sábado, 4 de abril de 2020

La REINA MADRE denuncia: "Se han cometido sacrilegios en mi Montaña. No quiero más portales quiero que cada corazón sea mi portal"



Revista "Africanías" (1989)
Desde hace algún tiempo que hemos venido oyendo comentarios sobre la indignación que la Reina Madre María Lionza había expresado, por situaciones que se están sucediendo en las montañas de Sorte  y Quibayo. Estos comentarios eran sobre el uso, apartado de toda religiosidad, que se estaba haciendo de este lugar, el cual se ha convertido en cualquier cosa menos en el recinto sagrado de la Reina Madre. A veces, muchas veces, el decir popular certero, dicen que "cuando el río suena, piedras trae". En este andar y desandar nuestro, oímos y a veces callamos, porque no se puede recoger una información sin una verificación que la sustente.



Porque, según sabemos, en estos sitios existen personas encargadas de su custodia, mantenimiento y seguridad.
Pero como ya dijimos, los comentarios sobre los desmanes en las montañas sagradas de Sorte y Quibayo crecían. Estos comentarios no se producían en forma terrenal, era la propia Reina Madre quién hacía los planteamientos a través de sus materias en diferentes centros espirituales,  en donde la más de las veces sorprendía con su presencia y su actitud de agresiva pero adolorida por lo que calificaba de sumo irrespeto, incluso por algunos de sus hijos muy amados.

Tal vez, estos comentarios no nos fueron planteados en forma conveniente, quizá, pensaron lo que muchos, eran personas extrañas, que nada tenían que ver con el Culto y que se aprovechaban, pero nadie seguramente pensó en que seguidores del Culto Nacional estuvieran implicados.



El día 13 de mayo asistimos al "Centro Magnético Espiritual Yara" cuyos miembros habían organizado un homenaje a las madres con motivo de la celebración de su día. Por supuesto homenajearon a la Reina Madre, a quién le ofrendaron un bello y original portal, construído por casi todos los integrantes del centro y expresión de su amor y devoción. Fue un acto lleno de sencillez y gran amor, con gran recogimiento y alegría.

Las homenajeadas, las madres, fueron rodeadas de atenciones y cariño, recibiendo un recuerdo imperecedero de amor por parte de sus hijos y de todos los presentes.



Pero los hermanos también se hicieron presentes para dejar sus felicitaciones y sus bendiciones, y, cuando ya pensábamos que la reunión finalizaba se anunció y bajó la Reina Madre María Lionza. A través de la materia de su hijo Juan Carlos, la Reina Madre vino a dejarnos su bendición y la alegría de haberla tenido con nosotros en tan especial día. Sus vibraciones nos regocijaron y elevaron nuestros espíritus, pero a pesar de que trató de transmitirnos todo su calor maternal, había congoja en su voz la Reina Madre está triste.

El redactor de "AFRICANÍAS" se encontraba cerca del balcón del apartamento donde funciona el Centro Magnético Espiritual Yara" la Reina Madre saluda y bendice a sus hijos y se fue acercando, cuando llegó donde se encontraba este redactor, me preparé para también recibir su saludo y su bendición y para mi sorpresa comenzó por decirme:

Lobezno: Yo necesitaba que estuvieras aquí, ya es tiempo que todos sepan lo que está sucediendo mi Montaña. Todos deben de saber de los sacrilegios que se están cometiendo en mis montañas, y son mis hijos, mis propios quienes los están haciendo. (Mencionó por su nombre a una persona quien desde hace mucho ha gozado de una alta jerarquía dentro del Culto Nacional) Yo les pido a mis hijos, aquellos que no comparten la corrupción, que no vayan más a la Montaña,  Yo ya no estoy allí, no tienen nada que ir a buscar, porque allí no hay nada, yo no quiero falsos portales, No quiero más hipocresía, No quiero más frutas, ni tabaco, yo quiero que el corazón de mis hijos, cada corazón sea mi Portal; cualquier montaña es mi casa, cualquier río, mi recinto, id dónde más os guste, pero con amor, con bondad, con humildad".

La Reina Madre también habló sobre la situación del país,  nos dijo: "Mi tierra, mi gente, tiene grandes amenazas. Pero la más grande, la más peligrosa, somos nosotros mismos, tienen que unirse, ser más humildes, no saben lo que tienen, deben unirse para vencer estas pruebas transitorias, cuídense de quienes los envidian amen, amen más mucho más a mí Venezuela"

FUENTE: Revista "Africanias" Año 6 Núm. 64 (1989)

María Lionza mito y culto venezolano



Angelina Polak-Eltz (1968) 
En el curso de los últimos años se han publicado varios ensayos sobre el culto de María Lionza, mito venezolano que, como religión sincretista, tiene muchos adeptos esencialmente entre la población humilde de los ranchos en las grandes ciudades. A pesar de la persecución de sus "sacerdotes" por parte de las autoridades, el número de feligreses aumenta cada día. No cabe duda de que algunos de los "sacerdotes" de este mito aprovechan la credulidad de la gente ignorante para su beneficio personal, pero la mayoría es sincera. Creen con tanto fervor en las potencias mágicas de la "reina" y de los demás espíritus de "su corte" como los adeptos que piden salud, suerte en el juego un marido fiel y ayuda espiritual y económica de la "diosa".


Los feligreses se reúnen en apartamentos destinados como centros espirituales y en ranchos de las ciudades, en bosques, cuevas y montañas "encantadas" en el interior.


El sacerdote que preside un centro se llama banco y es responsable ante los médiums que acuden al centro. Estos caen en trance frente al altar para recibir a los espíritus. Y son Maria lionza y otro personaje del culto los que hablan luego por la boca del médium, aconsejando a los que piden ayuda. Para ponerte en trance ayunan, fuman puros y toman aguardiente. Otros bailan al toque de tambores. Los médiums casi siempre son mujeres. Tienen facultades espiritistas y pueden recibir a uno o más "espíritus" que luego toman posesión de ellos. 
Los altares están decorados con flores, velas y frascos de aguardiente, comida y exvotos.  Hay litografías de María Lionza y de los demás "espíritus", y, a menudo, también de santos católicos, de Simón Bolívar y de los grandes Caciques de la conquista. El santuario más importante se encuentra en el monte Sorte, de cerca de Chivacoa, donde se conjura a los "espíritus" en cuevas y a la orilla de la quebrada Sorte, considerada como el hogar de los encantos. Pero también hay centros importantes de peregrinación en Agua Blanca, estado Portuguesa, en las cuevas de Los Teques y hasta en la lejana Escalera en Guayana. Muchos adeptos se quedan en estos sitios durante días o semanas; toman baños en las claras aguas de los ríos para curarse de alguna enfermedad, y arrojan ofrendas en el agua por los favores recibidos.

El lugar de origen del culto de María Lionza es el monte de Sorte, ya citado. Es probable que el mito se base en la leyenda Jirajara que habla de una bella muchacha hija de un cacique que fue robada por una serpiente gigantesca dueña de una laguna. Después de la muerte violenta de esa serpiente, la bella India se convirtió en dueña de las aguas, peces y animales terrestres.

María Lionza tiene aspectos muy diversos es la reina de la naturaleza que persigue al cazador que mata inútilmente, y al campesino que quema los bosques. Pero también es una deidad acuática, bella sirena libidinosa que seduce a los hombres. Es la madre de la Tierra y la fertilidad a las mujeres y a los campos. 
En su figura se reflejan influencias de tres culturas, tres "razas" y tres continentes. Son africanos, el aspecto libidinoso de la "diosa" acuática, el culto de la obsesión, (o sea el auxilio que recibe de poderes o fuerzas extrañas), las prácticas mágicas, el tambor y ciertos espíritus de la "corte". Son indígenas, el mito de la doncella, el uso del tabaco, la creencia en dioses de la naturaleza y de la tierra, el curanderismo y los indios de la "corte". Y son europeos y cristianos, la semejanza de María Lionza con la Virgen, el uso de velas, las litografías de santos y la señal de la Cruz. Además, hay influencias del espiritismo moderno. Se trata de un verdadero culto sincretista, que refleja el sincretismo cultural del pueblo venezolano de origen afro-euro-americano. No es por casualidad que el culto tenga su origen en Yaracuy, una zona de contacto entre elementos étnicos de tres continentes.



María Lionza tiene una posición central en el culto, pero alrededor de ella abundan otros espíritus de origen heterogéneo. Entre estos encontramos a los valientes caciques que lucharon contra los españoles, como Tamanaco, a quién curiosamente se lo imaginan con adornos de plumas en la cabeza, a la manera de los indios que presentan las películas norteamericanas. Hay espíritus de la naturaleza como Don Juan del río Yaracuy, figuras históricas como el Negro Miguel, quien encabezó una sublevación de esclavos, hay la "corte africana", con sus dioses negros de introducción reciente, como Shango, hay personalidades de recientes desaparición, como la del Dr. José Gregorio Hernández, venerado por muchos católicos bajo el nombre de "siervo de Dios". Cada uno de estos "espíritus" tiene sus adeptos, predilección por ciertas ofrendas y "portal" propio. Estos "portales", o capillas, se encuentran a menudo debajo de ceibas enormes que extienden sus copas gigantescas por encima de otros árboles, y son considerados como domicilio de los "espíritus". Durante la noche los "bancos" encienden velas al pie de los troncos. Es interesante señalar que también en África occidental se considera a las ceibas como árboles del culto y asiento de encantos. Éstas creencias fueron trasplantadas al Nuevo Mundo por esclavos negros.


Las plantas medicinales tienen un papel importante en el ritual de María Lionza. Los "bancos" tienen conocimiento de las hierbas venenosas y buenas. Muchos entre ellos son curanderos que sólo para darte importancia acuden a las practicas espiritistas. Piensan que ciertos espíritus viven en las hierbas, las cuales recogen para preparar medicinas,  o bien para hacer amuletos que sirven para atraer amores, vengarse enemigos o atraer suerte. 
La influencia del culto por el espiritismo es en gran parte de introducción reciente, y puede tener sus raíces en las publicaciones divulgadas por los "rosacruces" y adeptos de Kardec. Por otra parte, muchas supersticiones llegaron ya con los primeros españoles, como los libros cabalísticos de los árabes y los judíos. El momento esotérico en el culto se deriva quizá de los ricos místicos de la Edad Media, practicados a menudo en España.


Parece faltar una organización formal del culto. Cada "banco" es independiente, pero muchas veces se unen para colaborar, especialmente en la preparación de peregrinaciones a Sorte.  Hay otros "sacerdotes" que se especializan en desarrollar los médiums. Cuando un adepto del culto siente la "llamada" a hacerse médium acude a él,  y éste le enseña el mecanismo para coordinar sus esfuerzos y comunicarse con los espíritus. Existen también ritos de iniciación, pero muchos "sacerdotes" se hicieron "bancos" sin instrucción formal sólo por "llamamiento".


En la noche del sábado muchos adeptos se reúnen en los portales de Sorte y Agua Blanca, y los "bancos" compiten entre ellos por los favores para los feligreses. Muchos trabajan de buena fe, pero otros lo hacen por fines materialistas. Por otra parte, sus exigencias son modestas. Reparten aguardiente y puros a los asistentes, y sólo se quedan con lo poco que les posibilite una vida no exigente.


En Sorte y Agua Blanca pude presenciar muchas veces los cultos. En la noche se reúnen los fieles. El "banco" empieza el rito con invocaciones y la señal de la cruz. Tiene el cuerpo desnudo hasta la barriga. Un médium descalzo se acerca. Le lava la cara con ron. Ambos fuman puros frente al altar. De repente el médium cierra los ojos, grita y extiende los brazos. El espíritu, que toma posesión de él, habla por su boca. Luego purifican los a los fieles soplando humo encima de ellos. Otro médium se acerca y cae en trance después de fumar un puro. Grita, cae al suelo y se comporta con violencia hasta que el "banco" le calma. Es un espíritu Indio. Se adorna con plumas, y contesta con voz ronca a las preguntas de los adeptos. El toque del tambor ha despertado a una mujer, quién de repente aparece de la oscuridad de la selva. Tiene los ojos cerrados y no simula el trance,  lo hacen otros cuando el espíritu no quiere presentarse. La negrita baila con vehemencia en el círculo (formado por los feligreses) al toque del tambor que acentúa el ritmo cada vez más rápido.  un grupo de fieles toma un baño en la lagunita formada por un manantial que brota de una cueva. Colocan velas en la orilla.


En otra ocasión hemos visto a dos mujeres que bailaban en las cenizas ardientes de un fogón, sin lastimarse los pies desnudos. En otros portales reina más calma: se manifiesta María Lionza, quien da consejos con voz suave y tranquila.


En las cuevas de Agua Blanca los adeptos hacen ofrendas para los "dueños" del lugar y luego invocan a los espíritus: son ratas y ratones, que luego se banquetean con las comidas dejadas por los fieles.


En un "santuario", en Caracas, hablé con un médium muy famoso, quien no sólo hizo presagios, sino que también me contó mucho de mi pasado, sin conocerme. En otra casa observamos a niños de 10 años que estaban formándose como médiums. Fumaban puros fuertes.


No cabe duda de que el culto de María Lionza es un fenómeno sumamente interesante,  tanto para los sociólogos  como así también para los psicólogos, en cuanto se refiere a vinculaciones con la mitología indígena y el aporte de magia africana y supersticiones de procedencia europea. Es una religión popular que da esperanza los pobres de los ranchos, a los sin trabajo, a las mujeres con niños y sin esposos, y a los enfermos que no tienen confianza en la medicina moderna. Así el culto tiene también sus aspectos sociales y económicos. Es una síntesis de creencias, la viva expresión de un mito enraizado profundamente en el pueblo venezolano.

FUENTE: Angelina Polak-Eltz (1968) María Lionza mito y culto venezolano. Reportajes de Venezuela y el mundo. Año II N.07. Caracas

viernes, 3 de abril de 2020

Aspecto del culto de María Lionza en el distrito Bruzual, estado Yaracuy


Foto: Cortesía de César Escalona
@ojosantropologicos 




Por Luis Felipe Ramón y Rivera (1958)

Transformación del mito

Es bien sabido que existe en la teología indígena americana un conjunto de seres míticos o dioses a los que la imaginación ha engrandecido, y el aporte cultural del europeo ha modificado y ampliado con elementos de la religión cristiana. Esos seres habitan unas veces las aguas ,otras los bosques y montañas.

En nuestro país se ha conocido en los últimos años, principalmente por las investigaciones de Gilberto Antolínez y Francisco Tamayo, variados aspectos del mito de María de la Onza o más comúnmente como se simplifica ahora, María Lionza. Esta representación mítica, que en un principio parece como deidad que confiere favores a cambio del alma de quién los recibe, ha venido transformándose, merced a la ingenua disposición popular para mezclar diversas creencias con ideas tomadas de la religión -sincretismo-, y en esta transformación han tenido parte no pequeña las prácticas de los espiritistas. 
En la actualidad de acuerdo con nuestras investigaciones, el mito de María Lionza es definitivamente un culto semejante al que se rinde al Ánima Sola, al Ánima de la Yaguara y otros por el estilo.

Paraje donde se le rinde culto 

En dos ocasiones: el sábado 15 de febrero y los días 3 y 4 de abril del presente año (jueves y viernes Santos), acudimos al "Cerro de la Enjalma", que da sobre la quebrada llamada Sorte, en las afueras de Chivacoa, capital del distrito bruzual del estado Yaracuy. En dicho lugar se hallan varios de los principales lugares en donde se le rinde culto a María Lionza. Estos lugares llamados comúnmente "palacios", pero que tienen nombres propios como La Roca Bella, la Casa Mayor, Las Piñatas o El Piñal, son cuevas naturales formadas en el cauce de uno de los arroyos que bajan del cerro hacia la quebrada de Sorte. El más importante de estos lugares es La Casa Mayor. Es una cueva formada por tres rocas muy grandes que sobresalen a manera de techo, bajo el cual han formado los creyentes un altar. El Paraje es boscoso, fresco y de una belleza natural simplemente imponente. Las personas que acuden allí a llevar sus ofrendas permanecen a veces varios días seguidos acampadas en los alrededores de las cuevas. Llevan chinchorros para dormir y descansar y alimentos suficientes, que cocinan en improvisados fogones durante los días que allí permanecen.

Elementos principales de ofrenda

Ya desde el primer momento en que el visitante inicia la subida del Cerro puede observar que a trechos se encuentran árboles en cuyo tronco se han colocado una, dos, tres cruces de madera y junto a ellas, o debajo, se ven esparcidos numerosos tabacos enteros o a medio consumir, polvos cosméticos y velas encendidas o apagadas. A estos lugares los llaman simplemente "sitios", y en ellos se detienen los creyentes para orar o dejar ofrendas como las indicadas. Los datos que obtuvimos respecto a estos sitios no tienen importancia y sólo puede deducirse de su existencia que los han formado aquellos que no pudiendo llegar hasta los palacios, debido a la cansadora que es la jornada, se contentan con depositar al pie de los árboles sus ofrendas. En los altares dedicados a Maria lionza, en cambio, las ofrendas añaden a lo ya apuntado, perfumes dinero y flores. Hemos constatado la ofrenda de perfumes y flores, pero no lo que se refiere al dinero, pues esto lo supimos por referencias, pero no vimos en ninguno de los altares dinero depositado. Hay quienes afirman que se lo roban. El altar de La Casa Mayor es semejante a un altar eclesiástico pues tiene una cruz de hierro en la parte más alta rodeada de flores y velas encendidas, algunos candelabros y, sobretodo, varias lápidas de mármol incrustadas en la roca, en las que se testimonia la gratitud por un favor recibido, dando a este lugar el aspecto de verdadero altar al que aludimos.
Los creyentes ofrendan continuamente perfumes, que esparcen sobre la roca, y polvos cosméticos; de este modo el altar se ve completamente blanco a trechos, y en otros, pintado con dorado. En la base del altar hay una buena parte del piso encementado. 

El espiritismo en el culto de María Lionza

Sabemos, por los estudios de Gilberto Antolínez, que hace años el espiritismo ha capitalizado a su favor el culto de María Lionza.  En la actualidad lo ha deformado, al punto de que ya se hacen sesiones de espiritismo de noche y a pleno día en estos lugares, con el objeto de curar a los enfermos o con el de iniciar simplemente en tales prácticas a los novatos. 

Tenemos la impresión de que el mito indígena ha caído de este modo en un callejón sin salida, o mejor, con la única salida posible que es la de la instrucción popular. Porque en dichas sesiones ofician hombres y mujeres que se aprovechan de la ingenua fe del pueblo haciéndose pasar por medio y recetando a personas que casi siempre son enfermas más de la mente que del cuerpo en nombre del Dr. José Gregorio Hernández, o de cualquier otro con fama de Santo, recetas disparatadas como la siguiente: 

1 caja de calcio Sandor, vitaminado, de 10 ampollas.
1 frasco de Neuro  Fosfato Eskay.
1 caja de ampolletas de vitamina B12.
1 frasco de pastillas Colentir.

La médium en trance, a la que anotamos esta receta, parecía un agente viajero de alguna droguería.
Durante la noche del Jueves Santo asistimos a una sesión de espiritismo realizada en la cueva más alta del cerro, denominada La Roca Bella. Pudimos constatar en esa ocasión como ni el culto a María lionza, y ni siquiera la idea de ella, aparecieron en dicha sesión; lo que quiere decir que empieza a formarse a la vez una separación entre ambos elementos constitutivos: el mito y las prácticas espiritistas, cuyos resultados no son fáciles de prever. 

Caracas, mayo de 1958.
(Trabajo presentado a ASOVAC.)

FUENTE
Boletín indigenista venezolano. República de Venezuela Ministerio de Justicia Año VI Tomo VI Caracas 1958 - Nos 1-4

jueves, 2 de abril de 2020

Pablo Vázquez: "Está prohibido el sacrificio en Sorte"



Aquí en Chivacoa estado Yaracuy, tenemos una montaña que forma parte de un Monumento Natural. En esta montaña de Sorte nace un mito que se ha extendido por toda América. Se trata del culto a la "Reina Maria Lionza". Señora del pueblo indio, el pueblo negro, el pueblo de todos los colores.


Descripción muy acertada de nuestra mezcla étnica y cultural que hace Alfredo acacio blanco Terrenal y principal del señor Pablo Vázquez. Además dijo este joven espiritista: "Ella es dueña de la exótica flora fauna y de extraordinarios relatos quizás no sean tan fáciles para los que nacimos aquí y en mi caso particular que nací y vivo muy cerca de donde crece el culto es parte de mi vida cotidiana". así lo exteriorizó...

El presidente de la asociación espiritista Pablo Vázquez afirmó que está prohibido el sacrificio en Sorte.

Son muchos los artículos publicados en diferentes medios que describen los problemas que padecen los organismos que resguardan el monumento de María Lionza en la montaña de Sorte; en el cual se explicaban claramente las normas que deben acatar los visitantes de dicho parque, y los practicantes del culto.


Los conservadores hicieron un llamado porque consiguieron las pruebas fehacientes que revelan un lamentable drama para los hijos de María Lionza, los mismos señalaron que "es humillante resaltar que estas circunstancias ocurren en este sagrado lugar 8 pollos degollados, y una cantidad de rubros agrícolas fueron encontrados en un lugar escondido en el altozano".


Continuaron y expusieron que "están practicando un culto prohibido en la montaña y no lo permitiremos, están tratando de ensuciar nuestro nombre antes toda la nación venezolana, rechazamos las actuaciones de los practicantes de la brujería negra sobre todo la santería. No les estamos prohibiendo a sus entradas estamos tratando de darles un alto y hacer ver que estas acciones nos perjudican a todos".


El presidente de la asociación de espiritistas Pablo Vázquez afirmó que "no sólo están destruyendo nuestro legado, también atentan en contra del medio natural, están contaminando este hermoso y envidiable paisaje, pedimos de manera diligente un cese,  las actividades que se realizan en esta montaña deben ser de carácter místico, orientadas por una conducta moral que reflejen el bien en todo momento".


Asimismo dijo Vásquez "aquí hay libertad de culto, pero deben cumplir con las normas, es un abuso lo que se cometió en contra de nuestra Reina, queremos que se termine de una buena vez las matanzas,  que contribuyen a la negatividad y pestilencia en este monumento, hay que respetar las reglas y entender que este sitio es sagrado".


Los organismos de seguridad se unieron y pidieron a los visitantes se cumplieran los estatutos y normativas que impone la ley, ya que este tipo de sucesos será castigado, porque violan los lineamientos que expresan, de cómo debe ser la estadía en la montaña, los funcionarios también señalaron que los seguimientos proseguirán para erradicar este tipo de actividades que perjudican a los moradores de la misma y sobre todo, a los cuidadores de la montaña.

FUENTE: Yaracuy al día

miércoles, 1 de abril de 2020

02 de abril: Batalla de las Queseras del Medio



El 2 de abril de 1819, en la ribera del río Arauca, en el lugar denominado las Queseras del Medio, en el estado Apure, 150 lanceros de la caballería patriota, liderada por José Antonio Páez, derrotaron al ejército español comandado por el propio Pablo Morillo, quien contaba con unos 1.200 jinetes. Aquella temeraria acción bélica ha pasado a la historia como una muestra del valor, la audacia y el heroísmo de los llaneros. A todos ellos se les hizo miembros de la Orden de los Libertadores. 

El propio Bolívar, quien presenció el combate lleno de asombro y admiración afirmó: ¡Soldados! Lo que se ha hecho no es más que un preludio de lo que podéis hacer. Preparaos al combate, y contad con la victoria que lleváis en las puntas de vuestras lanzas y vuestras bayonetas”.

Entre los 150 estaba Pedro Felipe Camejo, el Negro Primero.

01 de abril: Día Internacional de la Educación



Según declaración de La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), este día sirve para el fortalecimiento de la relación entre los educadores y los alumnos, y entre el hogar y la escuela, forjando una alianza estratégica en favor del desarrollo progresivo de los alumnos. 

Desde Maria Lionza la Madre nos abocamos a la causa, contribuyendo a diario con la publicación de material que aporte todo lo concerniente a nuestra cultura venezolana, en el marco del complejo mito y culto de la Diosa aborigen venezolana, la Reina María Lionza. 

La imagen rinde homenaje a los protectores de los estudiantes Lulú Maria Francia y Don Lino Valles.

lunes, 30 de marzo de 2020

La montaña encantada




Francisco Tamayo*Universidad Occidental Barquisimeto (1968) 
Las montañas están dispuestas como en anfiteatro abierto al noreste. En el seno está el valle con el mosaico leve de cañaveral, y el tono crispado de los cardones y los cujíes. 
La Sierra de La Portuguesa, dispuesta del suroeste al sureste, a sierra de Barbacoas al noroeste. En el resto del espacio van los cerros de cal, color blanco sucio y escasamente poblados de sarmentosos arbustos.

Las altas montañas son fértiles porque allí caen abundantes lluvias. Están poblados de selvas vírgenes que a lo lejos tienen un tono azul donde pone manchas el follaje de los yagrumos. Allá arriba están las fuentes del río. Se inicia por pequeños manantiales de aguas límpidas y frías; por ahí y por allá se forman lagunas en donde tienen asiento los "encantos". Hacia San Quintín, en Sarare, hay una laguna encantada con una gran serpiente que lleva en el dorso una gruesa macolla de paja; el ofidio es el "dueño" de la laguna y por ella se pasea al atardecer y cuando el día está lluvioso. Cerca hay otro "encanto" se trata de una gruta que posee una poza cristalina, pero en el recinto no puede hablarse porque el "dueño" se enoja y desata contra el visitante imprudente mirada de bravas avispas. Para los lados de San Isidro, en Guarico hay también una laguna cuyo "dueño" es una enorme serpiente defensora de los lirios y de las begonias que nacen en las riberas. 

Los "encantos" lacustres son restos de antiguas creencias anímicas de los indígenas.

Por la quebrada de El Chupadero hacia arriba, hacia la montaña, la corriente se abre campo entre peñascos abruptos y después se extiende en un  remanso apacible. 

El lugar con su cascada, su lago y el tupido boscaje es asunto de otra leyenda, según la cual no se pueden tocar el musgo y los helechos que cubren las rocas porque se corre el riesgo de quedar allí "encantado" para siempre al servicio del duende que es "dueño" del precioso paraje. 

Por esas montañas deambulan muchos duendes enamoradizos y vengativos.  las doncellas de la región deben andar por caminos extraviados, porque pueden ser objeto de la persecución de uno de esos diminutos personajes.


Una intrépida y valiente muchacha que se atrevió a transitar por allí acompañada de su menudo perro faldero, cuando en esto cruzó el camino un lindo guache color melado. Inmediatamente fue perseguido por el perro y enseguida por la niña; corrieron sabe Dios cuánto, pero el hecho es que fueron a parar a la orilla de la laguna encantada donde el guache, acosado, degolló al perro de una tarascada y luego cayó al agua donde se ahogó. Fue un momento de dolor por la muerte del animal amigo y de temeroso recogimiento por la belleza del lugar y por la oculta presencia del duende. El chorro blanco de la cascada esparcía su música por todo el ambiente los pájaros cantaban sobre los guamos, y en las peñas estaban los musgos y los helechos o formando una cobertura como de terciopelo y encaje. Pero no era para quedarse contemplando aquella peligrosa belleza, porque podía aparecer el duende y encantar a la doncella. Se echó atrás y emprendió la carrera para su casa donde apenas se podía referir lo ocurrido por el cansancio de la intensa carrera. La madre de la criatura que era muy creyente, la rezó y la santiguó repetidas veces para librarla del hechizo.


Todas las aguas de la montaña tienen su "dueño" y éste interrumpe la flucción de las mismas cuando así lo quiere; entonces es preciso ofrendarle tabaco, cocuy, carne y pan de tunja para que de curso nuevamente al agua. No se puede echar suciedades en las quebradas porque se enoja el "dueño". Los niños que no sean bautizados no se pueden llevar al arroyo porque el misterioso personaje que anima las aguas "los deja exprimidos" luego de sacarles el alma.


 La reina María Lionza tiene su Palacio en el interior de un cerro de la región. Se la describe de aspecto señorial y de prácticas bondadosas. Ella sabe dónde están los perdidos se le ofrenda Coco y chimú y tabaco. Concede riquezas a cambio de los servicios del alma. En sus dominios subterráneos tiene rebaños asistidos por las almas de sus protegidos. La reina lleva corona y manto de oro. La solicitud de favores se hace por escrito, bajo sobre, y va acompañada de ofrendas; todo ello lo debe llevar el interesado a una peña que existe en lo alto del Cerro; después ha de volver por la respuesta que será también escrita. 
Para ir donde habita Maria Lionza se va por el camino de Villanueva, de Guarico adelante, más allá del Cacaual, en donde hay un cerro que se cubre de nubes cuando le duele la cabeza a la Diosa. 

A cambio de las ofrendas concede una moneda de 5 bolívares que se va duplicando indefinidamente. María Lionza tiene dos hijos,  varón y hembra respectivamente, los cuales suelen enamorarse de los visitantes de sexo contrario, y entonces dejan a estos encantados dentro de los dominios de la Reina para llevar con ellos vida marital. 

La montaña era antes más selvática, pero se fue destruyendo el arbolado para plantar café y hacer conucos. Cada año hay menos selva y a la par van disminuyendo los ojos de agua y los manantiales. Sin embargo, aún cuando sean rastrojos conservan la belleza y lozanía de su vegetación. En los Cafetales se cosecha la dulce legumbre de los guamos y la sabrosa pumarrosa. En el zarzal maduran las moras de ácidos frutos. En las sábanas se cosechan guayabitas sabaneras y las diminutas drupas del maíz de zorro. Ya en la selva se obtienen caimitos de carne blanca.

La gente de la montaña cremas en las supersticiones que en la religión pura. El culto de María Lionza lo heredaron de su antecesor el indio; y le tienen fe porque en realidad hace milagros. Pero milagros hace cualquiera,  el asunto es que se le tenga fe."La Niña Convertida" hacía Milagros era una mujer de carne y hueso. Vivía en Avispero. Hizo milagros mientras fue doncella; con el matrimonio "se dejó de eso" y no volvió más hacer milagros; entonces pasó a ser Sencillamente la señora Felipa. En cambio hay mujeres que hacen milagros en la edad crítica, pues entonces adquieren poderes sibilinos y se intelectualizan. 

"La Niña Convertida", tal como era conocida en la región, tenía un altar lleno de imágenes, con velas y lámparas encendidas, en donde oficiaba para impresionar a los devotos. Era una mujer rojiza y muy seria. Tenía conciencia y dominio de sí y de su profesión. Manejaba los campesinos a su modo y pasaba como intérprete de los Santos. A este titulo recibía tributo de su clientela que venía de muy lejos a consultarla y pedirle favores. En cambio le traían animales domésticos, dinero y toda clase de regalos. Los primeros en creer en esta mujer eran sus padres, Ño Rosendo y su mujer. Quienes se hincaban ante ella y le pedían la bendición. Los demás creyentes, así mismo, puestos de hinojos le confesaban sus cuitas y sus problemas. 

Donde se vive en completo contacto con la naturaleza simple de las cosas, no es difícil identificar al hombre con la divinidad, basta ser un poco más despierto y habilidoso y, ¿por qué no?  tener ese don de adivinación y curación que existen muchas personas, aún cuando no se ocupen de ello. Si a esa condición se agrega un poco de espíritu de persuasión, ya se pueden hacer milagros. En esos campos no hay malicia. Incluso La Niña Convertida era sincera. Ella creía en la veracidad y honradez de lo que hacía. 

La majestad de la selva impresiona como un templo. Hay un misterio que sobrecoge en las columnas rectas de los tronos y en la penumbra del follaje. Después, hay un silencio en donde el menor ruido cobra una magnitud enorme. Se oye más limpio el canto de los pájaros y las pisadas del más chico animal parecen que fueran las de una bestia muy grande. Hay tanta variedad en las formas de las lianas y de las hierbas: son tan diversas las flores y los frutos, hay tantos animales temibles e inesperados, que el ánimo se mantiene en suspenso y amedrentado. No se ha terminado de salir de una sorpresa cuando surge el temor; de allí, se pasa a la admiración o al recogimiento. Y así, de emoción en emoción, termina el hombre por quedar anonadado.


La religión del montañés resulta una mezcla del catolicismo con las reliquias del paganismo español y del indígena americano, influenciado  todo ello por el ambiente de la montaña y de la selva.

En cuaresma no se puede cazar. En Viernes Santo no se puede buscar leña, ni tender pan y está vedado bañarse, porque quien se bañe se convierte en pez. En cuaresma anda suelto el diablo; el Silbador y el Hachador se encuentran a cada paso en la montaña. Durante la Semana Santa es malo fornicar el Viernes Santo, no se hace ninguna cosa de trabajo porque con ello se le mortifican las llagas a Cristo. Las mujeres pueden cocer, pilar y moler hasta el Miércoles Santo a las 12 del día; de allí en adelante deberán abstenerse para no herir a Jesús.


La selva tiene su fauna característica. El tigre, el león barreteado y la macaurel son los animales más temibles; la pereza, el mono y la ardilla los más graciosos; picure lapa y venado los más comestibles; gallineta paují y guacharaca son las aves más codiciadas por sus carnes; diostedé tucán y arrendajo son los pájaros más hermosos; pero ningún animal como "el salvaje" u oso frontino.  Frecuentemente se le ve caminar en dos patas cómo los seres humanos; las patas delanteras se parecen mucho a las manos de hombre, y el sexo de los machos es semejante al de los humanos. Luego de casado todo se aprovecha Hasta los huesos y la manteca Pues los primeros sirven para darle fuerza a los niños raquíticos y la segunda los hace caminar cuando se aplica a las articulaciones. Pero lo más notables del salvaje no son los usos mágicos de sus órganos sino la propensión que tiene este plantígrado a enamorarse de las mujeres encinta. 

Refiere la leyenda que en una ocasión estaba Ana Julia lavando en la quebrada, en estado de embarazo, cuando en esto vino  un oso y la raptó; se la llevó a la copa de unos árboles altísimos en donde la alimentaba con frutas; allí tuvo mucho tiempo como coyunta sexual, y para evitar que se escapara le lamía las plantas de los pies para mantenerse los "niñitos" o sea tan delicados que no pudiera pisar con ellos.  Pasó el tiempo y ya los padres daban por perdida en la mujer, cuando unos cazadores acertaron a pasar por allí; Ana Julia No podía hablar de la emoción, pero entonces les tiró frutas desde arriba y los cazadores lograron verla; treparon al árbol y la bajaron, luego la condujeron a casa de su esposo en el vecino caserío. El oso no se conformó con su soledad y todas las noches iba a aullar lastimosamente a la puerta de Ana Julia; el marido de la mujer temiendo que se produjera otro rapto, lo mató.
Los campesinos tienen costumbres de antiquísimo abolengo Y todavía las practican en los más apartados rincones, hacia Los Aposentos Curumato y Mijino, en el corazón mismo de la montaña. Así, por ejemplo, acostumbran echarle una fuerte cueriza a la esposa, en los ocho primeros días de casados, para que la mujer se acomode y sepa a qué atenerse con respecto al marido.

En la temporada lluviosa frecuentemente pasan días en los que no se ve el sol, sino un solo llover a todas horas. Entonces Arre quinta más el frío, hay una grave nostalgia en el paisaje y en el ánimo como siempre hay que salir  a ver a los animales domésticos, a buscar leña y vituallas, no queda más recurso que echarse al agua. El barro llega hasta las rodillas, y la humedad penetra en los huesos. Adentro de las casas, en la cocina, se apiña la gente para tomar un poco de calor, pero el humo de la leña mojada se mete por las narices y los ojos. En los patios y en las junturas de los ladrillos saltan presurosas las niguas que luego se hunden en los pies de los niños y de los cochinos; en las gruesas cobijas de dormir hay pulgas y cochochos. Otras veces son las drosofilas de las frutas maduras las que hostigan a los pacíficos campesinos pues se les meten por la boca, ojos, narices y oídos. En el campo abierto atacan los jejenes, el tuntún y las lombrices minan la salud de los adultos y muchachos. 
-Pedro se puso gipato de puro tuntuneao.
-Joseíto echa los bojotes de lombrices cuando va al monte a obrar.
-Juan María está patojo de tantas niguas que tiene; hay que sacárselas por rebanadas.
Por esta época no hay trabajo en las haciendas porque ya terminado la cosecha del café. Los peones con el escaso jornal que ganan no pueden guardar nada, antes bien siempre están endeudados con el patrón. La misma cosecha del conuco, si lo hay, se consume en los primeros días del "verano", de modo que después hay que sufrir las necesidades del estómago. Son "Los meses de la hambre".
- No es nada que uno aguante; lo que da lástima son los muchachos -apunta Pablo Antonio al pensar en las privaciones a que están expuestos sus hijos. A veces pasan todo el día con un cambur verde asado. 
Raíces y cacería es la alimentación durante mayo, junio, julio, agosto y septiembre. Ya en octubre se produce un poco de pira. La cacería es muy eventual hay que vigear de noche y a veces no se consigue nada. Los buenos cazadores imitan el canto de las aves cinegéticas para atraerlas y matarlas, o pasan horas inmóviles durante la noche fría. Se espera de una lapa o de un picure. Es el hambre que tiene imposiciones muy duras.


El Sol de los Venados pone luces violetas en las cumbres lejanas. De la selva, arriba, baja la neblina cubriendo el azul de la montaña misteriosa. Los azahares del Cafetal esparcen un suave aroma por los callejones de las haciendas y por las empinadas cuestas de la serranía.


*Francisco Tamayo: Nace en Sanare (Edo. Lara) el 4/10/1902 y muere en Caracas el 14/02/1985. Botánico, conservacionista y lexicógrafo venezolano; aunque su obra escrita versa fundamentalmente sobre botánica, también realizó importantes estudios acerca del folklore y el léxico venezolano, especialmente el de la región del estado Lara.

Transcripción hecha por el equipo de María Lionza la Madre.
Fotos: César Escalona

  • Conoce la leyenda de Don Cantalicio Mapanare haciendo clic AQUÍ 
  • Lee sobre la Diosa y la serpiente AQUÍ 
  • También te interese saber sobre el elemento fuego en el culto a la Diosa AQUI
  • Conoce la relación de la mariposa en nuestro culto a la Diosa AQUÍ
  • Puedes leer también la labor de la sacerdotisa Beatriz Veit-Tané por el rescate de la Montaña Sagrada haciendo clic AQUÍ