personas iban al monasterio para escuchar sus consejos, se habla incluso de la fama milagrosa de la santa. Vestía de la forma más humilde posible para seguir la regla cisterciense. La oración, la humildad, pobreza y amor a los pobres marcaron sus últimos años.
¿Te has parado a pensar que pasaría hoy si después de cenar cerraras la televisión? ¿Cuánto tiempo dedicas a escuchar a tus hijos, a tu mujer o marido, a tus padres, a tu familia...? Muchos de los problemas familiares existen por no dedicar unos minutos a escuchar las inquietudes de los que tienes más cerca. Hoy, y en presencia de santa Eduviges a tu lado, te propongo que leas esta historia, que aunque es un cuento, bien podría trasladarse a la realidad actual:
Se explica que una vez, un niño recibió a su padre a la entrada de su casa justo cuando éste volvía del trabajo: "Papá... ¿cuánto ganas en una hora?". Su padre le contestó con un gesto severo:"Mira hijo, este tipo de informaciones ni tu madre las conoce; no me molestes, que estoy cansado". El pequeño insistió: "Pero papá, dime por favor cuánto ganas en una hora?". El padre, aunque sólo fuera para sacárselo de encima, le respondió: "30 euros". El niño siguió preguntando: "Papá, me podrías prestar 15 euros?". El padre se enfadó y bruscamente le recriminó: "Así que esta era la razón de saber lo que gano, eh? Venga, vete a dormir y no me molestes más, aprovechado!". Al cabo de unas horas, entrada ya la noche, el padre meditó lo que había pasado y se sintió mal. A lo mejor su hijo quería comprar alguna cosa... Queriendo descargar su conciencia dolida, se fue a la habitación de su hijo y, abriendo suavemente la puerta le preguntó: "¿Duermes, hijo?". "No, papá", le respondió él con un suave bostezo. "Aquí tienes el dinero que me has pedido", le dijo el padre. "Gracias papá", contestó el pequeño; y poniendo la mano bajo el cojín, sacó unas monedas. "Ahora ya lo he reunido todo, papá. Tengo 30 euros. ¿Me podrías vender una hora de tu tiempo?".
FRASE PARA MEDITAR: Se explica que un día el filósofo Sócrates entró en una tienda de comestibles muy grande por primera vez. Al cabo de pocos instantes, exclamó: "¡Cuántas cosas hay que no necesito!".
Cuarto día
Santa Eduviges murió en octubre de 1243 y fue sepultada en Trebnitz. Su fama de santidad provocó que fuera canonizada al cabo de 24 años, en 1267. Su fiesta se celebra el 16 de octubre."Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos" (Mt 5,3) Las bienaventuranzas son las directrices que Jesucristo nos ha trazado para que, viviendo como él aquí en la tierra, consigamos ser plenamente hijos de Dios. Prometen la bienaventuranza o felicidad plena por caminos opuestos a los que traza el mundo cuando éste anuncia felicidad. El mundo dice "felices los ricos, felices los que ponen su esperanza en las riquezas". Jesús dice "felices los pobres de espíritu". Felices los que sea por privación real de bienes de la tierra, sea por purificación interior de sus deseos, no ponen su corazón ni su esperanza en las riquezas. Eduviges aprendió de Jesucristo a ser "pobre de espíritu" en contacto con los más pobres y necesitados. Amar a un pobre era amar a Jesucristo.
Oración "Déjame tus favores":
Oh Dios, permíteme formar parte de aquellos a los que mostraste el camino verdadero, y sálvame de las desgracias de este mundo y del próximo, y ámame como a quienes consideras tus amigos. Multiplica sobre mí tus favores y presérvame del mal. Te lo pido por intercesión de santa Eduvigis, por Cristo, nuestro Señor, Amén.
FRASE PARA MEDITAR: "Antes de empezar a criticar los defectos ajenos, enumera por lo menos diez de los tuyos" (Abraham Lincoln)
Quinto día
Muchas veces rezamos a los santos, de carretilla; sin pensar realmente qué decimos. ¿Te has parado a meditar lo que dices en el Padrenuestro? ¿Has intentado hablar con Dios a través de tus propias palabras? Un conocido teólogo escribió que "Los santos, muchas veces, al rezar tartamudeaban. Este tartamudeo es más agradable a Dios que las frases retóricas, por más bellas y brillantes que puedan ser".
A menudo nos cuesta pedir disculpas a nuestros amigos, compañeros... por un mal acto que hemos cometido. Pedir perdón por una mala acción es la forma más poderosa de demostrar nuestra humildad y honestidad. Sería interesante que hoy recordaras a aquellas personas con las cuales mantienes una enemistad por culpa tuya. Reconcíliate con ellos con palabras fáciles y honestas y si hace falta ¡tartamudea! Santa Eduvigis está contigo, no temas. Hay una frase increíble que te ayudará a pensar: "El perdón de las flores es tan bonito que llegan incluso a perfumar a aquél que las aplasta con la mano"(Anónimo).
UNA FÁBULA PARA PENSAR: Dice una fábula persa que un día, un caminante halló un trozo de barro tan aromático, que su perfume llenaba toda la casa.
-¿Qué eres tu? - le preguntó el caminante-. ¿Eres alguna gema de Samarcanda, o algún nardo disfrazado o alguna mercancía preciosa?
-No. No soy más que un trozo de barro.
-Entonces, ¿cómo tienes este aroma tan maravilloso?
-Amigo, te voy a revelar un secreto: He estado viviendo junto a una rosa.
Sexto día
Santa Eduviges falleció 17 años después que lo hiciera San Francisco de Asís. Hoy te invitamos a meditar esta bella oración de este gran santo:
Oh Señor, conviérteme en instrumento de tu paz.
Que lleve el amor allí donde hay odio.
Que lleve el perdón allí donde hay ofensa.
Que lleve la unión allí donde hay discordia.
Que lleve la fe allí donde hay duda.
Que lleve la verdad allí donde hay error.
Que lleve la esperanza allí donde hay desesperación.
Que lleve la alegría allí donde hay tristeza.
Que lleve la luz allí donde hay tiniebla.
Permite que no busque ser consolado,
sino consolar;
no ser comprendido,
sino comprender;
no ser amado,
sino amar.
Porque sólo al dar se recibe,
y al perdonar se es perdonado,
y al morir se accede a la vida eterna.
Por intercesión de santa Eduvigis, ruega a Dios intentar llevar a cabo estos bellos deseos del santo italiano. Te será difícil, como a todos, por eso somos humanos y no máquinas, pero tenemos una gran suerte; tenemos a Eduvigis, nuestra fiel amiga y compañera de nuestra vida diaria. Ella nos dará fuerza.
FRASE PÀRA MEDITAR: "La cortesía es como el aire de los neumáticos, no cuesta nada y hace más confortable el viaje" (Cruzalta).
Séptimo día
Seguiremos hoy nuestro camino de oración y vida con santa Eduvigis a través de otra bella plegaria de san Francisco de Asís. Una plegaria ecológica, de amor a la naturaleza, a los seres vivos… Meditemos con ella; es el Cántico de las Criaturas:
Altísimo, todopoderoso, buen Señor, Tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y todas las bendiciones.
A ti solo, Altísimo, se dirigen: ningún hombre es digno de mencionarte.
Alabado seas, mi Señor, y todas tus criaturas, especialmente nuestro hermano Sol,
astro del día que todo lo ilumina:
es hermoso, y brilla con gran esplendor, pues de ti, Altísimo, toma sus rayos.
Alabado seas, mi Señor, por la hermana Luna y las estrellas que en el cielo pusiste, claras, preciosas y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano Viento que por el aire y las nubes vaga en todo tiempo por el cual a tus criaturas procuras alimento.
Alabado seas, mi Señor, por la hermana Agua, que tan útil nos resulta, tan humilde y tan casta.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano Fuego, con el que iluminas la noche,
alegre, hermoso e intenso.
Alabado seas, mi Señor, por nuestra madre Tierra, que nos sustenta y nos gobierna,
y produce frutos, flores y hierba.
Alabado seas, mi Señor, por quienes por tu amor perdonan y soportan la ansiedad y la confusión.
Felices aquellos que viven en paz,
pues por ti serán coronados, oh Altísimo.
Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana, la Muerte corporal, de la que nadie escapa: desgraciados quienes mueren en pecado mortal, y felices quienes cumplen tu santa voluntad, pues a estos la muerte no les hará mal.
Alabad y bendecid al Señor, dadle gracias y servidle con una humildad completa.
FRASE PARA MEDITAR. Pensemos hoy unos instantes en nuestra madre a partir de esta cita: "Jamás encontraréis ternura mejor, más profunda, más desinteresada ni verdadera que la de vuestra madre" (Balzac).
Octavo día
Santa Eduvigis era una fiel seguidora del Evangelio. Jesús fue su maestro, el Evangelio el camino que le guiaba en su vida. Hoy leeremos un texto del Evangelio de Jesús. Del libro de Lucas (15,11-32) Es un relato conocido, el del "Hijo pródigo". Léetelo con calma:
Un hombre tenía dos hijos. Y el menor dijo a su padre: Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde. Y el padre les repartió la herencia. A los pocos días el hijo menor reunió todo lo suyo, se fue a un país lejano y allí gastó toda su fortuna llevando una mala Vida. Cuando se lo había gastado todo, sobrevino una gran hambre en aquella comarca y comenzó a padecer necesidad. Se fue a servir a casa de un hombre del país; que le mandó a sus tierras a guardar cerdos. Tenía ganas de llenar su estómago con las algarrobas que comían los cerdos, y nadie se las daba. Entonces, reflexionando, dijo: ¡Cuántos jornaleros de mí padre tienen pan de sobra, y yo aquí me muero de hambre! Volveré a mi padre y le diré: "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de llamarme hijo tuyo: tenme como a uno de tus jornaleros". Se puso en camino y fue a casa de su padre. Cuando aún estaba lejos, su padre lo vio y, conmovido, fue corriendo, se echó al cuello de su hijo y lo cubrió de besos. El hijo comenzó a decir: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de llamarme hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: Sacad inmediatamente el traje mejor y ponédselo; poned un anillo en su mano y sandalias en sus pies. Traed el ternero cebado, matadlo y celebremos un banquete, porque este hijo mío había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y ha sido encontrado. Y se pusieron todos a festejarlo.
El hijo mayor estaba en el campo y, al volver y acercarse a la casa, oyó la música y los bailes. Llamó a uno de los criados y le preguntó qué significaba aquello. Y éste le contestó: Que ha tu vuelto tu hermano, y tu padre ha matado el ternero cebado porque lo ha recobrado sano. Él se enfadó y no quiso entrar. Su padre salió y se puso a convencerlo. Él le contestó: hace ya tantos años que te sirvo sin desobedecer jamás tus órdenes y nunca me has dado ni un cabrito para celebrar una fiesta con mis amigos. Ahora llega ese hijo tuyo, que se ha gastado toda su fortuna con malas mujeres, y tú le matas el ternero cebado! El padre le respondió: ¡Hijo mío, tú estás siempre m conmigo, y todo lo mío es tuyo! En cambio, tu hermano, que estaba muerto ha vuelto a la vida; estaba perdido y lo hemos encontrado.
FRASE PARA MEDITAR: "Compórtate con tus padres de la misma forma que tú desearías que se comportaran tus hijos contigo" (Giacomo Leopardi)
Noveno día
Hoy, en este último día de oración junto a santa Eduvigis, vamos a recordar que ella, se encontró con el mensaje de Jesús, y creyó en él, y le amó, y le dedicó la vida entera. ¿Qué puede ser más fuerte que el amor de Dios? ¿Qué puede ser más fuerte que encontrarse con Jesús? ¿Qué puede ser más valioso que seguir la Buena Noticia del Evangelio? Contemplar a tantos hombres y mujeres que han vivido con toda la intensidad el camino de Dios, nos cautiva y nos sirve de ejemplo. En todos los tiempos, en todos los lugares, ha habido hombres y mujeres como éstos. Es el caso de Eduvigis. Nosotros la recordamos de una manera especial y queremos que su recuerdo sea una llamada muy fuerte y muy viva para cada uno de nosotros y para nuestra comunidad de cristianos.
En este último día de la Novena, es bueno recordar que los santos y santas no son magos, ni gurús, ni hechiceros, ni brujos. Son ejemplos de vida. Ante nuestras tribulaciones, adversidades… vamos a implorar que santa Eduvigis esté a nuestro lado, que comparta nuestras penas y por qué no, nuestras alegrías. No acudamos a Eduvigis sólo para pedir; démosle también las gracias por nuestros buenos momentos. Eduvigis siempre la tendremos a nuestro lado para que interceda ante Dios. Ahora bien, es Dios quien sabe lo que más merecemos. No seas de aquellos que piden a un santo aprobar un examen sin antes haber estudiado. De ser así, suspenderás seguro. Convierte a Eduvigis como mejor compañera de tu vida, y acude a esta novena siempre que tú quieras, aunque en el fondo te parezca que no la necesitas. Ella siempre estará contigo.
Oración. Salmo 22:
El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo,
porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan.
Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa.
Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.
FRASE PARA MEDITAR: "Un vaso medio vacío de vino es también un vaso medio lleno, pero una mentira a medias de ningún modo es una media verdad" (Jean Cocteau).

Parte final de la Novena (Para realizar cada día después de la lectura y meditación diaria)
Oremos unidos con santa Eduvigis, a Jesús, nuestro Señor.
1. Para que aprendamos a sembrar a nuestro alrededor amor, esperanza, generosidad y espíritu de servicio. Tener más estima de nuestros abuelos, nuestros padres y hermanos. Señor, ten piedad.
2. Para que los pobres, los enfermos, los que se encuentran solos, los que han perdido la esperanza, se sientan confortados por la fuerza de Dios y por nuestra ayuda. Señor, ten piedad.
3. Para que en el mundo crezca la paz y la justicia, y se acaben las opresiones, las desigualdades, las guerras, el hambre. Señor, ten piedad.
4. Para que el ejemplo de Eduvigis sirva a muchos conocer el gran mensaje de Jesucristo y sigan su gran mensaje que da vida y esperanza a la humanidad.
5. (Petición libre)
A continuación se reza el Padrenuestro.
(Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas; como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén)
Acabemos nuestro encuentro de oración invocando juntos a santa Eduvigis para que vele por nosotros e interceda ante Dios para (decir la necesidad personal) y nos ayude también a ser más cristianos.
Santa Eduvigis, fiel amiga y seguidora de Jesucristo,
trabajadora de la viña del Evangelio.
Hoy te invocamos con toda confianza,
porque eres compañera nuestra en el camino de la fe.
Tú que vives ya por siempre en el gozo del Reino de Dios, vela por nosotros,
protégenos, danos generosidad y coraje,
ayúdanos a ser cada día más cristianos.
Santa Eduviges, ruega por nosotros. Amén.
El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.
Fin de la novena
SAN MARCOS DE LEON
La Historia de San Marcos de León

Parece que su familia era la dueña de la casa donde Jesús celebró la Ultima Cena, donde estaban los apóstoles reunidos el día de Pentecostés cuando recibieron al Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego. Era un niño cuando Jesús predicaba y, probablemente fue uno de los primeros bautizados por San Pedro el día de Pentecostés.

Era primo de San Bernabé y acompañó a este y a San Pablo en el primer viaje misionero que hicieron estos dos apóstoles. Pero al llegar a regiones donde había muchos guerrilleros y atracadores, donde según palabras de San Pablo: "había peligro de ladrones, peligro de asaltos en los caminos, peligro de asaltos en la soledad" (2 Cor.), Marcos se atemorizó y se apartó de los dos misioneros y se volvió otra vez a su patria.

En el segundo viaje Bernabé quiso llevar consigo otra vez a su primo Marcos, pero San Pablo se opuso, diciendo que no ofrecía garantías de perseverancia para resistir los peligros y las dificultades del viaje. Esto hizo que los dos apóstoles se separaran y se fueran cada uno por su lado a misionar. Después volverá a ser otra vez muy amigo de San Pablo.

San Marcos llegó a ser el secretario y hombre de confianza de San Pedro. Como le escuchaba siempre sus sermones que no eran sino el recordar los hechos y las palabras de Jesús, Marcos fue aprendiéndolos muy bien. Y dicen que a pedido de los cristianos de Roma escribió lo que acerca de Jesucristo había oído predicar al apóstol. Esto es lo que se llama "Evangelio según San Marcos".

El evangelio de San Marcos es como una repetición de lo que el Apóstol Pedro predicaba. Es el más corto de los 4 evangelios. El de San Lucas tiene 1,140 frases. El de Mateo 1,068. El de San Juan 879 y el de San Marcos solamente tiene 746 frases. Son 16 capítulos llenos de narraciones muy vivas, gráficas, salpicadas de detalles interesantes. Se propone no dejar de narrar lo que contribuya a hacer más llamativa la narración. Allí parece estar hablando un testigo ocular que se ha fijado en todo y lo repite con agrado. Es el reflejo de lo que San Pedro presenció y que se le ha quedado grabado en su memoria. Se fija más en los hechos de Jesús que en sus discursos. Sus narraciones son agradables por lo frescas y espontáneas. Parece un reportero gráfico narrando lo que sus ojos vieron y sus oídos escucharon. Presenta atractivos cuadros: gestos, miradas, sentimientos de Jesús. Dicen los especialistas que el evangelio de San Marcos mientras más se le estudia, más se convence uno de que el que lo escribió era un verdadero artista de la narración y que con este escrito contribuyó a que muchos millones de lectores se entusiasmen por la persona de nuestro amable Salvador. Un sabio afirmó que "el evangelio de San Marcos es el libro más importante que se ha escrito", pues parece que fue el primer evangelio que se escribió y que de él sacaron mucho material los otros tres evangelistas.

San Marcos tiene 105 paisajes y de ellos aparecen 93 en Mateo y 85 en Lucas. De las 746 frases de Marcos, San Mateo reproduce 606 y copia el 51% de las palabras que emplea Marcos. San Lucas reproduce en su evangelio 320 de las 746 frases de San Marcos. Solamente hay 24 frases de San Marcos que no se encuentran ni en Mateo ni en Lucas. Por eso es que el Evangelio de San Marcos es un libro verdaderamente importante.

San Pedro llama a Marcos en sus cartas: "Hijo mío". Y San Pablo cuando escribe a Timoteo desde su prisión en Roma le dice: "Tráigame a Marcos, porque necesito de su colaboración". Dicen los antiguos historiadores que fue un compañero muy apreciado por los dos apóstoles.

Dicen que San Marcos fue nombrado obispo de Alejandría en Egipto, y que allá en esa ciudad fue martirizado por los enemigos de la religión un 25 de abril.
La ciudad de Venecia (Italia) lo eligió como patrono y construyó en su honor la bellísima Catedral de San Marcos.

Oración a San Marcos de León

Fecha litúrgica 25 de abril

Oración

Dios Todopoderoso, que te revelas amorosamente a los hombres por medio de hechos y palabras. Te pedimos por intercesión del evangelista san Marcos, que meditando la Buena Nueva del Evangelio sigamos el camino de Jesucristo, la Palabra hecha carne en el seno de María.
Por Jesucristo, tu Hijo, Nuestro Señor.
Amén.


Protector de los farmacéuticos, pintores, intérpretes, secretarios y notarios, también de los fabricantes y comerciantes de anteojos.

Otra Oración para la protección.

Oh Dios! que sublimasteis a vuestro evangelista San Marcos con la gracia de la predicacion evangelica; os suplicamos nos concedais que nos aprovechemos siempre de sus enseñanzas y seamos defendidos por su intercesion.
Os suplicamos Seños, que vuestros sagrados misterios nos presten auxilios continuo, y por las suplicas del Evagenlista San Marcos, nos defiendan siempre de toda adversidad. Por N.S.J.C. Asi sea.
mas...
Para calmar las peleas y amanzar a los enemigos...

San Marcos de leon, que amansaste la Draga y el dragón, amazame los toros bravoque también del monte son; amánsame los enemigos fervoroso; humildes ante mi, como se humilo Cristo delante de Pilatos que sin necesidad de malos tratos. como oveja simbolo de humildad lleguen a mi; enviales sin distinción de clases o de nación y ya contritos, obtengan el perdón.

Dejalos si increyentes dudan de la verdad, de los rumores de la fuente cristalina con suavidad divina hacia la realidad, hazme venir, Señor Omnipotente, a tomar en mi fuente aguas de humildad.
Paz cristo, cristo paz, paz cristo, cristo paz...
Esta oracion se reza tres veces, y cada vez que se concluya se reza con un padre nuestro,sin gloria y el último gloriado.
San Alejo
SAN ALEJO

Era hijo de un rico senador romano. Nació y pasó su juventud en Roma. Sus padres le enseñaron con la palabra y el ejemplo que las ayudas que se reparten a los pobres se convierten en tesoros para el cielo y sirven para borrar pecados.

Por eso Alejo desde muy pequeño repartía entre los necesitados cuanto dinero conseguía, y muchas otras clases de ayudas, y esto le traía muchas bendiciones de Dios. En aquellos tiempos se concertaban los matrimonios, y el senador dispuso que su hijo debía casarse con una determinada joven a la que el no amaba, así que decidió escapar de la casa de sus padres y vestido de mendigo, dedicar su vida a Dios. Su festividad se celebra el 17 de Julio, y por creencia popular se le llama el Señor de los Amores. Tiene fama de ser muy efectivo cuando se trata de resolver problemas amorosos, seguramente a causa de lo que el padeció en su vida.

¿CÓMO INVOCARLO?

El principal elemento es una estatuilla o una imágen del santo, que deberá ser bendecida en siete iglesias antes de ubicarla en un altar casero. Una vez hecha esta operación debe encenderse una vela rosada, símbolo del amor, el día 17 del mes. Ser le tienen que poner también flores rosadas, a ser posible silvestres.

¿QUÉ PROMESAS HACERLE?

Se sugiere ir los días 17 de cada mes, durante nueve meses, a una iglesia donde se encuentre la imágen de San José y elevar una oración ante el santo patricarca, que en vida de San Alejo, fué su protector. También se le promete el primer regalo que haga el novio o la novia.

ORACIÓN A SAN ALEJO

Grandísimo San Alejo, te ruego, como santo milagroso, que me concedas lo más pronto posible, la petición que hago: (mencionar el deseo) Amén Jesús, Amén José.

¿CUÁLES SON SUS OFRENDAS BONITAS?

Aunque jamás se encontrará en el ritual romano ninguna ofrenda de frutos o dulces, a San Alejo se le ofrecen frutos secos y miel, en memoria de sus tiempos de extrema pobreza, consagración a Dios y fidelidad a sus ideas.
ORACION DE SAN ALEJO

OH, GLORIOSISIMO Y HUMILDE SAN ALEJO!,
PROTECTOR MIO, QUE SABIENDO QUE EN ESTE MUNDO NO HAY MAYOR DICHA QUE PADECER POR JESUS TOMANDO EL TRAJE DEL MAS MISERABLE MENDIGO VIVIAS DE LA CARIDAD PUBLICA SIENDO TAN GRANDE LA TUYA, QUE LAS PEQUEÑAS LISMONAS QUE RECIBIAS LAS PARTIAS CON LOS POBRES ANCIANOS Y LLEVANDO TU AUTORIDAD HASTA VIVIR DURANTE MUCHOS AÑOS EN EL PORTAL DE UN TEMPLO CONSAGRADO A NUESTRASEÑORA. HAZ SANTO GLORIOSO, QUE A IMITACION TUYA REINE EN NUESTRO CORAZON LA CARIDAD, PARA HACER EL BIEN A NUESTRO PROJIMO; HAZ HUMILDE SANTO,QUE SEAMOS MUY DEVOTOS DE MARIA INMACULADA, A QUIEN TANTO AMASTE, QUE BUSCASTE POR MORADA EL DESABRIGO PORTAL DE UN TEMPLO SUYO. ALLI POR TAN GRANDE MADRE SUFRISTE POR ESPACIO DE DIEZ Y SIETE AÑOS LOS RIGORES DE LA IMTERPERIE. ALCANZADME DE TAN BEGNINA SEÑORA LA GRACIA QUE EN ESTA ORACION SOLICITAMOS, SI ES PARA MAYOR GLORIA DE SU DIVINO HIJO Y PROVECHO DE NUESTRA ALMA.AMEN .

AQUI SE HARA LA SUPLICA AL SANTO DE LA GRACIA Y FAVOR QUE MAS QUIERA ALCANZAR.

TRES PADRES NUESTROS Y TRES AVES MARIA Y GLORIA AL PADRE.

PRENDER VELAS BLANCAS

SE UTILIZA PARA ALEJAR MALAS INFLUENCIAS ENEMIGOS O PROBLEMAS QUE HAIGAN HASTA EN EL HOGAR.


ORACIÓN A SAN ALEJO

Oh Bienaventurado San Alejo, que después de treinta y cuatro años de la más rigurosa penitencia, pudiste por revelación del cielo, el día de tu dichosa muerte, y entonces oíste aquellas dulces palabras: "Siervo fiel y bueno, entra en gozo de tu Señor" y haz que a imitación tuya mortifique todas mis pasiones y trate de imitar tus grandes y heroicas virtudes para que de ésta manera obtener tu poderosa intercesión. Alcanzadme de la Santísima Trinidad la gracia de alejar los espíritus malignos que quieran perturbar mi persona. Quiero que mediante Dios nuestro Señor alcance la gracia de no ser seguido de los malos vecinos, ni perseguido por los enemigos; que sean alejados de donde yo esté. Santo Domingo Fuerte, Santo Domingo Inmortal por Jesús, María y José líbranos de todo mal.
Pues Alejo eres tan poderoso como el trono del Señor, Alejo Santo piadoso alcanzadme el favor de alejar a Fulano de Tal lugar, creo, creo, creo, que moriste en tu cuartucho húmedo de tu propia casa, estabas durmiendo en el suelo duro, ni una queja exhalabas de banquete delicioso Alejo Santo Piadoso.
Esta virtud está aprobada por tu virtud mediante Dios Nuestro Señor. Quien la usare y cargase no morirá de repente y será libre de toda enfermedad contagiosa y aleja todas las desgracias del hogar.

Récense tres Credos a la Santísima Trinidad y una Salve a Nuestra Señora del Carmen.

OTRA

Oh, glorioso San Alejo mío, tu que tienes el poder de alejar todo lo malo que rodea a los escogidos del Señor, te pido que alejes de mí a mis enemigos.

aléjame de Satanás, aléjame el mentiroso y el hechicero, así como también del pecado y por último, aleja al que viniere a mí para hacerme daño (fulano). Ponme tan lejos de los malos que jamás me vean. Asi sea.

Acércame al Señor para que con su divina gracia me cubra de todo lo bueno y me reserve un puesto a la sombra del Espíritu Santo. Amen Jesús.

Antes de hacer esta oración pida A Dios que ilumine su pensamiento para que tenga éxito.
SAN PASCUAL BAILON
1540 - 1592
Festividad: 17 de mayo
Fecha de beatificación: 1618
Fecha de canonización: 1690
Nacionalidad: española
Orden: franciscanos
Patrón: cocineros, congresos y organizaciones eucarísticas (proclamado por el Papa León XIII)


Nació San Pascual de padres piadosos, pero tan pobres, que no pudieron enviarlo a la escuela. En cargado de cuidar los rebaños, tomaba consigo un libro, y rogaba a las personas que encontraba le enseñasen sus letras por amor a Dios. Por este medio, en poco tiempo llegó a leer y se perfeccionó así en el conocimiento de la religión. Después de haber consultado a Dios, creyóse llamado al estado religioso; y como estaba resuelto, decía, a morir pobre como había nacido, entró en un convento franciscano, donde quiso, por humildad, ser admitido en calidad de hermano lego. La Santísima Virgen, por quien tenía tierna devoción, obtúvole varias señaladas gracias, pero, fue célebre sobre todo por su amor al Santísimo Sacramento. Murió en Villarreal, cerca de Valencia, el 17 de mayo de 1592, alrededor de los 52 años de edad.


ORACIÓN A SAN PASCUAL BAILON (PROTECTOR DE LA VIVIENDA)

Jesucristo, Señor y Salvador Nuestro, que dijiste a tus apóstoles: "Todo lo que en mi nombre pidáis, lo haré", invocamos tu clemencia, y por tu santo nombre de Jesús y por tu preciosa sangre que por nosotros derramaste en tu pasión y por las lagrimas que derramó tu Santa e Inmaculada Madre, yo te pido, con la poderosa intercesión de San Pascual Bailón, que me ayudes a encontrar la vivienda que deseo, e igualmente te suplico para todos aquellos que están sin techo o que tienen problemas con la vivienda.
San Pascual Bailón, modelo de humildad y cristianismo, confío plenamente en tu valiosa mediación ante Dios y la Santísima Virgen para que mi pedido sea concedido.
Que así sea.
(También en esta oración San Pascual intercede ante Dios por objetos perdidos, para hallar vivienda o venderla y para construcciones que no se pueden terminar.)
Si Dios por Medio de San Pascual Bailón concede la gracia se deberá bailar en honor al Santo.


NOVENA



ACTO DE CONTRICIÓN

Dulcísimo Jesús mío, en quien creo, en quien espero y a quien amo sobre todas las cosas: por ser Vos suma bondad me pesa de haberos ofendido y propongo, con vuestra gracia, no volver a pecar. Amén.




Meditar a continuación la reflexión del día que corresponda:

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Dios, que al bienaventurado San Pascual, Confesor tuyo, honraste con el ardiente amor a los sagrados Misterios de tu Cuerpo y Sangre: concédenos propicio que así como percibió la espiritual dulzura y suavidad de este divino convite, merezcamos también el percibirlos nosotros. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.



DÍA PRIMERO:

Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN:

San Pascual fue sublimado a la excelsitud de la Santidad, porque fue humildísimo lego franciscano. Imítalo: mientras no seas humildísimo, no te tengas por virtuoso.

ORACIÓN:

Humildísimo San Pascual: por amor de Jesús, manso y humilde corazón, os ruego me otorguéis la virtud de la humildad y con ella la gracia que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.


DÍA SEGUNDO


Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN

San Pascual fue ángel de inocencia, tesoro de angélicas virtudes y, sin embargo, mortificaba durísimamente su cuerpo con asperísimas penitencias. ¿Quieres tú ir al cielo por la senda cómoda del regalo de tus apetitos?

ORACIÓN

¡Santo mío! Alcanzadme del Señor el espíritu de penitencia, para que llore mis culpas pasadas y para que no me deje arrastrar jamás de mis desordenadas pasiones. Y con esta gracia otorgadme la que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.


DÍA TERCERO

Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN:

San Pascual se hizo sordo a los halagos y sonrisas del mundo despreciando sus risueñas promesas y vistiendo pobrísimo sayal. No camines tú en busca de la vanidad terrena, que el mundo es un mentiroso avaro de sus dones. Imita a San Pascual y aspira a los dones del cielo.

ORACIÓN

Amadísimo San Pascual: poned, os lo suplico, aversión en mi alma a los placeres y vanidades locas del mundo, y un grandísimo amor a las dichas estables y purísimas de la gloria, y dadme la gracia que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA CUARTO

Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN

San Pascual fue modelo insigne de pureza e inocencia de costumbres. Niño, pastorcito, religioso, siempre brilló en él la gracia del candor bautismal y el odio a la más pequeña imperfección. Ama tú la pureza de vida, que es lo felicidad verdadera.

ORACIÓN

Angel de pureza, amado San Pascual: concédeme que imite vuestra angelical vida, aborreciendo mis pecados, venciendo mis tentaciones y viviendo puro en la presencia del Señor; y alcánzame asimismo la gracia que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.


DÍA QUINTO

Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN

San Pascual vivió en la tierra siempre unido a su Dios, por medio de la oración. Su pensamiento, sus anhelos, sus suspiros al cielo subían y en el ciclo estaban. La oración fue para él tesoro de consuelo y mina de santidad. ¿Cómo vives, pegado siempre a la tierra sin pensar nunca en tu Dios, que tanto piensa en ti?...

ORACIÓN

Os suplico, gloriosísimo San Pascual, me obtengáis del Señor el espíritu de oración para que, despegándome de la tierra, suspire por la dicha que me espera a vuestro lado en la gloria. Concédeme también la gracia que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SEXTO

Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN

San Pascual amó ardientemente a Dios, como a su Creador, a su Redentor, y a su Padre amantísimo; y amó tiernísimamente a las criaturas, como a hijas de Dios y como a hermanas suyas predilectas. Por esto fue amado singularmente de Dios y de los hombres. ¿Posees tú la virtud excelsa de la caridad? El cristiano sin caridad es árbol estéril.

ORACIÓN

Por caridad, amadísimo Santo mío, os ruego que me deis una chispa de la que inflamaba vuestra alma, para calentar mi aterido corazón, y con ella la gracia que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SÉPTIMO

Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN

San Pascual fue serafín extático de la Sagrada Eucaristía. Día y noche velaba ante el Sagrario; la Hostia sacratísima era el blanco de sus anhelos y el centro de sus amores. ¿Cómo agradeces tú la bondad infinita de Jesús, prisionero de amor en la tierra? Visítalo en el Sagrario y recíbelo con frecuencia.

ORACIÓN

Serafín del Sagrario, glorioso San Pascual: haced que me enamore, como Vos, de la Sagrada Eucaristía, y que, como Vos, sienta hambre santísima de recibir a mi Dios sacramentado. Otórgame juntamente la gracia que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA OCTAVO

Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN

San Pascual fue hijo amantísimo de la Madre Dios y todos los días la obsequiaba con afectuosas muestras de devoción. Ama tú a María, que amarla es recibir sus caricias maternales, es salvarse.

ORACIÓN

Protector mío San Pascual: infundid en mi pecho ternura filial a la Reina del cielo, para que me cuente entre sus hijos predilectos, en la tierra y en la gloria. Concédeme también la gracia que os pido en esta Novena. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.


DÍA NOVENO


Comenzar con el acto de contrición.

REFLEXIÓN

La muerte es el eco de la vida. La vida de San Pascual fue santísima, y su muerte fue santísima: un deliquio, un arrobo, un sueño dulcísimo en el Señor. ¿Quieres tú obtener buena muerte? Imita a San Pascual: vive santamente.

ORACIÓN

Por vuestra dichosísima muerte, ¡oh bendito San Pascual! os ruego encarecidamente me consigáis del Señor la gracia de no morir en pecado mortal; la dicha de morir santamente y la felicidad de la gloria, juntamente con la gracia que solicité en este Novenario. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final para todos los días.
SANTA MARTA
Santa Marta
Santa Catolica

Fue hebrea de nacionalidad, hija de padres nobles y ricos. En su casa de Betania se hospedaba frecuentemente Jesús. A ella y a sus hermanos Lázaro y María el Señor los distinguía con su amistad y afecto.
Marta, como hermana mayor era la dueña de casa y la que corría con los quehaceres y las atenciones de las visitas. Era una mujer solícita, hacendosa, llena de energía y actividad. Siguiendo las costumbres de la época sería la que traería el agua para las abluciones y las toallas y perfumes; guiaría al huésped hasta el recibidor, le ofrecería la silla, encendería el fogón, prepararía los alimentos, traería los higos, arreglaría las alcobas, prepararía la mesa con su vajilla, traería las bandejas y las jarras.
Es ella, la que cuando se entera que llega Jesús a ver a su hermano Lázaro muerto hace varios días, se lanza por las calles. A ella Jesús le dice : "Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en Mi, aunque muera vivirá y todo el que vive y cree en Mi, no morirá jamás". Después Jesús resucita a Lázaro.
Después de la Ascensión del Señor, Marta y los demás miembros de la familia fueron deportados (sus bienes fueron confiscados y puestos en un barco sin velas para que pereciesen) llegando por Providencia de Dios al puerto de Marsella ( Francia) donde se establecieron. Allí Marta fundó, con una criada suya llamada Marcela, el primer monasterio femenino en el que consagró su virginidad a Dios.
Vivió allí con otras doncellas en una vida de castidad y penitencia.
En el año 84 murió.

Patrona
del personal de servicio doméstico, de los camareros, de los hoteleros, de los hostaleros, de las cocineras, de los taberneros.

Fecha litúrgica: 29 de julio

Identificativo principal:
El dragon a sus pies vencido por la cruz (la leyenda cuenta que al llegar Marta a Francia vence a un monstruo por lo cual los nativos la aceptan).

Identificativo secundario:
Mujer joven, descalza con tunica blanca (signo de virginidad) y en actitud de oracion

Oración

Oh Dios, salud y vida nuestra, dígnate oír nuestras súplicas, para quien así como la fiesta de tu bienaventurada virgen santa Marta nos llena de espiritual alegría así también nos alcance una piadosa devoción. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Triduo (Santa Marta)

Virgen y discípula de Jesús


Triduo En Honor De La Prodigiosa Virgen Santa Marta, Protectora En Casos Dificiles

Oraciónes para todos los dias:

Acto de contrición:

Dios mío, Padre celestial, me pesa de todo corazón de haberos ofendido y os pido perdón de mis pecados porque con ellos merecí las penas del infierno, renové la pasión dolorosísima de Jesucristo, mi Redentor, y sobre todo por haber con ellos ofendido a Vos que sois bondad infinita; propongo con el auxilio de vuestra gracia jamás ofenderos y evitar todo cuanto pueda desagradaros. Os lo pido por los méritos de mi Señor Jesucristo que con Vos vive y reina con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
Amén!

Invocación:
Prodigiosa virgen Santa Marta, acudo a ti en demanda de ayuda y protección. Por tu solicitud y fervor en el servicio del divino Maestro Jesús, te ruego intercedas por mi y me obtengas de su amantísimo Corazón la gracia que fervorosamente te pido y que espero no será óbice para mi bien espiritual y eterno.
Amén!

(Hágase la petición)

(Tres Padre Nuestros) (Tres Glorias)
(Rezar a continuación la oración del día que corresponda)

Oración final para todos los días:

Fervorosa discípula de Jesús, amable Santa Marta, cuya afanosa solicitud en el servicio del Maestro Divino fue motivo para que oyeras de sus labios aquellas memorables palabras: "Marta, Marta, tu te afanas y acongojas distraída en muchísimas cosas, y a la verdad que una sola cosa es necesaria, que es la salvación eterna"; haz, dulce protectora mía, que al buscar el remedio de mis necesidades temporales y al atender al cumplimiento de las obligaciones de mi estado, jamás me olvide que soy un viajero de paso por la tierra y en camino hacia la eternidad, y que por tanto una sola cosa me es absolutamente necesaria, el obtener mi eterna salvación.

Oh dichosos hermanos, Lázaro, Marta y María Magdalena, rogad por nosotros y haced que los que os invocamos y nuestras familias tengamos la dicha de reunirnos en el cielo como vosotros para gozar para siempre de la gloria de Dios.

Oh Santa Marta, por la señal de la Cruz que sostienes con tu diestra y por cuya virtud venciste al dragón infernal que tienes humillado a tus pies, ayúdanos a vencer las tentaciones y dificultades en esta vida, llevando con fidelidad la cruz de nuestro estado, hasta conseguir como tu la victoria final sobre el enemigo de nuestras almas.
Amén!

Día Primero:

(Empezar con las oraciones para todos los días)

Santa Marta gloriosa, que, llena de humildad, hiciste saber a Jesús, en unión con tu santa hermana María Magdalena la enfermedad de Lázaro vuestro hermano, con este mensaje: "Señor, mira que aquel que tu amas esta enfermo"; infunde en mi alma sentimientos de humildad y de filial confianza en la Providencia de Dios, para que merezca como tu la gracia que por tu mediación solicito.
Amén!

Jaculatoria:
Señor, por el amoroso hospedaje que siempre hallaste en Betania, en casa de los santos hermanos Lázaro, Marta y María Magdalena, oye mi petición y concédeme la gracia que te pido. ¡Jesús dulcísimo oyeme!
(Tres Avemarías) intercaladas con la jaculatoria:

V./ Dulce Corazón de María.
R./ Sed mi salvación.
(Terminar con la oración final para todos los días)

Día Segundo:

(Empezar con las oraciones para todos los días)

Santa Marta gloriosa, que con tus palabras llenas de fe y esperanza en el poder de Jesús, ausente en la muerte de tu hermano Lázaro: "Señor, si hubieses estado aquí no hubiera muerto mi hermano", conmoviste el corazón del divino Maestro, y oíste de sus labios aquella promesa: "Tu hermano resucitará", obtén para mi esta fe ciega en el poder de Dios y esta confianza en su bondad infinita, que me hagan merecedor de la gracia que por tus ruegos solicito.
Amén!

Jaculatoria:
Señor, por la gratitud de tu Corazón divino a los caritativos moradores de la casa de Betania, Lázaro, Marta y María Magdalena, oye mi petición y concédeme la gracia que te pido. ¡Jesús dulcísimo óyeme!
(Tres Avemarías) intercaladas con la jaculatoria:

V./ Dulce Corazón de María.
R./ Sed mi salvación.
(Terminar con la oración final para todos los días)

Día Tercero:

(Empezar con las oraciones para todos los días)

Santa Marta gloriosa, que oíste de labios de Jesús aquellas palabras: "Yo soy la resurrección y la vida; quien cree en mí, aunque hubiere muerto vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mi no morirá para siempre. ¿Crees tu esto?", y tu llena de fe y perseverando en tu petición, le respondiste: "Oh, Señor, si que lo creo, y que tu eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo que has venido a este mundo"; alcánzame del divino Maestro fervor y constancia en mi oración, para así merecer la gracia que solicito. Amén!

Jaculatoria:
Señor, por tus lagrimas de compasión derramadas en Betania ante el sepulcro de Lázaro y por el milagro de su resurrección, obrado por ti como respuesta a las súplicas de sus santas hermanas Marta y María Magdalena, concédeme la gracia que te pido. ¡Jesús dulcísimo, óyeme!
(Tres Avemarías) intercaladas con la jaculatoria:

V./ Dulce Corazón de María.
R./ Sed mi salvación.
(Terminar con la oración final para todos los días)

Este Triduo puede servir para un novenario rezándolo los domingos, lunes y martes de tres semanas consecutivas, comulgando a ser posible en los tres martes de la novena y dando una limosna a los pobres en memoria de la hospitalidad de Santa Marta.

Festividad: 29 de Julio

(es invocada como protectora especial de cosas urgentes y difíciles, ya que ella obtuvo con sus súplicas la resurrección de Lázaro).
SAN MARTÍN DE LOBA
ORACIÓN SAN MARTÍN DE LOBA

San Marín de Loba. Padre de la providencia. Dame Santa Limosna como Dios se la dio a los pobres, haz padrea mío, que cuanto negocio haga yo, se me venda y desaparezca comprado. No me dejes quebrar ni perder en los negocios ni en ninguna de mis necesidades. Tráeme personas que me vengan
a comprar y a pagar, que todo cuanto yo haga o empiece tenga buen fin y que corra en mi casa el oro y la plata, amando a Jesús a María y al Patriarca San José. San Martín de Loba úntame de tus ungüentos, úntame de tus aceites, no me dejes morir sin tus Santos Sacramentos así como le diste la limosna a aquel anciano envíamela hoy más temprano. Préstame tu espada y tu caballo para hacer mi diligencia,
préstame tu espada para vencer los obstáculos, préstame tu manta para arroparme yo.
Bendito alabado se sea el Santísimo Sacramento del Altar y la Cruz en que murió. Amen.

Misterio No puede prestarse a nadie ni el cuadro ni la oración.
SAN EXPEDITO
San Expedito es contemporáneo de Santa Filomena y San Jorge. Vivió a principios del siglo IV bajo el imperio de Diocleciano, emperador que años más tarde lo mandaría a matar, y era el comandante de una legión de soldados romanos.
A pesar de defender al Imperio Romano de los Bárbaros Asiáticos, cierto día fue tocado por la gracia de Dios y recibió la Luz Divina; este episodio cambiaría para siempre su vida convirtiéndose inmediatamente al cristianismo.
Al momento de su conversión, un cuervo se hizo presente simbolizando al Espíritu del Mal y le dijo Cras... Cras... Cras... , (lo que en latín siginifica Mañana ... Mañana... Mañana...) intentando persuadirlo en la misma hora de su conversión al Cristianismo a que lo dejara para después.
San Expedito reaccionó enérgicamente aplastando al cuervo con su pie derecho mientras exclamaba Hodie... Hodie... Hodie (que en latín significa Hoy... Hoy... Hoy... ) no dejare nada para mañana, a partir de hoy seré Cristiano.
El 19 de abril de 303 DC, por orden del Emperador Diocleciano, fue sacrificado en Melitene, sede de una de las Provincias Romanas en Armenia junto con sus compañeros Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo.
Por su historia es que San Expedito es un Santo que atiende los casos urgentes, en este mismo momento; los casos que, de producirse una demora, habría un gran perjuicio. Pero este santo Patrono, no atiende para ser venerado, sino para que en acción de gracias nos acerquemos a Dios, sin postergaciones, siguiendo su ejemplo; y en el caso de haber efectuado alguna promesa, él también nos pide presteza en cumplir aquello que le fue prometido.
San Expedito es reconocido por el Don que Nuestro Padre Misericordioso le dio para resolver nuestras necesidades en formas urgente pero también es Patrono de los Jóvenes, Socorro de los Estudiantes, Mediador en los Procesos y Juicios, Salud de los Enfermos, Protector en los Problemas de Familia, Laborales y Negocios, pudiendo ser invocado en otros casos.



ORACION A SAN EXPEDITO

¡ Oh glorioso y bendito mártir San Expedito! Lleno de vivísima fé y confianza en lo poderosa de tu
intercesión y en la facilidad conque despachas los negocios más arduos que se te confían, remediando
las necesidades más urgentes de tus devotos y auxiliándolos en todas las tribulaciones; nosotros
acudimos en estos días encomendándote nos socorras y concedas las gracias especiales que te
pedimos, si conviene a la gracia de Dios y bien de nuestras almas, de manera que confiando en tu
gran poder aquí en la tierra, alabamos a Jesucristo eternamente en la gloria. Amén.

Oración para todos los días

Oh glorioso mártir y protector nuestro San Expedito Confiados en tus grandes merecimientos,
preciosísima sangre de Jesucristo te pedimos humildemente nos alcances del señor las gracias
necesarias para hacer bien este piadoso ejercicio, de modo que estudiando tus virtudes aprendamos
a practicarlas, siguiendo tus ejemplos aquí en la vida podamos merecer los eternos premios de la gloria.
Amen. NOTA: Se reza la oración 2 veces y se piden las gracias o necesidades por 7 días.
Historia copta de san José
Historia copta de san José



Según la historia copta, en el Monte de los Olivos Jesús les contó a sus discípulos la historia de José y de como murió. Los apóstoles después escribieron este relato del mismo Jesús y lo depositaron en la biblioteca de Jerusalén.

Cuando José cumplió cuarenta años se casó con una mujer, con la que vivió cuarenta y nueve años y tuvo cuatro varones (Judas, Justo, Jacob y Simón) y dos mujeres (Asia y Lidia).

Luego José enviudó y pasó un año de soledad. Los sacerdotes del templo tenían a una niña, María (en arameo Miriam), que acababa de cumplir doce años y vivía en el templo desde los tres años de edad pues agradaba a Yahvéh. Los sacerdotes creían que María debía tener un esposo excepcional y ese era José, que era un hombre anciano (tenía 90 años) pero se mantenía robusto. María crió y educó al hijo más joven de José, que era Jacobo y fue conocida como madre de Jacobo.

Después de casi dos años de vivir con José, María quedó embarazada de Jesús y José lo notó al tercer mes de embarazo. Quedó sumido en la depresión por su sospecha, pero el Arcángel Gabriel le reveló que Jesús era hijo del Espíritu Santo y María (de catorce años) seguía siendo pura. Jesús nació en Belén en un lugar cercano a la tumba de Raquel, esposa del patriarca Jacob. Para evitar que mataran al niño Jesús, un ángel le advirtió en sueños a José y la sagrada familia huyó a Egipto.

Jesús vivió con el resto de los hijos como un hermano más, y llamaba padre a José.

Cuando ya José era un hombre muy anciano (tenía ciento once años) su ángel le dijo que moriría ese mismo año, entonces José oró a Yahvéh por su alma, pues era un hombre piadoso y temeroso de Dios. José empezó a decaer física y mentalmente, Yahvéh ya había dispuesto que su tiempo en la tierra sería corto, según el relato de Jesús a sus apóstoles el 26 del mes Epifi José empezó a sentir fuertes dolores.

José empezó a maldecirse a él mismo por ser un hombre pecador con grandes gritos, pidiendo perdón a Dios por sus pecados. Los gritos de José despertaron a Jesús y este corrió a consolar a su padre.

Jesús consoló a su padre y éste le reconoció como Dios, le pidió perdón a Él por sus pecados con un conmovedor discurso y Jesús no pudo contener las lágrimas porque sabía que el final estaba cerca. María también recibió consuelo y su hijo le dijo que no estuviera triste que su amado esposo iría a un sitio mejor lleno de luz. Jesús tocó el pecho de José y sintió cómo su alma se desprendía de su cuerpo.


Jesús amenaza al Demonio

Jesús divisó entonces a la muerte y al diablo que venía a atormentar a las almas que recién abandonan su cuerpo, sobre todo a los pecadores, cuando José lo vio sus ojos lloraron. En ese momento su alma se desprendió del cuerpo. Al ver a su padre atemorizado, Jesús amenazó al demonio, quien salió huyendo y la Muerte se quedó aunque tuvo miedo, todo esto fue invisible para María y los hijos de José.


José muere


Jesús le pidió a su Padre, Yahvéh, por su padre José y le pidió una escolta de ángeles para que lo guiaran por el inframundo. La Muerte tenía miedo de llevarse a José porque le intimidaba la presencia de Jesús y eso solo alargaba la agonía, entonces Jesús fue con Abbaton (la muerte) y le dijo que ejecutara su trabajo, que no debía temerle. Abbaton cumplió y José fue escoltado al Cielo por los arcángeles Gabriel y Miguel. Jesús consoló a los hijos de José y hubo duelo en todo Nazaret.

Jesús dijo que el cuerpo de su padre no se corrompería ni se separaría de su mortaja sino después de mil años. Jesús llora sobre el cuerpo amortajado de José y reflexiona sobre la misión de la Muerte. Y fue enterrado. José murió de ciento once años.
RITUAL - ORACIONES A SAN JOSE
Para vender casa – figura de San José y oración

San José, a ti acudimos en nuestra tribulación y solicitamos confiadamente tu patrocinio. Por aquel amor que te unió a la Virgen Inmaculada, madre de Dios, y por el amor fraternal que profesaste al Niño Jesús, te suplicamos: vuelve benigno tu mirada al pueblo que Jesucristo conquistó con su sangre y socórrenos con tu poder. Custodio de la Sagrada Familia, protégé el linaje escogido de Jesucristo. Presérvanos, Padre amantísimo, de todo contagio de error y corrupción.

Asístenos en el combate que libraste con el poder de las tinieblas. Tú, en otro tiempo, libraste del peligro de muerte al Niño Jesús, defiende ahora a la Santa Iglesia de Dios contra todas las asechanzas del enemigo y contra toda adversidad. ampara a cada uno de nosotros y protégenos para que, siguiendo tu ejemplo, sostenidos con tu auxilio, podamos vivir santamente, morir piadosamente y alcanzar la bienaventuranza en el cielo. Amén.

OTRA

¡Oh San José, custodio y padre de vírgenes, a cuya guarda fue encomendada la misma inocencia Cristo Jesús y María, Virgen de las Vírgenes: os suplico y ruego, por estas dos riquísimas prendas Jesús y María, que, preservándome de toda inmundicia, hagáis que siempre sirva a Jesús y María con puro corazón, con cuerpo casto y con el alma libre de toda mancha de pecado. Amén.


ORACIÓN A SAN JOSÉ COMPUESTA POR LEÓN XIII

Suele rezarse esta oración en los meses de Marzo y Octubre, al final del Santo Rosario:

A vos, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación, y después de invocar el auxilio de vuestra Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, os tuvo unido y, por el paterno amor con que abrazasteis al Niño Jesús, humildemente os suplicamos volváis benigno los ojos a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo, y con vuestro poder y auxilio socorráis nuestras necesidades.
Proteged, oh providentísimo Custodio de la Sagrada Familia la escogida descendencia de Jesucristo; apartad de nosotros toda mancha de error y corrupción; asistidnos propicio, desde el Cielo, fortísimo libertador nuestro en esta lucha con el poder de las tinieblas y, como en otro tiempo librasteis al Niño Jesús del inminente peligro de su vida, así, ahora, defended la Iglesia Santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protegednos con perpetuo patrocinio, para que, a ejemplo vuestro y sostenidos por vuestro auxilio, podamos santamente vivir y piadosamente morir y alcanzaren el Cielo la eterna felicidad. Amén.



ORACION A SAN JOSÉ OBRERO


Nos dirigimos a ti, Oh bendito San José, nuestro protector en la tierra, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.

Por la promesa de realizar dignamente nuestras tareas diarias, líbranos de caer en el pecado, de la avaricia, de un corazón corrupto. Se tú el solícito guardián de nuestro trabajo, nuestro defensor y fortaleza contra la injusticia y el error.

Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo. Amén.

ORACIÓN DEL PAPA JUAN XXIII

" ¡Oh glorioso San José, que velaste tu incomparable y real dignidad de guardián de Jesús y de la Virgen María bajo la humilde apariencia de artesano, y con tu trabajo sustentaste sus vidas, protege con amable poder a los hijos que te están especialmente confiados!

"Tú conoces sus angustias y sus sufrimientos porque tú mismo los probaste al lado de Jesús y de su Madre. No permitas que, oprimidos por tantas preocupaciones, olviden el fin para el que fueron creados por Dios; no dejes que los gérmenes de la desconfianza se adueñen de sus almas inmortales. Recuerda a todos los trabajadores que en los campos, en las oficinas, en las minas, en los laboratorios de la ciencia no están solos para trabajar, gozar y servir, sino que junto a ellos está Jesús con María, Madre suya y nuestra, para sostenerlos, para enjugar el sudor, para mitigar sus fatigas. Enséñales a hacer del trabajo, como hiciste tú, un instrumento altísimo de santificación".

1º de Mayo, San José Obrero:

Nada más natural que fuera José, esposo de María y padre en funciones de Jesús, el trabajador que no lo tuvo nada fácil a pesar de la nobilísima misión recibida de Dios para la Salvación definitiva y completa de todo hombre; es uno más del pueblo, el trabajador nato que entendió de carencias, supo de estrecheces en su familia y las llevó con dignidad, sufrió emigración forzada, conoció el cansancio del cuerpo por su esfuerzo, sacó adelante su responsabilidad familiar; es decir, vivió como vive cualquier trabajador y probablemente tuvo dificultades laborales mayores que muchos de ellos; se le conoce en su tiempo como José «el artesano» y a Jesús se le da el nombre descriptivo de «el hijo del artesano». Y, por si fuera poco, los designios de Dios cubrían todo su compromiso.

Esta Fiesta sugiere honra a Dios, descanso y regocijo. Honremos a Dios santificando el trabajo diario con el que nos ganamos el pan, descansemos hoy de la labor y disfrutemos la alegría que conlleva compartir lo nuestro con los demás.


ORACIÓN POR DIVERSAS NECESIDADES

Santo Patriarca, dignísimo esposo de la Virgen María y Padre adoptivo de Nuestro Redentor Jesús, que por vuestras heroicas virtudes, dolores y gozos merecisteis tan singulares títulos; y por ellos, especialísimos privilegios para interceder por vuestros devotos; os suplico, Santo mío, alcancéis la fragante pureza a los jóvenes y doncellas, castidad a los casados, continencia a los viudos, santidad y celo a los sacerdotes, paciencia a los confesores, obediencia a los religiosos, fortaleza a los perseguidos, discreción y consejo a los superiores, auxilios poderosos a los pecadores e infieles para que se conviertan, perseverancia a los penitentes, y que todos logremos ser devotos de vuestra amada Esposa, Maria Santísima, para que por su intercesión y la vuestra podamos vencer a nuestros enemigos, por los méritos de Jesús, y conseguir las gracias y favores que os hemos pedido para santificar nuestras almas hasta conseguir dichosa muerte, y gozar de Dios eternamente en el Cielo. Amén.



EJERCICIO DE LOS SIETE DOMINGOS EN HONOR DE LOS DOLORES Y GOZOS DE SAN JOSÉ

INTRODUCCIÓN:

Toda la vida de S. José fue un acto continuo de fe y obediencia en las circunstancias más difíciles y oscuras en que le puso Dios. Él es al pie de la letra "el administrador fiel y solícito a quien el Señor ha puesto al frente de su familia" (Lc 12, 42). Desde tiempo inmemorial, la Iglesia lo ha venido venerando e invocando como continuador en ella de la misión que un día tuviera para con su Fundador y Madre. En los momentos de noche oscura, el ejemplo de José es un estímulo inquebrantable para la aceptacíón sin reservas de la voluntad de Dios. Para propiciar ese veneración e imitación y para solicitar su ayuda, ponemos a continuación el siempre actual Ejercicio de los siete Dolores y Gozos.

Por la señal, etc -Acto de contrición.

Ofrecimiento

Glorioso Patriarca San José, eficaz consuelo de los afligidos y seguro refugio de los moribundos; dignaos aceptar el obsequio de este Ejercicio que voy a rezar en memoria de vuestros siete dolores y gozos. Y así como en vuestra feliz muerte, Jesucristo y su madre María os asistieron y consolaron tan amorosamente, así también Vos, asistidme en aquel trance, para que, no faltando yo a la fe, a la esperanza y a la caridad, me haga digno, por los méritos de la sangre de Nuestro Señor Jesucristo y vuestro patrocinio, de la consecución de la vida eterna, y por tanto de vuestra compañía en el Cielo,

Amén.

Primer dolor y gozo

Esposo de María, glorioso San José, ¡qué aflicción y angustia la de vuestro corazón en la perplejidad en que estábais sin saber si debíais abandonar o no a vuestra esposa! ¡Pero cuál no fue también vuestra alegría cuando el ángel os reveló el gran misterio de la Encarnación!

Por este dolor y este gozo os pedimos consoléis nuestro corazón ahora y en nuestros últimos dolores, con la alegría de una vida justa y de una santa muerte, semejante a la vuestra asistidos de Jesús y de María.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Segundo dolor y gozo

Bienaventurado patriarca glorioso S. José, escogido para ser padre adoptivo del Hijo de Dios hecho hombre, el dolor que sentisteis viendo nacer al Niño Jesús en tan gran pobreza, se cambió de pronto en alegría celestial al oír el armonioso concierto de los ángeles y al contemplar las maravillas de aquella noche tan resplandeciente.

Por este dolor y gozo alcanzadnos que después del camino de esta vida vayamos a escuchar las alabanzas de los ángeles y a gozar de la gloria celestial.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Tercer dolor y gozo

Ejecutor obediente de las leyes divinas, glorioso San José, la sangre preciosísima que el Redentor Niño derramó en su circuncisión os traspasó el corazón, pero el nombre de Jesús que entonces se le impuso, os confortó llenándoos de alegría,

Por este dolor y por este gozo alcalzadnos el vivir alejados de todo pecado, a fin de expirar gozosos con el nombre de Jesús en el corazón y en los labios,

Padrenuestro, Avemaría y Gloria,

Cuarto dolor y gozo

Santo fiel, que tuvísteis parte en los misterios de nuestra redención, glorioso San José, aunque la profecía de Simeón acerca de los sufrimientos que debían pasar Jesús y María, os causó dolor, sin embargo os llenó también de alegría, anunciándoos al mismo tiempo la salvación y resurrección gloriosa que de ahí se seguiría para un gran número de almas.

Por este dolor y por este gozo, conseguidnos ser del número de los que por los méritos de Jesús y por la intercesión de la Virgen María han de resucitar gloriosamente.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria,

Quinto dolor y gozo

Custodio vigilante del Hijo de Dios hecho hombre, glorioso San José, ¡cuánto sufrísteis teniendo que alimentar y servir al Hijo de Dios, particularmente a vuestra huida a Egipto!, ¡pero cuán grande fue vuestra alegría teniendo siempre con vos al mismo Dos y viendo derribados los ídolos de Egipto.

Por este dolor y por este gozo, alcanzadnos alejar para siempre de nosotrosal demonio, sobre todo huyendo de las ocasiones peligrosas, y derribar de nuestro corazón todo ídolo de afecto terreno, para que ocupados en servir a Jesús y María, vivamos tan sólo para ellos y murarnos gozosos en su amor.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria,

Sexto dolor Y gozo

Ángel de la tierra, glorioso San José, que pudísteis admirar al Rey de los cielos, sometido a vuestros más mínimos mandatos, aunque la alegría al traerle de Egipto se turbó por temor a Arquelao, sin embargo, tranquilizado luego por el Ángel vivísteis dichoso en Nazaret con Jesús y María.

Por este dolor y gozo, alcanzadnos la gracia de desterrar de nuestro corazon todo temor nocivo, de poseer la paz de la conciencia, de vivir seguros con Jesús y María y de morir también asistidos de ellos.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria,

Séptimo dolor y gozo

Modelo de toda santidad, glorioso San José, que habiendo perdido sin culpa vuestra al Niño Jesús, le buscasteis durante tres días con profundo dolor, hasta que lleno de gozo, le encontrasteis en el templo, en medio de los doctores.

Por este dolor y este gozo, os suplicamos con palabras salidas del corazón, intercedáis en nuestro favor para que no nos suceda jamás perder a Jesús por algún pecado grave. Mas si por desgracia le perdemos, haced que le busquemos con tal dolor que no nos deje reposar hasta encontrarle favorable, sobre todo en nuestra muerte, a fin de ir a gozarle en el cielo y a cantar eternamente con Vos sus divinas misericordias.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Antífona

Jesús mismo era tenido por hijo de José, cuando empezaba a tener como unos treinta años. Rogad por nosotros, San José, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oración Final

Oh Dios, que con inefable providencia, os dignásteis elegir al bienaventurado José por esposo de vuestra Santísima Madre, os rogamos nos concedáis tener como intercesor en los cielos al que en la tierra veneramos como protector. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.
SAN JOSÉ: PARA CAMBIAR DE TRABAJO
PARA CAMBIAR DE TRABAJO

Velas a utilizar: Tres velas comunes: una vela verde oscuro, una púrpura, una morada.

Otros elementos: Un papel con la descripción breve del trabajo que se desea conseguir para cambiar.

Momento y frecuencia del ritual: Si es posible, día por medio, por la mañana antes de ir al trabajo.

Oración: Conforme con lo que tengo, sin embargo, deseo estar mejor y crecer laboralmente en un lugar más acorde con mis expectativas. Por eso, ruego a ti, Señor y a San Cayetano y a San José obrero, que me ayudéis en esta búsqueda. Amén. Repetir siete veces.


Oración a San Jose en la Hora de la tribulacion

A ti recurrimos en nuestra tribulación, bienaventurado José, y después de implorar el socorro de tu santísima Esposa, pedimos también confiadamente tu patrocinio. Por el afecto que te unió con la Inmaculada Virgen, Madre de Dios, y por el amor paternal con que trataste al Niño Jesús, te rogamos que nos auxilies para llegar a la posesión de la herencia que Jesucristo nos conquistó con su sangre, nos asistas con tu poder y nos socorras en nuestras necesidades.

Protege, oh prudentísimo Guardián de la Sagrada Familia, a la raza elegida de Jesucristo; presérvanos , oh padre amantísimo, de toda mancha de error y de corrupción; muéstratenos propicio, y asístenos desde lo alto del cielo, oh poderosísimo libertador nuestro en la batalla que estamos librando contra el poder de las tinieblas; y así como libraste al niño Jesús del peligro de la muerte, defiende ahora a la Santa Iglesia de Dios contra las asechanzas del enemigo y contra adversidad. Concédenos tu perpetua protección, a fin de que, animados por tu ejemplo y tu asistencia, podamos vivir santamente y piadosamente morir, y alcanzar la eterna beatitud del cielo.
Así sea.

SAN JOSE MODELO DE TRABAJADOR
Glorioso San José, modelo de cuanto deben trabajar con el sudor de su frente, conseguidme la gracia de considerar el trabajo como expiación, para satisfacer tantos pecados. Hacedme trabajar en conciencia, prefiriendo el fiel cumplimiento de mis deberes a mis inclinaciones caprichosas; haced que trabaje con agradecimiento y alegría, poniendo todo mi empeño y honor en aprovechar y desarrollar, por medio del trabajo, todos los talentos que he recibido de Dios.
Mandadme trabajar con tranquilidad, moderación y paciencia sin que me atemoricen el cansancio y las dificultades. Inspiradme a menudo pensamientos en la muerte y en la cuenta que he de rendir del tiempo perdido, de los talentos malgastados, de las omisiones y de toda vana complacencia en éxitos obtenidos, tan contraria al honor de Dios. ¡Todo según vuestro ejemplo, oh Patriarca San José!


A San José para santificar el trabajo

¡Oh glorioso San José, modelo de todos los que se consagran al trabajo! Alcanzadme la gracia de trabajar con espíritu de penitencia en expiación de mis pecados; de trabajar a conciencia poniendo el cumplimiento de mi deber por encima de mis naturales inclinaciones; de trabajar con reconocimiento y alegría, mirando como un honor el desarrollar, por medio del trabajo, los dones recibidos de Dios. Alcanzadme la gracia de trabajar con orden, constancia, intensidad y presencia de Dios, sin jamás retroceder ante las dificultades; de trabajar, ante todo, con pureza de intención y con desprendimiento de mí mismo, teniendo siempre ante mis ojos las almas todas y la cuenta que habré de dar del tiempo perdido, de las habilidades inutilizadas, del bien omitido y de las vanas complacencias en mis trabajos, tan contrarias a la obra de Dios. Todo por Jesús, todo por María, todo a imitación vuestra, ¡oh Patriarca San José! Tal será mi consigna en la vida y en la muerte. Amén.
Rosario de San José
Rosario de San José


Señal de la cruz
Oh santo patrono de los moribundos, te ofrezco humildemente este piadosos ejercicio de meditación y de plegarias, por cuantos se encuentran hoy en agonía y por mi, cuando llegue mi última hora.

Misterios gozosos (lunes y jueves)

Primer misterio:

Contemplamos el gozo de san José cuando el ángel le anunció que María, su Virgen esposa, llevaba en su seno al Hijo de Dios.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Segundo misterio:

Contemplamos el gozo de san José cuando se entera que Santa Isabel había saludado a María con el nombre de Madre de Dios y el prodigio de las predicciones de Zacarías.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Tercer misterio:

Contemplamos el gozo de san José cuando al nacer el Divino redentor, vio que los ángeles bajaban del Cielo y los pastores corrían a adorarlo y lo reconocían por el suspirado Mesías.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José,. Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Cuarto misterio:


Contemplamos el gozo de san José cuando en la presentación en el templo, siente que Simeón profetiza la salvación llegada al mundo por el recién nacido Salvador
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Quinto misterio:

Contemplamos el gozo de san José cuando después de tres días de afanosa búsqueda, su Hijo Jesús es hallado en el templo.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Misterios dolorosos (martes y viernes)

Primer misterio:

Contemplamos el dolor de san José al ver nacer a Jesús en un establo de tanta pobreza.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Segundo misterio:

Contemplamos el dolor de san José ante la circuncisión de Jesús, que por cumplir las leyes tuvo que soportar el recién nacido Salvador.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Tercer misterio:


Contemplamos el dolor de san José soportado al tener que huir a Egipto para alejar a Jesús de la furia de Herodes.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Cuarto misterio:

Contemplamos el dolor de san José soportado cuando por tres días, junto a María, lloró la pérdida de su querido Hijo Jesús.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Quinto misterio:

Contemplamos el dolor de san José soportado en su agonía al separarse de Jesús y de María.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Misterios gloriosos (domingos, miércoles y sábados)

Primer misterio:

Contemplamos la gloria de san José al ser elegido esposo de María, padre adoptivo de Jesús y cabeza de la sagrada Familia.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José , Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Segundo misterio:

Contemplamos la gloria de san José al ver los doctores de la ley escuchar atónitos las palabras de Jesús de doce años y demorarse junto a su Hijo.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Tercer misterio:

Contemplamos la gloria de san José al ver que durante treinta años fue obedecido, obsequiado y servido por el Hijo de Dios.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Cuarto misterio:

Contemplamos la gloria de san José después de haber muerto en los brazos de Jesús y de María. Se vio recibido, entonces, por los Santos patronos del Limbo y por ellos saludado como primero de los Patriarcas y afortunado anunciante.
Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:
Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Quinto misterio:

Contemplamos la gloria de san José al verse en el Cielo, obsequiado por los Angeles y santos, invocado en la tierra como primer y principal Patrono de la Iglesia católica..

Rezar Padre Nuestro, 10 Gloria y la oración:

Oh San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero esposo de María Virgen, ruega por nosotros y por los agonizantes en este día.

Se añaden 3 Ave Marías a la Virgen en conmemoración de la participación que tuvo en los dolores, en los gozos y en la gloria de san José.

4- Letanías de San José

Señor, ten piedad de nosotros,
Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos
Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros
Dios Hijo redentor, ten piedad de nosotros
Dios espíritu Santo, ten piedad de nosotros

Santa María,
ruega por nosotros ( se reza después de cada invocación)

San José, descendiente de David
Luz de los patriarcas
Esposo de la Madre de Dios
Casto Custodio de la Virgen
Padre nutricio del Hijo de Dios
Diligente defensor de Cristo
Jefe de la sagrada familia

José justísimo
José castísimo
José prudentísimo
José fortísimo
José fidelísimo
Espejo de paciencia
Amador de la pobreza
Modelo de los obreros
Gloria de la vida doméstica
Custodio e las vírgenes
Sostén de las familias
Consuelo de los miserables
Esperanza de los enfermos
Patrono de los moribundos
Terror de los demonios
Protector de la santa Iglesia


Cordero de Dios, que quietas los pecados del mundo
Perdónanos Señor
Cordero de Dios, que quietas los pecados del mundo
escúchanos Señor
Cordero de Dios, que quietas los pecados del mundo
Ten piedad de nosotros
Lo hizo dueño de su casa
Y el gobernador de todos sus dominios

Oración Final:

Oh Dios, que con inefable providencia elegiste al bienaventurado José esposo de tu madre, te rogamos que nos concedas tener por intercesor en el Cielo a quien veneramos por protector en la tierra. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
Novena a San Jose
(para rezar nueve días consecutivos)

Señal de la cruz

1- Oh San José, nuestro protector y abogado, a ti recurro para que me alcances la gracia por la cual me ves aquí postrado...
Confiado me presento, pues, ante tu gloriosísimo trono, implorando misericordia y piedad. En cuanto puedas, San José, intercede en el alivio de mis tribulaciones y poderoso como eres, haz que obtenga por tu valiosa intercesión la suspirada gracia y poder cantar en tu honor himnos de alabanzas.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria

2-No te olvides, misericordioso san José, que ninguna persona en el mundo, por grande pecadora que haya sido, ha recurrido a ti quedando defraudada la fe y la esperanza puesta en ti.
A millones resplandecen las gracias y los favores que tú haces a los pobres afligidos. Pues entonces, no permitas que entre tanta gente quede privado de la gracia que te he pedido.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria

3- Excelso Jefe de la Sagrada familia, te venero y de todo corazón te invoco. Tú ves en Dios todas mis necesidades aún antes de que te las expongas en la oración.
Oh San José, consolador de los afligidos, ten piedad de mi dolor.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria

(se añaden las siguientes oraciones a la Santísima Trinidad)
Eterno Padre, por el amor que tienes a San José, escogido por Ti entre todos para representarte en la tierra ten piedad de mi.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Eterno Divino Hijo, por el amor que tienes a San José, tu fidelísimo custodio en la tierra, ten piedad de mi.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Eterno Divino Espíritu, por el amor que tienes a san José, el cual constante solicitud custodió a María, tu dilecta esposa, ten piedad de mi.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Oh excelso esposo de María, padre adoptivo de Jesús por el tesoro de tu perfectísima obediencia a Dios, ten piedad de mi
Por tu santa vida llena de méritos, escúchame
Por tu potentísimo nombre, socórreme
Por tu clementísimo corazón, sé bondadoso
Por tus santas lágrimas, ten piedad de mis lágrimas
Por tus dolorosos suspiros, apiádate de mi tribulación
Por tus siete dolores, ten compasión de mi
Por tus siete alegrías, consuela mi corazón
De todo mal del alma y del cuerpo, líbrame
De todo peligro y desgracia, presérvame
Socórreme con tu santa protección y con tu misericordia y poder obtén del Señor aquellos que me es más necesario y particularmente la gracia que te imploro
Padre Nuestro, Ave María y Gloria
Credo.
NOVENA A SAN JOSÉ

Por la señal, etc.
Señor mío Jesucristo, etc.

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos. a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos. Concédenos además la gracia especial que te pedimos cada uno en esta novena.

Pídase con fervor y confianza
la gracia que se desea obtener.

A continuación rezar la oración del día que corresponda:


DÍA 1º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús así como consolaste a tu padre amado en las perplejidades e incertidumbres que tuvo, dudando si abandonar a tu Santísima Madre su esposa, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José nos concedas mucha prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias de nuestra vida, para que siempre acertemos con tu santísima voluntad.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 2º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado en la pobreza y desamparo de Belén, con tu nacimiento, y con los cánticos de los Ángeles y visitas de los pastores, así también te suplicamos humildemente por intercesión de San José, que nos concedas llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo en esta vida, y que alegres nuestro espíritu con tu presencia y tu gracia, y la esperanza de la gloria.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 3º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu amado padre en el doloroso misterio de la Circuncisión, recibiendo de él el dulce nombre de Jesús, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, nos concedas pronunciar siempre con amor y respeto tu santísimo nombre, llevarlo en el corazón, honrarlo en la vida, y profesar con obras y palabras que tú fuiste nuestro Salvador y Jesús.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 4º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado de la pena que le causó la profecía de Simeón, mostrándole el innumerable coro de los Santos, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José que nos concedas la gracia de ser de aquellos para quienes tu sirves, no de ruina, sino de resurrección, y que correspondamos fielmente a tu gracia para que vayamos a tu gloria.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 5º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús, así como tu amado padre te condujo de Belén a Egipto para librarte del tirano Herodes, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos libres de los que quieren dañar nuestras almas o nuestros cuerpos, nos des fortaleza y salvación en nuestras persecuciones, y en medio del destierro de esta vida nos protejas hasta que volemos a la patria celestial.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 6º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús así como tu padre amado te sustentó en Nazaret, y en cambio tú le premiaste en tu santísima compañía tantos años, con tu doctrina y tu dulce conversación, así te rogamos humildemente, por intercesión de San José nos concedas el sustento espiritual de tu gracia, y de tu santa comunión, y que vivamos santa y modestamente, como tú en Nazaret.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 7º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús, así como por seguir la voluntad de tu padre celestial permitiste que tu amado padre en la tierra padeciese el vehementísimo dolor de perderte por tres días, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que antes queramos perder todas las cosas y disgustar a cualquier amigo, que dejar de hacer tu voluntad; que jamás te perdamos a ti por el pecado mortal, o que si por desgracia te perdiésemos te hallemos mediante una buena confesión.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 8º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús, que en la hora de su muerte consolaste a tu glorioso padre, asistiendo juntamente con tu Madre su esposa a su última agonía, te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos concedas una muerte semejante a la suya asistido de tu bondad, de tu Santísima Madre y del mismo glorioso Patriarca protector de los moribundos, pronunciando al morir vuestros santísimos nombres, Jesús, María y José.

Terminar con la oración final para todos los días.

DÍA 9º

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh benignísimo Jesús, así como has elegido por medio de tu Vicario en la tierra a tu amado padre para protector de tu Santa Iglesia Católica, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José, nos concedas el que seamos verdaderos y sinceros católicos, que profesemos sin error la fe católica, que vivamos sin miedo una vida digna de la fe que profesamos, y que jamás puedan los enemigos ni aterrarnos con persecuciones, ni con engaños seducirnos y apartamos de la única y verdadera religión que es la Católica.

Terminar con la oración final para todos los días.



ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Oh custodio y padre de Vírgenes San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes María; por estas dos queridísimas prendas Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Antífona. Tenía el mismo Jesús, al empezar su vida pública, cerca de treinta años, hijo, según se pensaba de José.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, pues le veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas en los siglos de los siglos. Amén.
SAN JOSÉ

San José bendito tú has sido el árbol elegido por Dios no para dar fruto, sino para dar sombra. Sombra protectora de María, tu esposa; sombra de Jesús, que te llamó Padre y al que te entregaste del todo. Tu vida, tejida de trabajo y de silencio, me enseña a ser fiel en todas las situaciones; me enseña, sobre todo, a esperar en la oscuridad. Siete dolores y siete gozos resumen tu existencia: fueron los gozos de Cristo y María, expresión de tu donación sin límites. Que tu ejemplo de hombre justo y bueno me acompañe en todo momento para saber florecer allí donde la voluntad de Dios me ha plantado. Amén.
San Cristóbal
San Cristóbal
Desde el siglo V comienzan los cultos a tan destacado Santo que recibió el nombre de Cristobal, que procede del vocablo " Cristóforo " y que significa " Conductor de Cristo ".

Con todo y ser puesta en duda la autenticidad de algunos prodigios e incidencias de su vida, se han ocupado de este Santo hagiógrafos y escritores ilustres, antiguos y modernos. Entre los primeros, San Ambrosio. Unánimemente, es colocado su martirio en la persecución de Decio, entre los años 249 y 251. - Fiesta: 10 de julio.

La existencia de San Cristóbal ha sido probada por numerosos autores. Entre otros, por los Bolandos en su obra monumental sobre los Santos. La demuestran, por otra parte, los martirologios y misales antiguos y el breviario mozárabe. En ellos es consignado Cristóbal como "mártir de Cristo, bajo el reinado del emperador Decio". Dan fe asimismo las numerosas reliquias desperdigadas por el orbe cristiano, veneradas desde tiempos muy remotos. Algunas fueron traídas a España, al parecer poco después del martirio. Un brazo se conserva en Compostela, una mandíbula en Astorga, y poseen varias otras: Toledo y Valencia.

Según la tradición, fue Cristóbal el primogénito y unigénito de un rey cananeo, y nació en Sidón o en Tiro. Antes de ser bautizado se llamaba Relicto. Tenía gran porte, verdadero gigante por su estatura, de cabellera rubia, ojos claros y mirada penetrante; y despertaba en todos excepcional simpatía.

Mientras fue pagano, pensó sólo en aventuras. Su sed de gloria le impulsó a poner su espada al servicio de un gran rey, "el que sea el rey más grande de la tierra", decía con entusiasmo. Y por esto, dejando su patria, se puso en camino y fue a parar a las huestes de Gordiano, emperador de Roma, empeñado a la sazón en una guerra tenaz contra los persas.

Presentándose a él, dejóle admirado por su bizarría y figura; y al ofrecérsele a formar parte de sus tropas, alegando que no quería servir a un rey pequeño, sino al más famoso del mundo, Gordiano se dejó prender por sus palabras y lo admitió en el acto. Los hechos le demostraron que no se había equivocado. Relicto era ducho en las armas; y tal valor mostraba y tanta destreza en el combate, que el emperador quería tenerlo junto a sí en los momentos de peligro.

Pero un día Relicto oyó hablar de Cristo, como del más poderoso de los reyes. Y comenzó a preguntar: "¿Dónde he de encontrar a ese Cristo, Monarca más poderoso que todos los otros?".

La Divina Providencia le deparó un buen maestro; un ermitaño cristiano, por el cual se dejó instruir en el conocimiento de los misterios de la fe verdadera. No tardó en abandonar la milicia terrena y adscribirse al servicio del "Rey inmortal de los siglos".

Y pregunta entonces Relicto al ermitaño: "¿Cómo he de servir a mi nuevo Señor?". Le responde éste: "Con la oración y el ayuno". "No sé rezar". "Ayuna, pues". "¿No ves mi corpulenta estatura? He de comer más que los otros para sostenerme". "Sírvele entonces con tu estatura y tu fuerza. Ayuda a vadear el río a los caminantes que lo necesiten".

Se desarrolló este diálogo, al parecer, cerca de la ciudad de Samos, en la provincia de la Licia, adonde Relicto se había dirigido. Obedeció exactamente al eremita.

Su cuerpo gigantesco empezó a transportar sobre sus hombros a los que no se atrevían a vadear la corriente. Y así una temporada; hasta que un día vio un niño en la ribera; y habiéndole preguntado qué deseaba, el pequeño le respondió que le pasase a la otra orilla. Tomóle Relicto y se lo puso al hombro, creyendo que el peso sería insignificante. Se equivocó. Cuenta uno de sus biógrafos que "Cristóbal entró animoso al río con su báculo (una recia y alta vara con la que solía ir a todas partes), como jugueteando con las ondas; pero a los pocos instantes conoció que el alto bajel se iba a pique, arrebatado de la furia de las aguas. Crecían éstas; hinchábanse las olas; procuraba él cortarlas valientemente, haciendo pie firme en la arena; pero nada le valía, porque el Niño que llevaba en sus hombros le abrumaba tanto con el peso, que si Él mismo no le diera la mano, en ellas hubiera hallado su sepultura. Rendido, sudando y gimiendo, salió a la orilla y admirado puso al Niño en la arena y le dijo: "¿Quién eres, Niño? En gran peligro me has puesto. Jamás me vi en riesgo de perder la vida, sino hoy, que te llevé sobre mi espalda. Las coléricas aguas aumentaban su enojo, y Tú ibas multiplicando tu peso. No pesabas tanto al principio. ¿Quién eres, Niño, que tan en la mano tienes hacerte ligero o pesado? Creo que más pesas Tú que el Mundo.."..

Y entonces oyó Relicto la respuesta, en la cual se le señalaba, precisamente, el nombre que habría de adoptar en el Bautismo: "Te llamarás Cristóforo, porque has llevado a Cristo sobre tus hombros. No te admires de que yo te pese más que el mundo, aunque me veas tan niño; porque, realmente, peso yo más que el mundo entero. Yo soy de este mundo, que dices, el único Creador; y así, no sólo al mundo, sino al Creador del mundo, has tenido sobre ti. Bien puedes gloriarte con el peso: Yo soy ese Señor que buscas: Hallaste ya lo que deseas y a quien has servido tanto en esas obras piadosas. Y aunque sobra mi palabra para crédito de mi verdad, pues sólo porque yo lo digo tiene su firmeza la fe, ejecutaré un prodigio para que conozcas la grandeza de este Niño pequeño. Vuélvete a tu casa, no tienes ya que temer las olas. Fija en la tierra ese árido tronco que te sirve de báculo, que mañana lo verás, no sólo florido, sino coronado de frutos".

En efecto, a la mañana siguiente la estaca seca plantada en el suelo se había trocado en esbelta palmera, con incontables frutos.

Otra vez, según la tradición, se realizó el mismo prodigio, y entonces, instantáneamente, y ante los ojos de todo el pueblo, a petición del Santo, que lo impetró de Dios para ofrecer un testimonio de la verdad que estaba predicando.

Fue después del episodio del divino Niño cuando Relicto recibió el Bautismo, que le administró el patriarca Babilas en su Basílica de Antioquía. Desde aquel momento, se llamó ya siempre Cristóforo, es decir, portador de Cristo.

De cuatro maneras -dice un escritor tan leído como es Tihamer Toth- llevó Cristóbal a Cristo: sobre sus hombros; en los labios, por la confesión y predicación de su nombre; en el corazón, por el amor; y en todo el cuerpo, por el martirio.

Y ahora será cuando, dejando otros maravillosos episodios, algunos no carentes de probabilidad histórica, pero entremezclados con sucesos visiblemente legendarios, digamos algo de la gloriosa inmolación de nuestro valiente biografiado. Provisto él de su gran bastón, en la mano, y caminando majestuosamente, no cesó de evangelizar a las gentes de Samos, maravilladas de su elocuencia. Por aquel entonces salió un edicto de persecución del emperador Decio, mandando que fuesen ofrecidos sacrificios a los dioses paganos y amenazando con las más graves penas a cuantos se resistiesen a ofrecerlos. Dagón, prefecto de la Licia, se afanó en cumplir rigurosamente el decreto. Y así, después de ordenar a sus soldados la profanación de todas las iglesias o lugares donde era adorado el Dios verdadero, les incitó a que se lanzasen como lobos rapaces sobre todos los cristianos que no quisiesen enseguida claudicar. Nuestro Santo fue uno de los primeros en incurrir en esas iras.

Al ver que se aproximaba su hora, imploró el auxilio divino, postrándose en el suelo. Jesucristo se le apareció y, levantándolo, alentó sobre él, dándole el espíritu de sabiduría, y le dijo: "No temas, que estoy contigo". Cristóbal, al saber, primero, y ver, después, cómo eran torturados los que confesaban públicamente la fe de Cristo, en vez de desfallecer, en medio de una multitud inmensa clamó: "También yo soy cristiano y tampoco quiero sacrificar a los falsos dioses". Inmediatamente fue detenido y conducido hacia el tribunal del prefecto.

En diálogo con Dagón se mostró Cristóbal investido de una serenidad imponente, proclamando su fe con palabras de profundidad celestial y manteniéndose inconmovible lo mismo ante las promesas seductoras que ante las más feroces amenazas.

Prolija resultaría también la reseña de los tormentos a que fue sometido. Flagelación con varillas de hierro, durante la cual no cesaba Cristóbal de cantar himnos a Dios. Prueba de un casco de hierro al rojo vivo sobre su cabeza, de la cual sale indemne. Parrilla enorme sobre la que es tendido para que sea quemado en fuego lento, y que es derretida por las llamas, mientras éstas respetan su cuerpo. Saetas innumerables arrojadas sobre Cristóbal atado a un árbol, sin que ni una sola dé en el blanco, pero sí una en un ojo del prefecto... Y entonces, la voz del Mártir, que resuena vibrante: "El Señor prepara ya mi corona... Cuando la espada separe mi cabeza de mi cuerpo, unge tu ojo con mi sangre, mezclada con el polvo, y al punto quedarás sano. Entonces reconocerás Quién te creó y Quién te ha curado".

A la mañana siguiente Cristóbal es decapitado, y el prefecto hace lo que le indicara. Al punto recobra la visión, abraza la verdadera fe, ordena a sus súbditos que adoren a Cristo y abandonen el culto de los falsos dioses...

Todo lo dicho persuade del extraordinario predicamento que San Cristóbal ha tenido a través de los siglos. En la Edad Media fue catalogado entre los catorce santos auxiliadores de la humanidad.

En la iconografía tiene la imagen del Santo una importancia grande. Los himnos litúrgicos antiguos proclaman su patronazgo sobre los caminantes. Ello explica que en nuestros días los automovilistas hayan adoptado este excelso patronazgo de San Cristóbal, cuya festividad cobra cada año mayor esplendor y cuya efigie adorna y protege innumerables coches, en tal día bendecidos litúrgicamente al pie de nuestros templos.
SAN CRISTÓBAL: PARA PROTECCION DEL AUTO
Este conjuro es para proteccion de Accidentes automovilisticos .

Necesitas:

Un coco seco
Agua Bendita
Una bolsita de seda blanca
2 dientes de Ajo sin la cascara
3 tabletas de alcanfor
3 ganchitos de Ruda verde
Una Cruz de Palma Bendita pequeña
Baño patentado "Limpia para carros"
Estampa San Cristobal

Como prepararlo:

Coja rapidamente el Baño patentado y ponlo en un recipiente con agua corriente ; se le añadira el Agua Bendita y vas a hacerle la señal de la Cruz al preparado y se lo dedicaras a San Cristobal.

Rapidamente con una esponja y vaya limpiando el auto con el preparado y ensegun lo haces vas pidiendo la proteccion suya y de los que viajan en el cuando vayan guiando para un viaje , trabajo o etc.

coja agua bendita y salpique con ella adentro del auto y vaya expulsando todo peligro .

Rapidamente coja la bolsa de conjuro y ponle un poco de Agua Bendita y introduzca en ella los granos de ajos, la ruda , tabletas de alcanfor y la cruz de palma.

Cierre la bolsita y ponerla adentro del compartment del auto (donde se guardan los papeles) y precurre que nadie toque esto.

Coja el coco y ponerlo en la cazuela del auto esto se hace para la proteccion , el coco recojera cualquier racha negativa que le pueda suceder.

Ahora por ultimo coja la estampita de San Cristobal y hechele un poco de agua bendita y ponla en su auto y haga una peticion al Santo.

Ya realizado todo haga la Oracion de los Automovilistas de San Cristobal.


San Cristóbal

Señor mío, concede que mi mano sea firme y el ojo despierto para que ningún hombre por mí reciba daño o sea muerto. Tú me diste la vida: concede que por acto mío no sea tu don divino quitado o mancillado sin remedio.

Protege, Señor mío, del fuego los que conmigo van y de toda calamidad, así te ruego; enséñame a usar del automóvil, para cumplir la necesidad ajena; a no perder tu mundo por deseo insano de velocidad, para que yo así pueda con alegría y amor seguir mi camino. Amén.


Hechizo para proteger el carro

En un recipiente agregar, 5 limones que estén cortados en forma de cruz junto con romero, verbena y pino.

Agregar a todas las butacas, cabezas de ajo ya que este potente vegetal absorbe toda la energía estancada que se encuentre allí. Debe al otro día sacarlos con guantes y tirarlos bien lejos.

Más tarde debe realizar una bolsa que sea verde e introduzca, una pizca de canela, una pequeña crucecita, albahaca, laurel y pino. Abróchela junto con una cintita de color rojo y guárdela en la guantera y repita en voz alta:

” este hermoso vehículo esta conducido y preservado con armonía y paz."

Si usted lo desea, rece un padrenuestro.